Connect with us

Agencias

“Parásitos” , película surcoreana ,hace historia en los premios Oscar

Published

on

EP New York/entretenimiento

LOS ANGELES — “Parasite” (“Parásitos”) ganó el domingo cuatro Premios de la Academia que incluyeron mejor película, e hizo historia como la primera cinta en lengua extranjera en alzarse con el máximo honor de la noche.

La cinta de Bong Joon Ho, una sátira sobre la lucha de clases tan divertida como desconcertante, obtuvo además los premios al mejor largometraje internacional, director y guion original. Es la primera película surcoreana en recibir un Oscar.

En el apartado de dirección, Bong derrotó a ídolos de Hollywood laureados en el pasado como Martin Scorsese, Quentin Tarantino y Sam Mendes, y rindió homenaje a todos ellos en su discurso de aceptación.

“Cuando estaba en la escuela, estudiaba las películas de Martin Scorsese. El sólo hecho de ser reconocido es un honor enorme. Nunca pensé que ganaría”, dijo. “Cuando la gente es Estados Unidos no estaba familiarizada con mis películas, Quentin siempre ponía mis películas en su lista”, agregó.

Como se anticipaba ampliamente, Joaquin Phoenix ganó el Premio de la Academia al mejor actor por su interpretación de un hombre aquejado de problemas que termina convirtiéndose en villano en “Joker” (“Guasón”) y Renée Zellweger fue galardonada como mejor actriz por su representación de la difunta estrella de Hollywood Judy Garland en “Judy”.

“He sido un sinvergüenza en mi vida. He sido egoísta, he sido cruel y a veces ha sido difícil trabajar conmigo… pero tantos de ustedes en esta sala me han dado una segunda oportunidad”, dijo Phoenix al aceptar su galardón. “Lo mejor de la humanidad” es cuando nos guiamos unos a otros hacia la redención, agregó.

Zellweger, quien ya había sido galardonada en 2004 por su papel de reparto en “Cold Mountain” (“Regreso a Cold Mountain”), le dedicó el premio a Garland, a quien calificó como una de las “heroínas que nos une y nos define”, y saludó a su madre noruega y su padre suizo, “inmigrantes que vinieron aquí sin tener más nada que el uno al otro y creyeron en el sueño americano”.

Brad Pitt ganó su primer Oscar como actor por su papel de doble de acrobacias “Once Upon a Time … in Hollywood” (“Había una vez en Hollywood”) y Laura Dern el de mejor actriz de reparto por su representación de una abogada de divorcios en “Marriage Story” (“Historia de un matrimonio”).

Pitt, quien ya había ganado un Oscar como productor por “12 Years a Slave” (“12 años escalvo”), coronada como mejor película en 2014, expresó que el honor le había dado un motivo para reflexionar sobre su propio cuento de hadas en la industria del cine, desde que se mudó a Los Ángeles de Missouri. “Había una vez en Hollywood”, dijo. Y les dedicó el honor a sus hijos, “que le ponen color a todo lo que hago”.

Dern, en la víspera de su cumpleaños 53, les agradeció a sus padres actores al aceptar su primer Premio de la Academia: “Algunos dicen nunca conozcas a tus héroes, pero yo digo, si realmente eres bendecido, los tendrás como tus padres. Comparto esto con mis héroes de la actuación, mis leyendas, Diane Ladd y Bruce Dern”.

Al igual que el año pasado, la ceremonia anual en el Teatro Dolby se realizó sin anfitrión. Janelle Monae abrió la gala en una réplica del estudio de Mister Rogers, cantando “A Beautiful Day in the Neighborhood”, y se acercó a Tom Hanks _ nominado por su papel de Fred Rogers en la cinta homónima _ para ponerle su sombrero de copa en la cabeza. Billy Porter la acompañó después en una versión de “Come Alive”.

Dos antiguos anfitriones de los Oscar, Chris Rock y Steve Martin, aparecieron en el escenario para dar un discurso inaugural. Martin lo calificó como “una degradación increíble” y apuntó que algo faltaba entre los nominados a director. “¡Vaginas!”, respondió Rock.

Aunque un récord de 62 mujeres (cerca de un tercio de los candidatos) fueron nominadas al Oscar este año y las candidatas a mejor película incluían a “Little Women” (“Mujercitas”) de Greta Gerwig, la academia postuló por 87ma ocasión sólo hombres en la categoría de dirección. En la alfombra roja, Natalie Portman lució una capa que llevaba escritos los nombres de las cineastas que no fueron nominadas, entre ellos los de Gerwig, Lulu Wang (“The Farewell”, o “La despedida”) y Mati Diop (“Atlantique”).

La debatida pero supertaquillera “Joker” de Todd Phillips encabezaba la lista de nominados con 11 menciones, mientras que “1917”, “The Irishman” (“El irlandés”) y “Once Upon a Time … in Hollywood” le seguían con 10.

“1917”, que se perfilaba como la favorita a mejor película, se llevó tres estatuillas en los apartados técnicos de cinematografía, efectos visuales y mezcla de sonido.

“Joker” también recibió el premio a la mejor música original, para la compositora islandesa Hildur Guðnadóttir. El galardón a la mejor canción original, en tanto, fue para Elton John y Bernie Taupin por “(I’m Gonna) Love Me Again” de “Rocketman”.

Entre otros ganadores, Taika Waititi obtuvo el Oscar al mejor guion adaptado por “Jojo Rabbit” y “American Factory” se impuso como mejor documental.

“Toy Story 4” recibió el premio a la mejor cinta animada y superó a “Klaus” del español Sergio Pablos, una historia sobre el origen de Papa Noel realizada para Netflix por su compañía The SPA Studios en Madrid que había ganado el BAFTA del cine británico y el Annie de animación.

Entre los nominados de Iberoamérica, Antonio Banderas compitió por el premio al mejor actor por su interpretación de un cineasta gay avejentado en “Dolor y gloria” de Pedro Almodóvar, que además estaba postulada a mejor largometraje internacional.

El mexicano Rodrigo Prieto compitió por la cinematografía de “The Irishman”, y los argentinos Pablo Helman, Leandro Estebecorena y Nelson Sepulveda-Fauser por sus innovadores efectos visuales para rejuvenecer a Robert De Niro, Al Pacino y Joe Pesci en la misma épica de la mafia de Scorsese.

Sin embargo, la velada tuvo una fuerte presencia latina. Los presentadores de la noche incluyeron a Penélope Cruz, Salma Hayek, Oscar Isaac, Lin-Manuel Miranda y Anthony Ramos; y entre los intérpretes de la noche, la mexicana Carmen Sarahí García Sáenz y la española Gisela fueron parte de las voces de Elsa en “Frozen 2” de Dinamarca, Alemania, Japón, Latinoamérica, Noruega, Polonia, Rusia, España y Tailandia que acompañaron a Idina Menzel y Aurora para cantar “Into the Unknown” (titulada en español “Mucho más allá”).

Entre otros números musicales, Elton John interpretó el tema ganador durante la velada, Eminem apareció sorpresivamente para rapear su tema ganador de 2002 “Lose Yourself”, y Billie Eilish cantó “Yesterday” de los Beatles acompañada por su hermano Finneas durante el segmento In Memoriam.

La gala de los Premios de la Academia, en su 92da edición, se transmitió en vivo desde el Teatro Dolby en Los Ángeles.

(Con información de AP)

 

Continue Reading

Agencias

9/11 , 20 años después del dolor

Published

on

EP New York/ 9/11

Nueva York, una ciudad herida pero cambiada 20 años después del 11S

Continue Reading

Agencias

23 fallecidos deja hasta el momento la tormenta ‘Ida’ en el área tri-estatal

Published

on

EP New York/Tormenta Ida

Continue Reading

Agencias

Talibanes celebran salida estadounidense de Afganistan y toman control de Kabul

Published

on

EP Newyork/Afganistan

Durante la evacuación, las fuerzas estadounidenses ayudaron a trasladar a unos 120.000 ciudadanos estadounidenses, afganos y de otros países, según la Casa Blanca

El Talibán proclama su victoria en Kabul y promete seguridad
KABUL — El Talibán hizo un recorrido triunfal el martes por el aeropuerto internacional de Kabul, horas después de la retirada de tropas que puso fin a la guerra más larga de Estados Unidos. De pie en la pista, líderes del grupo prometieron asegurar el país, reabrir el aeropuerto y dar una amnistía a sus antiguos rivales.

En una demostración de control, líderes talibanes caminaron por la pista escoltados por miembros de la unidad de élite Badri. Los comandos posaron con orgullo para la prensa vestidos con uniformes de camuflaje.

Poner el aeropuerto de nuevo en funcionamiento es uno de los considerables desafíos que afronta el Talibán para gobernar un país de 38 millones de habitantes que durante dos décadas sobrevivió con miles de millones de dólares en ayuda extranjera.

“Afganistán es libre por fin”, dijo a The Associated Press en la pista del aeropuerto Hekmatula Wasiq, un líder talibán. “El lado militar y el civil (del aeropuerto) están con nosotros y bajo control. Esperamos anunciar nuestro gobierno. Todo es pacífico. Todo es seguro”.

Wasiq instó a la gente a regresar al trabajo y reiteró la promesa talibán de ofrecer una amnistía general. “El pueblo debe ser paciente”, dijo. “Poco a poco devolveremos todo a la normalidad. Llevará tiempo”.

Un miembro destacado de la oficina política del Talibán felicitó a los afganos por su “gran victoria” al lograr la “plena independencia del país” con la salida de las fuerzas estadounidenses.

Shahabuddin Delawar habló ante un centenar de personas, aparentemente todos hombres, en un evento en Kabul transmitido por la televisión estatal. Delawar fustigó al enemigo —las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN— y acusó a Occidente de difundir propaganda para socavar al Talibán.

“Pronto se verá el progreso” de la nación. La imagen en la TV estatal aparecía con el subtítulo “Celebración del Día de la Independencia y el fin de la invasión estadounidense de Afganistán”.

Apenas unas horas antes, el Ejército estadounidense completó su mayor evacuación aérea de personas no combatientes en la historia.

El martes por la mañana aún quedaban signos del caos registrado en los últimos días. En la terminal se veían maletas y ropas tiradas entre montones de documentos. Había alambres de cuchillas para separar zonas y autos volcados y vehículos estacionados bloqueaban rutas en torno al aeropuerto civil, un indicio de las medidas tomadas para proteger contra posibles ataques suicidas con vehículos.

Varios vehículos con combatientes talibanes recorrían la única pista del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, en la zona militar al norte del aeropuerto. Antes del amanecer, combatientes fuertemente armados caminaban por los hangares de la zona militar entre algunos de los siete helicópteros CH-46 que utilizó el Departamento de Estado en sus evacuaciones antes de inutilizarlos.

El vocero del grupo, Zabihula Muyahid, se dirigió a los miembros presentes de la unidad Badri. “Confío en que sean muy prudentes al tratar con el país”, dijo. “Nuestro país ha sufrido guerra e invasión y el pueblo no tiene más tolerancia”.

Tras su intervención, los combatientes exclamaron: “¡Dios es el más grande!”.

En otra entrevista con la televisora estatal afgana, Muyahid habló sobre reanudar la actividad en el aeropuerto, que sigue siendo una vía crucial para los que quieren salir del país.

“Nuestro equipo técnico comprobará las necesidades técnicas y logísticas del aeropuerto”, dijo. “Si podemos arreglarlo todo por nuestra cuenta, no necesitaremos ayuda. Si hace falta ayuda técnica o logística para reparar la destrucción, entonces pediremos ayuda a Qatar o Turquía”.

El vocero no entró en detalles sobre qué estaba destruido.

El general de la Infantería de Marina Frank McKenzie, responsable del Comando Central del Ejército de Estados Unidos, había dicho antes que las tropas habían “desmilitarizado” el sistema para que no pudiera volver a utilizarse. Las autoridades dijeron que las tropas no habían volado equipamiento para asegurar que el aeropuerto podía utilizarse para operar vuelos en el futuro. Además, McKenzie señaló que las tropas estadounidenses habían inutilizado 27 camionetas Humvee y 73 aeronaves.

En el aeropuerto se produjeron escenas dramáticas después de que los Talibanes conquistaran Afganistán en una ofensiva relámpago y tomaran Kabul el 15 de agosto. Miles de afganos rodearon el aeropuerto, y algunos murieron tras aferrarse con desesperación al lateral de un avión de transporte C-17 del Ejército estadounidense que despegaba. La semana pasada murieron al menos 169 afganos y 13 militares de Estados Unidos en un ataque suicida del grupo extremista Estado Islámico en una puerta del aeropuerto.

Durante la evacuación, las fuerzas estadounidenses ayudaron a trasladar a unos 120.000 ciudadanos estadounidenses, afganos y de otros países, según la Casa Blanca. Las fuerzas de la coalición también evacuaron a sus ciudadanos y a más afganos. Pero pese a todos los que salieron, Estados Unidos y otros países admitieron que no habían evacuado a todos los que querían marcharse.

Pero el martes, tras una noche en la que combatientes talibanes dispararon al aire en señal de triunfo, nuevos guardias mantenían alejados a los curiosos y a los que de algún modo aún aspiraban a tomar un vuelo para marcharse.

“Después de 20 años hemos derrotado a los estadounidenses”, dijo Mohammad Islam, un guardia talibán en el aeropuerto, procedente de la provincia de Logar y que sostenía un rifle Kalashnikov. “Se han marchado y ahora nuestro país es libre”.

“Está claro lo que queremos”, añadió. “Queremos sharía (ley islámica), paz y estabilidad”.

Zalmay Khalilzad, el representante especial de Estados Unidos en Afganistán que supervisó las conversaciones de Estados Unidos con el Talibán, escribió en Twitter que “los afganos afrontan un momento de decisión y oportunidad” tras la retirada.

“El futuro del país está en sus manos. Elegirán su camino con plena soberanía”, escribió. “Esta es la oportunidad de poner fin a su guerra también”.

Pero el Talibán afronta lo que podría ser una sucesión de grandes crisis mientras toma el control del país. La mayoría de los miles de millones de dólares que tiene Afganistán en divisas extranjeras están ahora congelados en Estados Unidos, lo que presiona a una moneda local en franca caída. Los bancos han impuesto controles a la retirada de dinero por temor a una fuga de depósitos en el clima de incertidumbre. Funcionarios de todo el país dicen que llevan meses sin recibir sus salarios.

El equipo médico sigue escaseando y miles de personas que huyeron del avance talibán viven en condiciones penosas. Además, una fuerte sequía ha reducido la producción de alimentos en el país y hecho aún más importantes las importaciones, al tiempo que aumenta el riesgo de hambruna.

___

Akhgar informó desde Estambul. El periodista de Associated Press Jon Gambrell en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, contribuyó a este despacho.

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares