Connect with us

Columnistas

El Reino Unido tras el Brexit , entre la apatía y la incertidumbre

Published

on

EP New York/opinión

El país vive la llegada del Brexit con aparente normalidad, pero nadie sabe a ciencia cierta qué pasará después del periodo de transición fijado entre esta milenaria nación y la Unión Europea (UE), que durará hasta el 31 de enero del presente año. No hay miedo, pero si el temor a que el nivel de vida se deteriore y el país entre en un periodo incierto.

por Ricardo Angoso

Cuando apenas han pasado unas semanas desde la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), la normalidad es total en el Reino Unido después de meses de un eterno debate que parecía no tener fin, pero la incertidumbre sigue dominando en los mercados y en las empresas y nadie sabe qué pasará en el largo plazo tras esta ruptura que pone fin a un “matrimonio” que duró 47 años. La incertidumbre gravita entre los británicos que todavía no saben a ciencia cierta la incidencia que tendrá esta abrupta ruptura en sus vidas y en las de las futuras generaciones, aunque también piensan en sus bolsillos y ahí, precisamente, es donde más duele.

“Muchas empresas siguen pensando en cambiar sus oficinas y trasladarse a Europa, bien sea a Madrid, Dublín o Bruselas, pero nadie sabe a ciencia cierta qué pasará el día después del periodo de transición y los planes de contingencia, como suele ocurrir siempre, cambian según pasan los días”, me cuenta un empleado español de City Bank rumbo al Reino Unido. Está en lo cierto, muchas empresas ya se trasladaron hace tiempo hacia otras capitales del continente pero todavía quedan muchas cuyos cuarteles generales continúan en Londres u otras ciudades británicas.

Mientras tanto, el primer ministro británico, Boris Johnson, acelera sus planes en cuanto a la modernización de las infraestructuras, poniendo en marcha un ambicioso plan de atención a las vetustas redes ferroviarias, y viajando por todo el país, en un intento por transmitir confianza a los sectores que se consideran más afectados por la salida de la UE.

El mandatario británico visita granjas, mercados, fábricas y cualquier lugar donde considere que puede infundir ánimo y optimismo a sus conciudadanos, todavía algo perplejos porque llegó la fecha deseada por algunos y temida por muchos, como, por ejemplos, los jóvenes menores de 30 años, que votaron masivamente contra el Brexit. El primer ministro aparece en todos los medios, se fotografía con todo el mundo, reparte besos, se viste como un obrero y pretende con ese aire campechano e informal, aunque a veces huele a la naftalina de los palacios de Londres, hacer olvidar a la gente de a pie el largo sainete vivido por esta nación en los últimos tres años.

No olvidemos que Johnson ganó las últimas elecciones más por deméritos de sus adversarios que por méritos propios, pero ganó por mayoría absoluta -casi goleada- y punto, que es lo que cuenta en una democracia. Si los laboristas no se hubieran empeñado en un candidato tan pésimo como Jeremy Corbyn, socialista radical y simpatizante de abyectos regímenes, seguramente hubieran ganado las últimas elecciones y la situación sería bien distinta hoy, pero esa es política ficción para las novelas y los ensayistas de salón.

Las recetas de las nacionalizaciones, el dirigismo estatalista al estilo cubano y las expropiaciones sin ton ni son, tal como exhibía Corbyn en su surrealista programa, son  experiencias del pasado para el estudio de los economistas y no para su aplicación real en una nación desarrollada, europea -por mucho que les pese a los británicos- y anclada en la modernidad. Londres no es Caracas, señor Corbyn, ni tampoco La Habana.

A pesar de todo, el primer ministro tiene ante la mesa muchos retos y desafíos a los que tendrá que hacer frente si no quiere defraudar a una ciudadanía que en estos últimos años han visto pasar por el número diez de Dowing Street a tres ministros más ocupados en gestionar una salida airosa de la UE que  dedicados a sus asuntos cotidianos, tales como el estado del deteriorado sistema de salud británico, la inseguridad pública, el caos que presenta el sistema de transportes -los trenes, por ejemplo, son malos, caros y nunca llegan en hora- y la pobreza que  asombra en cada esquina y es visible en casi todas las ciudades británicas. Por poner tan solo un gráfico ejemplo sobre este asunto, se calcula que el Reino Unido hay casi 500.000 personas sin techo, es decir, durmiendo en la calle literalmente, y la cifra va en aumento, según señalan los expertos en el tema. El año 2018, según datos oficiales, 726 personas sin hogar murieron en las calles británicas, una cifra alarmante y preocupante si tenemos en cuenta que la renta per capita británica se encuentra entre las veinte primeras del mundo con más de 40.000 dólares americanos en su haber.

ESCOCIA, ¿RUMBO A LA INDEPENDENCIA?

Nada más firmarse el acuerdo definitivo entre la UE y el Reino Unido, la primera ministra o ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, amenazó directamente al gobierno británico con convocar una consulta independentista si los planes consumados llegaban a cumplirse y el país abandonaba el barco europeo. Esa misma determinación ha acompañado a Sturgeon después del 31 de enero, cuando definitivamente Londres cumplió sus planes y abandonó la UE tras décadas de pertenencia a la misma, defraudando las expectativas de millones de ciudadanos que esperaban una segunda consulta sobre la secesión británica.

Ahora, los ojos están puestos en las elecciones municipales del próximo año, en las que el gobernante Partido Nacionalista de Escocia -SNS, en sus siglas en inglés- tiene el objetivo de hacerse con casi todo el poder local escocés sobre las ruinas de los partidos liberal, conservador y laborista. Escocia fue antaño un feudo laborista hasta que desde hace unos años el discurso nacionalista fue en auge y el SNS fue capaz de robarle al laborismo sus importantes “graneros” en esta región del Reino Unido, de tal forma que ahora los laboristas cuentan con apenas un representante por Escocia en el parlamento nacional cuando en el 2010 tenían 41, mientras que los nacionalistas han pasado de seis en esa fecha a los 48 actuales sobre un total de 59 en juego. Además, el SNS ha impregnado un giro progresista a su nacionalismo y el votante laborista se encuentra cómodo votando a los secesionistas escoceses.

Si estos resultados del nacionalismo escocés se confirmarán en las urnas, pues en estos últimos diez años siempre ha mostrado una tendencia ascendente, es más que seguro que se apostará por una nueva consulta independentista al estilo de la celebrada en el año 2014, en que el voto afirmativo a la causa independentista sumó el 45% pero no fue suficiente para aprobar la secesión. Ahora, sin embargo, todos los sondeos señalan que el independentismo ganas adeptos y que sería capaz de vencer en el referéndum de llegar a celebrarse, si finalmente los ejecutivos de Escocia y Londres se ponen de acuerdo acerca de la celebración del mismo, algo que por ahora cuenta con el rechazo del primer ministro Johnson.

IRLANDA DEL NORTE O EL BREXIT BLANDO

Irlanda del Norte ha conseguido al menos un Brexit “blando” y por ahora mantendrá una posición a medio camino entre la UE y la salida total de esta institución, tal como no ocurrirá con el resto del Reino Unido. Las normas comunitarias y el acervo de la UE permanecerán intactos, al menos hasta el final del periodo de transición, y la frontera no será una frontera dura, permitiendo el tránsito de pasajeros y mercancías y quedando la unión aduanera con el Reino Unido en los puertos, una suerte de acuerdo que pretende aplacar la ira de muchos ciudadanos irlandeses que no quieren quedarse como ciudadanos de segunda en este nuevo escenario.

El problema sigue siendo que el nacionalismo irlandés sigue considerando en el corto y largo plazo como único horizonte posible para solucionar los problemas cotidianos, al margen o no de la salida de la UE, la unificación total de la isla en una sola nación. En la otra parte, en el bando de los unionistas protestantes, dicho posibilidad inspira recelo, miedo e incluso terror en los sectores más radicales, pues piensan que perderían su identidad y se convertirían en una minoría incomoda, desplazada e incluso marginada. Congeniar esas dos visiones, cuando no concepciones de la vida misma, implicará altas dosis de ingeniería política.

Por ahora, no obstante, nada parece avizorar que los grupos radicales de ambas partes vayan a volver a la violencia tras años de paz y tranquilidad, y que los acuerdos firmados hace ya más de una veintena de años vayan a ser truncados de una forma abrupta ante la irrupción de este nuevo escenario político. Las dudas son acerca de si esta calma chica durará eternamente o si, llegado el caso y finalizado el periodo de transición entre la UE  y el Reino Unido, las armas volverán a tomar su lugar en la política norirlandesa. El tiempo nos dará la respuesta.

Luego está Gales, siempre un poco la gran olvidada de la política británica por su escaso peso demográfico -apenas tres millones- y político, que siempre alegó que la salida de la UE le afectaría mucho económicamente, en tanto y cuanto una buena parte de sus exportaciones se iban para el continente. Sin embargo, a diferencia de Escocia e Irlanda de Norte, el sentimiento nacionalista nunca fue muy alto en Gales en términos electorales y tampoco tuvo el carácter secesionista de los otros dos casos. Además, siempre se podrá esgrimir en su contra que la mayor parte de los ciudadanos -el 52%- votó a favor de la salida del Reino Unido de la UE, por mucho que les pese ahora a algunos sectores nacionalistas. Que lo hubieran pensado antes, dirán, con bastante razón, en Dowing Street 10.


RICARDO ANGOSO

Coordinador del Foro Ideas para la Democracia:
 
Youtube.com:
 
Blog:
 
Facebook:
 
Web:

 

Continue Reading

Blog de Sucesos y Noticias

Tania Tinoco y el “pacto renacentista” de Mauritania

Published

on

EP New York/entrevistas

Por Gustavo Lugo

TANIA TINOCO , Periodista, directora y presentadora de noticias, productora de televisión, comunicadora social y autora de temas sociales ,  presenta el libro : BIRAM DAH ABEID and the renaissance pact.

Ésta es su historia

La reconocida periodistia Ecuatoriana y a nivel internacional, viaja al continente Africano más exactamente a MAURITANIA con el fin de hacer un documental, y por sus experiencias vividas escribe un libro, que fue presentado en la capital del mundo Manhattan,  Nueva York.

TANIA TINOCO

Nació en Machala el 2 de agosto de 1963 y a la edad de 11 años se mudó a Guayaquil, (machaleña de nacimiento y guayaquileña de corazon) cursó sus estudios en la Unidad Educativa Bilingüe de La Inmaculada en Guayaquil, ya  a los 15 años de edad, formó parte del Club de Periodismo de su colegio, donde su primer reportaje para la revista del plantel fue sobre una entrevista a Jose Luis Rodriguez “El Puma”, concedida luego de tanta insistencia a su mánager, lo cual definió a elección de su profesión como periodista.

Tania estudió periodismo en la Universidad laica Vicente Rocafuerte, y es reconocida  por llevar más de 30 años como presentadora del noticiero nocturno de Ecuavisa Telemundo. El 30 de mayo de 1992 se casó con Bruce Hardeman, un empresario Suizo con quien tiene dos hijos.

En su trayectoria profesional, fue directora y presentadora del noticiero Telemundo y del programa investigativo Visión 360 de la cadena de televisión Ecuavisa​ hasta el año 2020, cuando el noticiero Telemundo sale del aire en mayo de dicho año y el programa Visión 360 se fusiona con la redacción del noticiero, por motivo de la pandemia del Coronavirus en Ecuador​, actualmente es presentadora del noticiero Televistazo en su emisión de las 13 horas.

En Enero 29 del 2015 fue galardonada por la unión Nacional de Periodistas del Ecuador (UNP), con el Premio Nacional de Periodismo Eugenio Espejo, en la categoría televisión, por el documental titulado Los Niños de Genova.

MAURITANIA

Situada a orillas del océano atlántico Limita al norte con Sahara Occidental, al noreste con Argelia al este con Mali y al sur con Senegal y Mali y el rio Senegal es el que sirve de frontera a ambos países, el país se encuentra dominado por el desierto del Sahara que ocupa casi la totalidad del territorio, a excepción de una estrecha banda litoral, donde se encuentran casi todas las ciudades importantes del país: Nuakchot, Nuadibu y la franja del Sur, en sus fronteras con Senegal y Mali Las principales ciudades del interior son Tidjikja, Atar, Chingueti, etc. continente Africa, Africa occidental.

En la República Islámica de Mauritania hay una población estimada en 2019 de 4,66 millones de habitantes​, aunque algunas estimaciones no superan los 4 millones,​ se estima que el 30-40% de la población es árabe blanca (árabes-bereberes, beidanes o moros blancos); otro 30-40% serían haratines, descendientes de esclavos subsaharianos arabizados (moros negros), y el 20-30% restante serían negros no arabizados, que incluyen los pueblos fula o fulani, toucouleor, bambara, soninke, serer, wolof y haratin.

Varios grupos étnicos son agricultores y ganaderos: los beidan, también llamados moros blancos, por contraste con los haratin, que son de piel más oscura (moros negros) y que son descendientes de esclavos negros liberados, los soninke y los serer, mientras que los fulas son agricultores y pastores seminómadas.

El término moro no define a ningún grupo étnico, sino que lo usaban los cristianos europeos para definir a las poblaciones árabes o bereberes del norte de África, como el término sarracenos.

Tania Tinoco, viajó a Mauritania con el fin de conocer y saber mas de un pais donde todavia hay esclavitud, a pesar de la prohibicion de la esclavitud en 1981, una esclavitud que nunca acabó de acatarse del todo en Mauritania, según Amnistia Internacional y otras ONGs, entre el 10 y el 20 por ciento de la población vive bajo régimen de esclavitud, en un número que supera las 90.000 personas según el Índice Global de Esclavitud, 21,5 de cada 1000 individuos,​no obstante, la esclavitud está prohibida y castigada con cárcel.

La practican los árabes blancos, pero también los Wolof, los Peul y los Soninke, se aprecia en forma de trabajo infantil y doméstico, matrimonios de niños, prostitución y tráfico de personas. Los niños de los haratin se venden a veces a Arabia Saudi y Kuwait donde practican oficios que los árabes blancos consideran viles.

Su Libro

Inspirada por BIRAM DAH ABEID, activista antiesclavista y politico Mauritano, Tania Tinoco cambió el formato y decidió escribir su libro que lo tituló, BIRAM DAH ABEID AND THE RENAISSANCE PACT (pacto renacentista), basado en el amplio conocimiento y la lucha de Biram en contra de la esclavitud en su pais.

Biram Dah Abeid, que conoce de raiz la esclavitud, es de la etnia de los Haratins moros negros descendientes de esclavos, nació en 1965 en Rosso (región de Trarza, en el sur de Mauritania). Su padre, liberado por el amo cuando estaba en el vientre de su madre, nació libre, sin embargo ella continuó siendo esclava hasta su muerte.

Sus dos hermanos mayores murieron y sus hermanas tenían prohibido estudiar así que fue el único de los once hijos que fue escolarizado. siguiendo los deseos de su padre, estudió para luchar contra la esclavitud: «me pidió que conociera los libros sagrados y las leyes de los “Blancos” para poder plantear sus contradicciones». fue a la universidad donde estudió derecho e historia en Senegal, Suiza y Marruecos.

Dedicó su tesis de historia de la DEA (Diplôme d’Études Approfondies) en la Universidad Cheikh Anta Diop de Dakar (2001) a la esclavitud, una práctica prohibida desde 1981 en Mauritania, fue el último país en abolir la esclavitud pero aún generalizada en este.

Para Biram Dah Abeid, esta lucha no a sido facil, al finalizar sus estudios empezó a militar en el seno de la organización antiesclavista SOS Esclaves Mauritania. En 2008, fundó la Iniciativa para el Resurgimiento del Movimiento Abolicionista (IRA-Mauritania), que define como una organización de lucha popular y de la que es presidente, fue condenado a prisión por ello e indultado en febrero de 2011 por el presidente de Mauritania Mohamed Ould Addel Aziz.

En abril de 2012, durante una manifestación en Nuakchott quemó públicamente textos de la escuela musulmana de derecho Maliki al considerar que fomenta la práctica de la esclavitud. Justificó su acción para denunciar esta enseñanza, conformada por normas, jurisprudencia y principios generales, codifica la desigualdad de nacimiento, autoriza la venta de seres humanos, su castigo corporal, la violación de mujeres esclavas y la castración de varones negros,​ todas estas prescripciones figuran, en términos explícitos y prácticos, en dichos textos, fue encarcelado junto con otros activistas del IRA, acusado de “atentar contra la seguridad del estado”, tras meses de prisión preventiva seguida de la anulación de su juicio por errores de procedimiento por parte del tribunal penal de Nouakchott, Biram Dah Abeid y sus coacusados fueron puestos en libertad en septiembre de 2012.

En el 2013, Biram Dah Abeid recibió el premio Front Line For Human Rights Defenders at Risk de la ONG irlandesa Front Line Defenders y fue uno de los seis ganadores del Premio de Derechos Humanos que otorga la Organizacion de Derechos Humanos cada cinco años en las Naciones Unidas a personas o asociaciones que hayan trabajado por la defensa de los derechos humanos, y se postuló para las elecciones presidenciales del año 2014 ocupando el segundo lugar en la primera vuelta, pero en Noviembre del mismo año fue arrestado nuevamente, por participar en una caravana contra la esclavitud, y sentenciado a 2 años de prisión por «pertenencia a una organización no reconocida, concentración no autorizada, llamamiento a participar en una concentración no autorizada y violencia contra la fuerza pública».

En 2007 se votó una ley anti-esclavitud revisada el 13 de agosto de 2015 que considera la esclavitud como un crimen contra la humanidad y que establece penas que llegan a 20 años de cárcel, sin embargo las leyes no se aplican y la práctica sigue siendo generalizada en el país.

En 2014 según un informe de la ONG Walk Free alrededor del 4 % de la población mauritana, es decir 150.000 personas sufren la esclavitud moderna, y en el 2017 recibio el premio “Mémoires partagées” en Burdeos.

Gracias a su arduo e incansable trabajo de investigacion TANIA TINOCO, un su libro muestra realidades que desconocemos en el continente africano especialmente en Mauritania, experiencias vividas con su equipo profesional de trabajo, Mattieu Dandoy, Juan Capunay, Ignacio Gomez, Bruce Harderman y Antonio Sola, conocido como el creador de presidentes, y que lleva mas de la mitad de su vida asesorando a lideres, especialmente lideres politicos que desde la estrategia ha ayudado a crecer en sus resposabilidades y considerado como uno de los cinco mejores consultores de estrategia politica en el mundo.

Tania, agradece a los miembros del equipo de SOLA que sustentaron la iniciativa de este libro, a la fundacion SENTIDO COMUN, a BIRAM DAH ABEID, comparado con Nelson Mandela, y llamado el Mandela Mauritiano.

 

Continue Reading

Columnistas

Chile

Published

on

EP New York/ latinoamérica

Por Nikolas Stolkpink.

Santiago de Chile

Gabriel Boric, la gran incógnita

Por: Níkolas Stolpkin

Luego de la aplastante victoria que obtuvo Gabriel Boric en la segunda vuelta presidencial muchos comenzaron a inquietarse, sobre todo la servidumbre económica, por no saber aún la dirección hacia dónde se habrá de inclinar el recién electo presidente: o hacia una dirección más “moderada” o hacia una dirección más “revolucionaria” (“Boric 2” de la segunda vuelta o “Boric 1” de la primera vuelta, respectivamente).

Muchos especulan que la dirección correcta y más inteligente que haya de tomar Gabriel Boric sea la “moderada”. Pero aún desconocemos la dirección que ha de seguir. Hasta el momento, solo se podría especular.

El triunfo de Gabriel Boric, por lo demás, tiene mucho significado; significa que la costra del pinochetismo aún persiste, por las profundas heridas dejadas en la pasada dictadura, y que la costra concertacionista dejó de tener la relevancia que tenía antes.

Una nueva generación ha tomado el timón de la política chilena y desconocemos el rumbo que eligirá. Pero del rumbo que se escoja podría depender su éxito o su fracaso. Ya lo señalaba Gabriel Boric en su primer discurso como presidente electo: “Los tiempos que vienen no van a ser fáciles”. Y es que es en estas circunstancias cuando más se hacen notar los tambores del poder económico.

Todo estaría indicando que Gabriel Boric tomaría el camino de la “moderación”, con el cual jugó rumbo a la segunda vuelta presidencial y con el cual logró triunfar frente al candidato de la derecha (José Antonio Kast). Es muy difícil que Gabriel Boric escoja el camino por el cual quedó en “segundo lugar” de la primera vuelta. Escogerlo sería muy arriesgado y nos llevaría hacia un escenario muy complejo.

A ver, pongamos las cosas de esta forma… Una cosa es promocionar una banda inexistente con sus respectivos singles en las radios o medios de comunicación nacionales, y otra cosa muy distinta es pararse en un escenario a tocar con todos los instrumentos musicales los mismos singles con los cuales encantaron a su “fanaticada”.

Al menos todos coinciden, incluso los que tienen la labor de formar pronto la banda, que para tocar bien tendrán que contratar a otros “músicos” con cierta “afinidad” musical, aunque no formen parte de la misma banda. La gran incógnita existente, sí, es si a partir de marzo comenzarán a interpretar los mismos singles con el cual se dieron a conocer a nivel nacional o comenzarán interpretando temas ajenos a los gustos de su “fanaticada”.

Todos sabemos que si la banda “favorita” no tocara los “temas conocidos”, lo más probable es que termine siendo abucheada o que les terminen arrojando cosas. Porque no hay nada peor para una fanaticada que termine siendo estafada. ¿Conocen la rabia de una fanaticada estafada?

Otra cosa sería que, a partir de los temas conocidos, podamos ver ciertos cambios o modificaciones en la lírica de las canciones, por lo que el desempeño de la banda será crucial. Si la banda llegara a tocar bien, no importaría mucho si el cantante interpretara los mismos temas con ciertas modificaciones. Lo horroroso sería que el cantante interpretara muy mal el repertorio con el cual llegó a encantar a su fanaticada.

Hasta el momento, la “fanaticada” se encuentra feliz porque su “artista favorito” comenzaría a dar sus conciertos a partir de marzo junto a una “banda” que aún desconocemos; pero a la “fanaticada” le da igual con quiénes toque. A la fanaticada lo único que les importa es que su “artista favorito” comience a tocar todos los temas con los cuales se hicieron conocidos.

Los que no están muy felices son los dueños del espectáculo y del estadio, porque si al “artista” y su “banda” les va mal en el escenario, lo más probable es que terminen perdiendo mucho dinero. ¿Los dueños actuales del espectáculo dejarán que toque el “artista favorito” hasta el final en su “propio escenario” o “estadio”, aunque sepan que el artista y su banda pretendan pronto tocar en otro “estadio en construcción” y ajeno a su propiedad? Porque una cosa sería tocar en el actual escenario de los dueños del espectáculo, y otra cosa muy distinta sería empezar a tocar en el “nuevo escenario” o “nuevo estadio”, hoy en construcción y de propiedad popular.

Ciertamente, de un principio, se haría dificultoso tocar en el “escenario actual” de los dueños del espectáculo y de acuerdo a las “circunstancias actuales”, ya que para tocar como uno querría habría que estar sujeto a ciertas normas propias o impropias de los propietarios y que muy pronto se podría hacer notar de acuerdo a la interpretación de los temas o la dirección que se tome.

Níkolas Stolpkin

Continue Reading

Blog de Sucesos y Noticias

UNA  DISPUTA CON SABOR A LA GUERRA FRIA: POLONIA VS. BIELORRUSIA

Published

on

EP New York/ opinión

UNA  DISPUTA CON SABOR A LA GUERRA FRIA: POLONIA VS. BIELORRUSIA

La Unión Europea debería negociar con Bielorrusia una salida negociada a la actual crisis migratoria en sus fronteras con Polonia, toda vez que sin la intervención de ese país la actual escalada podría devenir en un conflicto de incalculables proporciones. Moscú ya se ha manifestado a favor, ahora Bruselas tiene la última palabra.

 

Por Ricardo Angoso

 

No cabe duda que que el control de los flujos migratorios es una cuestión de triste actualidad y que sigue siendo una fuente de tensión entre numerosos países, como lo fue en el pasado entre Turquía y la Unión Europea (UE), cuando miles de sirios cruzaban la frontera desde este país hacia Grecia y Bulgaria, principalmente, y desde allí hacia el resto de Europa. Un acuerdo entre la UE y Ankara puso punto y final a las disputas fronterizas, aunque el problema sigue presente y lejos de concluir en los últimos meses incluso se agravó.

Ahora, sin embargo, el problema se concentra en la frontera entre Bielorrusia, Polonia y Lituania, una zona del mundo cada vez más tensa y donde en las últimas semanas se han producido numerosos incidentes fronterizos y concentraciones militares que han elevado la tensión hasta niveles inimaginables, casi más propios de la Guerra Fría que del siglo XXI. Bielorrusia es aliada de Rusia y mantiene estrechos lazos políticos, militares y económicos con Moscú, algo que no es un secreto y cuya alianza se ha desarrollado con altibajos en los últimos tiempos. Mientras que Polonia y Lituania son miembros de la OTAN y de la UE desde hace años.

Recientemente, y quizá como fruto de una escalada peligrosa en las relaciones entre la UE y la misma OTAN con Bielorrusia, las fuerzas armadas bielorrusas celebraron unas maniobras conjuntas con Rusia, lo que levantó suspicacias en los países vecinos, pero sobre todo en Polonia y Lituania, país este último que ha acusado a Moscú de haber sobrevolado su espacio aéreo en numerosas ocasiones sin autorización.

A estas tensiones ya existentes, se le ha venido a unir la reciente crisis migratoria con Bielorrusia, cuando miles de migrantes -algo más de 2.000- se establecieron en el borde fronterizo de esta nación con Polonia, concretamente en el puesto de Bruzgi, en unas pésimas condiciones de vida, pasando frío, hambre y todo tipo de necesidades. La pretensión de los migrantes, mayoritariamente kurdos, sirios y afganos, era poder cruzar la frontera y poder dirigirse hacia Polonia u otros países europeos. Ante el reto, el ejecutivo polaco respondió enviando al ejército polaco fuertemente pertrechado  y con todo tipo de medios para impedirlo. Varsovia ya ha anunciado que levantará un muro en su frontera con su vecino para evitar la entrada de migrantes.

Bielorrusia, a través de un comunicado recientemente difundido por canales oficiales, asegura que “Polonia está cometiendo actos de anarquía no solo contra los solicitantes de asilo extranjeros, sino también contra sus ciudadanos que intentan mostrar misericordia a las personas desfavorecidas. Por ejemplo, la asociación pública polaca “Médicos en la frontera” informó que los médicos voluntarios son atacados por el ejército polaco, que dañan automóviles, golpean ruedas y rompen los faros”.

Mientras que Polonia, uno de los países más beligerantes con el ejecutivo de Minsk, acusa a Bielorrusia de haber permitido la entrada de miles de inmigrantes a sus país con el fin de permitirles el acceso a su territorio y Lituania y provocar una crisis migratoria en el interior de estos países, algo que las autoridades bielorrusas niegan tajantemente. La escalada de acusaciones entre ambos país, por ahora dialéctica, ha ido creciendo en estos días y Varsovia ya ha solicitado la ayuda de la OTAN y la UE. De la misma forma que polacos y lituanos, la Unión Europea (UE) ha acusado en estos días  a Bielorrusia de organizar estos movimientos de migrantes, entregando visados e incluso fletando vuelos, con el fin de intentar crear una crisis migratoria en Europa, en respuesta a las sanciones internacionales contra el gobierno del presidente Lukashenko.

La ausencia de canales de comunicación entre la UE y Bielorrusia dificulta mucho las cosas, en tanto y cuanto esta crisis al final es una cuestión migratoria que tiene que resolverse por la vía política y diplomática y no por la vía militar, tal como han actuado Polonia y Lituania en estas semanas. El mismo presidente ruso, Vladimir Putin, cargó contra Occidente en la crisis y se prestó a ayudar a resolver la misma, en un juego en que pareciera querer ser juez y parte, alegando que se enteró de esta situación explosiva por los medios y explicando que el desplazamiento de miles de migrantes es fruto de las políticas occidentales en muchos países. A este respecto, la ministra de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Liz Truss,  instó la pasada semana a Putin a intervenir en la “vergonzosa crisis migratoria  manufacturada”. A través de un artículo publicado en The Sunday Telegraph, Truss considera que Rusia tiene “una responsabilidad clara” para poner fin a la situación de crisis, para lo cual “debe presionar a las autoridades bielorrusas”.

Es claro que Rusia influye en Minsk y Putin tiene su capacidad de presión sobre las autoridades bielorrusas, pero no es menos cierto, consideraciones políticas al margen, que nuestros vecinos, como dijo muy acertadamente el presidente de Gobierno húngaro, Viktor Orbån, son los rusos y estamos condenados a entendernos con ellos, buscando fórmulas de convivencia y de resolución de los conflictos por la vía pacífica.

LA SALIDA PASA POR UNA NEGOCIACION POLITICA Y DIPLOMATICA

En cualquier caso, dejando al lado las polémicas, una salida negociada política y diplomática parece el único escenario posible para enfrentar a uno de los mayores contenciosos que enfrenta ahora a Polonia, con la OTAN y la UE al frente, con Bielorrusia, uno de los principales aliados de Rusia en la escena internacional y en el continente.

Bielorrusia, país en el ojo del huracán por las sanciones de la UE y también de los Estados Unidos, está llamando a una negociación con los europeos, tal como lo recogía la nota oficial ya citada instando al establecimiento de la misma:” Bielorrusia espera que la UE comience a actuar de acuerdo con las declaraciones del jefe de la diplomacia europea Josep Borrell, quien dijo en una entrevista con France 24 que “el problema de los migrantes no se puede resolver construyendo un muro en la frontera entre Polonia y Belarús”.

Y agregaba a modo de resumen la referida nota: “Bielorrusia está dispuesta a trabajar con todas las partes interesadas, incluidos los países occidentales, dejando de lado las diferencias políticas para evitar que se agrave aún más la crisis migratoria en nuestra región, que podría convertirse en una catástrofe humanitaria y salvar vidas humanas”.

Por tanto, y como conclusión final, la UE, pero también la OTAN, tienen que buscar una solución política y diplomática negociada con Bielorrusia que rebaje las tensiones en una zona ya de por sí bastante tensa. Aparte de lo paradójico que resulta que un país que hasta hace unas semanas desdeñaba a la UE y mostraba escaso interés por la OTAN, Polonia, ahora invoque la solidaridad occidental y la ayuda para frenar la supuesta “amenaza rusa”, poniendo a todo Occidente al borde una crisis suicida de consecuencias impredecibles. Es la hora de guardar los fusiles, que ya estaban casi oxidados, y retomar el camino de la mesa de negociación.


Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares