Connect with us

Lecturas recomendadas

“Inside Our Skins” , el extraordinario estreno de Tabula Rasa Dance Theater Company

Published

on

EP Neu York/ danza y teatro

Esta vez nos toco ver danza, en cartelera, el espectáculo dirigido por Felipe Escalante en el  Teatro New York Live Arts.  Durante una hora y media, nos pudimos deleitar con 12 bailarines en constante movimiento en el magnífico espacio que el teatro ofrecía, con una coreografía y puesta en escena ambiciosa, compleja, madura y efectiva. Puesta que toca puntos universales sin hacer diferencia de país, raza ni género, teniendo como centro de reflexión al ser humano: sus decisiones versus las reacciones instantáneas y sus posteriores consecuencias derivadas de el encarcelamiento de sus actos.

Es extraordinario como la estética y el mensaje de la obra nos transporta a un mundo oscuro y abrupto. Bailarines sensibles y versátiles que llegan al público de una manera genuina comunicando la esencia del espectáculo solamente con el único instrumento artístico que tienen,  en el caso de la danza, el cuerpo. Ellos son Noriko Naraoka, José  Carlos Losada, Zoë McNeil,  Simon Kazantsev,  Sevin Ceviker, Jonatan Lujan, Fiona Huber, Josep Maria Monreal, Winnie Asawakanjanakit, Anica Bottom, Shannon Maynor  y Felipe Escalante.

El espectáculo se dividió en dos piezas, la primera fue acompañada por el ensamble  MusicTalks compuesto por Mariya Polishchuk en el violín, Elad Kabilio en el cello y Joshua Stauffer en el violonchelo, con los bailarines Felipe Escalante y Zoë McNeil. Pieza inspirada en el test de Rorschach, marcas de tinta ingeniosamente proyectadas en el espacio, no solo por los movimientos corporales emparejados, sino también reflejados por el vuelo del vestuario diseñado por Serge Nicola, creando formas cambiantes que trajeron emoción e hilo narrativo a la pieza. Cada parte de sus cuerpos cobró vida cuando giraron, saltaron, fusionaron, deslizaron y volaron al suelo para hacer trabajo de piso.

La segunda y última pieza, con una duración de cincuenta minutos, es lo que más tuvo al público expectante hasta el último destello de luz teatral. Escalante creó una acusación magistral de encarcelamiento en masa, tanto actual como histórica. Joven director, que entiende completamente el significado fundamental del término “coreografía” justificando así, los efectos lumínicos realizados en el espacio junto con los cuerpos en movimiento derribando los muros de nuestras propias limitaciones. Enfocado en su línea de pensamiento,  nos revela una historia que no solo la pudimos ver en el teatro sino que también es un símbolo de la actualidad y de la sociedad en que vivimos.

Claramente Felipe, absorbió no solo las técnicas líricas de escuelas de danza como Martha Graham, sino también los movimientos violentos de la vida real de poblaciones brutalmente, físicamente y emocionalmente angustiadas. Así, los bailarines dirigidos por Felipe pudieron desarrollar magnificas figuras corporales, ya sea, en el suelo, en solos, parejas y/o cuartetos, creando así agrupaciones bellamente escultóricas.  Quizás la secuencia más inolvidable se produjo cuando un grupo de cuatro hombres con torso desnudo sujetaron  a una mujer, volteada de cabeza  y encadenada a los tobillos, escuchándose el distante sonido metálico de las mismas, creando una dolorosa sinfonía propia. En ningún momento del espectáculo hubo un movimiento en falso o fuera de lugar.

Al final de la pieza, los cuerpos quedaron reducidos a unidades del ser humano en estado vulnerable, haciendo alusión a la gran historia alegórica que solía ser. Un elemento importante de la música era producido por la interrupción del sonido de sirenas. Estos eran elementos cruciales en la puesta ya que al escucharlas, preparaba a los bailarines para su despedida final. Estos sonidos eran personalizados por las actrices  Ashleigh Kiven y Federica Morra que ayudaban a contar la historia por medio de acciones que representaban a la tecnología y al individualismo en su peor cara. 

Las sirenas en la historia, estaban milimétricamente pensadas para guiar al público a que navegara en un mar de emociones. Con movimientos simplistas en donde la idea de “menos es más” fue llevada a cabo de una manera eficiente, Valeria Llaneza la directora de dichas actrices construyó excelentemente estas apariciones formando pequeños mundos que ayudaban a la evolución de la magnífica pieza.

Así concluyo una noche de reflexión. Pieza que devela intimidades, miedos, fragilidad, secretos que trabajan complementariamente para comunicar la esencia de la pieza en su totalidad. Existe dolor. Lo percibimos. Un dolor capaz de manipular, pero capaz de paralizar al mismo tiempo. Fuimos testigos del encuentro entre estos intrincados pensamientos humanos y la consecuente animalidad que surge a partir de ellas.

Tabula Rasa Dance Theater Company,  crece a pasos agigantados comunicando una nueva forma de ver el mundo en donde a través de la danza, aporta conceptos importantes,  posicionándose en uno de los niveles artísticos más prestigiosos de estos tiempos.

Para más información, podes seguir a Tabula Rasa Dance Theater,

en sus redes

Instagram

/https://www.instagram.com/tabula.rasa.dance.theater/

Facebook

https://www.facebook.com/Tabula-Rasa-Dance-Theater-194596854501830/?modal=admin_todo_tour

 

Continue Reading

Articulos Destacados

Published

on

EP New York/reportajes

Por:Gioconda Belli

¿Vendrán por mí? ¿Qué se sentirá ser encarcelada por la misma gente con la que peleé hombro a hombro para derrocar la dictadura de 45 años de los Somoza en Nicaragua, mi país?

En 1970, me uní a la resistencia urbana clandestina del Frente Sandinista de Liberación Nacional, conocido como FSLN. Tenía 20 años. La larga y sangrienta lucha para librarnos de Anastasio Somoza Debayle ahora es un recuerdo que produce un orgullo agridulce. Alguna vez fui parte de una generación joven y valiente dispuesta a morir por la libertad. De los diez compañeros que estaban en mi célula clandestina, tan solo sobrevivimos dos. El 20 de julio de 1979, tres días después de que Somoza fue expulsado gracias a una insurrección popular, entré caminando a su búnker en una colina desde donde se veía Managua, llena del sentimiento de haber logrado lo imposible.

Ninguna de esas ilusiones sobrevive el día de hoy. En retrospectiva, para mí está claro que Nicaragua también pagó un costo demasiado alto por esa revolución. Sus jóvenes líderes se enamoraron demasiado de sí mismos; pensaron que podíamos superar todos los obstáculos y crear una utopía socialista.

Miles murieron para derrocar a Anastasio Somoza y muchos más perdieron la vida en la guerra de los contras que le siguió. Ahora, el hombre que alguna vez fue elegido para representar nuestra esperanza de cambio, Daniel Ortega, se ha convertido en otro tirano. Junto con su excéntrica esposa, Rosario Murillo, gobiernan Nicaragua con puño de hierro.

Ahora que las elecciones de noviembre se acercan cada vez más, la pareja parece poseída por el miedo de perder el poder. Atacan y encarcelan a quien consideren un obstáculo para ellos. En las últimas semanas, encarcelaron a seis candidatos presidenciales y arrestaron a muchas personas más, entre ellas a figuras revolucionarias prominentes que alguna vez fueron sus aliadas. El mes pasado, incluso fueron tras mi hermano. Para evitar ser capturado, huyó de Nicaragua. No estaba paranoico: tan solo unos días más tarde, el 17 de junio, más de una veintena de policías armados hicieron una redada en su casa; lo estaban buscando. Su esposa estaba sola. Buscaron en cada rincón y se fueron después de cinco horas.

La noche siguiente varios hombres enmascarados y armados con cuchillos y un rifle entraron a robar a su casa. Se escuchó a uno de ellos decir que era un “segundo operativo”. Otro amenazó con matar a su esposa y violar a mi sobrina, que había llegado para pasar la noche con su madre. Ortega y Murillo parecen estar usando la forma más cruda de terror para intimidar a sus opositores políticos.

En lo personal, nunca admiré a Ortega. A mí siempre me pareció un hombre mediocre e hipócrita, pero su experiencia en la calle le permitió aventajar a muchos de sus compañeros.

En 1979, fue la cabeza del primer gobierno sandinista y el presidente de 1984 a 1990. La derrota frente a Violeta Chamorro en las elecciones de 1990 dejó una cicatriz en la psique de Ortega. Regresar al poder se volvió su única ambición. Después del fracaso electoral, muchos de nosotros quisimos modernizar el movimiento sandinista. Ortega no aceptó nada de eso. Consideró nuestros intentos de democratizar el partido como una amenaza a su control. A quienes no estuvimos de acuerdo con él nos acusó de venderle el alma a Estados Unidos, y se rodeó de aduladores. Su esposa se puso de su lado aun después de que su hija acusó a Ortega, su padrastro, de haber abusado sexualmente de ella a la edad de 11 años, un escándalo que habría sido el fin de la carrera de otro político.

De hecho, Murillo, a quien se le ha caracterizado como una Lady Macbeth tropical, renovó la imagen de Ortega con astucia luego de que este perdió dos elecciones más. Sus ideas New Age aparecieron en símbolos de amor y paz y pancartas pintadas con colores psicodélicos. De manera muy conveniente, Ortega y su esposa se metamorfosearon en católicos devotos tras décadas de ateísmo revolucionario. Para tener a la Iglesia católica más de su lado, su némesis en la década de 1980, Ortega accedió a respaldar una prohibición total al aborto. También firmó en 1999 un pacto con el presidente Arnoldo Alemán, quien luego fue declarado culpable de corrupción, para llenar puestos de gobierno con cantidades iguales de partidarios. A cambio, el Partido Liberal Constitucionalista de Alemán accedió a reducir el porcentaje de votos necesarios para ganar la presidencia.

Funcionó. En 2006, Ortega ganó con tan solo el 38 por ciento de los votos. En cuanto asumió el cargo, comenzó a desmantelar instituciones estatales ya de por sí debilitadas. Obtuvo el apoyo del sector privado al permitirle tener voz y voto en las decisiones económicas a cambio de que aceptara sus políticas. Modificó la Constitución, la cual prohibía expresamente la reelección, para que se permitiera una cantidad indefinida de reelecciones. Luego, en 2016, en la campaña para su tercer periodo, Ortega eligió a su esposa para la vicepresidencia.

Ortega y Murillo parecían haber asegurado su poder hasta abril de 2018, cuando un grupo de esbirros sandinistas reprimió con violencia una pequeña manifestación en contra de una reforma que iba a reducir las pensiones de seguridad social. Varias protestas pacíficas arrasaron todo el país. Ortega y Murillo reaccionaron con furia y combatieron la revuelta con balas: 328 personas fueron asesinadas, 2000 lesionadas y 100.000 exiliadas, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Paramilitares armados deambularon por las calles matando a diestra y siniestra, y los hospitales tenían la orden de negar la asistencia médica a los manifestantes heridos. Los doctores que desobedecieron fueron despedidos. El régimen impuso un estado de emergencia de facto y suspendió los derechos constitucionales. Se prohibieron las manifestaciones públicas de cualquier índole. Nuestras ciudades fueron militarizadas. Ortega y Murillo justificaron estas acciones con una gran mentira: el levantamiento era un golpe de Estado planeado y financiado por Estados Unidos.

Las siguientes elecciones de Nicaragua están programadas para el 7 de noviembre. A finales de la primavera, los dos principales grupos de oposición acordaron elegir a un candidato bajo el cobijo de Alianza Ciudadana. Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Chamorro, tuvo un sólido respaldo en las encuestas. Poco después de que anunció su intención de contender por la presidencia, le impusieron un arresto domiciliario. El gobierno parece haber fabricado un caso de lavado de dinero con la noción equivocada de que eso iba a legitimar su arresto. Le siguieron más detenciones: otros cinco candidatos a la presidencia, periodistas, un banquero, un representante del sector privado, dos contadores que trabajaban para la fundación de Cristiana Chamorro y hasta su hermano, todos ellos acusados bajo leyes nuevas y de una ambigüedad conveniente que en esencia hacen que cualquier tipo de oposición a la pareja en el poder sea un delito de traición. Ortega insistió en que todos los detenidos eran parte de una inmensa conspiración apoyada por Estados Unidos para derrocarlo.

Ahora, los nicaragüenses nos encontramos sin ningún recurso, ninguna ley, ninguna policía que nos proteja. Una ley que le permite al Estado encarcelar hasta por 90 días a las personas que estén bajo investigación ha remplazado el habeas corpus. La mayoría de los presos no ha podido ver a sus abogados ni a sus familiares. Ni siquiera estamos seguros de dónde los tienen detenidos. Por las noches, muchos nicaragüenses se van a la cama con el temor de que su puerta sea la siguiente que derribe la policía.

Soy poeta, soy escritora. Soy una crítica manifiesta de Ortega. Tuiteo, doy entrevistas. Con Somoza, me juzgaron por traición. Tuve que exiliarme. ¿Ahora enfrentaré la cárcel o de nuevo el exilio?

¿Por quién irán después?

Gioconda Belli es una poeta y novelista nicaragüense. Fue presidenta del centro nicaragüense de PEN International.

Publicado en NYT.

Continue Reading

Blog de Sucesos y Noticias

2020 para el olvido pero los vaticinios son nada optimistas para el 2021

Published

on

EP New York /opinión

VATICINIOS NADA OPTIMISTAS PARA EL 2021

por Ricardo Angoso

La llegada de las vacunas para el covid-19 ha abierto grandes expectativas para toda la humanidad después de una año calamitoso, terrible y tedioso, pero el optimismo no debe hacernos perder el realismo, ya que las consecuencias sociales y económicas para el mundo serán terribles. Los efectos del tsunami apenas se comenzarán a notar en las próximas semanas.

El mundo ha cambiado tras el 2020, eso queda meridianamente claro, y habrá un antes y un después de este año, que seguramente marcará a todos para el resto de nuestros vidas, pero especialmente a los casi dos millones de fallecidos y los millones de contagiados por la pandemia. Ahora, con la llegada de las vacunas, que han mostrado al mundo la importancia que tienen la educación y la ciencia en nuestras sociedades, el 2021 viene cargado de enormes retos y desafíos, tanto a la hora de hacer frente a la pandemia como para la esperada -y necesaria-reconstrucción social y económica. Estos son, a modo de resumen, los vaticinios nada optimistas, todo hay que decirlo, para el 2021.

Segura contracción económica

Casi todas las economías del mundo, tras haber pasado uno de los años más difíciles de su historia económica, saldrán en números rojos en este año, aunque el próximo tampoco pinta mucho mejor debido a los nuevos anuncios de confinamientos, medidas extremas y restricciones de todo tipo debido al aumento de los casos de covid-19 en todo el planeta. La llegada de la tercera oleada a Europa, golpeando a las grandes economías del continente, y la terrible propagación de casos en los Estados Unidos, con más de veinte millones de contagiados y dos millones de fallecidos, hacen prever un 2021 más plagado de incertidumbres que certezas en el terreno económico.

Altos costes sociales en términos de pobreza, desempleo y miseria.

El Banco Mundial ya ha alertado acerca de los costes sociales que tendrá el covid-19 para nuestro planeta y se estima que la pandemia de COVID-19 empujará a entre 88 millones y 115 millones de personas a la pobreza extrema este año, mientras que la cifra total llegará a los 150 millones para 2021, según la gravedad de la contracción económica.

Daños psicológicos en una buena parte de la población

El covid-19, aparte de las secuelas fìsicas que ha dejado en millones de personas afectadas por el virus, está teniendo un fuerte impacto psicológico sobre la población. “Un estudio sobre el impacto psicosocial de la COVID-19 en base a la revisión sistemática de 58 trabajos científicos ha revelado que, entre las alteraciones más habituales entre la población general figura la depresión (presente en el 46% de los estudios revisados), la ansiedad (60%), los síntomas de estrés (17%), el insomnio (17%), la percepción de soledad (3%) y el trastorno de estrés post-traumático (3%). En cuanto al colectivo sanitario, la detección de síntomas de depresión ha sido ligeramente inferior (en un 41% de los estudios revisados), pero más elevada en el caso de la ansiedad (67%), los síntomas de estrés ( 33%), el insomnio (29%), la sensación de soledad (4%) y el trastorno de estrés post-traumático (8%)”, alertaba un reciente informe realizado por varias instituciones científicas españolas europeas acerca de este asunto.

La educación sufrirá daños notables debido a su carácter no presencial.

Es evidente que la educación presencial es de mayor calidad que la que se imparte a través de un ordenador, por razones obvias. Además, para los defensores de la educación totalmente <span;>online<span;>, hay otro argumento de peso en su contra: la escuela, o la universidad, tienen un fin de interacción social con nuestros compañeros, profesores y demás personas vinculadas al ciclo educativo, que ahora se ha roto a merced de la pandemia. El Banco Mundial advertía en un reciente informe sobre el impacto que tendrá el covid-19 en la educación: “La pandemia del COVID-19 (coronavirus) representa una amenaza para el avance de la educación en todo el mundo debido a que produce dos impactos significativos: i) el cierre de los centros escolares en casi todo el mundo y ii) la recesión económica que se produce a partir de las medidas tendientes a controlar la pandemia. Si no se realizan esfuerzos importantes para contrarrestar sus efectos, el cierre de escuelas provocará una pérdida de aprendizajes, un aumento en la deserción escolar (también conocida como abandono escolar) y una mayor inequidad”.

Los suicidios aumentarán en todo el mundo.

El aislamiento social, el estrés económico y laboral, la soledad, la ruptura de los vínculos familiares y sociales y el desempleo, junto con otros elementos, provocarán importantes trastornos psicológicos que a miles de personas podrían llevar al suicidio. De este asunto ya alertaba la Organización Panamericana de la Salud: “El coronavirus está afectando la salud mental de muchas personas. Datos de estudios recientes muestran un aumento de la angustia, la ansiedad y la depresión especialmente trabajadores de la salud, que, sumadas a la violencia, los trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, y las sensaciones de pérdida, son importantes factores que pueden incrementar el riesgo de que una persona decida quitarse la vida”.

El turismo no se recuperará rápidamente y se perderán millones de empleos.

Es evidente que la industria del turismo, pero especialmente en los países en que la misma tiene un mayor impacto, como España, Francia, Portugal, Italia, México y los Estados Unidos, no se recuperará en años. Han cerrado miles de hoteles, bares y restaurantes, las aerolíneas están quebradas en todo el mundo y ya nadie o muy poca gente viaja por las medidas restrictivas o por miedo. Un fantasma se extiende por el mundo: el desempleo masivo.

Nuestras relaciones sociales y familiares ya han cambiado para siempre.

Sin ver amigos, sin celebrar con nuestros familiares las principales fiestas y eventos y sin apenas contactos sociales, ni siquiera en el trabajo, ¿qué nos queda? Pues bien poco, ¿no creen? ¿Merece la pena vivir así?

La vacunación masiva será un proceso largo que no concluirá seguramente en el 2021.

Siendo optimistas, y al lento ritmo que avanza la vacunación, el proceso seguramente no concluirá en el 2021 y eso solamente ocurrirá en los países desarrollados. En la mayor parte del mundo, pero especialmente en los países pobres de América Latina, Asia y Africa, la vacuna tardará mucho en llegar por razones económicas y el virus se seguirá extendiendo exponecialmente y sin control alguno. El mundo no será completamente seguro hasta que la vacunación no sea global, un escenario al día de hoy todavía muy lejano.

La brecha entre ricos y pobres se agrandará con toda seguridad.

En todas las crisis habidas y por haber se produce una mayor concentración de capital por parte de los más ricos, mientras que los más pobres salen más pobres y con menor capacidad de renta que los más ricos, tal como ha ocurrido desde el primer crack conocido en nuestro tiempo, el de 1929. A este efecto perverso de las crisis, que se reproduce a nivel global entre los países, se le viene a unir que los países más pobres no tendrán recursos para acceder a la vacuna y la pandemia, con sus efectos brutales en la sociedad y en la economía, se seguirá expandiendo sin control. El escenario es, por tanto, aterrador. Abróchense los cinturones, ¡turbulencias a la vista! Feliz 2021.

RICARDO ANGOSO GARCÍA , Coordinador del Foro Ideas para la Democracia:

http://www.foroideasparalademocracia.com/

Youtube.com: https://www.youtube.com/channel/UC9EOzzOxF5km99_0wKE9yWA?view_as=subscriber

Blog: http://iniciativaradical.org/web/

Facebook: https://www.facebook.com/ricardo.angoso

Web:https://www.casaquintahotel.com

 

Continue Reading

Entrevistas

Las mujeres , de verdad , ¿tienen curvas?

Published

on

EP New York/Cultura

En Estados Unidos se han escrito muchas historias sobre la vida de los inmigrantes , sobre sus penurias , escollos y sobre distintas formas de superación. Muchas o la mayoría de esas historias , se han construído con un patrón establecido por la lucha y el deseo de superación. Y , aunque el objetivo siempre rayano a el  “clichet” del <<sueño americano>> , hay casos en donde la persecución y el miedo terminan convirtiéndose en verdaderas joyas de la literatura y el arte.

Las mujeres de verdad tienen curvas , es una obra de teatro escrita por Josefina López bajo la dirección de la Dra. Linda Gould. Es la historia divertida y conmovedora de cinco inmigrantes mexicanas que trabajan en una pequeña fábrica de Costura en Los Ángeles en 1987.

La escritora López tradujo la obra al español y fue coautora del guión de la película en inglés : Real Women Have Curves , que fue premiada en el año 2002.

Linda Gould , quien dirige el grupo teatral CRUZANDO CAMINOS , el cual reprenta esta obra teatral , integrada por cinco latinoamericanos , en diálogo con el director de EP New York , y para el Informativo de la noche , de Ciudad Latinafm.com , describe a “las mujeres de verdad tienen curvas, como una de las mejores obras que narra y describe la difícil situación de las mujeres inmigrantes y , lo mejor, es que es una obra actualizada cuyo desarrollo y problemática esbozan temas relacionados con el matrimonio , la autoestima , la situación legal y , por supuesto , el aspecto femenino y la sexualidad.

Y sobre el cuerpo femenino se desprende , en sí mismo , una serie de estereotipos complejos que se destacan en la obra , dando un contenido social y sicológico.

Sobre los actores , apoyo económico y otros proyectos para el grupo teatral “Cruzando Caminos” , Linda Gould los amplía en la siguiente entrevista

Escuchar entrevista

https://www.spreaker.com/episode/19473842

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares