Connect with us

Blog de Sucesos y Noticias

2020 para el olvido pero los vaticinios son nada optimistas para el 2021

Published

on

EP New York /opinión

VATICINIOS NADA OPTIMISTAS PARA EL 2021

por Ricardo Angoso

La llegada de las vacunas para el covid-19 ha abierto grandes expectativas para toda la humanidad después de una año calamitoso, terrible y tedioso, pero el optimismo no debe hacernos perder el realismo, ya que las consecuencias sociales y económicas para el mundo serán terribles. Los efectos del tsunami apenas se comenzarán a notar en las próximas semanas.

El mundo ha cambiado tras el 2020, eso queda meridianamente claro, y habrá un antes y un después de este año, que seguramente marcará a todos para el resto de nuestros vidas, pero especialmente a los casi dos millones de fallecidos y los millones de contagiados por la pandemia. Ahora, con la llegada de las vacunas, que han mostrado al mundo la importancia que tienen la educación y la ciencia en nuestras sociedades, el 2021 viene cargado de enormes retos y desafíos, tanto a la hora de hacer frente a la pandemia como para la esperada -y necesaria-reconstrucción social y económica. Estos son, a modo de resumen, los vaticinios nada optimistas, todo hay que decirlo, para el 2021.

Segura contracción económica

Casi todas las economías del mundo, tras haber pasado uno de los años más difíciles de su historia económica, saldrán en números rojos en este año, aunque el próximo tampoco pinta mucho mejor debido a los nuevos anuncios de confinamientos, medidas extremas y restricciones de todo tipo debido al aumento de los casos de covid-19 en todo el planeta. La llegada de la tercera oleada a Europa, golpeando a las grandes economías del continente, y la terrible propagación de casos en los Estados Unidos, con más de veinte millones de contagiados y dos millones de fallecidos, hacen prever un 2021 más plagado de incertidumbres que certezas en el terreno económico.

Altos costes sociales en términos de pobreza, desempleo y miseria.

El Banco Mundial ya ha alertado acerca de los costes sociales que tendrá el covid-19 para nuestro planeta y se estima que la pandemia de COVID-19 empujará a entre 88 millones y 115 millones de personas a la pobreza extrema este año, mientras que la cifra total llegará a los 150 millones para 2021, según la gravedad de la contracción económica.

Daños psicológicos en una buena parte de la población

El covid-19, aparte de las secuelas fìsicas que ha dejado en millones de personas afectadas por el virus, está teniendo un fuerte impacto psicológico sobre la población. “Un estudio sobre el impacto psicosocial de la COVID-19 en base a la revisión sistemática de 58 trabajos científicos ha revelado que, entre las alteraciones más habituales entre la población general figura la depresión (presente en el 46% de los estudios revisados), la ansiedad (60%), los síntomas de estrés (17%), el insomnio (17%), la percepción de soledad (3%) y el trastorno de estrés post-traumático (3%). En cuanto al colectivo sanitario, la detección de síntomas de depresión ha sido ligeramente inferior (en un 41% de los estudios revisados), pero más elevada en el caso de la ansiedad (67%), los síntomas de estrés ( 33%), el insomnio (29%), la sensación de soledad (4%) y el trastorno de estrés post-traumático (8%)”, alertaba un reciente informe realizado por varias instituciones científicas españolas europeas acerca de este asunto.

La educación sufrirá daños notables debido a su carácter no presencial.

Es evidente que la educación presencial es de mayor calidad que la que se imparte a través de un ordenador, por razones obvias. Además, para los defensores de la educación totalmente <span;>online<span;>, hay otro argumento de peso en su contra: la escuela, o la universidad, tienen un fin de interacción social con nuestros compañeros, profesores y demás personas vinculadas al ciclo educativo, que ahora se ha roto a merced de la pandemia. El Banco Mundial advertía en un reciente informe sobre el impacto que tendrá el covid-19 en la educación: “La pandemia del COVID-19 (coronavirus) representa una amenaza para el avance de la educación en todo el mundo debido a que produce dos impactos significativos: i) el cierre de los centros escolares en casi todo el mundo y ii) la recesión económica que se produce a partir de las medidas tendientes a controlar la pandemia. Si no se realizan esfuerzos importantes para contrarrestar sus efectos, el cierre de escuelas provocará una pérdida de aprendizajes, un aumento en la deserción escolar (también conocida como abandono escolar) y una mayor inequidad”.

Los suicidios aumentarán en todo el mundo.

El aislamiento social, el estrés económico y laboral, la soledad, la ruptura de los vínculos familiares y sociales y el desempleo, junto con otros elementos, provocarán importantes trastornos psicológicos que a miles de personas podrían llevar al suicidio. De este asunto ya alertaba la Organización Panamericana de la Salud: “El coronavirus está afectando la salud mental de muchas personas. Datos de estudios recientes muestran un aumento de la angustia, la ansiedad y la depresión especialmente trabajadores de la salud, que, sumadas a la violencia, los trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, y las sensaciones de pérdida, son importantes factores que pueden incrementar el riesgo de que una persona decida quitarse la vida”.

El turismo no se recuperará rápidamente y se perderán millones de empleos.

Es evidente que la industria del turismo, pero especialmente en los países en que la misma tiene un mayor impacto, como España, Francia, Portugal, Italia, México y los Estados Unidos, no se recuperará en años. Han cerrado miles de hoteles, bares y restaurantes, las aerolíneas están quebradas en todo el mundo y ya nadie o muy poca gente viaja por las medidas restrictivas o por miedo. Un fantasma se extiende por el mundo: el desempleo masivo.

Nuestras relaciones sociales y familiares ya han cambiado para siempre.

Sin ver amigos, sin celebrar con nuestros familiares las principales fiestas y eventos y sin apenas contactos sociales, ni siquiera en el trabajo, ¿qué nos queda? Pues bien poco, ¿no creen? ¿Merece la pena vivir así?

La vacunación masiva será un proceso largo que no concluirá seguramente en el 2021.

Siendo optimistas, y al lento ritmo que avanza la vacunación, el proceso seguramente no concluirá en el 2021 y eso solamente ocurrirá en los países desarrollados. En la mayor parte del mundo, pero especialmente en los países pobres de América Latina, Asia y Africa, la vacuna tardará mucho en llegar por razones económicas y el virus se seguirá extendiendo exponecialmente y sin control alguno. El mundo no será completamente seguro hasta que la vacunación no sea global, un escenario al día de hoy todavía muy lejano.

La brecha entre ricos y pobres se agrandará con toda seguridad.

En todas las crisis habidas y por haber se produce una mayor concentración de capital por parte de los más ricos, mientras que los más pobres salen más pobres y con menor capacidad de renta que los más ricos, tal como ha ocurrido desde el primer crack conocido en nuestro tiempo, el de 1929. A este efecto perverso de las crisis, que se reproduce a nivel global entre los países, se le viene a unir que los países más pobres no tendrán recursos para acceder a la vacuna y la pandemia, con sus efectos brutales en la sociedad y en la economía, se seguirá expandiendo sin control. El escenario es, por tanto, aterrador. Abróchense los cinturones, ¡turbulencias a la vista! Feliz 2021.

RICARDO ANGOSO GARCÍA , Coordinador del Foro Ideas para la Democracia:

http://www.foroideasparalademocracia.com/

Youtube.com: https://www.youtube.com/channel/UC9EOzzOxF5km99_0wKE9yWA?view_as=subscriber

Blog: http://iniciativaradical.org/web/

Facebook: https://www.facebook.com/ricardo.angoso

Web:https://www.casaquintahotel.com

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Agencias

Cuba en tensa calma tras masivas protestas

Published

on

EP New York/ Agencias

WASHINGTON,  – Miles de personas de todas las extracciones y capas sociales, revolucionarios y opositores, salieron a las calles en más de 25 ciudades cubanas, acusando al gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel de hacer poco y nada contra la endémica crisis económica que está poniendo de rodillas a toda la población.

Con eslóganes como “Abajo la dictadura”, “Basta de morir de hambre” y “Libertad”, hacía 30 años que en Cuba no se veían manifestaciones tan imponentes contra el régimen comunista.

Una protesta nacida al ritmo de las redes sociales, con el hashtag #SOSCuba convertido en el símbolo de la revuelta, con enfrentamientos, cientos de arrestos y un ingente despliegue de las fuerzas del orden, incluyendo los hombres de las fuerzas especiales.

Las autoridades cubanas, repitiendo un guion que es el mismo desde hace décadas, atribuyen las culpas de toda dificultad al embargo económico y financiero impuesto por Estados Unidos desde hace décadas, desde los tiempos de la revolución de Fidel Castro.

Pero el golpe de gracia para los cubanos llegó de la pandemia, con el turismo -fuente de ingresos principal del país- reducido al mínimo o a cero, y un ejército de desocupados que crece cada día más.

La imagen símbolo de las dificultades de la población de la isla es la de las larguísimas e interminables colas que muchísimas personas deben hacer cada día para conseguir bienes de primera necesidad como alimento, agua, medicinas, papel higiénico.

Una situación insostenible que hizo estallar la rabia y que corre el riesgo de transformarse también en una nueva crisis internacional, alimentando las tensiones sobre el eje entre Washington y Moscú, y poniendo en riesgo las relaciones entre Estados Unidos y gran parte del mundo latinoamericano.

“Estados Unidos tienen todo el interés en provocar desórdenes sociales”, acusó Díaz-Canel, el primer gobernante de la isla, desde los tiempos de la revolución, que no pertenece a la familia Castro.

Díaz-Canel sucedió hace tres años a Raúl Castro, hermano menor de Fidel, que llegó a estrechar la mano de Barack Obama, despertando esperanza por primera vez en más de 60 años en una posibilidad de “deshielo”.

Esperanzas luego heladas por la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump.
Ahora, con Joe Biden que hasta ahora no dio paso alguno hacia La Habana, los tonos vuelven a ser los de la Guerra Fría: no somos una dictadura -dijo el presidente cubano- y detrás de todo esto está solo el sueño de poner fin a la revolución cubana.

Pero no permitiremos a nadie manipular nuestra situación, ni admitiremos que cualquier mercenario vendido a Estados Unidos provoque una desestabilización en Cuba.

Rápida la respuesta de Biden, que advirtió al gobierno de La Habana sobre la represión de las protestas con la fuerza y la violencia, invitándolo a escuchar a su pueblo.

“Un pueblo -dijo- que está pidiendo valerosamente el reconocimiento de derechos fundamentales y universales después de décadas de represión y de sufrimientos económicos debidos a un régimen autoritario”.

“Derechos -recargó las tintas Jack Sullivan, consejero de la Casa Blanca para la Seguridad Nacional- que deben ser respetados y que comprenden el de protestar pacíficamente y determinar libremente su futuro”.

La Casa Blanca no tiene ninguna autoridad política y moral para hablar de Cuba, replicó el ministro de Exteriores cubano Bruno Rodríguez.

Mientras tanto, una advertencia a Estados Unidos llegó también desde Rusia, aliada histórica de Cuba: “Consideramos inaceptable que haya una interferencia externa en los asuntos internos de un Estado soberano, o cualquier acción destructiva que aliente la desestabilización de la situación en la isla”, dijo la vocera del ministerio de Exteriores, Maria Zakharova.

Y hubo una advertencia a Estados Unidos también de parte de los vecinos mexicanos, cuyo presidente Manuel López Obrador puso en guardia sobre eventuales injerencias y tentaciones de intervención. (ANSA).

Continue Reading

Agencias

CIDH hace sugerencias sobre violencia en Colombia pero gobierno las rechaza

Published

on

EP New York/Colombia

Una de las principales sugerencias de la CIDH a Colombia fue la de “promover y reforzar” un “diálogo nacional genuino” de carácter regional que permita a “todos los sectores” ser escuchados, en particular los “más afectados por discriminación histórica, social y estructural en el país”.

Además de dialogar, la Comisión le propuso al Estado hacer lo necesario para “reforzar la confianza” ciudadana y evitar a toda costa la estigmatización hacia los manifestantes por parte de funcionarios.

La Comisión de la CIDH estuvo en “visita de trabajo” entre el 8 al 10 de junio, tiempo durante el cual recibió 302 testimonios y escuchó a mas de 500 personas, incluidos funcionarios, víctimas y organizaciones civiles.

Producto de la recolección de esos testimonios y entrevistas, la Comisión llegó a la conclusión de que “la respuesta del Estado” al estallido social “se caracterizó por el uso excesivo y desproporcionado de la fuerza, en muchos casos, incluyendo la fuerza letal”.

Aunque la CIDH citó varias cifras y balances de víctimas en las protestas tomadas de diferentes fuentes, los datos solos suministrados por la Fiscalía y otros despachos oficiales respecto de lo que ocurrió entre el 28 de abril y el 5 de mayo son espeluznantes.

Al menos 51 muertos, 21 de ellos en el marco del paro nacional, unos 1.113 civiles lesionados, de acuerdo a datos que entregó la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, además de 18 personas con lesiones oculares, según la Defensoría del Pueblo.

Tras esos datos, una de las recomendaciones del organismo fue pedirle al Estado “respetar y garantizar el pleno goce del derecho a la protesta, a la libertad de expresión, a la reunión pacífica y a la participación política de toda la población”.

Frente a la violencia policiaca, la CIDH sugirió separar esa institución del Ministerio de Defensa, a fin de que se “consolide y preserve la seguridad con un enfoque ciudadano y de derechos humanos” y evitar “toda posibilidad de perspectivas militares”.

Respecto de los bloqueos de vías, el tema por el que se decantó el gobierno de Iván Duque frente a todo lo ocurrido en las semanas de protestas, la Comisión recomendó al Estado “abstenerse de prohibir de manera generalizada y a priori los cortes de ruta como modalidades de protestas”.

Ante ese panorama y las cifras expuestas en su informe, la CIDH anunció la “instalación de un Mecanismo Especial de Seguimiento en Materia de Derechos Humanos para Colombia que contribuya a la consolidación de la paz en los diversos sectores de la sociedad”.

Las respuestas de Bogotá no se hicieron esperar.

En un comunicado, Cancillería dijo que coincidía con “algunas de las observaciones” hechas por la Comisión, pero se apartó de la posibilidad de que se establezca el mecanismo de observación de derechos humanos al advertir que no es necesario, dado que el Estado posee una “institucionalidad” “robusta”, “sólida” y democrática.

Sobre la separación de la policía del ministerio de Defensa, Bogotá precisó que la Constitución establece que esa institución es “un cuerpo armado permanente de naturaleza civil”, lo cual ahuyenta, según la visión oficial, la preocupación del enfoque militar.

También rechazó la “sugerencia del presunto uso de la fuerza contra poblaciones específicas”, que fue explícita en el informe, sumado a la “estigmatización estructural” y criticó que algunas de las cifras citadas no hubiesen sido contrastadas, ni tuvieran fuentes.

“El gobierno difiere en que los bloqueos (llamados por la CIDH “cortes de ruta”), constituyan en general una forma legítima de manifestación y que sólo en casos concretos el Estado pueda actuar”, agregó en su respuesta del ministerio de Exteriores.

El presidente Duque también se manifestó al respecto, al sostener que “nadie puede recomendarle a un país ser tolerante con actos de criminalidad”, al reiterar que “los actos” de “vandalismo”, de “terrorismo urbano de baja intensidad” y los “bloqueos que atentan en contra de los derechos de los ciudadanos”. (ANSA).

Continue Reading

Agencias

Argentinos , uruguayos , judíos y paraguayos entre los desaparecidos por colapso de edificio

Published

on

EP New York/ Miami

SURFSIDE, Florida, EE.UU. — El Champlain Towers South atraía a gente de todo el mundo para disfrutar de la vida en la costa atlántica del sur de Florida, algunos por una noche, otros vivían allí. Una pareja de Argentina y su hija pequeña. Un maestro retirado de Miami muy querido y su esposa. Judíos ortodoxos de Rusia. Israelíes. La hermana de la primera dama de Paraguay. Y otros ciudadanos sudamericanos.

Estaban entre las casi 100 personas que seguían desaparecidas el viernes en la mañana, un día después de que el edificio de 12 plantas se viniese abajo en la madrugada del jueves. Gran parte de la construcción frente al mar cedió por razones desconocidas y se convirtió en una pila de concreto y metal de más de 10 metros (30 pies) de altura.

Las autoridades confirmaron solo un deceso, pero se teme que la cifra pueda dispararse. También se reportaron 11 heridos, cuatro de los cuales fueron atendidos en hospitales.

“Estos son momentos muy complicados, y las cosas van a ponerse más difíciles a medida que avancemos”, dijo el director de la policía del condado de Miami-Dade, Freddy Ramírez.

Rescatistas y otros operarios trabajaron durante toda la noche con la esperanza de encontrar sobrevivientes. Los equipos parecieron sacar un cuerpo de entre los restos envuelto en una bolsa amarilla para cadáveres.

La causa del derrumbe no se ha determinado aún, dijeron las autoridades.

En videos grabados desde las inmediaciones, parece que el centro del inmueble fue lo primero en caer, seguido, segundos después, por una sección más cercana al mar mientras una enorme nube de polvo engullía el vecindario.

Alrededor de la mitad de los 130 departamentos del edificio se vieron afectados y los rescatistas sacaron a al menos 35 persomas de entre los escombros en las primeras horas tras la caída.

Raide Jadallah, ayudante del jefe de bomberos de Miami-Dade, explicó que aunque los dispositivos de escucha colocados sobre y en los restos no habían registrado voces, sí captaron posibles ruidos de golpes, dando a los rescatistas la esperanza de que algunos de los desaparecidos sigan vivos. Los equipos estaban entrando a los escombros desde abajo, a través del garaje subterráneo del inmueble.

Las pertenencias personales eran la evidencia de las vidas sesgadas entre los restos del Champlain, que se levantó en 1981 en Surfside, un pequeño suburbio al noroeste de Miami. Una litera para niños colgaba de forma precaria en una de las plantas altas, doblada pero intacta y aparentemente a unos centímetros (pulgadas) de caer. Un edredón yacía en el borde unos pisos más abajo. Televisores. Computadoras. Sillas.

La familia argentina formada por el doctor Andrés Galfrascoli, su esposo, Fabián Núñez, y su hija de seis años, Sofía, había pasado la noche del miércoles allí, en el departamento de su amigo Nicolás Fernández.

Galfrascoli, un cirujano plástico de Buenos Aires, y Núñez, contador y productor teatral, llegaron a Florida huyendo del repunte de los casos de COVID-19 y de los estrictos confinamientos en Argentina. Habían trabajado duro para adoptar a Sofía, contó Fernández.

“De todos los días, eligieron el peor para quedarse allí”, dijo Fernández. “Espero que no sea el caso, pero si mueren así, sería muy injusto”.

No eran los únicos sudamericanos desaparecidos. Cancillerías y consulados de cuatro países reportaron 22 ciudadanos desaparecidos en el derrumbe: nueve de Argentina, seis de Paraguay, cuatro de Venezuela y tres de Uruguay.

Entre los paraguayos estaban Sophia López Moreira — hermana de la primera dama del país, Silvana Abdo, y cuñada del presidente, Mario Abdo Benítez — y su familia.

Los medios israelíes reportaron que el cónsul general del país en Miami, Maor Elbaz, cree que 20 de sus compatriotas están desaparecidos.

En esa lista está también Arnie Notkin, un profesor de educación física de primaria ya retirado de la zona de Miami y su esposa, Myriam. Vivían en la tercera planta.

“Todo el mundo está publicando ‘Oh dios mío, fue mi entrenador’”, dijo Fortuna Smukler, una amiga que recurrió a Facebook con la esperanza de encontrar a alguien que dijese que estaban a salvo.

“También eran gente muy feliz, muy alegre. Él siempre tenía una historia que contar y ella siempre hablaba con mucha amabilidad de mi madre”, agregó Smukler. “Al principio había rumores de que habían sido encontrados, pero era un caso de confusión de identidad. Sería un milagro que apareciesen vivos”.

___

Los periodistas de The Associated Press Tim Reynolds e Ian Mader en Miami; Freida Frisaro y Kelli Kennedy en Fort Lauderdale; Bobby Caina Calvan en Tallahassee y Jay Reeves en Birmingham, Alabama, contribuyeron a este despacho.

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares