Connect with us

Agencias

EE.UU. ratifica que no invadirá a Venezuela

Published

on

EP/EUA- Redacción

Hablar de una posible invasión militar de EU.UU. a Venezuela equivale a comparar los dias de agresión verbal entre Donald Trump y Kim-Jong-Ju  y tan cercano como en tantos años de guerra fría entre la potencia occidental con Rusia. Símplemente asistimos a un escenario político de amenazas e intercambio de palabras de grueso calibre entre dos populistas autoritarios con intereses particulares.

Trump ,  pretende “comerse” a medio mundo a través del (ensayo- error) diplomático porque la realidad es que mientras vocifera y amenaza ., Mike Pence , Jhon Bolton y otros asesores en la Casa Blanca son quienes hacen las recomendaciones. Muy complicado para el presidente de Estados Unidos quien en dos años de gobierno ha trastocado el orden económico mundial y enfrenta  acusaciones fiscales y judiciales, producto de una campaña presidencial, sin precedentes en la historia reciente de EUA.

Maduro es un dictador de “medio peso” , foragido además, que se resguarda en los altos mandos militares que adquirieron supremacía en la medida en que se apoderaron del territorio venezolano para crear vìnculos con narcotraficantes y guerrilleros. De su poder ilegal , emanaron miles de criminales llamados ‘colectivos’ (un brazo armado al servicio de la dictadura) que amenazan al pueblo y asesinan a miembros de la oposición y personas civiles que protestan contra las medidas del régimen , tal como le revelaron algunos sindicalistas y empleados de gobierno al presidente interino , Juan Guaidó , quienes apoyarán los paros escalonados del próximo 9 de marzo.

Es posible que éstos criminales aparte de ser entrenados por inteligencia izquierdista , estén reforzados con una fuerte presencia de rusos y cubanos.

Lo que realmente interesa a EEUU no es la reserva del petróleo, en sí , como expresa Maduro , ni el deseo de que regrese la democracia a Venezuela y cese la horrible pesadilla de hambre y miseria , porque si asi fuera ya se habrían sancionado otros regimenes de hambruna como en India y África. El asunto pasa por los negocios y las relaciones comerciales que el Chavismo  -ahora en manos de Maduro- ha fortalecido con Rusia y China , que desde luego tienen como base el precio del petróleo que Venezuela vende a éstos países , que “violan” , conforme a la OPEP (países exportadores de petróleo) los protocolos y la estabilidad  economíca en el mundo.

De acuerdo a este  organismo , en un informe reciente,  la producción de crudo fue reducida en 751.000 barriles diarios durante diciembre de 2018 para buscar un repunte en los precios y competir con el bombeo récord de Estados Unidos, que por primera vez en 40 años, basa su economía en la exportación del crudo. He aquí el “meollo” y el eslabón perdido que EEUU buscaba para sacar el máximo provecho de la crisis venezolana sin mover un solo misil o una intervención militar como todavía muchos piensan van a derrotar al socialismo de Maduro.

El hecho es que dentro de las mismas negociaciones entre Trump y China , se ventila la situación de Venezuela y su futura estabilidad. Mientras tanto ,Washington continúa con las sanciones contra la dictadura y amenaza con sancionar también aquellos bancos extranjeros que realicen transaciones y negocios en favor de Maduro.

En síntesis , lo que se aproxima a latinoamérica y el mundo , producto de esta crisis , es una nefasta consecuencia comercial  reflejada en el precio del petróleo. Lo que sigue preocupando mas bien no es la invasión militar de Estados Unidos a Venezuela., es el hambre , la crisis de salud y los desaparecidos que se cuentan por cientos ante la pasiva reacción de la CDH (Consejo de Derechos Humanos de ONU) que ,según Bachellet -la alta Comisionada de esta entidad- centra su informe en las sanciones económicas contra el régimen y no en la opresión de este contra el pueblo de Venezuela.

Y justo ayer , se conoció que Estados Unidos no tiene planes de invadir Venezuela, según funcionarios del gobierno de Washington, pese a las declaraciones del presidente Donald Trump y otros senadores de que no se descarta ninguna opción en la campaña para lograr la salida del poder del gobierno de Nicolás Maduro.

Elliott Abrams, enviado especial para Venezuela y el director de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) Mark Green le dijeron al Congreso que el gobierno promueve una transición política pacífica en el país sudamericano. Ambos insistieron en que han recibido instrucciones de buscar únicamente esa estrategia.

Apagón en Caracas y mas de 20 Estados sin fluído eléctrico


Finalmente lo que se avecina son las huelgas escalonadas de algunos empleados del gobierno que a sabiendas del riesgo que corren sus vidas , decidieron apoyar a Guaidó , quien ha afirmado que “la presión” contra la dictadura , apenas comienza. Y para colmo de males del régimen , casi el 80% de Venezuela ha quedado a oscuras producto del mal manejo de la compañía electrica estatal , Corpoelec.

Definitivamente que no habrá nada nuevo ni bueno hasta que caiga la dictadura y el régimen sostenido por los militares corruptos. Arrestos de periodistas , desapariciones , deportaciones de diplomáticos extranjeros que apoyan a Guaidó , asi como la contínua persecución contra la oposición será la orden del día en Venezuela , mientras la miseria , el hambre , la inseguridad , la escacez de alimentos y medicinas , hunden ,aún más , al pueblo sumido en una total crisis humanitaria.

Últimos acontecimientos

Venezuela sufre un masivo apagón desde hace 16 horas que forzó este viernes al gobierno de Nicolás Maduro a suspender la jornada laboral y las clases, en uno de los peores cortes de energía de los últimos años.

Desde el jueves, el gobierno venezolano acusó a Estados Unidos de liderar esta “guerra eléctrica”.

Se han suspendido “las clases y jornadas laborales el día de hoy, en aras de facilitar los trabajos y esfuerzos para la recuperación del servicio eléctrico en el país, víctima de la guerra eléctrica imperial”, escribió en un tuit la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez.

El caos es casi total en todo el país: hospitales colapsados, vuelos cancelados desde el aeropuerto internacional Simón Bolívar y de las principales urbes, las calles de las principales ciudades desoladas tras el corte de luz que se inició el jueves a las 16H50 locales (20H50 GMT). Venezuela quedó completamente aislada, con las fronteras cerradas.

La economía está completamente paralizada ya que nadie podía retirar dinero de los cajeros. Desde la tarde del jueves, el servicio telefónico y el metro de la capital interrumpieron los servicios, obligando a miles de personas a caminar kilómetros hasta sus hogares.

“Hasta el teléfono lo tengo apagado, el calor insoportable, estamos sin agua, este país está vuelto un desastre”, señaló a la AFP Armando Cordero, de 57 años.

El apagón forzó además la suspensión la noche del jueves de un partido entre el Deportivo Lara, de Venezuela, y el Emelec de Ecuador, por el Grupo B de la Copa Libertadores, en la ciudad de Barquisimeto. El partido fue reprogramado para esta tarde.

De acuerdo con reportes de la prensa local, el apagón afecta prácticamente a toda Venezuela, con cortes en 23 de los 24 estados y en la capital. A la vez, fallan las líneas telefónicas y la internet.

Especialistas responsabilizan al gobierno socialista por falta de inversiones en el mantenimiento de la infraestructura en medio de una grave crisis económica, pero altos funcionarios denuncian frecuentemente actos de “sabotaje”

Con información de AFP

Agencias

9/11 , 20 años después del dolor

Published

on

EP New York/ 9/11

Nueva York, una ciudad herida pero cambiada 20 años después del 11S

Continue Reading

Agencias

23 fallecidos deja hasta el momento la tormenta ‘Ida’ en el área tri-estatal

Published

on

EP New York/Tormenta Ida

Continue Reading

Agencias

Talibanes celebran salida estadounidense de Afganistan y toman control de Kabul

Published

on

EP Newyork/Afganistan

Durante la evacuación, las fuerzas estadounidenses ayudaron a trasladar a unos 120.000 ciudadanos estadounidenses, afganos y de otros países, según la Casa Blanca

El Talibán proclama su victoria en Kabul y promete seguridad
KABUL — El Talibán hizo un recorrido triunfal el martes por el aeropuerto internacional de Kabul, horas después de la retirada de tropas que puso fin a la guerra más larga de Estados Unidos. De pie en la pista, líderes del grupo prometieron asegurar el país, reabrir el aeropuerto y dar una amnistía a sus antiguos rivales.

En una demostración de control, líderes talibanes caminaron por la pista escoltados por miembros de la unidad de élite Badri. Los comandos posaron con orgullo para la prensa vestidos con uniformes de camuflaje.

Poner el aeropuerto de nuevo en funcionamiento es uno de los considerables desafíos que afronta el Talibán para gobernar un país de 38 millones de habitantes que durante dos décadas sobrevivió con miles de millones de dólares en ayuda extranjera.

“Afganistán es libre por fin”, dijo a The Associated Press en la pista del aeropuerto Hekmatula Wasiq, un líder talibán. “El lado militar y el civil (del aeropuerto) están con nosotros y bajo control. Esperamos anunciar nuestro gobierno. Todo es pacífico. Todo es seguro”.

Wasiq instó a la gente a regresar al trabajo y reiteró la promesa talibán de ofrecer una amnistía general. “El pueblo debe ser paciente”, dijo. “Poco a poco devolveremos todo a la normalidad. Llevará tiempo”.

Un miembro destacado de la oficina política del Talibán felicitó a los afganos por su “gran victoria” al lograr la “plena independencia del país” con la salida de las fuerzas estadounidenses.

Shahabuddin Delawar habló ante un centenar de personas, aparentemente todos hombres, en un evento en Kabul transmitido por la televisión estatal. Delawar fustigó al enemigo —las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN— y acusó a Occidente de difundir propaganda para socavar al Talibán.

“Pronto se verá el progreso” de la nación. La imagen en la TV estatal aparecía con el subtítulo “Celebración del Día de la Independencia y el fin de la invasión estadounidense de Afganistán”.

Apenas unas horas antes, el Ejército estadounidense completó su mayor evacuación aérea de personas no combatientes en la historia.

El martes por la mañana aún quedaban signos del caos registrado en los últimos días. En la terminal se veían maletas y ropas tiradas entre montones de documentos. Había alambres de cuchillas para separar zonas y autos volcados y vehículos estacionados bloqueaban rutas en torno al aeropuerto civil, un indicio de las medidas tomadas para proteger contra posibles ataques suicidas con vehículos.

Varios vehículos con combatientes talibanes recorrían la única pista del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, en la zona militar al norte del aeropuerto. Antes del amanecer, combatientes fuertemente armados caminaban por los hangares de la zona militar entre algunos de los siete helicópteros CH-46 que utilizó el Departamento de Estado en sus evacuaciones antes de inutilizarlos.

El vocero del grupo, Zabihula Muyahid, se dirigió a los miembros presentes de la unidad Badri. “Confío en que sean muy prudentes al tratar con el país”, dijo. “Nuestro país ha sufrido guerra e invasión y el pueblo no tiene más tolerancia”.

Tras su intervención, los combatientes exclamaron: “¡Dios es el más grande!”.

En otra entrevista con la televisora estatal afgana, Muyahid habló sobre reanudar la actividad en el aeropuerto, que sigue siendo una vía crucial para los que quieren salir del país.

“Nuestro equipo técnico comprobará las necesidades técnicas y logísticas del aeropuerto”, dijo. “Si podemos arreglarlo todo por nuestra cuenta, no necesitaremos ayuda. Si hace falta ayuda técnica o logística para reparar la destrucción, entonces pediremos ayuda a Qatar o Turquía”.

El vocero no entró en detalles sobre qué estaba destruido.

El general de la Infantería de Marina Frank McKenzie, responsable del Comando Central del Ejército de Estados Unidos, había dicho antes que las tropas habían “desmilitarizado” el sistema para que no pudiera volver a utilizarse. Las autoridades dijeron que las tropas no habían volado equipamiento para asegurar que el aeropuerto podía utilizarse para operar vuelos en el futuro. Además, McKenzie señaló que las tropas estadounidenses habían inutilizado 27 camionetas Humvee y 73 aeronaves.

En el aeropuerto se produjeron escenas dramáticas después de que los Talibanes conquistaran Afganistán en una ofensiva relámpago y tomaran Kabul el 15 de agosto. Miles de afganos rodearon el aeropuerto, y algunos murieron tras aferrarse con desesperación al lateral de un avión de transporte C-17 del Ejército estadounidense que despegaba. La semana pasada murieron al menos 169 afganos y 13 militares de Estados Unidos en un ataque suicida del grupo extremista Estado Islámico en una puerta del aeropuerto.

Durante la evacuación, las fuerzas estadounidenses ayudaron a trasladar a unos 120.000 ciudadanos estadounidenses, afganos y de otros países, según la Casa Blanca. Las fuerzas de la coalición también evacuaron a sus ciudadanos y a más afganos. Pero pese a todos los que salieron, Estados Unidos y otros países admitieron que no habían evacuado a todos los que querían marcharse.

Pero el martes, tras una noche en la que combatientes talibanes dispararon al aire en señal de triunfo, nuevos guardias mantenían alejados a los curiosos y a los que de algún modo aún aspiraban a tomar un vuelo para marcharse.

“Después de 20 años hemos derrotado a los estadounidenses”, dijo Mohammad Islam, un guardia talibán en el aeropuerto, procedente de la provincia de Logar y que sostenía un rifle Kalashnikov. “Se han marchado y ahora nuestro país es libre”.

“Está claro lo que queremos”, añadió. “Queremos sharía (ley islámica), paz y estabilidad”.

Zalmay Khalilzad, el representante especial de Estados Unidos en Afganistán que supervisó las conversaciones de Estados Unidos con el Talibán, escribió en Twitter que “los afganos afrontan un momento de decisión y oportunidad” tras la retirada.

“El futuro del país está en sus manos. Elegirán su camino con plena soberanía”, escribió. “Esta es la oportunidad de poner fin a su guerra también”.

Pero el Talibán afronta lo que podría ser una sucesión de grandes crisis mientras toma el control del país. La mayoría de los miles de millones de dólares que tiene Afganistán en divisas extranjeras están ahora congelados en Estados Unidos, lo que presiona a una moneda local en franca caída. Los bancos han impuesto controles a la retirada de dinero por temor a una fuga de depósitos en el clima de incertidumbre. Funcionarios de todo el país dicen que llevan meses sin recibir sus salarios.

El equipo médico sigue escaseando y miles de personas que huyeron del avance talibán viven en condiciones penosas. Además, una fuerte sequía ha reducido la producción de alimentos en el país y hecho aún más importantes las importaciones, al tiempo que aumenta el riesgo de hambruna.

___

Akhgar informó desde Estambul. El periodista de Associated Press Jon Gambrell en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, contribuyó a este despacho.

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares