Connect with us

EE.UU

Los tres factores que cambiarían el rumbo de la guerra en Ucrania

Published

on

EP New York|opinión|otros medios

Mientras que algunos soldados rusos en Ucrania están votando con sus pies en contra de la vergonzosa guerra de Putin, su retirada veloz no significa que Putin vaya a rendirse. De hecho, la semana pasada abrió un nuevo frente: contra la energía.

El presidente de Rusia cree que ha encontrado una guerra fría que podría ganar y va a intentar congelar a Europa este invierno, literalmente, al cortar los suministros del gas y el petróleo rusos para presionar a la Unión Europea hasta que abandone a Ucrania.

Los predecesores de Putin en el Kremlin aprovecharon los inviernos frígidos para derrotar a Napoleón y a Hitler, y está claro que Putin cree que el frío es su as bajo la manga para derrotar al presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, quien le dijo a su nación la semana pasada: “Rusia hará todo en los 90 días de este invierno para quebrar la resistencia de Ucrania, la resistencia de Europa y la resistencia del mundo”.

Ojalá pudiera decir con certeza que Putin fracasará y que los estadounidenses lo vencerán en producción. Y ojalá pudiera escribir que Putin se arrepentirá de sus tácticas, porque a la larga transformarán a Rusia de ser un zar de la energía para Europa a una colonia energética de China, donde ahora Putin está vendiendo mucho de su petróleo a un precio descontado para compensar su pérdida de los mercados occidentales.

Sí, ojalá pudiera escribir todas esas cosas. Pero no puedo, a menos que Estados Unidos y sus aliados de Occidente dejen de vivir en un mundo de fantasía verde en el cual podemos pasar de los combustibles fósiles contaminantes a una energía renovable limpia con solo encender un interruptor.

Ojalá eso fuera posible. Esta columna ha estado dedicada desde hace 27 años a abogar por la energía limpia y mitigar el cambio climático. Sigo comprometido —absolutamente— con esos fines. Pero no puedes esperar los fines a menos que también busques los medios.

¡Y está muy claro que no hemos hecho eso!

A pesar de todas las inversiones en energía eólica y solar durante los últimos cinco años, los combustibles fósiles —petróleo, gas y carbón— representaron el 82 por ciento del uso total de energía primaria en el mundo en 2021 (necesaria para cosas como la calefacción, el transporte y la generación de electricidad), lo que supone un descenso de apenas 3 puntos porcentuales en esos cinco años. Solo en Estados Unidos, en 2021, cerca del 61 por ciento de la generación de electricidad procedía de combustibles fósiles (principalmente carbón y gas natural), mientras que cerca del 19 por ciento procedía de la energía nuclear y alrededor del 20 por ciento de fuentes de energía renovables.

En un mundo de clases medias crecientes y ávidas de energía en Asia, África y América Latina, se necesitan enormes cantidades de nuevas energías limpias para hacer siquiera una pequeña mella en nuestra estructura energética general. No es cuestión de encender un interruptor. Tenemos una larga transición por delante, y solo lo lograremos si adoptamos cuanto antes un razonamiento inteligente y pragmático en materia de política energética, lo que a su vez conducirá a una mayor seguridad climática y económica.

Si no, Putin aún tendrá el poder de herir gravemente a Ucrania y Occidente.

Antes de que comenzara la guerra en Ucrania, Rusia suministraba casi el 40 por ciento del gas natural y la mitad del carbón que Europa utilizaba para calefacción y electricidad. La semana pasada, Rusia anunció que suspendería la mayoría de los suministros de gas a Europa hasta que se le levanten las sanciones occidentales. Putin también ha prometido cortar todos los cargamentos de petróleo a Europa si los aliados occidentales llevan a cabo su plan de limitar lo que pagan por el petróleo ruso.

Sin alternativas suficientes y costeables de suministros de gas natural, reportó The Financial Times, algunas fábricas en Europa han tenido que cerrar “por no poder pagar el costo del combustible”. Los costos de la energía —que en algunos países europeos han aumentado hasta un 400 por ciento— “están llevando a los consumidores a una pobreza casi total”.

Este invierno algunas personas tendrán que decidir entre calentarse o comer, y eso está obligando a sus gobiernos a ofrecer subsidios masivos, trastocando sus presupuestos, en aras de evitar represalias populistas y presiones para que Ucrania se rinda ante Putin; algunos incluso están volviendo a quemar carbón.

Si queremos que los precios del gas y el petróleo bajen lo suficiente para impulsar la economía estadounidense y, al mismo tiempo, ayudar a nuestros aliados europeos a escapar de la opresión rusa mientras también aceleramos la producción de energía limpia —llamémosla nuestra “triada energética”— necesitamos un plan de transición que logre un equilibrio entre seguridad climática, energética y económica.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acaba de dar un gran impulso a la producción de energía limpia del país con su proyecto de ley sobre el clima, que también fomenta la producción de gas y petróleo más limpios mediante incentivos inteligentes para frenar las fugas de metano de los productores de petróleo y gas, y motivando a estos a invertir más en tecnologías de captura de carbono.

Pero el factor más importante para ampliar rápidamente nuestra explotación de petróleo, gas, energía solar, eólica, geotérmica, hidroeléctrica o nuclear es dar a las empresas que las buscan (y a los bancos que las financian) la certeza normativa de que, si invierten miles de millones, el gobierno los ayudará a construir con rapidez las líneas de transmisión y los oleoductos para llevar su energía al mercado.

A los ecologistas les encantan los paneles solares, pero odian las líneas de transmisión. Quiero ver cómo logran salvar el planeta con ese enfoque.

Philip Anschutz, el conservador multimillonario que hizo una fortuna extrayendo petróleo, ha estado tratando de construir una línea eléctrica para conectar su enorme parque eólico en Wyoming con su mercado objetivo en Las Vegas. La planificación de esa línea comenzó hace 17 años, y solo en diciembre pasado Anschutz finalmente llegó a “un acuerdo con un rancho de Colorado para atravesar su tierra” para llevar sus electrones limpios al mercado, informó Bloomberg.

“Muchos de los mejores lugares para desarrollar energía limpia son desiertos y llanuras alejadas”, se lee en el reportaje, “pero tender líneas eléctricas para llegar a ellos puede llevar una década o más debido a las aprobaciones necesarias de las agencias estatales, el gobierno federal y los terratenientes del sector privado. Los retrasos son una de las mayores amenazas para las ambiciones del presidente estadounidense, Joe Biden, de eliminar los combustibles fósiles de las redes eléctricas”.

Con el propósito de obtener el apoyo crítico del senador Joe Manchin para el paquete climático de Biden, los líderes demócratas del Senado, liderados por Chuck Schumer, aceptaron un acuerdo lateral: respaldar un proyecto de ley que agilizaría, aunque no eliminaría, las revisiones medioambientales y otras regulaciones que a menudo entorpecen la obtención de permisos para las líneas de transmisión y los oleoductos que se necesitan para que los proyectos de gas, petróleo, energía solar y eólica sean económicamente viables. Si nuestra principal vía para dejar el carbón va a ser la electrificación de los vehículos y la generación de energía mediante energías renovables, necesitaremos más vías de transmisión para mover más electricidad, y necesitaremos más sistemas de reserva de gas natural para los momentos en que no brille el sol o no sople el viento.

Por estas y otras razones, Biden quiere que se apruebe este paquete de permisos, como lo quieren casi todos los senadores demócratas. Schumer planea adjuntarlo al proyecto de resolución continua que el Congreso debe aprobar para mantener el gobierno abierto después de que el año fiscal termine el 30 de septiembre. Desgraciadamente, el senador Bernie Sanders se ha manifestado en contra, al igual que más de 70 miembros demócratas de la Cámara de Representantes, la mayoría del grupo progresista del Congreso. No está claro cuántos llegarán al extremo de bloquear el proyecto de ley de financiación del gobierno si incluye esta legislación de permisos, pero sí serán algunos.

Por lo tanto, los grupos de presión de las petroleras han pedido a los legisladores republicanos que compensen a los progresistas que votarán en contra y que voten a favor de la legislación. Pero el Partido Republicano ha dicho a las compañías petroleras: “No, gracias”. Los legisladores republicanos no harán nada para conseguirle otro éxito a Biden.

No sé quién es más irresponsable: los progresistas moralistas que quieren una inmaculada revolución verde de la noche a la mañana, con paneles solares y parques eólicos, pero sin nuevas líneas de transmisión ni oleoductos, o los cínicos y falsos republicanos que prefieren que gane Putin y que pierdan nuestras empresas energéticas antes que hacer lo correcto para Estados Unidos y Ucrania dándole la razón a Biden.

No puedo enfatizar esto lo suficiente: la política energética de Estados Unidos debe ser el arsenal de la democracia para derrotar el petroputinismo en Europa, proporcionando el petróleo y el gas que tanto necesitan nuestros aliados a precios razonables para que Putin no pueda chantajearlos. Este tiene que ser el motor del crecimiento económico que proporcione la energía más limpia y asequible de combustibles fósiles en nuestra transición a una economía con bajas emisiones de carbono. Y tiene que ser la vanguardia de la ampliación de las energías renovables para que el mundo llegue a ese futuro bajo en carbono tan rápido como podamos.

Cualquier política que no maximice esas tres cosas nos dejará menos sanos, menos prósperos y menos seguros.


Thomas L. Friedman es columnista de Opinión sobre temas internacionales en el New York Times.

Agencias

Despidos de Amazon se extenderán hasta el 2023

Published

on

EP New York | Economía Mundial

Por Gustavo Lugo | Agencias

Amazon inicia despidos masivos entre su fuerza laboral corporativa

NUEVA YORK — Amazon ha comenzado a realizar despidos masivos en sus filas corporativas, convirtiéndose en la última empresa de tecnología en recortar su fuerza laboral en medio de crecientes temores sobre el entorno económico en general.

El martes, la empresa notificó a las autoridades regionales de California que despediría a unos 260 trabajadores en varias instalaciones que emplean a científicos de datos, ingenieros de software y otros trabajadores corporativos. Esos recortes de empleos serían efectivos a partir del 17 de enero.

mazon no especificó cuántos despidos más pueden estar en proceso más allá de los confirmados a través de la Ley de Notificación de Reentrenamiento y Ajuste de Trabajadores de California, también conocida como WARN, que requiere que las empresas notifiquen con 60 días de anticipación si tienen 75 o más trabajadores a tiempo completo o trabajadores a tiempo parcial. Amazon emplea a más de 1,5 millones de trabajadores en todo el mundo, principalmente trabajadores por hora.

El gigante minorista en línea, al igual que otros gigantes de la tecnología y las redes sociales, obtuvo ganancias considerables durante la pandemia de COVID-19, ya que los compradores desde casa compraron más artículos en línea. Pero el crecimiento de los ingresos se desaceleró cuando se calmó lo peor de la pandemia y los consumidores confiaron menos en el comercio electrónico.

La compañía con sede en Seattle reportó dos pérdidas consecutivas este año, impulsadas principalmente por amortizaciones del valor de su inversión en acciones en la puesta en marcha de vehículos eléctricos Rivian Automotive. La empresa volvió a ser rentable durante el tercer trimestre, pero los inversores se mostraron pesimistas por sus ingresos más débiles de lo esperado y las proyecciones mediocres para el trimestre actual, que suele ser bueno para los minoristas debido a la temporada de compras navideñas.

El CEO de Amazon dice que los despidos se extenderán hasta el próximo año

En un esfuerzo por reducir los costos, Amazon ya ha estado eliminando algunos de sus proyectos, incluida la subsidiaria fabric.com, Amazon Care y el robot de entrega a domicilio Scout. También ha estado reduciendo su huella física al retrasar, o cancelar, los planes para ocupar algunos almacenes nuevos en todo el país. Y el director financiero de Amazon, Brian Olsavsky, dijo que la compañía se estaba preparando para lo que podría ser un período de crecimiento más lento y que tendría cuidado con las contrataciones en el futuro cercano.

Los despidos masivos son raros en Amazon, pero la compañía ha tenido rondas de recortes de empleos en 2018 y en 2001 durante la crisis de las puntocom. En el lado del almacén, el gigante del comercio electrónico generalmente recorta su fuerza laboral a través del desgaste.

Enfrentada a los altos costos, la compañía anunció a principios de este mes que pausaría la contratación entre su fuerza laboral corporativa, lo que se sumaría a la congelación que congeló unas semanas antes en su división minorista. Pero los despidos no estaban lejos. Los empleados que trabajan en diferentes unidades, incluida la asistente de voz Alexa y la plataforma de juegos en la nube Amazon Luna, dijeron que fueron despedidos el martes, según publicaciones de LinkedIn. Algunos de ellos tenían su sede en Seattle, donde la empresa tiene su sede.

“Como parte de nuestro proceso anual de revisión de la planificación operativa, siempre observamos cada uno de nuestros negocios y lo que creemos que debemos cambiar”, dijo Kelly Nantel, portavoz de Amazon, en un comunicado. -Entorno económico (además de varios años de contratación rápida), algunos equipos están haciendo ajustes, lo que en algunos casos significa que ciertos roles ya no son necesarios”.

En una nota al equipo de dispositivos y servicios que Amazon compartió en su sitio web, el vicepresidente senior del equipo, David Limp, dijo que la compañía estaba consolidando algunos equipos y programas. Dijo que los despedidos en el proceso fueron notificados el martes y que la compañía trabajará con ellos para “brindar apoyo”, incluida la asistencia para encontrar nuevos roles. Si un empleado no puede encontrar un nuevo puesto dentro de la empresa, Limp dijo que Amazon proporcionará una indemnización por despido, apoyo externo para la colocación laboral y lo que llamó beneficios de transición.

El gigante minorista sigue a otros gigantes tecnológicos que han recortado puestos de trabajo en las últimas semanas, un cambio con respecto a principios de este año, cuando los trabajadores tecnológicos tenían una gran demanda. La matriz de Facebook, Meta, dijo la semana pasada que despediría a 11.000 personas, alrededor del 13% de su fuerza laboral. Y Elon Musk, el nuevo CEO de Twitter, redujo la fuerza laboral de la empresa a la mitad este mes.

En el futuro, el analista de Wedbush Securities, Daniel Ives, dijo que cree que Amazon probablemente mantendrá su fuerza laboral e inversiones en áreas rentables como la unidad de computación en la nube AWS, mientras recorta costos en áreas no estratégicas como Alexa y otros proyectos increíbles.

“El reloj ha llegado a la medianoche en términos de hipercrecimiento para Big Tech”, dijo Ives. “Estas empresas contrataron a un ritmo tan sorprendente que no era sostenible. Ahora hay algunos pasos dolorosos por delante”.

Con inf de AP

 

Continue Reading

Agencias

Nuevo presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU. promete investigar a Biden

Published

on

EP New York | EE.UU.

Investigar a Biden, prioridad para republicanos en Congreso

WASHINGTON (AP) — La mayoría obtenida por el Partido Republicano en la Cámara de Representantes, si bien estrecha, transformará pronto la agenda en Washington, dándole poder a sus legisladores para impulsar objetivos conservadores, impugnar con firmeza las políticas del presidente demócrata Joe Biden y sumergirse en las investigaciones de Washington con sus nuevas facultades para emitir citaciones.

Los republicanos han dejado claro que, a partir del próximo año, la comisión encabezada por demócratas que investiga la insurrección del 6 de enero dejará de existir. En su lugar se dará inicio a pesquisas públicas en torno al hijo del presidente, Hunter Biden. Además, se acelerarán en el pleno de la cámara baja las prioridades republicanas como la seguridad fronteriza, los derechos de los padres e importantes recortes fiscales.

Es un escenario familiar, similar a lo que ocurrió después de las elecciones de mitad de mandato en 2010 y 2018 que también pusieron fin al control unipartidista en Washington, la primera vez para beneficio de los republicanos y la segunda en favor de los demócratas. En esta ocasión, sin embargo, los resultados republicanos por debajo de las expectativas en las elecciones de la semana pasada complicarán sus planes de enfrentar de manera agresiva a Biden con legislación.

El próximo presidente de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy tendrá un estrecho margen de votos para dirigir la agenda de la cámara baja. Y muy pocos de los objetivos republicanos que se aprueben en la cámara baja tendrán alguna oportunidad en un Senado bajo control demócrata.

Pero luego de dos años de investigaciones en torno a Donald Trump y el asalto al Capitolio federal del 6 de enero, los republicanos han dejado claro que una de las principales prioridades de su mayoría es lanzar una pesquisa tras otra, en esta ocasión contra los demócratas. Están preparando una amplia gama de pesquisas a los demócratas, desde los acuerdos empresariales de Hunter Biden hasta el caótico retiro de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, la inmigración ilegal en la frontera con México y los miles de millones de dólares en gastos por la pandemia de COVID-19 que aseguran fueron robados o se gastaron de manera frívola.

“Realmente se trata de obtener respuestas a las preguntas que todos en este país se han estado haciendo durante los últimos dos años y que, por distintos motivos, el gobierno se rehúsa a ser franco”, dijo el representante Steve Scalise, quien está a punto de convertirse en el líder de la mayoría en la cámara baja, durante una entrevista previa a los comicios.

Investigar a la familia Biden será el primer punto en la agenda, indicaron los líderes republicanos durante una conferencia el jueves, apenas horas después de asegurar la mayoría en la Cámara de Representantes.

El representante James Comer, próximo presidente de la Comisión para la Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes, señaló que hay “preguntas inquietantes” sobre los acuerdos empresariales de Hunter Biden y de uno de los hermanos del presidente, James Biden, que requieren de una investigación más a fondo.

De hecho, los legisladores republicanos y su personal han estado analizando durante el último año los mensajes y transacciones financieras que fueron descubiertas en una laptop que pertenecía a Hunter Biden. Han discutido la posibilidad de emitir citaciones del Congreso a entidades extranjeras que realizaron negocios con él, y recientemente llamaron a James Mandolfo, un exfiscal federal, para que ayudara con la investigación como abogado general para la Comisión para la Supervisión y Reforma.

Los impuestos de Hunter Biden y su trabajo en empresas en el extranjero ya están bajo investigación federal, y un jurado investigador en Delaware ha escuchado testimonios en los últimos meses. Aunque nunca ocupó un puesto en la campaña presidencial o en la Casa Blanca, su pertenencia al consejo de administración de una empresa energética ucraniana y sus labores para cerrar acuerdos en China han suscitado durante mucho tiempo preguntas sobre si se aprovechó del puesto de su padre.

AP noticias ___

Continue Reading

Agencias

Trump lanza de nuevo candidatura presidencial para el 2024

Published

on

EP New York | Florida | agencias

Donald Trump lanza nueva campaña por la presidencia de EEUU

PALM BEACH, Florida, EE.UU.  — El expresidente Donald Trump anunció el martes su tercera campaña por la Casa Blanca, apenas una semana después del decepcionante resultado de los republicanos en las elecciones de medio periodo, lo que obliga nuevamente al partido a decidir si apoyará a un candidato cuya negativa a aceptar la derrota en 2020 provocó una insurrección y puso a la democracia estadounidense al borde del abismo.

“A fin de hacer a Estados Unidos grande y glorioso de nuevo, estoy anunciando esta noche mi candidatura a la presidencia de Estados Unidos”, dijo Trump ante una audiencia de varios cientos de simpatizantes y prensa reunida en un salón de baile con candelabros en su club Mar-a-Lago, donde estaba flanqueado por más de 30 banderas estadounidenses y pancartas en las que se leía su lema: ”¡Hagamos grande a Estados Unidos otra vez!”

“El regreso de Estados Unidos comienza en este preciso momento”, dijo Trump, marcando formalmente el inicio de las elecciones internas republicanas con vistas al 2024.

Otra campaña presidencial constituye una vuelta notable para un exmandatario y mucho más para uno que pasó a la historia como el primero sometido dos veces a juicio político y cuyo periodo terminó con un violento y cruento asalto de sus seguidores al Capitolio en un intento para impedir una transición pacífica del poder el 6 de enero de 2021.

Trump se incrusta en una contienda en momentos de profunda vulnerabilidad política. Tenía previsto lanzar su campaña tras las elecciones de mitad de mandato, que esperaba estuvieran llenas de victorias de candidatos que él mismo encumbró durante las primarias de este año. En cambio, muchos de esos candidatos perdieron, lo que permitió a los demócratas quedarse con el control del Senado y dejó al Partido Republicano en camino hacia una escasa mayoría en la Cámara de Representantes.

“Me postulo porque creo que el mundo aún no ha podido ver la verdadera gloria de lo que esta nación puede ser”, subrayó.

Nuevamente pondremos primero a Estados Unidos”, añadió.

Lejos de ser el líder indiscutible del partido, Trump se enfrenta ahora a las críticas de algunos de sus propios aliados, que dicen que es hora de que los republicanos miren hacia el futuro, siendo el gobernador de Florida, Ron DeSantis, uno de los aspirantes favoritos de su partido a la Casa Blanca.

El exmandatario sigue siendo popular entre la base de simpatizantes del Partido Republicano. Pero otros republicanos, como el exvicepresidente Mike Pence, están dando pasos hacia lanzar sus propias campañas, elevando la posibilidad de que Trump tenga que navegar a través de unas primarias republicanas sumamente competitivas.

Trump anuncia su campaña en medio de una serie de investigaciones penales cada vez más intensas, incluyendo varias que podrían resultar en cargos formales. Entre ellas está una pesquisa sobre decenas de documentos con sellos de confidencialidad que fueron incautados por el FBI de Mar-a-Lago, así como investigaciones estatales y federales en marcha sobre sus intentos de revertir los resultados de los comicios presidenciales de 2020.

Una nueva campaña es algo notable para cualquier expresidente, no se diga uno que hizo historia al enfrentar dos juicios políticos y cuyo mandato terminó con sus simpatizantes irrumpiendo violentamente en el Capitolio federal en un intento de impedir la transición pacífica de poderes el 6 de enero de 2021.

Pero según algunos allegados, Trump ha estado ansioso por regresar a la política e intentar detener el ascenso de otros posibles adversarios. Sus colaboradores han pasado los últimos meses preparando los documentos, identificando a posibles integrantes de su personal y trazando los contornos de una campaña similar a su operación de 2016, en la que un pequeño grupo de colaboradores que se reunían entre mitines en el avión privado del empresario rompió todos los pronósticos y derrotó a rivales más experimentados y mejor financiados al explotar las profundas divisiones políticas y valiéndose de declaraciones impactantes para atraer la atención de los medios de comunicación.

Con inf.  de AP

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares