Connect with us

Articulos Destacados

El holocausto y los alemanes

Published

on

Nicholas Stargardt / LA GUERRA ALEMANA / Una nación en armas 1939-1945

por Ricardo Angoso

@ricardoangoso

rangoso@iniciativaradical.org

  Acaba de aparecer un libro de un hijo de un judío alemán emigrado a Australia, Nicholas Stargardt, titulado La guerra alemana, donde se analizan, estudian y radiografían miles de cartas entre alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. De todo este diálogo epistolar, estudiado durante años por el autor, hay que destacar las cartas entre los que padecían la guerra en las ciudades alemanas, ya pasto de los bombardeos aliados, y los que estaban en el frente de batalla, muchos de ellos testigos de las mayores matanzas y barbaridades perpetradas por el ejército alemán en su intento por conquistar toda Europa.

 Las conclusiones del autor son rotundas y contundentes: los alemanes sabían y conocían el exterminio sistemático de los judíos, dentro del Reich y los territorios conquistados, desde Polonia y el Báltico hasta Ucrania y Rusia. “Tampoco se puede sostener que el patriotismo bélico fuera solo un subproducto del terror creado por la dictadura nazi. Stargardt registra que dos tercios de los alemanes estaban encuadrados en organizaciones   nazis en vísperas de la guerra. Solo las iglesias contaban con una afiliación superior (94%), pero la doble militancia de la mayoría hizo que jerarcas protestantes y católicos contribuyeran al esfuerzo bélico con su clamoroso silencio ante el genocidio y sus encendidas arengas sobre el deber de defender a la patria frente al judeobolchevismo”, señalaba el periodista español Jesús Ceberio al reseñar este libro.

 Las cartas reseñadas y recogidas como testimonios en el libro llegan a la conclusión de que la mayor parte de los alemanes conocían los desmanes y matanzas que cometían sus conciudadanos y soldados en los territorios conquistados, tales como la matanza del barranco de Babi Yar, cerca de la capital ucraniana, Kiev, y las ejecuciones masivas de prisioneros soviéticos y de otras nacionalidades en el frente de batalla. A parecer, sigue ilustrando el libro, los soldados del ejército soviético encontraron miles de fotografías en los bolsillos de los soldados alemanes mostrando esas masacres inimaginables para un hombre civilizado junto a las cartas de sus novias y familiares. La sociedad alemana sabía de primera mano la magnitud de la tragedia que estaba aconteciendo a manos de los nazis y de sus miles de verdugos voluntarios de todas las nacionalidades.

 A estas alturas quedan evidentes, aunque no hubiera hecho  falta el libro de Stargardt para tener más pruebas, que los alemanes, en su gran mayoría, hicieron la vista gorda ante los desmanes perpetrados y la desaparición de su población judía. Quedan en entredicho las mentiras, que tuvieron su corolario en sus infames memorias, del arquitecto del Reich, Alberto Speer, amigo personal de Hitler para más inri, en el sentido de que no sabía nada y nunca tuvo noticias del Holocausto en que fueron asesinados más de seis millones de judíos. Seis millones de mentiras también se han contado los alemanes para haber sobrevivido a tanta ignominia e infame vergüenza de convivir con la bestia nazi sin apenas haber dicho nada.

 EL ESCRITOR GUNTER GRASS Y EL TRISTE ENCUENTRO CON EL PASADO

Igualmente, en el pasado, las confesiones del conocido escritor  Gunter Grass acerca de su pertenencia a las SS volvieron a poner de actualidad la triste relación de los alemanes con el régimen nazi, sus complicidades individuales y colectivas y su actitud durante los terribles años de la dictadura criminal de Hitler. Hasta ahora, el escritor había explicado que tan sólo había sido un soldado alemán, eso sí, de una forma voluntaria, y que se sentía abochornado, imaginamos que como ser humano y como soldado, por ese período de su vida. Asimismo, Grass aseguraba que “nunca” había disparado ni un solo tiro y que era “demasiado joven” para comprender el significado de tal gesto.

 Pero, sin embargo, las cosas eran muy diferentes. El hombre que hasta entonces había sido la conciencia moral de Alemania, de la catarsis colectiva de un país que salía de la barbarie y retomaba el camino hacia la realidad tras una cruenta guerra, tenía ahora que enfrentarse a su propia culpa, a la de haberse plegado a la “mística” del nazismo y haber engrosado las largas listas de los verdugos voluntarios de Hitler. No pegó un solo tiro, asegura, ¿pero lo hubiera hecho llegado el caso? La pregunta es si Grass habría cumplido órdenes como Eichmann, si las hubiera ejecutado en aras de cumplir con su parte en el proyecto colectivo, o se hubiera negado, algo absolutamente inusual durante el periodo nazi. El caso vuelve a sacar la cuestión de la “culpa” y el olvido del que han hecho gala millones de alemanes durante todos estos años, como si sobre el Holocausto y todos los desmanes que se produjeron en este período hubiera caído una cortina que los separase de sus existencias, ajenas a los crímenes de una minoría “enferma” y “asesina”, y un régimen demoníaco.

 De repente, como si de un accidente natural se hubiera tratado, cesó el aliento criminal de toda una época y comenzó otra sin mirar hacia atrás, sin la necesidad de comprender cómo fue posible y por qué; no había tampoco remordimiento, pues no había culpa, y el tiempo se encargaría de hacer olvidar, y sobre todo borrar para siempre, los resultados de una política demencial y asesina. Podían mirarse a la cara sin rubor ni vergüenza pues no se sentían culpables ni responsables, nadie lo era, pensaban, tan sólo un sistema político totalitario y totalizador que les había anulado y les había obligado a cometer los crímenes, a cumplir órdenes, en el sentido que lo entendía Eichmann. Incluso Grass, seguro, se sintió víctima de tal sistema, pese a haberse enrolado voluntariamente en las Wafen SS, y no creyó ser ni responsable de nada, también cumplía órdenes y no tenía escapatoria. Qué sencillo resulta vivir así, sin asumir responsabilidades colectivas ni individuales, adaptándose a una forma de entender la vida, casi una filosofía, donde no existe ni la culpa, ni el “pecado”. Y muchos menos el remordimiento por el daño causado al otro; no hay necesidad de pedir disculpas a nadie porque nadie fue responsable de lo acaecido.

 Este proceso, del que participó sin duda toda Alemania tras el final de la guerra, también, seguramente, lo vivió el propio Grass en sus carnes, si es que ha habido un arrepentimiento sincero, como parece que ha sido el caso. El asunto Grass es grave, como lo es el de una parte de Alemania que sigue sin sentirse culpable de nada, pero creo que se debe de establecer una jerarquía de responsabilidades y, en este sentido, no debemos olvidar que el autor alemán era muy joven, todavía no había desarrollado su carrera literaria y, a diferencia de otros, seguramente no sabía lo que estaba pasando en la trastienda del nazismo.

 “Vigilantes de los vigilantes, moralistas de nuestro tiempo, conciencias morales de la sociedad: así gustaban de aparecer en público. ¿Y cómo se puede ser vigilante de los que vigilan, conciencia moral de la multitud, si uno mismo ha errado en la ocasión decisiva tan funestamente en el camino? Pues rechazando, difuminando, el recuerdo de lo que se fue hasta llegar hasta creer que nunca se ha sido aquello que, sin embargo, los textos y fotos atestiguan; sólo así puede alguien aspirar a ser conciencia moral de una sociedad o permitir, sin sonrojarse, que los demás se lo digan”, escribiría el historiador Santos Juliá al referirse al escritor Grass.

 No cabe duda que cuando han pasado más de setenta años largos desde el final de la pesadilla nazi, que tan espeluznantes resultados produjo para todos los europeos, los alemanes siguen siendo presas de una historia que quizá nunca fue asumida, estudiada y afrontada tal como se debía haber hecho: valientemente. Puede que, como dice el refrán, de aquellos barros de la guerra fría y una perentoria necesidad de olvidar vienen estos lodos que hoy embadurnan al propio Grass. Y, como señala Jesús Ceberio en su reseña sobre el libro de Stargardt, “contra toda lógica, una parte sustancial del pueblo alemán hizo suya las inculpación de los judíos hasta la capitulación, momento en que el Holocausto entró en limbo de la amnesia colectiva. Nadie había visto nada, nadie sabía nada acerca de aquel secreto de familia que todos habían compartido”. En resumen, casi todos los alemanes mentían después de la guerra como necesidad vital para seguir viviendo y al menos no sonrojarse al mirarse al espejo.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Articulos Destacados

Winter Village y Bank of América iluminan el Bryant Park de Manhattan

Published

on

EP New York | Eventos

Por Gustavo Lugo

BANK OF AMERICA y el WINTER VILLAGE, realizó este 29 de diciembre su tradicional ceremonia de iluminación del árbol de navidad, con un deslumbrante espectáculo teatral de patinaje sobre hielo protagonizado por patinadores olímpicos y campeones mundiales Mirai Nagasu, Polina Edmunds, Ryan Bradley y Oona y Gage Brown, en la impresionante pista de 17,000 pies cuadrados.

Los artistas de Broadway Jessica Vosk y Jelani Remy, el equipo de patinaje sincronizado The Haydenettes y Figure Skating en Harlem, y fuegos artificiales, fue la sorpresa para los asistentes.

Este año el árbol mide 45 pies de alto y pesa más de 8,000 libras, y fue iluminado después de las 6 de la tarde con aproximadamente 12.000 luces.

La espectacular ceremonia de iluminación del árbol trajo a Bryant Park Winter Village el regreso del mes decenbrino y el espiritu de la navidad gracias a BANK OF AMERICA.

Con BANK OF AMERICA Winter Village, en Bryant Park, los neoyorquinos y turistas disfrutan de diferentes eventos en el Winter Village, con su pista de 17,000 pies cuadrados ofrece patinaje sobre hielo de entrada gratuita, patines de alquiler de alta calidad, espectáculos de patinaje y eventos gratis. La pista está abierta todos los días durante la temporada del tradicional Winter Village.

Su mercado al aire libre de inspiración europea, Holiday Shops by Urbanspace, cuenta con artesanos de Nueva York y de todo el mundo. Ubicadas a lo largo de los allées, plazas y terrazas de Bryant Park, las tiendas se encuentran en quioscos de “joyero” diseñados a la medida, para disfrutar de artesanías locales, provisiones artesanales y exquisitos obsequios de todo el mundo.

The Lodge, al aire libre junto a la pista, y después de patinar, los visitantes pueden relajarse con un cóctel festivo, disfrutar de una deliciosa comida y ver a los patinadores sobre hielo. Este acogedor destino de invierno cuenta con bares festivos y múltiples opciones gastronómicas para satisfacer los antojos de los neoyorquinos y visitantes por igual.

Además , el iglú privado es la mejor experiencia de invierno, donde pueden disfrutar de comidas y bebidas festivas en estos acogedores domos, a solo unos pasos de la icónica pista de patinaje sobre hielo, rodeados de los rascacielos en el centro de la ciudad.

Para los amantes de los eventos privados esta el famoso Overlook, un espacio para eventos privados y más grande, se encuentra sobre el encantador paisaje de Winter Village. Overlook es perfecto para fiestas, recepciones, eventos corporativos y más. El espacio presenta vistas panorámicas de la pista de patinaje, Bryant Park y Midtown Manhattan a través de sus paredes de vidrio y el techo transparente.



 

Continue Reading

Agencias

Despidos de Amazon se extenderán hasta el 2023

Published

on

EP New York | Economía Mundial

Por Gustavo Lugo | Agencias

Amazon inicia despidos masivos entre su fuerza laboral corporativa

NUEVA YORK — Amazon ha comenzado a realizar despidos masivos en sus filas corporativas, convirtiéndose en la última empresa de tecnología en recortar su fuerza laboral en medio de crecientes temores sobre el entorno económico en general.

El martes, la empresa notificó a las autoridades regionales de California que despediría a unos 260 trabajadores en varias instalaciones que emplean a científicos de datos, ingenieros de software y otros trabajadores corporativos. Esos recortes de empleos serían efectivos a partir del 17 de enero.

mazon no especificó cuántos despidos más pueden estar en proceso más allá de los confirmados a través de la Ley de Notificación de Reentrenamiento y Ajuste de Trabajadores de California, también conocida como WARN, que requiere que las empresas notifiquen con 60 días de anticipación si tienen 75 o más trabajadores a tiempo completo o trabajadores a tiempo parcial. Amazon emplea a más de 1,5 millones de trabajadores en todo el mundo, principalmente trabajadores por hora.

El gigante minorista en línea, al igual que otros gigantes de la tecnología y las redes sociales, obtuvo ganancias considerables durante la pandemia de COVID-19, ya que los compradores desde casa compraron más artículos en línea. Pero el crecimiento de los ingresos se desaceleró cuando se calmó lo peor de la pandemia y los consumidores confiaron menos en el comercio electrónico.

La compañía con sede en Seattle reportó dos pérdidas consecutivas este año, impulsadas principalmente por amortizaciones del valor de su inversión en acciones en la puesta en marcha de vehículos eléctricos Rivian Automotive. La empresa volvió a ser rentable durante el tercer trimestre, pero los inversores se mostraron pesimistas por sus ingresos más débiles de lo esperado y las proyecciones mediocres para el trimestre actual, que suele ser bueno para los minoristas debido a la temporada de compras navideñas.

El CEO de Amazon dice que los despidos se extenderán hasta el próximo año

En un esfuerzo por reducir los costos, Amazon ya ha estado eliminando algunos de sus proyectos, incluida la subsidiaria fabric.com, Amazon Care y el robot de entrega a domicilio Scout. También ha estado reduciendo su huella física al retrasar, o cancelar, los planes para ocupar algunos almacenes nuevos en todo el país. Y el director financiero de Amazon, Brian Olsavsky, dijo que la compañía se estaba preparando para lo que podría ser un período de crecimiento más lento y que tendría cuidado con las contrataciones en el futuro cercano.

Los despidos masivos son raros en Amazon, pero la compañía ha tenido rondas de recortes de empleos en 2018 y en 2001 durante la crisis de las puntocom. En el lado del almacén, el gigante del comercio electrónico generalmente recorta su fuerza laboral a través del desgaste.

Enfrentada a los altos costos, la compañía anunció a principios de este mes que pausaría la contratación entre su fuerza laboral corporativa, lo que se sumaría a la congelación que congeló unas semanas antes en su división minorista. Pero los despidos no estaban lejos. Los empleados que trabajan en diferentes unidades, incluida la asistente de voz Alexa y la plataforma de juegos en la nube Amazon Luna, dijeron que fueron despedidos el martes, según publicaciones de LinkedIn. Algunos de ellos tenían su sede en Seattle, donde la empresa tiene su sede.

“Como parte de nuestro proceso anual de revisión de la planificación operativa, siempre observamos cada uno de nuestros negocios y lo que creemos que debemos cambiar”, dijo Kelly Nantel, portavoz de Amazon, en un comunicado. -Entorno económico (además de varios años de contratación rápida), algunos equipos están haciendo ajustes, lo que en algunos casos significa que ciertos roles ya no son necesarios”.

En una nota al equipo de dispositivos y servicios que Amazon compartió en su sitio web, el vicepresidente senior del equipo, David Limp, dijo que la compañía estaba consolidando algunos equipos y programas. Dijo que los despedidos en el proceso fueron notificados el martes y que la compañía trabajará con ellos para “brindar apoyo”, incluida la asistencia para encontrar nuevos roles. Si un empleado no puede encontrar un nuevo puesto dentro de la empresa, Limp dijo que Amazon proporcionará una indemnización por despido, apoyo externo para la colocación laboral y lo que llamó beneficios de transición.

El gigante minorista sigue a otros gigantes tecnológicos que han recortado puestos de trabajo en las últimas semanas, un cambio con respecto a principios de este año, cuando los trabajadores tecnológicos tenían una gran demanda. La matriz de Facebook, Meta, dijo la semana pasada que despediría a 11.000 personas, alrededor del 13% de su fuerza laboral. Y Elon Musk, el nuevo CEO de Twitter, redujo la fuerza laboral de la empresa a la mitad este mes.

En el futuro, el analista de Wedbush Securities, Daniel Ives, dijo que cree que Amazon probablemente mantendrá su fuerza laboral e inversiones en áreas rentables como la unidad de computación en la nube AWS, mientras recorta costos en áreas no estratégicas como Alexa y otros proyectos increíbles.

“El reloj ha llegado a la medianoche en términos de hipercrecimiento para Big Tech”, dijo Ives. “Estas empresas contrataron a un ritmo tan sorprendente que no era sostenible. Ahora hay algunos pasos dolorosos por delante”.

Con inf de AP

 

Continue Reading

Agencias

Orden fronterizo y defensa de la amazonía , puntos clave de reunión Maduro vs Petro

Published

on

EP New York | Otros Medios | opinión

CARACAS — Se trata de una reunión que hace apenas un año habría sido casi impensable.

Pero el martes, el presidente de Colombia, país que durante años ha sido el aliado más fuerte de Estados Unidos en América Latina, voló a Caracas para reunirse con el líder de Venezuela, un hombre al que Estados Unidos no reconoce como presidente del país y que está acusado por las Naciones Unidas de crímenes contra la humanidad.

La reunión entre Gustavo Petro, el recién elegido presidente de izquierda de Colombia, y Nicolás Maduro, un líder de inspiración socialista que ha destruido las instituciones democráticas de su país y ha contribuido a sumir a gran parte de la nación en la pobreza, marca un nuevo capítulo en el enfoque global hacia Venezuela.

Durante años, una coalición liderada por Estados Unidos ha tratado de derrocar a Maduro mediante sanciones y aislamiento. Pero un número creciente de países, en particular los nuevos gobiernos de izquierda en Sudamérica, han comenzado a suavizar su enfoque hacia Maduro.

Y Colombia, que comparte una frontera con Venezuela de más de 2000 kilómetros de largo, es uno de los países más grandes e importantes que han decidido retomar el contacto, tanto por su proximidad física a Venezuela —y, por lo tanto, su capacidad para participar en el comercio transfronterizo— como por su estrecha relación con Estados Unidos.

Sin embargo, la pregunta que planea sobre este nuevo contacto es significativa.

¿El acercamiento de Petro a Maduro permitirá que el líder autoritario consiga la dosis de legitimidad internacional que anhela y lo ayude a cimentar su control del poder?

¿O será que Petro podrá llevar a un compañero de la izquierda hacia las normas democráticas, incluyendo lo que la oposición venezolana ha estado exigiendo: unas elecciones presidenciales libres y justas en 2024?

La visita “es un premio para Maduro”, dijo Phil Gunson, un analista del International Crisis Group que ha vivido en Venezuela durante más de dos décadas. “Mi temor es que Maduro saque más provecho de esto que Petro”.

El martes, Petro ingresó al Palacio de Miraflores, la residencia presidencial, acompañado por Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela, caminando por una alfombra roja y fue recibido por Maduro y su esposa, Cilia Flores.

Luego de un apretón de manos en público y luciendo atuendos casi idénticos —camisas blancas, pantalones negros—, ambos líderes sostuvieron una reunión privada.

Poco después, y flanqueado por un retrato de Simón Bolívar, un prócer fundamental en la fundación de ambas naciones, Petro calificó las recientes divisiones entre los países vecinos como algo “antinatural”. También afirmó que viajó a Venezuela para “reconstruir la frontera” entre los dos países, que había caído en manos de “mafias”, y para discutir la “defensa de la selva amazónica”, que se extiende por ambas naciones.

El mandatario colombiano dijo que le estaba pidiendo a Maduro que regresara al sistema interamericano de derechos humanos. La decisión de reingresar a ese sistema permitiría que las víctimas que no han recibido justicia en los tribunales venezolanos puedan presentar sus casos en un tribunal internacional. También sería una señal de que Maduro quiere que Venezuela se reincorpore a la comunidad democrática.

Al concluir su discurso, Petro dijo que Maduro tiene la oportunidad de “prender la antorcha para alumbrar a la democracia y a la libertad”.

“Esa es nuestra invitación”, dijo.

Muchos analistas creen que Maduro tiene pocos incentivos para unirse al sistema interamericano de derechos humanos. Pero en su propio discurso, Maduro dijo que había sido “muy receptivo” a la idea. Afirmó que el encuentro fue “fructífero, verdaderamente auspicioso, con buenos resultados”.

Los dos líderes no aceptaron preguntas de la prensa.

En respuesta a la visita, un portavoz del Departamento de Estado de EE. UU. dijo que Washington instó a Colombia “a responsabilizar a los gobiernos que han descartado las normas democráticas, como el régimen autoritario de Maduro”. Pero el gobierno de Joe Biden no criticó ni elogió explícitamente la decisión de Petro.

El predecesor de Maduro, Hugo Chávez, llegó al poder en 1999 tras unas elecciones democráticas. Cuando murió en 2013, el sucesor que había elegido, Maduro, se convirtió en presidente.

Con el tiempo, la corrupción y la mala gestión destruyeron la economía, lo que desencadenó una crisis humanitaria. Para mantenerse en el poder, Chávez y Maduro reprimieron a los medios de comunicación y encarcelaron a los opositores.

Desde 2015, una cuarta parte del país ha huido, y hoy los venezolanos son el grupo más numeroso que se abre paso a través de la peligrosa selva del Darién en un intento desesperado por llegar a Estados Unidos. En los últimos meses, un número récord de venezolanos ha cruzado hacia Estados Unidos.

Estados Unidos acusó a Maduro de amañar las elecciones presidenciales de 2018 y en 2019 reconoció a una figura de la oposición, Juan Guaidó, como presidente legítimo del país, una medida que fue seguida por decenas de naciones.

Desde entonces, la estrategia liderada por Estados Unidos ha consistido en intentar, mediante sanciones económicas, que Maduro acceda a convocar unas nuevas elecciones.

Pero esa política aún no ha logrado influir en Maduro, que este año rompió las conversaciones con los líderes de la oposición del país, que se suponía iban a incluir una discusión sobre el establecimiento de condiciones para una nueva votación presidencial.

Y en los últimos meses, muchos países han optado por empezar a relacionarse con el gobierno de Maduro, un reflejo, en parte, de la elección de izquierdistas en toda Sudamérica. Tras la elección de Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil, los seis países más grandes de América Latina están o pronto estarán dirigidos por líderes que profesan ideales de izquierda.

Bolivia reanudó las relaciones normales con Venezuela tras la elección de Luis Arce en 2020. Perú hizo lo mismo el año pasado tras la elección de Pedro Castillo. A principios de este año, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, dijo que haría algo similar.

El lunes, Maduro declaró que él y Lula habían hablado por teléfono y acordaron reanudar la cooperación binacional.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, quizás ha sido el más crítico con Maduro. Su predecesor de centroderecha reconoció a Guaidó como presidente de Venezuela. Pero desde entonces no se ha mencionado a Guaidó en la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores, ni se ha reconocido oficialmente al gobierno de Maduro.

“No podemos tener doble moral”, dijo.

Colombia, que hasta hace poco solo había tenido gobiernos de centro y derecha, ha sostenido una relación tensa con Venezuela desde que Chávez llegó al poder.

Pero la relación cayó en picada en 2019, cuando Colombia reconoció a Guaidó como mandatario venezolano y Maduro rompió relaciones con Bogotá.

Algunos integrantes de la oposición venezolana celebraron y otros condenaron la visita de Petro.

En un comunicado enviado a The New York Times, Guaidó, quien aún es reconocido por Estados Unidos como presidente de Venezuela, calificó a Maduro de “dictador” y dijo que Petro debe alejarse de “ser cómplice de violación de derechos humanos”.

Pero en una entrevista, Stalin González, quien forma parte de otra facción de la oposición, dijo que la comunidad internacional había agotado la estrategia de aislamiento.

González afirma que solo queda el diálogo, y la oposición venezolana debe abrazar los intentos de la nueva izquierda sudamericana para llevar a Maduro a la mesa de negociaciones.

“Yo espero que Petro sea un aliado de la democracia en Venezuela”, dijo González. “En el pasado se usó la estrategia de la presión y más presión y eso no resultó. Necesitamos gente que aliente a Maduro a la democracia, a volver a respetar los derechos humanos y las instituciones”.

Petro ha calificado su decisión de restablecer las relaciones como una medida práctica.

Hay más de dos millones de venezolanos viviendo en Colombia, pero no hay servicios consulares para ayudarlos, mientras que la ruptura ha acabado con miles de millones de dólares en comercio legal, lo que alimenta el comercio ilegal y sin impuestos a lo largo de los muchos caminos rústicos que bordean la extensa frontera de los países.

Sin embargo, hay indicios de que los intereses de Petro pueden estar más cerca de casa. El presidente colombiano ha apostado su presidencia en lograr lo que él llama “paz total”, que implica la eliminación de los numerosos grupos armados del país mediante acuerdos de paz y otros medios.

Para lograrlo, Petro necesita a Maduro, quien ha permitido que algunos de esos grupos, incluida una guerrilla izquierdista llamada Ejército de Liberación Nacional, florezcan en Venezuela.

Gunson dijo que Maduro tiene un largo historial de negociaciones de mala fe, y puso en duda la idea de que cumpliera con cualquier cosa que le haya prometido a Petro.

Hasta ahora, no está claro si Maduro le ha prometido algo a Petro a cambio de la reunión tan pública.

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela, se mostró igualmente escéptico de que Petro pueda lograr que Maduro transite hacia la democracia.

Alarcón dijo que “si esta relación tiene componentes políticos, como yo apostaría que los va a tener”, es posible que termine “de alguna manera, favoreciendo a la estabilidad del gobierno de Maduro”.

Publicado en The New York Times.

 

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares