Connect with us

Enfoque Mundial

En la carrera por dosis de vacunas, los países ricos atropellan a los pobres

Francisco

Published

on

EP New York/coronavirus

Richard Hatchett, gerente general de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (Cepi), está “preocupado”: su trabajo es garantizar que las futuras vacunas contra el covid-19 se repartan de manera justa en todo el mundo, pero Estados Unidos, Europa y el resto de países ricos ya han acaparado las primeras dosis.

Siete meses después del inicio de la pandemia, e incluso antes de que hayan concluido los ensayos clínicos de las vacunas experimentales, algunos países desarrollados (Estados Unidos, los de la Unión Europea, Reino Unido, Canadá, Japón) han encargado un total de al menos 3.100 millones de dosis, según un recuento de AFP.

Donald Trump fue el primero: su gobierno firmó contratos que garantizan al menos 800 millones de dosis de seis fabricantes, para 330 millones de habitantes, que se comenzarán a entregar desde finales de año. “Estados Unidos está potencialmente en posición de tener demasiadas vacunas si todos los proyectos en los que ha invertido tienen éxito”, dice Hatchett desde Londres en una entrevista con AFP.

Este estadounidense puede entender, dice, que los dirigentes nacionales sirven prioritariamente a sus ciudadanos, pero pide a Washington que se comporte como un “líder” mundial y comparta sus dosis con otros países, algo que por el momento no está en los planes de Trump. “Tenemos que persuadir a los líderes mundiales de que mientras la vacuna esté disponible en estas cantidades inicialmente limitadas debe compartirse a nivel mundial, que no debería darse el caso de que solo un puñado de países reciba todas las vacunas disponibles en el primer semestre de 2021”, sostiene Hatchett, que pide no repetir el escenario de 2009, cuando los países ricos habían reservado las primeras vacunas contra la gripe H1N1.

“Estoy preocupado”, añade. Esa preocupación, compartida por varias organizaciones, condujo a crear un dispositivo, el Covax, para comprar y distribuir equitativamente 2.000 millones de dosis en 2021 por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud, la Cepi y la Alianza para la Vacuna, Gavi. Se incorporaron 92 países en vías de desarrollo y 80 países desarrollados, y la Unión Europea anunció el lunes una contribución de 400 millones de euros.

 ¿Orden de prioridad? 

Pero el Covax a estas alturas solo ha adquirido 300 millones de dosis de AstraZeneca, un grupo farmacéutico que ha firmado por separado asociaciones con Estados Unidos, Europa, Rusia, Corea del Sur, China, América Latina, y Brasil.

La biotecnológica estadounidense Novavax, de su lado, ha firmado una asociación con un grupo indio para producir hasta 1.000 millones de dosis de su posible vacuna en India.

Las negociaciones de Cepi, financiada principalmente con donaciones públicas y privadas, incluida la Fundación Gates, están “en curso” con los demás laboratorios, pero no se ha anunciado ningún acuerdo. Ni siquiera con la biotecnológica estadounidense Moderna, pese a que la Cepi invirtió en ella muy pronto.

Solo unos millones de dólares girados a Moderna son poco en comparación con los 2.500 millones desembolsados por el gobierno estadounidense. “Aunque seguimos en contacto con Moderna, para una inversión tan pequeña no podemos tener las mismas exigencias”, reconoce Hatchett.

El objetivo ideal de la OMS es vacunar a todo el planeta según un orden de prioridad independiente de las nacionalidades, comenzando por el 20% de las personas más vulnerables de cada país, incluido el personal médico, antes de pasar al resto.

“Entiendo por qué lo hacen, pero es desafortunado que los gobiernos compren más vacunas de las necesarias para estas vacunaciones prioritarias”, dice el titular de Cepi.

La coalición cree que con 172 miembros del Covax, no obstante, puede negociar buenos precios.

“Esta es una de las razones por las que estamos pidiendo a los países que confirmen su compromiso con el dispositivo”, exhorta. “Cuanto mayor sea el número de países que negocian juntos, mayor será nuestro poder adquisitivo y más atractivo será el precio”.

Pero la Unión Europea ha sellado sus propios acuerdos con los principales laboratorios y no ha dicho si el bloque utilizará el dispositivo de la OMS.

A más largo plazo, Hatchett dice que la Cepi todavía debe recaudar entre 700 millones y 800 millones de dólares de los 2.100 millones necesarios para continuar la investigación de vacunas. Porque nada garantiza que los desarrollos actuales culminen con éxito. AFP

Agencias

¿Atentado contra Donald Trump cambiará la carrera presidencial de EE.UU. ?

Francisco

Published

on

EP NEW YORK | Elecciones EE.UU. 2024

AGENCIAS

Después del tiroteo de Trump, la carrera presidencial cambiará drásticamente. Y posiblemente violentamente.

WASHINGTON, 14 jul  – En un país que ya está en vilo, el Intento de asesinato. sobre el ex Presidente Donald Trump. ha enfurecido a sus partidarios, ha detenido la campaña demócrata y ha aumentado los temores de más violencia política en el período previo a las elecciones de noviembre.

Los aliados republicanos de Trump lo pintaron como un héroe el sábado, aprovechando la imagen de él con la oreja ensangrentada y el puño levantado, apareciendo para pronunciar las palabras “¡Lucha! ¡Lucha! ¡Lucha!”

Mientras que Trump ha usado regularmente lenguaje violento con sus seguidores, asesores y aliados del ex presidente le dio la vuelta al guión a su oponente demócrata, el presidente. Joe Biden., diciendo que fue la demonización del candidato presidencial republicano lo que llevó al intento de asesinato.

“Hoy no es solo un incidente aislado. La premisa central de la campaña de Biden es que el presidente Donald Trump es un fascista autoritario que debe ser detenido a toda costa. Esa retórica llevó directamente al intento de asesinato del presidente Trump”, dijo el senador estadounidense J. D. Vance de Ohio, uno de los principales candidatos para ser compañero de fórmula de Trump, en X.

Biden se movió rápidamente para tratar de desactivar la situación, denunciando el ataque como violencia política inaceptable y retirando los anuncios electorales que atacan a Trump.

“No hay lugar en Estados Unidos para este tipo de violencia. Está enfermo”, dijo Biden a los periodistas.

Todavía no se conoce la motivación del tirador. El sospechoso, Thomas Matthew Crooks, de 20 años, de Bethel Park, Pensilvania, era un republicano registrado, según los registros estatales de votantes. Anteriormente hizo una donación de $15 a un comité de acción política que recauda dinero para políticos izquierdistas y demócratas.

A corto plazo, el ataque probablemente impulsará las apariciones de Trump en Milwaukee esta semana en la Convención Nacional Republicana mientras acepta la nominación presidencial de su partido, fortaleciendo el sentido de agravio y distanciamiento que sus partidarios ya sienten hacia la clase política de la nación.

Pocas horas después del tiroteo, la campaña de Trump envió un mensaje de texto pidiendo a los votantes que contribuyeran a la campaña. “No me persiguen, te persiguen”, decía el mensaje.

Los multimillonarios Elon Musk y Bill Ackman también respaldaron rápidamente a Trump. “Apoyo totalmente al presidente Trump y espero su rápida recuperación”, dijo Musk en X, el sitio de medios sociales que posee.

Chris LaCivita, el co-gerente de la campaña de Trump, dijo en X que “durante años e incluso hoy, activistas de izquierda, donantes demócratas y ahora incluso Joe Biden han hecho comentarios y descripciones repugnantes de disparar a Donald Trump… ya es hora de que rindan cuentas por ello… la mejor manera es a través de las urnas”.

Aparentemente, LaCivita se refería a los recientes comentarios de Biden hechos en el contexto de pedir a sus partidarios que se concentren en vencer a Trump en lugar de su propio desempeño. “Entonces, hemos terminado de hablar sobre el debate, es hora de poner a Trump en un blanco”, dijo Biden, quien siempre ha condenado cualquier violencia política.

Con información de Reuters

 

Continue Reading

Agencias

Biden seguirá en contienda presidencial pese a escepticismo democrático

Francisco

Published

on

EP NEW YORK  | Elecciones EE.UU. 2024

Gustavo Lugo | SDP

La pésima actuación en el debate del jueves hace dos semanas, sigue generando nuevas inquietudes sobre el estado de salud mental del presidente más longevo de EE.UU. y si esta apto para desempeñar por otros cuatro años como presidente a sus 81 años.

A biden le llueve sobre mojado, Biden y su equipo presentaron las razones para explicar su desastroso desempeño en el debate. Inicialmente, Karine Jean-Pierre, portavoz de la Casa Blanca, afirmó que la mala actuación de Biden en el debate se debió a que el presidente había tenido “una mala noche”, además de un resfriado. y un día después, agregó que el mandatario estaba cansado debido a varios viajes y señaló que no se trataba de “excusas”, sino de “explicaciones”, pero Biden no se encontraba fuera de EE.UU. y pasó una semana completa en Camp David, desde el 20 de junio, preparándose para el debate antes de partir hacia Atlanta, mejor la preparación para el debate de nada le sirvió.

Los cuestionamientos de continuar en la carrera como candidato presidencial para las elecciones del 5 de noviembre se incrementaron después del debate con el republicano Donald Trump el 27 de junio donde se le vio sin fuerza en la voz, y desconcentrado, ademas tropezó en varias ocasiones con las palabras que pronunciaba y se quedó paralizado por unos momentos mirando al vacío, esto hiso sonar las alarmas del partido demócrata cuestionando la salud del presidente.

Joe Biden, aseguró este lunes que seguirá en “carrera hasta el final” para las elecciones de noviembre, a pesar de los llamados de algunos demócratas a que abandone su candidatura, y pidió a sus compañeros del partido que acaben con el debate. En una carta enviada a los demócratas en el Congreso, Biden dijo que no volvería a presentarse “si no creyera absolutamente” que es “el mejor” para vencer a Trump.

Nuevos informes recientes indican que un especialista en la enfermedad de Parkinson realizó al menos ocho visitas en ocho meses a la Casa Blanca.

En la rueda de prensa este lunes, la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, respondió a las preguntas de los periodistas sobre la salud de Joe Biden, ante los crecientes rumores de que el presidente estadounidense, de 81 años, está recibiendo tratamiento para la enfermedad de Parkinson, Jean-Pierre tuvo con los periodistas tenzos intercambios sobre si la Administración había sido sincera sobre la salud del mandatario tras su desastrosa participación en el primer debate presidencial con Donald Trump, que inicio los llamados en los círculos demócratas para que Biden abandone su candidatura a la reelección.

La marca que dejo Biden el dia del debate, lo pone en la mira de todos, porque todo lo que haga, su mirada, sus pasos, sus movimientos, su hablar o confusion estarán al analices de todos.

En la cumbre de la OTAN en capital de la nación, Washington, DC, que se realizará este año del 9 al 11 de julio de 2024, sera el escenario apropiado para que Biden se muestre como el candidato demócrata capaz de derrotar a Trump.

A cuatro meses de las elecciones presidenciales Biden tiene que seguir luchando para mantenerse firme y al frente del partido demócrata.

Continue Reading

Agencias

Muchas dudas y mentiras en primer debate presidencial “Biden vs Trump” 2024

Francisco

Published

on

EP NEW YORK | Debate presidencial EE.UU. 2024

Debate Trump vs. Biden: un desempeño titubeante y un partido en pánico

El desempeño del presidente Biden en el debate hace que demócratas destacados hablen de sustituirle en la candidatura.

El presidente Joe Biden esperaba dar un nuevo impulso a su candidatura a la reelección cuando aceptó debatir dos meses antes de ser nominado formalmente por su partido. En lugar de ello, su actuación titubeante e inconexa del jueves por la noche provocó una oleada de pánico entre los demócratas y reabrió el debate sobre si debería ser el candidato.

A lo largo de 90 minutos, un Biden de voz ronca se esforzó por pronunciar sus líneas y contrarrestar a un expresidente Donald Trump agudo pero profundamente deshonesto, lo que suscitó dudas sobre la capacidad del actual presidente para llevar a cabo una campaña vigorosa y competitiva a cuatro meses de las elecciones. En lugar de disipar las dudas sobre su edad, Biden, de 81 años, las convirtió en el tema central.

Los demócratas que han defendido al presidente durante meses frente a sus escépticos —entre ellos miembros de su propio gobierno— intercambiaron frenéticas llamadas telefónicas y mensajes de texto a los pocos minutos de comenzar el debate, cuando quedó claro que Biden no estaba en su mejor momento. Algunos acudieron a las redes sociales para expresar su conmoción por sus dificultades, mientras que otros discutían en privado lo que significaría para el partido y si era demasiado tarde para convencer al presidente de que se hiciera a un lado en favor de un candidato más joven.

“Biden está a punto de enfrentarse a un crescendo de peticiones para que se haga a un lado”, dijo un veterano estratega demócrata que ha apoyado incondicionalmente a Biden en público. “Joe tenía una reserva profunda de afecto entre los demócratas. Se ha secado”.

“Los partidos existen para ganar”, continuó este demócrata. “El hombre que está en el escenario con Trump no es capaz de ganar. El miedo a Trump sofocó las críticas a Biden. Ahora ese mismo miedo va a alimentar las peticiones para que renuncie”.

El objetivo de Biden al aceptar el debate más temprano sobre las elecciones generales jamás celebrado en la historia presidencial era recalibrar la contienda como una elección entre él y un delincuente que trató de anular unas elecciones y que destruiría la democracia estadounidense si volviera a tener el poder de la presidencia. Biden abandonó el estudio de la CNN en Atlanta enfrentándose a un referendo sobre sí mismo y su capacidad, cuyo eco resonará durante días, si no más tiempo.

Trump, de 78 años, pareció superar el debate sin demasiados problemas, a pesar de que soltó una falsedad tras otra sin que nadie se lo cuestionara. Se mostró confiado y evitó el mismo comportamiento excesivamente prepotente que le perjudicó durante su primer debate con Biden en 2020, aparentemente contento de dejar que su oponente se hundiera en sus propias dificultades.

“Chicos, los demócratas deberían nominar a otra persona antes de que sea demasiado tarde”, escribió en las redes sociales Andrew Yang, quien compitió contra Biden por la nominación demócrata en 2020, antes de que terminara el debate, añadiendo la etiqueta #swapJoeout (cambien a Joe, en español).

Van Jones, excolaborador del expresidente Barack Obama en la Casa Blanca y una de las principales voces liberales, predijo que habría una discusión renovada al respecto. “Hay mucha gente que va a querer que se plantee ahora tomar un rumbo diferente”, dijo Jones en CNN tras el debate.

La discusión en internet se llenó de valoraciones similares en la primera media hora del enfrentamiento. “Lo siento, voy a votar al presidente Biden, pero esto es un desastre hasta ahora”, escribió Mike Murphy, un republicano anti-Trump. Y añadió: “En una escala de 1 a 10 puntos —si esto continúa— la explosión de pánico dentro del Partido Demócrata llegará a 28 mañana”.

Alyssa Farah Griffin, una ex ayudante del expresidente Trump en la Casa Blanca que se distanció de él, dijo: “Es peor de lo que creo que la mayoría de la gente imaginaba.“

Los asesores de Biden han descartado durante mucho tiempo cualquier discusión sobre su renuncia, descartando tales conversaciones como nerviosismo injustificado, incluso cuando ha quedado por detrás de Trump en los estados disputados necesarios para la victoria este otoño. Los asesores y aliados de Biden han cuestionado repetidamente las encuestas y han señalado que las predicciones de derrotas demócratas en las últimas elecciones han sido exageradas.

Ningún presidente en ejercicio ha abandonado la carrera cuando el ciclo de campaña está tan avanzado, y hay poco consenso sobre lo que sucedería si lo hiciera. El jueves por la noche, los demócratas imaginaban escenarios que requerirían que veteranos del partido como el senador Chuck Schumer, de Nueva York, la expresidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, de California, y el representante James E. Clyburn, de Carolina del Sur, intervinieran ante el presidente, aunque no había indicios de que ninguno de ellos accediera a hacerlo.

Otros demócratas dijeron que temían que fuera demasiado tarde y que Biden no escuchara a nadie más que quizá a su esposa, Jill Biden, quien ha apoyado firmemente la candidatura de su esposo. El equipo del presidente terminó la velada sabiendo que la tarea de los próximos días sería acallar esas habladurías y reunir el apoyo del partido en torno a su asediado líder.

Publicado en New York Time

 

Continue Reading
Advertisement

Title

Categories

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares