Connect with us

Agencias

Semana decisiva para Guaidó tras gira diplomática

Published

on

EP EUA/ opinión

No se ha dicho con exactitud como ni cuando tiene pensado el presidente interino Juan Guaidó  hacerle frente a Maduro y la dictadura luego de las amenazas de muerte confirmadas por grupos de inteligencia cercanos al líder opositor. Incluso , se ha conocido que entre los militares desertores que buscaron refugio en la frontera con Colombia tras los violentos hechos del 23 de febrero, se habrían infiltrado espias al servicio de Diosdado Cabello.

De hecho , migración Colombia inspecciona con lupa los antecedentes de algunos ex policías y militares. Pero la idea del nuevo líder opositor de visitar varios países de suramérica  después de las conclusiones y acuerdos del Grupo de Lima , han servido para fortalecer diplomáticamente la idea de la transación de poder y la democratización de Venezuela , pese al veto impuesto por Rusia y China en la ONU , contra la idea de Estados Unidos de celebrar nuevas elecciones. 

Sin duda que el apoyo del gobierno estadounidense en cuanto a sanciones económicas contra la dictadura y la cancelación de visados a los “aliados” de Maduro y la dictadura sigue siendo la bandera de apoyo para debilitar la ya alicaída infraestructura petrolera que Maduro desmanteló desviando millones de dólares a cuentas personales.

Quizás los resultados adversos de Donald Trump (el principal aliado de Guaidó) en la cumbre con Corea del Norte y las acusaciones de su ex abogado personal (Michael Cohen) así como la frustración del muro fronterizo , hayan desacelerado el tiempo para terminar con la dictadura por la vía rápida pero la estrategia diplomática con los mandatarios de América Latina , le dará a Guaidó un ángulo de observación más  político para lo que será el manejo de una eventual elección presidencial.

No obstante , según publica AP ,  Juan Guaidó dijo el viernes desde Argentina que aún no define una fecha para su regreso a Venezuela por los riesgos que ello implica. También confirmó canales de diálogo con China y Rusia para que apoyen la transición democrática en su país.
 

Bolsonaro recibe a Juan Guaidó en Brasil


El titular de la Asamblea Nacional venezolana, que se autoproclamó presidente interino de su país el 23 de enero, formuló estas declaraciones durante una conferencia de prensa que ofreció en Buenos Aires tras reunirse con el mandatario argentino Mauricio Macri como parte de la gira por países sudamericanos que le han brindado apoyo en desafío al gobierno de Nicolás Maduro

“La vuelta a Venezuela va a ser muy pronto. Hay una dictadura que persigue, el ejercicio de la política está criminalizado”, sostuvo el joven dirigente. “Estamos conscientes del riesgo que hay”.

Guaidó llegó a la capital argentina tras visitar Paraguay y Brasil, donde también fue recibido por sus respectivos mandatarios. Tras Argentina visitará Ecuador, según confirmó el presidente Lenín Moreno el mismo día en rueda de prensa, y después seguirá a Perú.

En Buenos Aires lo recibió en el aeropuerto local el canciller argentino Jorge Faurie y luego se trasladó a la residencia presidencial de Olivos, suburbio al norte de la ciudad. Ciudadanos venezolanos, a favor y en contra del dirigente, se acercaron al acceso del complejo e intercambiaron algunos insultos.

Macri fue uno de los primeros gobernantes en reconocer a Guaidó en un gesto que marca el contraste en la política exterior de la mayoría de los actuales gobiernos de Sudamérica respecto a sus antecesores de centro-izquierda, que apoyaban a Maduro.

“Es muy importante el reconocimiento de Argentina. Se inicia una nueva etapa en relación Venezuela-Argentina, basada en derechos, democracia, libertad”, sostuvo.

Simpatizantes y el gobierno ecuatoriano admiran la cencillez y liderazgo de Guaidó , presidente interino de Venezuela


Consultado sobre si el abierto apoyo que le brinda Estados Unidos no es suficiente y que debería también obtener el reconocimiento de otras potencias como Rusia y China, que hasta ahora mantuvieron su apoyo a Maduro, Guaidó aseveró que “ya está abierto (el canal de negociación). No es sencillo, toma tiempo generar confianza”.

La víspera China y Rusia vetaron una resolución crítica al gobierno de Maduro en el consejo de seguridad de Naciones Unidas impulsada por Estados Unidos.

El presidente argentino hizo referencia a Venezuela durante su discurso ante el Congreso en la apertura del año legislativo: “Hoy recuperamos el rol positivo en la región y en la escena global. Eso incluye el trabajo con el Grupo de Lima para condenar las violaciones de los derechos humanos en Venezuela y el reconocimiento del presidente encargado Juan Guaidó”.

Más temprano, Guaidó había anunciado más movilizaciones callejeras y el ingreso de ayuda humanitaria a su país para mitigar las necesidades de más de 300.000 personas durante una visita a Paraguay en la que fue recibido con honores oficiales.

“Paraguay es un hermano de la causa democrática que comparte nuestros ideales de libertad y solidaridad”, dijo.

“Los que actualmente usurpan los símbolos de mi país no podrán contener el proceso de reconstrucción democrática y económica. Venezuela tiene enormes recursos petrolíferos pero sufre una crisis económica”, añadió en una declaración pública en el palacio de gobierno local, sin aceptar preguntas de la prensa. Informó, además, que unos 600 oficiales de las fuerzas armadas “se pusieron del lado de la constitución”, sin dar mayores detalles.

Guaidó llegó procedente de Brasil, donde se entrevistó con el mandatario Jair Bolsonaro. Por su parte, una fuente diplomática que pidió no ser identificada por no estar autorizada para declarar de forma oficial dijo a The Associated Press que el líder de la Asamblea Nacional venezolana visitará Lima el domingo. “Es parte de la gira que viene realizando en la región”, agregó.

Venezuela sufre una crisis política y económica que, según cifras de las Naciones Unidas, ha obligado a más de tres millones de personas a abandonar el país.

Paraguay rompió relaciones diplomáticas con el gobierno de Nicolás Maduro el 10 de enero cuando el presidente Mario Abdo Benítez desconoció su nuevo mandato junto a otros 12 Estados que integran el llamado Grupo de Lima. Estados Unidos y varias naciones latinoamericanas y europeas han dado su respaldo a Guaidó.

Guaidó, de 35 años y militante del partido Voluntad Popular, se autoproclamó el 23 de enero presidente encargado de Venezuela hasta que se realicen nuevas elecciones.

La oposición venezolana afirma que el resultado de los comicios de mayo de 2018 en los que Maduro fue reelecto es ilegítimo porque muchos electores se quedaron en su casa en rechazo a la elección, la oposición fue proscrita y empleados públicos y beneficiarios de programas sociales del gobierno fueron presionados para votar por Maduro.

Desde 2013, cuando Maduro fue elegido sucesor del fallecido Hugo Chávez, la economía del país tuvo declive en sus principales indicadores, según informes del Parlamento y organismos internacionales. La hiperinflación, uno de los mayores problemas económicos de Venezuela, cerró el año pasado en 1.698.000%, de acuerdo con datos proporcionados por el Congreso venezolano.

———

Con información de AP

Agencias

9/11 , 20 años después del dolor

Published

on

EP New York/ 9/11

Nueva York, una ciudad herida pero cambiada 20 años después del 11S

Continue Reading

Agencias

23 fallecidos deja hasta el momento la tormenta ‘Ida’ en el área tri-estatal

Published

on

EP New York/Tormenta Ida

Continue Reading

Agencias

Talibanes celebran salida estadounidense de Afganistan y toman control de Kabul

Published

on

EP Newyork/Afganistan

Durante la evacuación, las fuerzas estadounidenses ayudaron a trasladar a unos 120.000 ciudadanos estadounidenses, afganos y de otros países, según la Casa Blanca

El Talibán proclama su victoria en Kabul y promete seguridad
KABUL — El Talibán hizo un recorrido triunfal el martes por el aeropuerto internacional de Kabul, horas después de la retirada de tropas que puso fin a la guerra más larga de Estados Unidos. De pie en la pista, líderes del grupo prometieron asegurar el país, reabrir el aeropuerto y dar una amnistía a sus antiguos rivales.

En una demostración de control, líderes talibanes caminaron por la pista escoltados por miembros de la unidad de élite Badri. Los comandos posaron con orgullo para la prensa vestidos con uniformes de camuflaje.

Poner el aeropuerto de nuevo en funcionamiento es uno de los considerables desafíos que afronta el Talibán para gobernar un país de 38 millones de habitantes que durante dos décadas sobrevivió con miles de millones de dólares en ayuda extranjera.

“Afganistán es libre por fin”, dijo a The Associated Press en la pista del aeropuerto Hekmatula Wasiq, un líder talibán. “El lado militar y el civil (del aeropuerto) están con nosotros y bajo control. Esperamos anunciar nuestro gobierno. Todo es pacífico. Todo es seguro”.

Wasiq instó a la gente a regresar al trabajo y reiteró la promesa talibán de ofrecer una amnistía general. “El pueblo debe ser paciente”, dijo. “Poco a poco devolveremos todo a la normalidad. Llevará tiempo”.

Un miembro destacado de la oficina política del Talibán felicitó a los afganos por su “gran victoria” al lograr la “plena independencia del país” con la salida de las fuerzas estadounidenses.

Shahabuddin Delawar habló ante un centenar de personas, aparentemente todos hombres, en un evento en Kabul transmitido por la televisión estatal. Delawar fustigó al enemigo —las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN— y acusó a Occidente de difundir propaganda para socavar al Talibán.

“Pronto se verá el progreso” de la nación. La imagen en la TV estatal aparecía con el subtítulo “Celebración del Día de la Independencia y el fin de la invasión estadounidense de Afganistán”.

Apenas unas horas antes, el Ejército estadounidense completó su mayor evacuación aérea de personas no combatientes en la historia.

El martes por la mañana aún quedaban signos del caos registrado en los últimos días. En la terminal se veían maletas y ropas tiradas entre montones de documentos. Había alambres de cuchillas para separar zonas y autos volcados y vehículos estacionados bloqueaban rutas en torno al aeropuerto civil, un indicio de las medidas tomadas para proteger contra posibles ataques suicidas con vehículos.

Varios vehículos con combatientes talibanes recorrían la única pista del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, en la zona militar al norte del aeropuerto. Antes del amanecer, combatientes fuertemente armados caminaban por los hangares de la zona militar entre algunos de los siete helicópteros CH-46 que utilizó el Departamento de Estado en sus evacuaciones antes de inutilizarlos.

El vocero del grupo, Zabihula Muyahid, se dirigió a los miembros presentes de la unidad Badri. “Confío en que sean muy prudentes al tratar con el país”, dijo. “Nuestro país ha sufrido guerra e invasión y el pueblo no tiene más tolerancia”.

Tras su intervención, los combatientes exclamaron: “¡Dios es el más grande!”.

En otra entrevista con la televisora estatal afgana, Muyahid habló sobre reanudar la actividad en el aeropuerto, que sigue siendo una vía crucial para los que quieren salir del país.

“Nuestro equipo técnico comprobará las necesidades técnicas y logísticas del aeropuerto”, dijo. “Si podemos arreglarlo todo por nuestra cuenta, no necesitaremos ayuda. Si hace falta ayuda técnica o logística para reparar la destrucción, entonces pediremos ayuda a Qatar o Turquía”.

El vocero no entró en detalles sobre qué estaba destruido.

El general de la Infantería de Marina Frank McKenzie, responsable del Comando Central del Ejército de Estados Unidos, había dicho antes que las tropas habían “desmilitarizado” el sistema para que no pudiera volver a utilizarse. Las autoridades dijeron que las tropas no habían volado equipamiento para asegurar que el aeropuerto podía utilizarse para operar vuelos en el futuro. Además, McKenzie señaló que las tropas estadounidenses habían inutilizado 27 camionetas Humvee y 73 aeronaves.

En el aeropuerto se produjeron escenas dramáticas después de que los Talibanes conquistaran Afganistán en una ofensiva relámpago y tomaran Kabul el 15 de agosto. Miles de afganos rodearon el aeropuerto, y algunos murieron tras aferrarse con desesperación al lateral de un avión de transporte C-17 del Ejército estadounidense que despegaba. La semana pasada murieron al menos 169 afganos y 13 militares de Estados Unidos en un ataque suicida del grupo extremista Estado Islámico en una puerta del aeropuerto.

Durante la evacuación, las fuerzas estadounidenses ayudaron a trasladar a unos 120.000 ciudadanos estadounidenses, afganos y de otros países, según la Casa Blanca. Las fuerzas de la coalición también evacuaron a sus ciudadanos y a más afganos. Pero pese a todos los que salieron, Estados Unidos y otros países admitieron que no habían evacuado a todos los que querían marcharse.

Pero el martes, tras una noche en la que combatientes talibanes dispararon al aire en señal de triunfo, nuevos guardias mantenían alejados a los curiosos y a los que de algún modo aún aspiraban a tomar un vuelo para marcharse.

“Después de 20 años hemos derrotado a los estadounidenses”, dijo Mohammad Islam, un guardia talibán en el aeropuerto, procedente de la provincia de Logar y que sostenía un rifle Kalashnikov. “Se han marchado y ahora nuestro país es libre”.

“Está claro lo que queremos”, añadió. “Queremos sharía (ley islámica), paz y estabilidad”.

Zalmay Khalilzad, el representante especial de Estados Unidos en Afganistán que supervisó las conversaciones de Estados Unidos con el Talibán, escribió en Twitter que “los afganos afrontan un momento de decisión y oportunidad” tras la retirada.

“El futuro del país está en sus manos. Elegirán su camino con plena soberanía”, escribió. “Esta es la oportunidad de poner fin a su guerra también”.

Pero el Talibán afronta lo que podría ser una sucesión de grandes crisis mientras toma el control del país. La mayoría de los miles de millones de dólares que tiene Afganistán en divisas extranjeras están ahora congelados en Estados Unidos, lo que presiona a una moneda local en franca caída. Los bancos han impuesto controles a la retirada de dinero por temor a una fuga de depósitos en el clima de incertidumbre. Funcionarios de todo el país dicen que llevan meses sin recibir sus salarios.

El equipo médico sigue escaseando y miles de personas que huyeron del avance talibán viven en condiciones penosas. Además, una fuerte sequía ha reducido la producción de alimentos en el país y hecho aún más importantes las importaciones, al tiempo que aumenta el riesgo de hambruna.

___

Akhgar informó desde Estambul. El periodista de Associated Press Jon Gambrell en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, contribuyó a este despacho.

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares