Connect with us

Blog de Sucesos y Noticias

The New York Times , un legendario periódico que se decanta por la izquierda

Published

on

En la cuna de la democracia un influyente periódico a nivel mundial editorializa en contra de la derecha

Alfredo M. Cepero

El New York Times es un gran periódico que durante 163 años, en el curso de los cuales ha ganado 106 Premios Pulitzer, ha proporcionado información fidedigna y detallada a miles de millones de lectores. Sus departamentos de investigación y de análisis, unidos a la calidad profesional de sus diseñadores y redactores, le han ganado merecida fama como el mejor periódico de los Estados Unidos y uno de los mejores del mundo. Pero hasta ahí llega mi admiración por el rotativo junto al Hudson. Porque su forma de presentar los temas sobre asuntos políticos e ideológicos ha sido la excepción de la que debe ser la regla de oro de cualquier empresa informativa: la objetividad en la presentación de sus informaciones y el equilibrio en sus páginas de opinión.

La izquierda obsesiva y vitriólica que determina el contenido político del New York Times sufre de una especie de virus ideológico que paraliza sus procesos mentales y para el que no parece existir cura ni antídoto conocidos. Por eso Francisco Franco, Augusto Pinochet y Fulgencio Batista fueron calificados en su tiempo, y lo siguen siendo hasta este momento, de dictadores. En increíble contradicción, Joseph Stalin, MaoTse Tung y Raul Castro, mil veces más represores y asesinos que los antes mencionados, son calificados, y lo serán por la eternidad, como líderes, gobernantes y hasta presidentes. Un flaco servicio a la objetividad periodística y un verdadero insulto a la inteligencia de sus lectores.

De ahí que no me haya extrañado en lo más mínimo el último atentado del New York Times contra la compasión humana, la verdad histórica y hasta el sentido común. Con el fin de promover su agenda de izquierda, y a sabiendas de que prolonga el martirio de 12 millones de cubanos, ha propuesto que el Presidente Barack Obama levante de manera unilateral el embargo contra la tiranía de los vándalos de Birán. Dejemos, sin embargo, que sean los ideólogos del Times, abdicando de su misión periodística, quienes se expresen: “Por primera vez en más de medio siglo, cambios en la opinión pública estadounidense y una serie de reformas en Cuba han hecho que sea políticamente viablereanudar relaciones diplomáticas y acabar con un embargo insensato”.

En este sentido, podría ser aceptable, aunque reprochable, que los estados actúen dentro del contexto de lo que sea políticamente viable. Pero que un periódico que se proclama defensor de la libertad, de la democracia y de los derechos humanos proponga semejante claudicación ante tiranos que han esquilmado a su pueblo por más de medio siglo es una soberana canallada. El Times llega incluso a dar certificado de validez a las maniobras de los tiranos para aferrarse al poder cuando afirma: “El proceso de reformas ha sido lento y ha habido reveses. Pero en conjunto estos cambios demuestran que Cuba se está preparando para una era post-embargo”.

Pero ahí no termina la conducta del Times como celestina de la tiranía castrista. En el colmo del cinismo, presenta a los asesinos de miles de seres humanos en Cuba y en cuatro continente como paladines en la lucha contra el ébola. En este sentido afirma: “Cuba es una isla pobre y relativamente aislada. Queda a más de 7,000 kilómetros de los países africanos donde el ébola se está esparciendo a un ritmo alarmante, pero podría terminar jugando el papel más destacado entre las naciones que están trabajando para refrenar la propagación del virus”. Llega incluso a citar una referencia indirecta a Cuba del Secretario de Estado, John Kerry, cuando éste elogió la semana pasada el “coraje de todo profesional médico que está asumiendo este desafío”.

Abundando sobre el tema, y en la cima de la hipocresía y del descaro, el New York Times afirma: “Es lamentable que Washington, el principal contribuyente financiero a la lucha contra el ébola, no tenga vínculos diplomáticos con La Habana, dado que Cuba podría terminar desempeñando la labor más vital. En este caso, la enemistad tiene repercusiones de vida o muerte, ya que las dos capitales no tienen mecanismos para coordinar sus esfuerzos a alto nivel”. Una mórbida y deleznable explotación de la desgracia humana para promover una agenda ideológica.

Por otra parte, el Times no está interesado en los hechos históricos incontrovertibles que determinaron la ruptura de relaciones diplomáticas entre Washington y la tiranía castrista en 1962. El déspota que bajó ensoberbecido de su madriguera en la Sierra Maestra decidió expropiar sin compensación alguna las propiedades de corporaciones y ciudadanos norteamericanos residentes en Cuba. En los próximos 50 años, cerca de 6,000 corporaciones y ciudadanos norteamericanos han establecidos demandas contra la tiranía comunista por un monto superior a los 7,000 millones de dólares.

Como apuntamos al principio, el New York Times no está siquiera interesado en las condiciones aterrantes y miserables en que subsisten actualmente los cubanos. Condiciones que ha destacado hasta un organismo corrupto y complaciente con la tiranía cubana como la Organización de Naciones Unidas. En reiteradas ocasiones la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha adoptado la medida extraordinaria de designar un Relator Especial para investigar los abusos contra los derechos humanos. El Gobierno cubano ha negado sistemáticamente el acceso al Relator Especial y ha expresado de forma oficial su decisión de no “aplicar ni una coma” de las resoluciones de las Naciones Unidas por las que se designa el Relator.

Si en vez de parcializarse con la tiranía el Times quiere solidarizarse con la tragedia del pueblo cubano no tiene que dirigirse a Obama sino a los Castro. Ellos son quienes mantienen un embargo interno y son los responsables del embargo externo. Todo lo que tienen que hacer es irse con sus arcas llenas de dinero más allá del alcance de la justicia que, de no irse, un día no lejano les aplicara su pueblo.

La Ley de la Libertad Cubana y Solidaridad Democrática, más conocida por los nombres de sus principales promotores, el senador por Carolina del Norte, Jesse Helms, y el representante por Illinois, Dan Burton, especifica con claridad las condiciones para el levantamiento del embargo. En tal sentido, estipula: “Cuando el Presidente de los Estados Unidos determine que se encuentra en el poder un gobierno cubano de transición, y notifique esa determinación ante los comités pertinentes del Congreso de los Estados Unidos, tras celebrar consultas con el Congreso, quedará autorizado a tomar medidas destinadas a suspender el embargo económico de Cuba”.

Por desgracia, las decisiones humanas no siempre son tomadas a la luz de la razón o determinadas por la justicia. Los tiranos cubanos están empecinados en morir en el poder y el New York Times no está dispuesto a reconocer su error de publicar la entrevista en que Herbert Mathews resucitó a un Fidel Castro que muchos creían muerto y lo presentó como un Robin Hood que sacaría a los cubanos de la opresión y de la miseria. Pero la opresión de Batista devino en la represión de Castro y la miseria anterior a la tiranía castrista, cuando se le compara con la existencia miserable y paupérrima del 95 por ciento de los cubanos en la actualidad, es recordada hoy como una época de opulencia y de relativa libertad.

No puedo cerrar este artículo sin hacer referencia al logo altisonante del New York Times: “All the News That’s Fit to Print.” (“Todas las noticias dignas de ser impresas”.) Palabras que no son capaces de encubrir los prejuicios de su línea editorial y la manipulación de sus informaciones. Se me ocurre que un lema más descriptivo de su forma de enfocar los acontecimientos del mundo sería; “Toda la basura que aguante el papel”.

Fuente:http://www.lanuevanacion.com/

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Agencias

China cada vez más cerca de ser la potencia mundial espacial

Published

on

EP New York/ Era espacial China

EP Redacción. Gustavo Lugo

El salto que llevó a los asiáticos a construir su propia estación, fue cuando los estadounidenses se negaron a aceptar astronautas chinos en la Estación Espacial Internacional (ISS).

En abril de este año, la nación asiática empezó la construcción de una estación espacial con el lanzamiento de Tiangong (que significa Palacio Celestial), el primero y más grande de los tres módulos de la construcción a su propia estacion espacial, y este será el hogar y lugar de trabajo de tres astronautas durante los próximos 180 días, tendrán que continuar con la construcción de la estación, revisar los equipos, realizar experimentos científicos para obtener datos y también harán algunas salidas por el espacio (caminata espacial).

A medida que el programa espacial chino se ha ido ampliando, algunos países, como Rusia, se han ofrecido a colaborar, pero otros siguen siendo cautelosos, esta por verse si la Unión Europea cooperará con China en el ámbito espacial, miestras Estados Unidos se mantiene alejado amparado en la enmienda Wolf de 2011 que cierra el camino a la verdadera cooperación bilateral en el espacio al prohibir a la NASA a invertir dinero en interacciones con China. 

Rusia, Canadá, Europa y Japón son miembros de la estacion internacional espacial (ISS).

Lo mas probable es que China no necesite la ayuda de Estados Unidos, los asiaticos ya estan por delante de Europa, y para colmo ya le pisaron los talones a los estadounidenses, Y el proposito de China es de completar la estación y tener su tripulación completa para diciembre de 2022, y consolidarse como la primera potencia mundial espacial.

Este Sabado partio la nave espacial Shenzhou-13 en el cohete Long March-2Fcon tres astronautas, dos hombres y una mujer, desde el Centro de Lanzamiento de Satélites Jiuquan en la provincia noroccidental de Gansu, a la nueva estacion en plena construccion.

Durante rueda de prensa Lin Xiqiang, subdirector de la Agencia de Vuelos Espaciales Tripulados de China, dijo que la astronauta china Wang Yaping, a bordo de Shenzhou-13, dará una clase mientras se encuentra en órbita, y se trata de la segunda vez que la astronauta transmita una conferencia en directo desde el espacio, su primera transmicion fue en junio de 2013, cuando realizó una charla sobre ciencia que fue transmitida por la televisión china durante la misión espacial Shenzhou-10.

LOS TRIPULANTES 3 (Taikonautas)

Zhai Zhigang, (55 años), es el comandante de la misión. el astronauta llevó a cabo la primera caminata espacial de China en 2008 y ahora, Shenzhou-13, es su segunda misión espacial.

Ye Guangfu (41 años) se trata de su primer viaje al espacio.

Wang Yaping, (41 años), expiloto de la fuerza aérea, viajó por primera vez al espacio en 2013, en ese entonces, se ganó el titulo de la “primera maestra espacial de China”, según medios de ese país, ya que realizó una conferencia desde el espacio para cerca de 60 millones de estudiantes que, sorprendidos y entusiasmados, la escucharon hablar sobre diferentes temas científicos.

Erik Seedhouse, profesor especializado en operaciones espaciales de la Universidad de aeronáutica Embry-Riddle, en Estados Unidos, “el motivo de esta estancia prolongada es adquirir experiencia en misiones de larga duración”, dijo el experto a la agencia de noticias AFP. Seedhouse agregó que la mayor dificultad para los astronautas “será mantener la masa muscular y reducir la pérdida ósea” en un entorno sin gravedad que lentamente va debilitando los organismos del cuerpo humano.

En parte de los preparativos para esta mision de 6 meses por fuera de la tierra, el mes pasado, un buque de carga entregó 6 toneladas métricas de alimentos, agua, botellas de oxígeno, trajes espaciales y otras necesidades para la estación, hay que recordar que el mes pasado, otros tres astronautas chinos completaron con éxito una estadía de tres meses a bordo, durante los cuales trabajaron en el módulo central de la estación y realizaron dos caminatas espaciales para instalar equipos.

China es el primer pais en alunizar con exito una sonda en la parte oscura de la luna, (Chang’e 4), la Chang’e 5alunizó en la luna y recogio muestras lunares que seran estudiadas en la tierra.

El termino taikonauta se puede definir como un termino hibrido chino taikong” (espacio) y del griego “naut” (viajero).  La Union Sovietica usa el termino “cosmonauta”, y los estadounidenses “astronauta”.

Los tres astronautas deben volver a la Tierra en abril de 2022, después de esto, China desplegará seis misiones más, incluidas las entregas del segundo y tercer módulo de la estación espacial y dos misiones finales con tripulación.

Continue Reading

Articulos Destacados

Triunfo taliban en Afganistán pone en riesgo liderzgo de occidente

Published

on

EP New York/ opinión

OCCIDENTE, SIN RUMBO NI LIDERAZGO, EN PELIGRO

La derrota de los Estados Unidos en la guerra de Afganistán, dejando en el poder a los talibanes y abandonando a su suerte a la administración instalada por los occidentales en Kabul, significa una dura derrota para Occidente y el avance del totalitarismo frente a la democracia. Las consecuencias de esta debacle pueden ser fatales para el mundo libre.

por Ricardo Angoso

Occidente, liderado por los Estados Unidos, la OTAN y los principales países europeos, ha sido derrotado y humillado en Afganistán. La retirada caótica, vergonzante, desordenada y precipitada de Kabul, abandonando a miles de colaboradores de las tropas occidentales durante estos veinte inútiles años, ha sido la guinda de la tarta de una desabrida guerra con sabor a desastre. Primero fue el  erróneo anuncio de Donald Trump, a bombo y platillo, de que las tropas norteamericanas saldrían del país, lo que alimentó el voraz apetito de los talibanes y precipitó al país al abismo, y después llegaría la retirada total programada (¿?) por el nuevo inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden.

El reconocimiento de los talibanes por Trump, que sirvió para torpedear y acabar con las negociaciones de Doha entre las autoridades de Kabul y el Talibán, precipitaron la ofensiva militar de los mismos y su rápida victoria, avanzando en todos los frentes, que les llevó a la capital de Afganistán y a conquistar todo el poder, mientras que el régimen instalado por los occidentales se derribaba como un castillo de naipes.Su presidente,  Ashraf Ghani, huyó cargado de maletas repletas de millones de dólares, abandonando a  su suerte a sus colaboradores y al maltrecho país. 

Entre ambos, Trump y Biden, han tirado a la basura veinte años de trabajo en Afganistán para democratizar y modernizar el país, miles de millones de dólares gastados en una inútil guerra y miles de muertos dejados en el camino. Este esfuerzo casi sobrehumano al final no ha servido para nada de nada, apenas para destruir materialmente y económicamente a Afganistán quizá por décadas. Cuatro presidentes norteamericanos, durante veinte largos años (2001-2021), bastaron para acabar en el mismo contexto político y en el mismo lugar, en un Kabul  nuevamente angustiado y dominado por la pesadilla del Talibán.

Pero aparte de estas consideraciones a la hora de hacer un balance de lo ocurrido, la guerra perdida de Afganistán nos deja muchas más lecciones. Estados Unidos pierde peso, influencia, prestigio y poder en esta zona del mundo, habiendo dejado el testigo a Rusia y China, que ya se aprestan a hacer negocios con los talibanes y a trabajar por la reconstrucción del país.

Pero también Irán sale ganando, contemplando la derrota de su sempiterno enemigo, los Estados Unidos, y consolidando así, al recomponer sus relaciones con los talibanes en los últimos tiempos, un eje de influencia y poder regional que arranca en Kabul y pasa por Irán mismo, Irak, donde los iraníes siguen armando a los grupos chiítas radicales, Siria, Líbano -país controlado por la guerrilla proiraní de Hezbolá- y concluye en Gaza, controlada por sus acólitos de Hamas. Nunca Teherán había tenido tanta fuerza y poder de desestabilizar a casi todos sus vecinos; Israel debe estar alerta.

RECOMPOSICIÓN DE LA OTAN Y UN NECESARIO EJÉRCITO EUROPEO

La OTAN, además, debe iniciar una revisión estratégica tras esta derrota rotunda y contundente, en la que varios de sus principales socios, entre los que destacan Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania, Polonia, España e Italia, tuvieron centenares de bajas y derrocharon ingentes recursos  en la reconstrucción del país. Desde el final de la Guerra Fría y la implosión de la Unión Soviética (1991), la OTAN quedó con un papel muy desdibujado y sin enemigos claros con los que batirse; extendió sus fronteras hasta Rusia, integrando al mundo poscomunista que había salido de la tutela soviética, y no supo definir sus nuevos intereses geoestratégicos ni sus enemigos.

En lo que respecta a la Unión Europea (UE), una vez definidas sus verdaderas fronteras tras la salida del Reino Unido, va quedando meridianamente claro que para su verdadera puesta en escena en el mundo necesita una verdadera diplomacia europea y un ejército con capacidad para operar en el exterior, liderar misiones internacionales y garantizar la defensa de las fronteras de Europa ante las nuevas amenazas y desafíos. No queda tan claro si realmente nuestros líderes políticos tienen voluntad de seguir adelante con el proyecto porque eso implicaría riesgos para las dos potencias que ahora lideran la UE, es decir, Francia y Alemania, que quizá prefieran seguir con esta diplomacia tutelada que inspiran desde hace años y en la que modelan a su antojo el proyecto, condicionado al resto de socios o imponiendo sus decisiones en materia de inmigración, seguridad fronteriza y otras materias, tal como han hecho en numerosas ocasiones.

Pese a todo, los desafíos para Occidente son ingentes y requerirán un trabajo de ingeniería política y un nuevo liderazgo, del que carecemos en estos momentos debido a la decadencia de los Estados Unidos, presente y permanente durante el mandato de Trump y agudizada ahora con Biden, y a la falta de nervio político en el interior de la UE. Se echa en falta la década de los ochenta, caracterizada por el hiperliderazgo de dirigentes como Ronald Reagan, el primer Bush, Margaret Thatcher, Helmut Kohl y Francois Mitterrand, y por haber sentado los rieles para la derrota del bloque comunista, la democratización de Europa Central y del Este, la reunificación alemana y la desintegración de la Unión Soviética. Europa era una fiesta compartida por unos Estados Unidos victoriosos, mientras que el mundo contemplaba atónito la sucesión vertiginosa de cambios y reformas.

Ahora todo es bien distinto y las cosas han tomado derroteros inesperados. Rusia está más fuerte que nunca en la escena internacional e impone su orden neoimperial en toda su periferia, habiendo ocupados territorios de Georgia, Moldavia, Ucrania e incluso Azerbaiyán, donde instaló recientemente una base militar para “observar” el proceso de paz de ese país con Armenia. La tiranía como forma de gobierno se ha impuesto en numerosos países del mundo, tales como Siria, Bielorrusia, Cuba, Nicaragua y Venezuela, por citar solamente algunos, y la democracia está seriamente cuestionada hasta en países miembros de la OTAN, como la Turquía del sátrapa Erdogan, que ha establecido una suerte de triple alianza con Rusia e Irán. Occidente, compuesto por la alianza fundamental a través del vínculo transatlántico entre los Estados Unidos y Canadá con Europa, observa impávido que se ha convertido en una suerte de fortín democrático acosado por el populismo creciente, la amenaza integrista, el auge del autoritarismo en el mundo, la inmigración creciente y desbordada y nuevas provocaciones, como los programas nucleares puestos en marcha por Irán y Corea del Norte.

La gran cuestión que planea sobre todos estos asuntos y  retos sobre la mesa, es ¿si los líderes occidentales, sin un verdadero liderazgo de los Estados Unidos en estos momentos, serán capaces nuevamente de vertebrar y articular respuestas desde la política y la diplomacia a todos estos asuntos, tal como lo hicieron tantas veces desde el final de la Segunda Guerra Mundial? O, por el contrario, si, perdidos en estereotiopadas visiones provincianas, acabarán dejando que la actual realidad multipolar acabe siendo liderada por países como China y Rusia, potencias ambas sin principios democráticos ni respetuosas con los derechos humanos, sino más bien lo contrario, como han demostrado tantas veces a lo largo de su historia. De ser así, la más negra de las noches puede estar por llegar a todo el planeta y la sombra del totalitarismo se asomará por todo el mundo libre. ¡Atentos!

Ricardo Angoso García , analista y columnista internacional. 
 

Continue Reading

Agencias

9/11 , 20 años después del dolor

Published

on

EP New York/ 9/11

Nueva York, una ciudad herida pero cambiada 20 años después del 11S

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares