Connect with us

Articulos Destacados

Published

on

EP New York/reportajes

Por:Gioconda Belli

¿Vendrán por mí? ¿Qué se sentirá ser encarcelada por la misma gente con la que peleé hombro a hombro para derrocar la dictadura de 45 años de los Somoza en Nicaragua, mi país?

En 1970, me uní a la resistencia urbana clandestina del Frente Sandinista de Liberación Nacional, conocido como FSLN. Tenía 20 años. La larga y sangrienta lucha para librarnos de Anastasio Somoza Debayle ahora es un recuerdo que produce un orgullo agridulce. Alguna vez fui parte de una generación joven y valiente dispuesta a morir por la libertad. De los diez compañeros que estaban en mi célula clandestina, tan solo sobrevivimos dos. El 20 de julio de 1979, tres días después de que Somoza fue expulsado gracias a una insurrección popular, entré caminando a su búnker en una colina desde donde se veía Managua, llena del sentimiento de haber logrado lo imposible.

Ninguna de esas ilusiones sobrevive el día de hoy. En retrospectiva, para mí está claro que Nicaragua también pagó un costo demasiado alto por esa revolución. Sus jóvenes líderes se enamoraron demasiado de sí mismos; pensaron que podíamos superar todos los obstáculos y crear una utopía socialista.

Miles murieron para derrocar a Anastasio Somoza y muchos más perdieron la vida en la guerra de los contras que le siguió. Ahora, el hombre que alguna vez fue elegido para representar nuestra esperanza de cambio, Daniel Ortega, se ha convertido en otro tirano. Junto con su excéntrica esposa, Rosario Murillo, gobiernan Nicaragua con puño de hierro.

Ahora que las elecciones de noviembre se acercan cada vez más, la pareja parece poseída por el miedo de perder el poder. Atacan y encarcelan a quien consideren un obstáculo para ellos. En las últimas semanas, encarcelaron a seis candidatos presidenciales y arrestaron a muchas personas más, entre ellas a figuras revolucionarias prominentes que alguna vez fueron sus aliadas. El mes pasado, incluso fueron tras mi hermano. Para evitar ser capturado, huyó de Nicaragua. No estaba paranoico: tan solo unos días más tarde, el 17 de junio, más de una veintena de policías armados hicieron una redada en su casa; lo estaban buscando. Su esposa estaba sola. Buscaron en cada rincón y se fueron después de cinco horas.

La noche siguiente varios hombres enmascarados y armados con cuchillos y un rifle entraron a robar a su casa. Se escuchó a uno de ellos decir que era un “segundo operativo”. Otro amenazó con matar a su esposa y violar a mi sobrina, que había llegado para pasar la noche con su madre. Ortega y Murillo parecen estar usando la forma más cruda de terror para intimidar a sus opositores políticos.

En lo personal, nunca admiré a Ortega. A mí siempre me pareció un hombre mediocre e hipócrita, pero su experiencia en la calle le permitió aventajar a muchos de sus compañeros.

En 1979, fue la cabeza del primer gobierno sandinista y el presidente de 1984 a 1990. La derrota frente a Violeta Chamorro en las elecciones de 1990 dejó una cicatriz en la psique de Ortega. Regresar al poder se volvió su única ambición. Después del fracaso electoral, muchos de nosotros quisimos modernizar el movimiento sandinista. Ortega no aceptó nada de eso. Consideró nuestros intentos de democratizar el partido como una amenaza a su control. A quienes no estuvimos de acuerdo con él nos acusó de venderle el alma a Estados Unidos, y se rodeó de aduladores. Su esposa se puso de su lado aun después de que su hija acusó a Ortega, su padrastro, de haber abusado sexualmente de ella a la edad de 11 años, un escándalo que habría sido el fin de la carrera de otro político.

De hecho, Murillo, a quien se le ha caracterizado como una Lady Macbeth tropical, renovó la imagen de Ortega con astucia luego de que este perdió dos elecciones más. Sus ideas New Age aparecieron en símbolos de amor y paz y pancartas pintadas con colores psicodélicos. De manera muy conveniente, Ortega y su esposa se metamorfosearon en católicos devotos tras décadas de ateísmo revolucionario. Para tener a la Iglesia católica más de su lado, su némesis en la década de 1980, Ortega accedió a respaldar una prohibición total al aborto. También firmó en 1999 un pacto con el presidente Arnoldo Alemán, quien luego fue declarado culpable de corrupción, para llenar puestos de gobierno con cantidades iguales de partidarios. A cambio, el Partido Liberal Constitucionalista de Alemán accedió a reducir el porcentaje de votos necesarios para ganar la presidencia.

Funcionó. En 2006, Ortega ganó con tan solo el 38 por ciento de los votos. En cuanto asumió el cargo, comenzó a desmantelar instituciones estatales ya de por sí debilitadas. Obtuvo el apoyo del sector privado al permitirle tener voz y voto en las decisiones económicas a cambio de que aceptara sus políticas. Modificó la Constitución, la cual prohibía expresamente la reelección, para que se permitiera una cantidad indefinida de reelecciones. Luego, en 2016, en la campaña para su tercer periodo, Ortega eligió a su esposa para la vicepresidencia.

Ortega y Murillo parecían haber asegurado su poder hasta abril de 2018, cuando un grupo de esbirros sandinistas reprimió con violencia una pequeña manifestación en contra de una reforma que iba a reducir las pensiones de seguridad social. Varias protestas pacíficas arrasaron todo el país. Ortega y Murillo reaccionaron con furia y combatieron la revuelta con balas: 328 personas fueron asesinadas, 2000 lesionadas y 100.000 exiliadas, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Paramilitares armados deambularon por las calles matando a diestra y siniestra, y los hospitales tenían la orden de negar la asistencia médica a los manifestantes heridos. Los doctores que desobedecieron fueron despedidos. El régimen impuso un estado de emergencia de facto y suspendió los derechos constitucionales. Se prohibieron las manifestaciones públicas de cualquier índole. Nuestras ciudades fueron militarizadas. Ortega y Murillo justificaron estas acciones con una gran mentira: el levantamiento era un golpe de Estado planeado y financiado por Estados Unidos.

Las siguientes elecciones de Nicaragua están programadas para el 7 de noviembre. A finales de la primavera, los dos principales grupos de oposición acordaron elegir a un candidato bajo el cobijo de Alianza Ciudadana. Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Chamorro, tuvo un sólido respaldo en las encuestas. Poco después de que anunció su intención de contender por la presidencia, le impusieron un arresto domiciliario. El gobierno parece haber fabricado un caso de lavado de dinero con la noción equivocada de que eso iba a legitimar su arresto. Le siguieron más detenciones: otros cinco candidatos a la presidencia, periodistas, un banquero, un representante del sector privado, dos contadores que trabajaban para la fundación de Cristiana Chamorro y hasta su hermano, todos ellos acusados bajo leyes nuevas y de una ambigüedad conveniente que en esencia hacen que cualquier tipo de oposición a la pareja en el poder sea un delito de traición. Ortega insistió en que todos los detenidos eran parte de una inmensa conspiración apoyada por Estados Unidos para derrocarlo.

Ahora, los nicaragüenses nos encontramos sin ningún recurso, ninguna ley, ninguna policía que nos proteja. Una ley que le permite al Estado encarcelar hasta por 90 días a las personas que estén bajo investigación ha remplazado el habeas corpus. La mayoría de los presos no ha podido ver a sus abogados ni a sus familiares. Ni siquiera estamos seguros de dónde los tienen detenidos. Por las noches, muchos nicaragüenses se van a la cama con el temor de que su puerta sea la siguiente que derribe la policía.

Soy poeta, soy escritora. Soy una crítica manifiesta de Ortega. Tuiteo, doy entrevistas. Con Somoza, me juzgaron por traición. Tuve que exiliarme. ¿Ahora enfrentaré la cárcel o de nuevo el exilio?

¿Por quién irán después?

Gioconda Belli es una poeta y novelista nicaragüense. Fue presidenta del centro nicaragüense de PEN International.

Publicado en NYT.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Agencias

Despidos de Amazon se extenderán hasta el 2023

Published

on

EP New York | Economía Mundial

Por Gustavo Lugo | Agencias

Amazon inicia despidos masivos entre su fuerza laboral corporativa

NUEVA YORK — Amazon ha comenzado a realizar despidos masivos en sus filas corporativas, convirtiéndose en la última empresa de tecnología en recortar su fuerza laboral en medio de crecientes temores sobre el entorno económico en general.

El martes, la empresa notificó a las autoridades regionales de California que despediría a unos 260 trabajadores en varias instalaciones que emplean a científicos de datos, ingenieros de software y otros trabajadores corporativos. Esos recortes de empleos serían efectivos a partir del 17 de enero.

mazon no especificó cuántos despidos más pueden estar en proceso más allá de los confirmados a través de la Ley de Notificación de Reentrenamiento y Ajuste de Trabajadores de California, también conocida como WARN, que requiere que las empresas notifiquen con 60 días de anticipación si tienen 75 o más trabajadores a tiempo completo o trabajadores a tiempo parcial. Amazon emplea a más de 1,5 millones de trabajadores en todo el mundo, principalmente trabajadores por hora.

El gigante minorista en línea, al igual que otros gigantes de la tecnología y las redes sociales, obtuvo ganancias considerables durante la pandemia de COVID-19, ya que los compradores desde casa compraron más artículos en línea. Pero el crecimiento de los ingresos se desaceleró cuando se calmó lo peor de la pandemia y los consumidores confiaron menos en el comercio electrónico.

La compañía con sede en Seattle reportó dos pérdidas consecutivas este año, impulsadas principalmente por amortizaciones del valor de su inversión en acciones en la puesta en marcha de vehículos eléctricos Rivian Automotive. La empresa volvió a ser rentable durante el tercer trimestre, pero los inversores se mostraron pesimistas por sus ingresos más débiles de lo esperado y las proyecciones mediocres para el trimestre actual, que suele ser bueno para los minoristas debido a la temporada de compras navideñas.

El CEO de Amazon dice que los despidos se extenderán hasta el próximo año

En un esfuerzo por reducir los costos, Amazon ya ha estado eliminando algunos de sus proyectos, incluida la subsidiaria fabric.com, Amazon Care y el robot de entrega a domicilio Scout. También ha estado reduciendo su huella física al retrasar, o cancelar, los planes para ocupar algunos almacenes nuevos en todo el país. Y el director financiero de Amazon, Brian Olsavsky, dijo que la compañía se estaba preparando para lo que podría ser un período de crecimiento más lento y que tendría cuidado con las contrataciones en el futuro cercano.

Los despidos masivos son raros en Amazon, pero la compañía ha tenido rondas de recortes de empleos en 2018 y en 2001 durante la crisis de las puntocom. En el lado del almacén, el gigante del comercio electrónico generalmente recorta su fuerza laboral a través del desgaste.

Enfrentada a los altos costos, la compañía anunció a principios de este mes que pausaría la contratación entre su fuerza laboral corporativa, lo que se sumaría a la congelación que congeló unas semanas antes en su división minorista. Pero los despidos no estaban lejos. Los empleados que trabajan en diferentes unidades, incluida la asistente de voz Alexa y la plataforma de juegos en la nube Amazon Luna, dijeron que fueron despedidos el martes, según publicaciones de LinkedIn. Algunos de ellos tenían su sede en Seattle, donde la empresa tiene su sede.

“Como parte de nuestro proceso anual de revisión de la planificación operativa, siempre observamos cada uno de nuestros negocios y lo que creemos que debemos cambiar”, dijo Kelly Nantel, portavoz de Amazon, en un comunicado. -Entorno económico (además de varios años de contratación rápida), algunos equipos están haciendo ajustes, lo que en algunos casos significa que ciertos roles ya no son necesarios”.

En una nota al equipo de dispositivos y servicios que Amazon compartió en su sitio web, el vicepresidente senior del equipo, David Limp, dijo que la compañía estaba consolidando algunos equipos y programas. Dijo que los despedidos en el proceso fueron notificados el martes y que la compañía trabajará con ellos para “brindar apoyo”, incluida la asistencia para encontrar nuevos roles. Si un empleado no puede encontrar un nuevo puesto dentro de la empresa, Limp dijo que Amazon proporcionará una indemnización por despido, apoyo externo para la colocación laboral y lo que llamó beneficios de transición.

El gigante minorista sigue a otros gigantes tecnológicos que han recortado puestos de trabajo en las últimas semanas, un cambio con respecto a principios de este año, cuando los trabajadores tecnológicos tenían una gran demanda. La matriz de Facebook, Meta, dijo la semana pasada que despediría a 11.000 personas, alrededor del 13% de su fuerza laboral. Y Elon Musk, el nuevo CEO de Twitter, redujo la fuerza laboral de la empresa a la mitad este mes.

En el futuro, el analista de Wedbush Securities, Daniel Ives, dijo que cree que Amazon probablemente mantendrá su fuerza laboral e inversiones en áreas rentables como la unidad de computación en la nube AWS, mientras recorta costos en áreas no estratégicas como Alexa y otros proyectos increíbles.

“El reloj ha llegado a la medianoche en términos de hipercrecimiento para Big Tech”, dijo Ives. “Estas empresas contrataron a un ritmo tan sorprendente que no era sostenible. Ahora hay algunos pasos dolorosos por delante”.

Con inf de AP

 

Continue Reading

Agencias

Orden fronterizo y defensa de la amazonía , puntos clave de reunión Maduro vs Petro

Published

on

EP New York | Otros Medios | opinión

CARACAS — Se trata de una reunión que hace apenas un año habría sido casi impensable.

Pero el martes, el presidente de Colombia, país que durante años ha sido el aliado más fuerte de Estados Unidos en América Latina, voló a Caracas para reunirse con el líder de Venezuela, un hombre al que Estados Unidos no reconoce como presidente del país y que está acusado por las Naciones Unidas de crímenes contra la humanidad.

La reunión entre Gustavo Petro, el recién elegido presidente de izquierda de Colombia, y Nicolás Maduro, un líder de inspiración socialista que ha destruido las instituciones democráticas de su país y ha contribuido a sumir a gran parte de la nación en la pobreza, marca un nuevo capítulo en el enfoque global hacia Venezuela.

Durante años, una coalición liderada por Estados Unidos ha tratado de derrocar a Maduro mediante sanciones y aislamiento. Pero un número creciente de países, en particular los nuevos gobiernos de izquierda en Sudamérica, han comenzado a suavizar su enfoque hacia Maduro.

Y Colombia, que comparte una frontera con Venezuela de más de 2000 kilómetros de largo, es uno de los países más grandes e importantes que han decidido retomar el contacto, tanto por su proximidad física a Venezuela —y, por lo tanto, su capacidad para participar en el comercio transfronterizo— como por su estrecha relación con Estados Unidos.

Sin embargo, la pregunta que planea sobre este nuevo contacto es significativa.

¿El acercamiento de Petro a Maduro permitirá que el líder autoritario consiga la dosis de legitimidad internacional que anhela y lo ayude a cimentar su control del poder?

¿O será que Petro podrá llevar a un compañero de la izquierda hacia las normas democráticas, incluyendo lo que la oposición venezolana ha estado exigiendo: unas elecciones presidenciales libres y justas en 2024?

La visita “es un premio para Maduro”, dijo Phil Gunson, un analista del International Crisis Group que ha vivido en Venezuela durante más de dos décadas. “Mi temor es que Maduro saque más provecho de esto que Petro”.

El martes, Petro ingresó al Palacio de Miraflores, la residencia presidencial, acompañado por Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela, caminando por una alfombra roja y fue recibido por Maduro y su esposa, Cilia Flores.

Luego de un apretón de manos en público y luciendo atuendos casi idénticos —camisas blancas, pantalones negros—, ambos líderes sostuvieron una reunión privada.

Poco después, y flanqueado por un retrato de Simón Bolívar, un prócer fundamental en la fundación de ambas naciones, Petro calificó las recientes divisiones entre los países vecinos como algo “antinatural”. También afirmó que viajó a Venezuela para “reconstruir la frontera” entre los dos países, que había caído en manos de “mafias”, y para discutir la “defensa de la selva amazónica”, que se extiende por ambas naciones.

El mandatario colombiano dijo que le estaba pidiendo a Maduro que regresara al sistema interamericano de derechos humanos. La decisión de reingresar a ese sistema permitiría que las víctimas que no han recibido justicia en los tribunales venezolanos puedan presentar sus casos en un tribunal internacional. También sería una señal de que Maduro quiere que Venezuela se reincorpore a la comunidad democrática.

Al concluir su discurso, Petro dijo que Maduro tiene la oportunidad de “prender la antorcha para alumbrar a la democracia y a la libertad”.

“Esa es nuestra invitación”, dijo.

Muchos analistas creen que Maduro tiene pocos incentivos para unirse al sistema interamericano de derechos humanos. Pero en su propio discurso, Maduro dijo que había sido “muy receptivo” a la idea. Afirmó que el encuentro fue “fructífero, verdaderamente auspicioso, con buenos resultados”.

Los dos líderes no aceptaron preguntas de la prensa.

En respuesta a la visita, un portavoz del Departamento de Estado de EE. UU. dijo que Washington instó a Colombia “a responsabilizar a los gobiernos que han descartado las normas democráticas, como el régimen autoritario de Maduro”. Pero el gobierno de Joe Biden no criticó ni elogió explícitamente la decisión de Petro.

El predecesor de Maduro, Hugo Chávez, llegó al poder en 1999 tras unas elecciones democráticas. Cuando murió en 2013, el sucesor que había elegido, Maduro, se convirtió en presidente.

Con el tiempo, la corrupción y la mala gestión destruyeron la economía, lo que desencadenó una crisis humanitaria. Para mantenerse en el poder, Chávez y Maduro reprimieron a los medios de comunicación y encarcelaron a los opositores.

Desde 2015, una cuarta parte del país ha huido, y hoy los venezolanos son el grupo más numeroso que se abre paso a través de la peligrosa selva del Darién en un intento desesperado por llegar a Estados Unidos. En los últimos meses, un número récord de venezolanos ha cruzado hacia Estados Unidos.

Estados Unidos acusó a Maduro de amañar las elecciones presidenciales de 2018 y en 2019 reconoció a una figura de la oposición, Juan Guaidó, como presidente legítimo del país, una medida que fue seguida por decenas de naciones.

Desde entonces, la estrategia liderada por Estados Unidos ha consistido en intentar, mediante sanciones económicas, que Maduro acceda a convocar unas nuevas elecciones.

Pero esa política aún no ha logrado influir en Maduro, que este año rompió las conversaciones con los líderes de la oposición del país, que se suponía iban a incluir una discusión sobre el establecimiento de condiciones para una nueva votación presidencial.

Y en los últimos meses, muchos países han optado por empezar a relacionarse con el gobierno de Maduro, un reflejo, en parte, de la elección de izquierdistas en toda Sudamérica. Tras la elección de Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil, los seis países más grandes de América Latina están o pronto estarán dirigidos por líderes que profesan ideales de izquierda.

Bolivia reanudó las relaciones normales con Venezuela tras la elección de Luis Arce en 2020. Perú hizo lo mismo el año pasado tras la elección de Pedro Castillo. A principios de este año, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, dijo que haría algo similar.

El lunes, Maduro declaró que él y Lula habían hablado por teléfono y acordaron reanudar la cooperación binacional.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, quizás ha sido el más crítico con Maduro. Su predecesor de centroderecha reconoció a Guaidó como presidente de Venezuela. Pero desde entonces no se ha mencionado a Guaidó en la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores, ni se ha reconocido oficialmente al gobierno de Maduro.

“No podemos tener doble moral”, dijo.

Colombia, que hasta hace poco solo había tenido gobiernos de centro y derecha, ha sostenido una relación tensa con Venezuela desde que Chávez llegó al poder.

Pero la relación cayó en picada en 2019, cuando Colombia reconoció a Guaidó como mandatario venezolano y Maduro rompió relaciones con Bogotá.

Algunos integrantes de la oposición venezolana celebraron y otros condenaron la visita de Petro.

En un comunicado enviado a The New York Times, Guaidó, quien aún es reconocido por Estados Unidos como presidente de Venezuela, calificó a Maduro de “dictador” y dijo que Petro debe alejarse de “ser cómplice de violación de derechos humanos”.

Pero en una entrevista, Stalin González, quien forma parte de otra facción de la oposición, dijo que la comunidad internacional había agotado la estrategia de aislamiento.

González afirma que solo queda el diálogo, y la oposición venezolana debe abrazar los intentos de la nueva izquierda sudamericana para llevar a Maduro a la mesa de negociaciones.

“Yo espero que Petro sea un aliado de la democracia en Venezuela”, dijo González. “En el pasado se usó la estrategia de la presión y más presión y eso no resultó. Necesitamos gente que aliente a Maduro a la democracia, a volver a respetar los derechos humanos y las instituciones”.

Petro ha calificado su decisión de restablecer las relaciones como una medida práctica.

Hay más de dos millones de venezolanos viviendo en Colombia, pero no hay servicios consulares para ayudarlos, mientras que la ruptura ha acabado con miles de millones de dólares en comercio legal, lo que alimenta el comercio ilegal y sin impuestos a lo largo de los muchos caminos rústicos que bordean la extensa frontera de los países.

Sin embargo, hay indicios de que los intereses de Petro pueden estar más cerca de casa. El presidente colombiano ha apostado su presidencia en lograr lo que él llama “paz total”, que implica la eliminación de los numerosos grupos armados del país mediante acuerdos de paz y otros medios.

Para lograrlo, Petro necesita a Maduro, quien ha permitido que algunos de esos grupos, incluida una guerrilla izquierdista llamada Ejército de Liberación Nacional, florezcan en Venezuela.

Gunson dijo que Maduro tiene un largo historial de negociaciones de mala fe, y puso en duda la idea de que cumpliera con cualquier cosa que le haya prometido a Petro.

Hasta ahora, no está claro si Maduro le ha prometido algo a Petro a cambio de la reunión tan pública.

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela, se mostró igualmente escéptico de que Petro pueda lograr que Maduro transite hacia la democracia.

Alarcón dijo que “si esta relación tiene componentes políticos, como yo apostaría que los va a tener”, es posible que termine “de alguna manera, favoreciendo a la estabilidad del gobierno de Maduro”.

Publicado en The New York Times.

 

Continue Reading

Agencias

Mientras Putin contraataca ., Zelinsky pide resistencia en Ucrania

Published

on

EP New York | guerra de Ucrania

Putin amenaza con más bombardeos masivos y Zelenski pide a los ucranianos resistir

Moscú/Leópolis – El presidente ruso, Vladímir Putin, amenaza con lanzar nuevos bombardeos masivos contra ciudades de Ucrania si Kiev perpetra «atentados terroristas» de envergadura en Rusia, mientras su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, ha animado a la población a resistir y a no abandonar los refugios.

Putin dejó claro que los bombardeos masivos de hoy fueron una respuesta al ataque del sábado al puente de Crimea, de 19 kilómetros de longitud, el más largo de Europa, y cuya seguridad las autoridades rusas habían garantizado en un cien por cien.

«Con sus acciones, el régimen de Kiev se puso del lado de las formaciones terroristas internacionales, de los grupos más odiosos. Dejar sin respuesta este tipo de crímenes ya no es posible», dijo el jefe del Kremlin al inaugurar una reunión del Consejo de Seguridad de Rusia.

Bombardeos rusos a gran escala en ciudades como Kiev, Leópolis y Zaporiyia han causado este lunes varios muertos, mientras la población busca protección en los refugios.

«En el día 229 (de guerra) intentan destruirnos y borrarnos de la faz de la tierra. Completamente. Destruir a nuestra gente que está durmiendo en casa en Zaporiyia. Matar a la gente que se dirige al trabajo en Dnipro y Kiev», ha resumido de manera gráfica el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

El comandante en jefe de Ucrania, el general Valeriy Zaluzhnyi , ha asegurado en su canal de Telegram que los rusos han lanzado 75 misiles, de los que 41 fueron neutralizados por sus sistemas de defensa aérea.

Al menos ocho personas han muerto y otras 24 heridas han resultado heridas en el primer bombardeo ruso contra Kiev registrado esta mañana,

Desde finales de junio, Kiev no había sido escenario de ataques rusos, que se están intensificando tras la destrucción, el pasado sábado, del puente que une Crimea con Rusia.

En Leópolis, el jefe de la administración militar regional, Makzym Kozytski, ha confirmado que esta mañana se han registrado varias potentes explosiones hacia las 09.00 hora local (06.00 GMT) en el centro de esta ciudad del oeste de Ucrania.

«Residentes de la región de Leópolis, la defensa aérea está funcionando. Permanezcan en los refugios», ha advertido a la población en un mensaje en Facebook que recogen medios locales.

El responsable militar ha informado de que el objetivo de los ataques han sido instalaciones de la infraestructura energética en la región de Leópolis» y ha pedido que no se distribuyan fotos, vídeo o cualquier tipo de suposiciones, con el fin de no ayudar a las fuerzas rusas. ya que «hay amenaza de nuevos ataques con misiles».

Los medios ucranianos también informan de varias explosiones por misiles en la ciudad de Dnipro, así como de ataques contra Zhytomyr, ceca de Kiev; Khmelnytskyi, más al este en la orilla del río Bug Meridional, y Ternopil (al este, a orillas del río Seret).

Según el diario Kyiv Indepndiente, que cita al gobernado Vitaliy Kim, un total de diez misiles S-300 cayeron sobre la ciudad de Myukolaiv, sin que por el momento se haya informado de víctimas.

Prosigue el castigo a Zaporiyia

El ataque sobre Kiev se produce solo unas horas después de que se haya registrado un nuevo bombardeo en Zaporiyia.

Al menos una persona ha muerto en un ataque con cohetes perpetrado esta noche en el centro de esta ciudad del sureste de Ucrania, según ha confirmado hoy Anatoly Kurtev, secretario del ayuntamiento.

«Esta noche los terroristas rusos volvieron a acabar con la vida de un civil. Desde las seis de la mañana se sabe de una víctima. Nuestro más sincero pésame a familia y amigos», dijo Kurtev en un mensaje en Telegram que recoge la agencia Ukrinform.

Al parecer, según el funcionario, en el ataque también han resultado heridas otras cinco personas, entre ellas un niño, que presenta cortes por fragmentos de vidrio.

Previamente, el jefe de la administración militar regional, Oleksandr Staruj, había informado del ataque, pero sin confirmar cifras de muertos y heridos.

«El terror del enemigo continúa. Como resultado del ataque con misiles en el centro de Zaporiyia, un edificio residencial de varios pisos fue destruido nuevamente. Hay víctimas», escribió.

Se trata del tercer bombardeo lanzado por las fuerzas rusas sobre la ciudad en los últimos cinco días.

Un ataque similar la noche anterior dejó al menos trece muertos y 89 heridos, entre ellos once niños, mientras la cifra de víctimas mortales por el bombardeo con misiles el pasado jueves ascendió ayer a veinte.

Al menos 10 muertos

Al menos diez personas han muerto y otras sesenta han resultado heridas en los ataques lanzados por las tropas rusas en todo el territorio ucraniano, informó la portavoz de la policía ucraniana, Mariana Reva, en un balance preliminar.

«Si hablamos de toda Ucrania, se han registrado ataques en otras catorce regiones del país, además de Kiev. Hasta el momento, podemos hablar de diez muertos y unos sesenta heridos en toda Ucrania como consecuencia de los ataques de Rusia con misiles», dijo en declaraciones a la televisión ucraniana que recoge el diario «Ukrainska Pravda».

Agregó que agentes de policía, forenses e investigadores están trabajando sobre el terreno para determinar y registrar las consecuencias de los bombardeos.

Aseguró que se está actuando lo más rápido posible y se está haciendo lo necesario por garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Zelenski pide a la población que no abandone los refugios y resista

La atemorizada población busca protegerse en refugios. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha hecho un llamamiento a la población a no abandonarlos y a resistir en esta «guerra a gran escala con la que Rusia busca borrar a Ucrania de la faz de la tierra».

«La alarma antitaérea no cesa en toda Ucrania. Hay impactos de misiles. Por desgracia, hay muertos y heridos. Les pido: no abandonen los refugios. Cuiden de si mismos y de sus seres queridos. Aguantemos y seamos fuertes», ha escrito Zelenski en Telegram.

«En el día 229 intentan destruirnos y borrarnos de la faz de la tierra. Completamente. Destruir a nuestra gente que está durmiendo en casa en Zaporiyia. Matar a la gente que se dirige al trabajo en Dnipro y Kiev», ha añadido.

En un mensaje al pueblo ucraniano, el presidente ha confirmado que los ataques masivos en varias regiones de Ucrania tienen como objetivo la infraestructura energética y la pobablación.

«La mañana es dura. Estamos tratando con terroristas. Docenas de misiles, «Shaheds» iraníes. Tienen dos objetivos», ha dicho Zelenski.

«La región de Kiev y la región de Jmelnytskyi, Leópolis y Dnipro, Vinnytsia, la región de Ivano-Frankivsk, Zaporiyia, la región de Sumy, la región de Jarkov, la región de Zhytomyr, la región de Kirovohrad, el sur del país. Quieren pánico y caos, quieren destruir nuestro sistema energético»

El segundo objetivo, ha señalado, son las personas», y subraya que en «un momento así y unos objetivos así han sido especialmente elegidos para causar el mayor daño posible».

La paz sólo llegará con la liberación de Ucrania

Zelenski también afirmó este lunes que la paz y la seguridad serán sólo posibles con la liberación de todo el territorio de Ucrania, al tiempo que acusó a Rusia de querer acabar con el pueblo ucraniano dentro y fuera del campo de batalla.

«Hoy, el mundo entero ha vuelto a ver el verdadero rostro de un Estado terrorista que mata a nuestro pueblo. No sólo en el campo de batalla, sino también en ciudades pacíficas», afirmó Zelenski en un mensaje en Telegram que acompaña con imágenes de las consecuencias de los bombardeos.

Acusó a Rusia de ocultar «su verdadera naturaleza y propósito sangrientos y criminales con conversaciones de paz» y de responder a todas las ofertas de paz real con ataques con misiles.

«Todo esto sólo demuestra que la liberación de todo nuestro territorio es la única base para la paz y la seguridad para todos los ucranianos», afirmó.

Cruz Roja detiene sus actividades

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) informó de una «pausa temporal» en sus actividades en Ucrania, a raíz de los ataques aéreos rusos lanzados hoy contra Kiev y otras ciudades clave, en aparente represalia contra el sabotaje del puente que une a la península de Crimea con el territorio ruso.

«Dada la situación de seguridad en Ucrania hoy, los equipos de CICR han detenido momentáneamente sus movimientos para buscar refugio y continuar trabajando sobre el terreno», señaló un breve comunicado de la organización humanitaria.

«La asistencia se reanudará cuando la situación de seguridad lo permita», destacó el CICR, organización especializada desde hace más de 150 años en la ayuda humanitaria en zonas en guerra.

Conmoción en la UE

Los líderes de las instituciones europeas reaccionaron con conmoción a los bombardeos rusos a objetivos civiles esta mañana en ciudades como Kiev, Leópolis y Zaporiyia, que dejaron al menos diez muertos y sesenta heridos, unos ataques que, dijeron, retratan a la Rusia de Vladimir Putin y «no tienen cabida» en el siglo XXI.

«Estoy conmocionada y horrorizada por los despiadados ataques en Kiev y otras ciudades ucranianas. Una vez más, Rusia ha demostrado al mundo lo que representa: el terror y la brutalidad. Los responsables deben rendir cuentas», dijo en un comunicado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

También el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, consideró en su perfil en Twitter que “los horrendos ataques de Rusia contra Kiev y otras ciudades de Ucrania muestran la desesperación del Kremlin”.

Con información de EFE

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares