Connect with us

Venezuela

¿Cómo logró Leopoldo López salir de Venezuela?

Published

on

EP New York/Venezuela

López se une a la familia tras huir de Venezuela

— Después de más de seis años de encierro, el líder opositor venezolano Leopoldo López es un hombre libre y se reencontró con su familia en Madrid.

López llegó el domingo a la capital española luego de lo que sus asistentes describieron como una fuga relámpago de la residencia del embajador español en Caracas, donde había estado como “huésped” desde que lideró un fallido golpe militar respaldado por Estados Unidos contra Nicolás Maduro en abril de 2019.

Dos personas cercanas a López dijeron que huyó de Venezuela por mar y llegó a la cercana isla caribeña de Aruba el viernes. Hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir los detalles de la huida, que siguió a meses de planificación.

Los asistentes insistieron en que la salida no fue el resultado de negociaciones con el gobierno, como han especulado muchos partidarios e incluso opositores del gobierno socialista.

El gobierno de Venezuela emitió un comunicado el domingo criticando a España por ayudar en la huida de López, al que tachó de “terrorista”. Calificó al embajador de España, Jesús Silva, como el “principal organizador” y “cómplice” de la fuga del opositor, pero se abstuvo de expulsar al diplomático, quien fue llamado recientemente y tiene previsto concluir su misión en Caracas el próximo mes.

De esa manera, España “participa activamente en la fuga ilegal de un peligroso delincuente y decide recibirlo en su territorio, sin reparar en las leyes internacionales”, agregó el comunicado, divulgado por el canciller Jorge Arreaza en las redes sociales.

Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela y considerado el segundo hombre más poderoso del oficialismo luego de Maduro, desestimó previamente la huida de López.

“Nosotros siempre hemos dicho que Leopoldo es un problema de la oposición, ese no es problema nuestro”, dijo Cabello en declaraciones difundidas por la televisión estatal durante un acto de simulacro electoral.

En tanto, miembros de la policía de inteligencia SEBIN detuvieron a varias personas que trabajan en la misión diplomática, incluida una mujer que cocinaba para López, además de guardias de seguridad privados, según los aliados de López.

El SEBIN trató el sábado de registrar las casas de los agentes de la Policía Nacional de España apostados en el recinto diplomático en busca de información sobre el paradero de López.

El gobierno de España condenó las detenciones de personal laboral de su embajada, así como “los registros producidos en domicilios de personal adscrito” a esa sede diplomática “actos que suponen un incumplimiento de las obligaciones contenidas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores de España en un comunicado.

López, de 49 años, aún no ha hecho una aparición pública. Pero dijo el sábado por la noche en las redes sociales que la decisión de dejar su tierra natal “no ha sido sencilla”.

“No descansaremos y seguiremos trabajando día y noche para alcanzar la libertad que nos merecemos todos los venezolanos”, dijo López a través de Twitter la noche del sábado.

“Luego de pasar siete años de persecución y prisión injusta dentro de Venezuela Leopoldo López todavía no se encuentra en total libertad, al igual que todos los venezolanos, mientras exista una dictadura que viola los derechos humanos del pueblo”, dijo su partido.

No está claro cómo López abandonó la residencia del embajador, dada la fuerte presencia de la seguridad del estado apostada permanentemente en las afueras del recinto. Los viajes por tierra se han vuelto cada vez más difíciles debido a la escasez generalizada de combustible y los puestos de control controlados por las fuerzas de seguridad han proliferado en todo el país.

En un mensaje dirigido a Maduro en Twitter, el líder de la oposición Juan Guaidó — que es reconocido por más de 50 naciones como presidente interino del país al considerar que la reelección de Maduro en 2018 se consideró ilegítima– dijo que su mentor político había salido de Venezuela “burlando su aparato represivo”.

Su condena de casi 14 años de prisión, fijada en septiembre del 2015 por presuntamente incitar a la violencia, fue condenada por muchos países. Luego de permanecer más de tres años en prisión militar, el opositor fue puesto bajo arresto domiciliario desde el 8 de julio de 2017.

La oposición venezolana, después de sacar a decenas de miles de personas a las calles el año pasado, ahora lucha por recuperar el impulso. Maduro mantiene firmemente el control de las fuerzas armadas y casi todas los instituciones del Estado.

El gobierno también se está preparando para retomar el control de la Asamblea Nacional, la última gran institución nacional en manos de la oposición, en las elecciones legislativas de diciembre que Guaidó ha prometido boicotear.

López se había negado obstinadamente durante mucho tiempo a irse, incluso cuando su esposa e hijos huyeron el año pasado a España, donde su padre tiene la ciudadanía y es miembro del Parlamento Europeo.

López se une a decenas de figuras antigubernamentales que han huido de Venezuela en los últimos años, muchas de las cuales se han ido de forma encubierta para evitar una posible persecución o tiempo en la cárcel. Millones de ciudadanos comunes se han ido debido al colapso de la economía del país.

Los años que López pasó en una prisión militar solidificaron su imagen de hombre dispuesto a arriesgar su propia piel para librar al país de Maduro. Buscó aliados entre sus excarceleros en la Fuerza Armada y en 2019 reapareció en un paso elevado de una autopista junto a un pequeño grupo de militares que pedían un levantamiento contra Maduro. El golpe fue fácilmente neutralizado. (AP)

 

Agencias

Oposición y dictadura venezolana inician diálogos en México

Published

on

EP New York/México

Gobierno y oposición venezolana apuestan a diálogo en México
CIUDAD DE MÉXICO — El gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana iniciarán el viernes en la capital mexicana una nueva etapa de diálogos con la que se busca destrabar años de confrontación, pero para muchos venezolanos no hay expectativas de que el proceso dé resultados.

En una calle de clase media del oeste de Caracas, Damaris Álvarez, coordinadora de una escuela de música estatal de 35 años, afirmó que dará seguimiento a las negociaciones entre el gobierno y la oposición, pero insistió en que su prioridad es “resolver el día a día”.

“Estamos en un campo que está lleno de minas, pero tú ves que la gente trata de ver cómo sobrevive”, dijo al hablar de las complicaciones que enfrenta a diario junto a su familia porque su salario, de unos cuatro dólares al mes, le resulta insuficiente para comprar los alimentos ante la desbordada hiperinflación. Al igual que muchos de sus vecinos, Álvarez vende galletas y pasteles para ganar algo más de dinero.

“Las encuestas demuestran que hay un profundo deseo de cambio, pero también hay un cansancio, no sólo por la lucha diaria por la supervivencia, sino también por la incapacidad de los políticos hasta ahora para hacer alguna diferencia en su vida diaria”, dijo Cynthia Arnson, directora del Programa Latinoamericano del Wilson Center. “Creo que hay un gran escepticismo”.

Delegados de Maduro y de la oposición, que lidera Juan Guaidó, sostendrán el viernes un primer encuentro en la Ciudad de México en el que se espera que definan la metodología de trabajo y el cronograma para las próximas reuniones. Sobre los temas que se debatirán en el nuevo proceso de diálogo no se conocen mayores detalles. Al respecto Maduro sólo adelantó que la agenda incluye siete puntos.

En representación del gobierno venezolano participarán el presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez; el gobernador del estado central de Miranda, Héctor Rodríguez, y el diputado Nicolás Maduro Guerra, hijo del mandatario.

Por la oposición vendrán el exalcalde Gerardo Blyde al frente de la delegación, más otros miembros de las principales fuerzas opositoras, entre ellos Carlos Vecchio, representante de Guaidó en Estados Unidos; Tomás Guanipa, secretario general del partido Primero Justicia, y el dirigente socialcristiano Roberto Enríquez, quien estaba refugiado desde hace cuatro años en la residencia del embajador de Chile en Caracas y obtuvo un salvoconducto de parte del gobierno para salir de la sede diplomática y viajar a México.

Los diálogos se llevarán a cabo bajo la mediación del gobierno de Noruega, que hace dos años promovió una iniciativa similar que fracasó. Representantes de Rusia y Holanda también intervendrán en el proceso como acompañantes de las delegaciones del gobierno y la oposición, respectivamente.

Estados Unidos no participará directamente en las conversaciones, pero los analistas coinciden en que podría desempeñar un papel fundamental debido a que Maduro ha centrado sus exigencias para sentarse a dialogar en que Washington levante las sanciones que enfrentan su gobierno y más de medio centenar de funcionarios y allegados desde hace cuatro años.

El gobierno del presidente Joe Biden, que reconoce a Guaidó como presidente encargado de Venezuela, se ha mostrado a favor de un diálogo que genere las condiciones que permitan elecciones democráticas y transparentes en la nación sudamericana. La Unión Europea es del mismo sentir.

El mes pasado Washington aceptó levantar una de las sanciones para permitir a las compañías no estadounidenses exportar a Venezuela gas licuado de petróleo, el cual se utiliza para cocinar. La decisión fue considerada un “gesto de buena fe” para promover el diálogo.

Al hablar de las exigencias que llevarán sus delegados a la mesa de negociaciones, Maduro dijo el fin de semana que pedirán el “levantamiento de todas las sanciones”, el “reconocimiento de las autoridades legítimas y constitucionales” y que la oposición “renuncie a la violencia”. Con respecto a la agenda que llevará la oposición, The Associated Press se enteró que sus delegados pedirán la definición de un cronograma electoral, un plan masivo de importación de vacunas contra el COVID-19 y “elecciones libres y transparentes”.

Con 96,2% de su población en la pobreza, una inflación que en los primeros cinco meses del año alcanzó una tasa acumulada de 264,8%, y una contracción económica que se ha extendido siete años y que se prevé que este año sea de 10%, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional, Venezuela enfrenta la peor crisis económica y social de su historia.

A diferencia de los procesos de diálogo que se desarrollaron entre el 2017 y 2018 y en el 2019, en esta oportunidad el gobierno de Maduro va en una condición de fortaleza frente a una oposición muy debilitada por las fracturas internas y la pérdida este año de la Asamblea Nacional, que era su último bastión.

“Hay unidad para enfrentar los procesos que vienen en la negociación”, afirmó Guaidó el jueves por la noche al desestimar las divisiones dentro la coalición opositora. En el acto en el este de la capital venezolana, dijo también que el objetivo de los diálogos en México es “la búsqueda de una solución a la crisis”.

“La oposición no tiene absolutamente nada que llevar a la mesa”, dijo el académico venezolano Félix Seijas, director de la firma de estudios de investigación estadística Delphos, al asegurar que los sectores adversos a Maduro no tienen mayor peso de negociación porque han perdido el poder de convocatoria en las calles.

Si bien el fracaso de los anteriores procesos de diálogo ha reducido las expectativas de que haya un gran avance en este proceso, algunos férreos críticos de Maduro como Elliott Abrams, quien fue enviado especial para los asuntos de Venezuela durante el gobierno de Donald Trump, reconocen que las condiciones para las negociaciones han mejorado.

Eso se debe a que, a diferencia de las conversaciones anteriores, el apoyo nacional e internacional a Guaidó se ha desvanecido, debilitando su capacidad para exigir la destitución de Maduro. Menos de 10 de las más de 60 naciones que alguna vez reconocieron el gobierno interino de Guaidó aún mantienen ese reconocimiento, según un informe del Wilson Center este mes.

“Hay más posibilidades de éxito si define el éxito como llegar a un acuerdo”, dijo Abrams, quien ahora es investigador principal de estudios de Oriente Medio en el Consejo de Relaciones Exteriores. “Pero si lo define como una mejora real en las condiciones de los derechos humanos, por ejemplo, la libertad de reunión o la libertad de prensa, entonces no estoy seguro de que haya progreso”.

La detención a mediados del mes pasado del dirigente Freddy Guevara, un estrecho colaborador de Guaidó que estaba participando en el proceso de acercamiento con el gobierno, puso en riesgo el nuevo proceso de diálogo. Pero finalmente la oposición decidió seguir adelante.

____

Con informaciòn de AP

Continue Reading

Latinoamérica

EE.UU aprueba TPS para venezolanos

Published

on

EP – EE.UU. / Latinoamérica

EEUU concede estatus de protección temporal a venezolanos

MIAMI — Estados Unidos concederá un estatus de protección temporal de 18 meses de duración a los venezolanos que vivan en el país y no hayan podido regularizar su situación migratoria hasta ahora, dijo el lunes el secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas.

El estatus, conocido como TPS por su nombre en inglés, permite a sus beneficiarios trabajar de manera legal en Estados Unidos y los protege de una deportación. Para poder acogerse, una de las condiciones es que los venezolanos hayan llegado a Estados Unidos no más allá del 8 de marzo, expresó Mayorkas.

Unos 320.000 venezolanos podrían ser beneficiados con el TPS.

“Las condiciones de vida en Venezuela revelan un país en crisis, incapaz de proteger a sus propios ciudadanos”, expresó el funcionario en un comunicado de prensa. Dijo que la medida se extenderá hasta septiembre de 2022.

El TPS puede ser extendido a un país que cumpla con una o más de estas tres condiciones: un conflicto armado en curso, desastre natural, o condiciones temporales. Otro países latinoamericanos con TPS incluyen a El Salvador, Nicaraguas, Honduras, y Haiti.

Al efectuar el anuncio, el gobierno dijo que se trata sobre todo de una medida humanitaria provocada por las condiciones extraordinarias y temporales en Venezuela que impiden a los venezolanos regresar a su país de manera segura, incluyendo una crisis humanitaria marcada por hambruna y desnutrición, la presencia de numerosos grupos armados y represión, entre otras cosas.

Al mismo tiempo Estados Unidos seguirá evaluando su política de sanciones y buscará generar consenso internacional para continuar presionando al gobierno de Venezuela. El objetivo final es que haya una salida democrática de la actual crisis venezolana, han expresado funcionarios.


Otros temas de latinoamérica/ Supremo de Brasil anula condenas contra Lula da Silva


El anuncio del TPS tuvo lugar a menos de dos meses de la asunción de Biden como presidente de Estados Unidos. El mandatario, que durante su campaña política había prometido ordenar el TPS para los venezolanos en sus primeros 100 días de gobierno, considera a Nicolás Maduro como un dictador y a las elecciones de mayo de 2014 como fraudulentas.

El día antes de dejar el poder, el 19 de enero, el entonces presidente republicano Donald Trump firmó un decreto ordenando que se frenen las deportaciones de los venezolanos. Esa orden, conocida como DED, no les concedió, sin embargo, ningún estatus legal y la comunidad estaba confundida pensando en que no sería aplicada por el actual gobierno demócrata.

Venezuela atraviesa desde hace años una profunda crisis política y económica, que ha provocado una migración récord de cerca de cinco millones de refugiados hacia diferentes países de todo el mundo, la mayoría de ellos a Colombia. En febrero, el presidente de ese país, Iván Duque, anunció un plan para regularizar a cerca de un millón de migrantes venezolanos que viven de manera ilegal en ese territorio.

En Estados Unidos vive una numerosa comunidad venezolana, la mayoría de ellos en el sur de la Florida. Los primeros que llegaron fueron empresarios que lograron rápidamente un estatus legal a través de visas de trabajo, empresariales y de inversión, y asilados políticos. Luego, a medida que la crisis humanitaria se acentuó en la nación sudamericana, empezaron a llegar también personas de clase media y baja, que se encontraron con dificultades para regularizar su estatus migratorio.

En 2020, durante la administración de Trump, cerca de 200 venezolanos fueron deportados a pesar de que Estados Unidos ha denunciado una crisis humanitaria y violaciones de derechos humanos en la nación sudamericana.

Los beneficiarios del TPS deberán demostrar que residen en el país desde al menos el 8 de marzo de 2021. Tendrán 180 días para presentar su solicitud, que en total tendrá un costo de poco más de 500 dólares.

Además de los venezolanos, podrán beneficiarse con este TPS personas sin nacionalidad que hayan residido por ú

Todos aquellos que soliciten el TPS deberán someterse a una investigación de antecedentes y de seguridad, dijo el departamento de Seguridad Interna, y remarcó que la medida es sólo para quienes ya están en el país.

“Por su propia salud y seguridad, las personas no deben creerle a contrabandistas o personas que dicen que la frontera está abierta”, dijo el departamento, conocido como DHS por su nombre en inglés, en un comunicado en el que ofreció algunos detalles del TPS para los venezolanos. “Debido a la pandemia, las restricciones de viaje y admisión en la frontera siguen vigentes”, indicó.

El representante del líder opositor venezolano Juan Guaidó en Estados Unidos, Carlos Vecchio, aplaudió la designación y dijo que es una medida temporal hasta que se reestablezcan las condiciones que permitan regresar a los venezolanos a su país.

“Es un gesto de solidaridad con los migrantes venezolanos que la comunidad internacional debe replicar”, expresó Vecchio.

El gobierno de Biden ha manifestado que seguirá con la política de sanciones contra Venezuela que impulsó su antecesor, pero también trabajará con la Unión Europea y sus socios en Latinoamérica para coordinar una política de presión que lleve a la mesa de negociaciones a Maduro y la oposición política venezolana.

Desde hace años la comunidad venezolana reclamaba un TPS. Varias veces se presentaron en el Congreso proyectos de ley bipartidista para concederles un estatus temporal, pero ninguno fue aprobado.

Activistas venezolanos agradecieron a la administración de Biden la protección y pidieron cautela a la comunidad.

“Queremos pedirles calma” mientras se conocen los detalles del proceso, dijo Helene Villalonga, presidenta y fundadora de la Asociación Multicultural de Activista Voz y Expresión, conocida como AMAVEX. “Nos sentimos satisfechos y alegres”, aseguró.

 

Continue Reading

Articulos Destacados

Maduro y el chavismo retoman control legislativo en polémicas elecciones

Published

on

EP New York/ agencias

CARACAS — Cinco años después que la oposición le arrebató el control de la Asamblea Nacional por primera vez en dos décadas de gobiernos socialistas, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se aseguró el control de la última institución independiente del país al alcanzar la alianza oficialista el 67,6% de votos en las elecciones legislativas.

Los comicios fueron boicoteados por los principales partidos de oposición, que alegaron que no existían condiciones para unas elecciones libres y democráticas. Los críticos de Maduro sostienen que se trató de un proceso fraudulento que tendría esencialmente el objetivo aniquilar a la oposición y fungió como una “elección interna” del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) “para dirimir conflictos a lo interno del régimen”.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Indira Alfonzo, indicó en un primer boletín preliminar, con el 82,35% de los votos escrutados, que la participación había rondado el 31% de los 20 millones de venezolanos inscritos en el padrón electoral.

La alianza oficialista, de acuerdo con cifras preliminares, sumaba 3,558.320 del total de 5,2 millones de votos escrutados, mientras la alianza de partidos opositores minoritarios -El Cambio, Avanzada Progresista, el partido socialcristiano COPEI, Acción Democrática, Cambiemos- contabilizaba 944.665 boletas, o el 17,95%.

En los comicios legislativos de 2015, en las que participaron todos los partidos políticos, la abstención fue del 25,75%. En 2005, cuando la oposición se abstuvo mayoritariamente, la abstención fue de 74,74%.

Poco después, Maduro celebró el resultado, afirmando que se logró “una tremenda y gigantesca victoria electoral”.

“Hemos cumplido con la Constitución, tenemos una nueva Asamblea Nacional producto del voto popular”, añadió.

El gobernante expresó su alivio porque sus adversarios perdieran el control de la Asamblea tras cinco años, afirmando que la oposición usó como tribuna el legislativo para promover “golpes de Estado, conspiraciones, llamados a intervención, sanciones criminales y crueles en contra de la economía de la familia y el país”.

A partir del 5 de enero, fecha establecida en la constitución para la instalación de una nueva Asamblea Nacional, Maduro tendrá el control de todos los poderes públicos.

Basado en reportes del Observatorio contra el Fraude de la mayoría opositora de la Asamblea Nacional, Guaidó expresó en su cuenta de Twitter que más del 82% de los venezolanos se abstuvo de salir a votar.

“El fraude ha sido consumado y el rechazo mayoritario del pueblo de Venezuela ha sido evidente”, dijo la noche del domingo el líder opositor y jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, en un mensaje que difundió en la redes sociales, al asegurar que la mayoría de los venezolanos expresaron su rechazo a Maduro al no salir a votar.

“La Asamblea Nacional seguirá en funciones para lograr elecciones presidenciales y parlamentarias libres”, anunció el presidente del Congreso, y agregó que la mayoría opositor se mantendrá en sus funciones basada en el “principio de continuidad constitucional”

“El cambio no lo podrán parar. Esto es insostenible”, dijo Guaidó, quien ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por casi 60 países, e invitó a los venezolanos a salir el 12 de diciembre para participar en la ”consulta popular” promovida por la oposición y organizaciones civiles

Al perder el Congreso, la oposición quedará sin ningún piso institucional y muy limitada para ejercer alguna presión contra el gobierno, lo que según algunos analistas acelerará el final de los últimos vestigios de la democracia venezolana.

La legitimidad del mandato de Maduro nunca estuvo en juego en el proceso electoral del domingo, según coincidieron el presidente de la encuestadora local Datanálisis, Luis Vicente Leó

“Dudo que los 60 países que desconocen a Maduro por la elección de mayo 2018, reconocerán a Maduro por el hecho de las elecciones. Obviamente no”, dijo Vallés a Associated Press. “Esta miopía de la oposición restó una mirada estratégica” sobre lo que significaba la elección legislativa.

El gobierno de Maduro ejecutó el domingo “la última fase de la tarea ardua de desplazar a la oposición, sin recurrir a la violencia sistemática y selectiva sobre el liderazgo político opositor”, acotó Vallés.

Ahora “podemos decir que la oposición ya no ocupa ninguna relevancia en las instituciones” del Estado venezolano, agregó.

Sin embargo, la recuperación del legislativo por parte del oficialismo tiene un sabor amargo para el mandatario izquierdista, puesto que los comicios son rechazados por Estados Unidos, la Unión Europea y buena parte de los países de la región, que no veían las condiciones para un proceso electoral transparente y democrático.

La postura crítica de la comunidad internacional hace prever que no habrá cambios en las presiones y sanciones hacia el gobierno de Maduro, quien deberá seguir sorteando la compleja crisis sólo con el apoyo de Rusia, China, Irán, Cuba y Turquía, que en los últimos años se han convertido en sus incondicionales aliados.

El boicot impulsado por Guaidó no fue acatado por un grupo de organizaciones opositoras minoritarias que mantiene diálogos con el oficialismo, ni tampoco por congresistas y políticos disidentes a quienes el Tribunal Supremo de Justicia, controlado por el gobierno, les entregó la dirección, símbolos, colores y tarjetas de los partidos Primero Justicia, Acción Democráticas y Voluntad Popular, tres de los grandes partidos opositores.

La presidenta del CNE indicó que los resultados preliminares sólo permitían confirmar por el momento los ganadores de 26 de los 277 escaños, de los que 21 correspondían a la alianza oficialista y otros cinco a opositores, cuatro de ellos disidentes de los partidos que boicotearon los comicios.

Entre los parlamentarios ya confirmados destacaban la primera dama, Cilia Flores, y y Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela y considerado el segundo hombre más poderoso del oficialismo luego de Maduro.

El lunes se celebrará una votación en 10 de los 23 estados del país para elegir a tres diputados indígenas. (Con inf. de AP)

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares