Connect with us

Agencias

VIII Cumbre de las Américas, un objetivo derechista contra la corrupción y contra Venezuela

Published

on

EP New York/ Cumbre de las Américas/ Lima (AP) —

Hablar de erradicar la corrupción en latinoamérica en momentos en que un novato anfitrión saca ventaja de la situación política que viven la mayoría de países que han sido víctimas del socialismo del siglo XXI , fue el abrebocas perfecto de la Octava cumbre de las Américas que se celebró en Lima Perú.

Martín Vizcarra el nuevo presidente de Perú que sustituyó a Pedro Pablo Kuczyinski quien renunció precisamente por actos de corrupción hace apenas pocos dias,  se ‘robó’ los aplausos de los jefes de Estado y Gobierno que llegaron más con la espectativa de buscar soluciones contra la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela que hablar de la espinoza corrupción que tiene al borde del abismo la democracia en latinoamérica.

Sin embargo la hipócrita emoción producida por el efusivo saludo de “anticorrupción” de Vizcarra, se fue diluyendo con el trascurrir de la cumbre y poco a poco los mandatarios se fueron centrando en la caótica situación política de Venezuela.

Así fue como dieciséis países americanos pidieron al gobierno de Venezuela que realizara elecciones libres, sin presos políticos, y adelantaron que no reconocerán los resultados si los comicios de mayo no cumplen esas condiciones.

El pronunciamiento contra el régimen de Maduro se hizo efectivo mediante una declaración en la que afirman que en Venezuela existía una “persistente situación de quiebre del orden constitucional” y que su crisis política, económica, social y humanitaria se estaba agravando.

Los firmantes fueron los jefes de Estado y de gobierno de Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, y el vicepresidente de Estados Unidos.

A la cumbre asistieron 33 de los 35 estados de la región. Durante sus discursos de orden, los presidentes Mauricio Macri, de Argentina, y Sebastián Piñera, de Chile, habían adelantado abiertamente que no reconocerían los resultados de esas elecciones.

Los firmantes de la declaración pidieron al presidente Nicolás Maduro que las elecciones presidenciales del 20 de mayo se realicen “con las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático, sin presos políticos, que incluya la participación de todos los actores políticos venezolanos”.

¿Para qué sirven las cumbres?

Las cumbres regionales son una fotografía del momento político. La de las Américas ayer en Lima plasmó definitivamente el giro de la región hacia la ortodoxia económica, el final de la llamada era bolivariana, en la que los presidentes de izquierda muy críticos con EEUU protagonizaban estas citas. Vetado el venezolano Nicolás Maduro, la enorme mayoría de los líderes fueron durísimos con él y anunciaron que no reconocerán las elecciones de mayo. Evo Morales, el gran resistente, se quedó solo con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en el apoyo cerrado a Maduro y las críticas al “imperialismo” de EEUU

Tenemos que redoblar esfuerzos para que el Gobierno de Venezuela acepte ayuda internacional en esta crisis humanitaria. Estamos hablando de corrupción y en Venezuela vemos adonde lleva un proceso de corrupción descontrolado. No hay democracia, hay presos políticos. Argentina va a desconocer cualquier elección que surja de un proceso de este tipo, eso no es una elección democrática”, clamó el argentino Mauricio Macri. “Hemos acogido a decenas de miles de venezolanos, intentamos mandar remedios y alimentos y esa ayuda fue negada por el Gobierno venezolano. No hay espacio en nuestra región para alternativas a la democracia”, remató el brasileño Michel Temer.

Venezuela, es inaceptable. Cualquiera que sea amigo de Venezuela debe pensar primero en el pueblo venezolano”, dijo el canadiense Justin Trudeau.

Los países grandes que ya estaban controlados por el centro derecha, como México o Colombia, remataron esa sensación de minoría en la que quedaba el boliviano Evo Morales. “Somos generosos con el pueblo venezolano pero seremos implacables con el régimen que tanto daño está haciendo. No reconoceremos los resultados de unas elecciones diseñadas para maquillar una dictadura. Es increíble que Maduro siga negando todo mientras el mundo ve como el pueblo venezolano se muere de hambre. El 15% de la población ha migrado, sobre todo a Colombia”, clamó el colombiano Juan Manuel Santos. “México apoya la decisión de no invitar a Venezuela a esta cumbre”, insistió Enrique Peña Nieto.

Sobre corrupción en la región

Sobre el tema de la galopante corrupción , los gobernantes latinoamericanos adoptaron el sábado un compromiso para emprender “acciones concretas” contra la corrupción de la región durante la Cumbre de las Américas.

Al pronunciarse sobre el tema, el presidente argentino Mauricio Macri dijo que mientras la democracia no sea fortalecida, la corrupción difícilmente sería vencida. “La experiencia nos enseña que allí donde la democracia se debilita, la corrupción se incrementa”, dijo el mandatario luego de la aprobación del llamado “Compromiso de Lima”.

Este documento, que cuenta con 57 puntos de acción, fue aceptado a pedido del presidente anfitrión, Martín Vizcarra –quien asumió el cargo hace tres semanas luego de que el escándalo desatado por la constructora brasileña Odebrecht salpicase al expresidente Pedro Pablo Kuczynski– por 35 jefes de Estado o sus representantes reunidos en el evento.

Vizcarra calificó la corrupción en las Américas como “un flagelo”.

“Es un impedimento para avanzar hacia una democracia de calidad, en un ambiente de libertad”, dijo el peruano. “El Compromiso de Lima será la base para robustecer nuestros esfuerzos”.

Esta no es la primera vez que los asistentes a una cumbre se comprometen a luchar contra la corrupción. Lo han hecho cada vez que se han reunido en los últimos 24 años, desde la primera cumbre en 1994, en Miami.

Aunque el Compromiso de Lima se enfoca en el tema, no señala procedimientos ni plazos para su implementación.

Además de la corrupción, la mayoría de los oradores mencionó tres temas actuales: la muerte de tres miembros del equipo periodístico del diario ecuatoriano El Comercio, la situación política en Venezuela y el ataque encabezado por Estados Unidos y sus aliados europeos a sitios que presuntamente producen armas químicas en Siria.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, consideró que el origen “de todos los males”, incluida la corrupción, era “el capitalismo alimentado por un sistema financiero voraz” impulsado por Estados Unidos.

Un discurso de contenido similar fue pronunciado por el canciller cubano Bruno Rodríguez, quien calificó como “una afrenta” para los países de la región el hecho de que el presidente venezolano Nicolás Maduro no fuera invitado a la cumbre.

Por su parte, el presidente chileno Sebastián Piñera se unió a otras voces, en otro lado de la acera, afirmando que su gobierno no reconocerá el resultado de las elecciones presidenciales que se realizarán en Venezuela en mayo.

“Las elecciones no son legítimas”, dijo Piñera. “Venezuela no es sólo un problema para los venezolanos. Es un problema para las Américas”.

La cumbre se realiza en momentos en que varios expresidentes de América Latina están presos por acusaciones de corrupción, entre ellos, Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y Ollanta Humala, de Perú.

Lula, un antiguo sindicalista que participó en varias cumbres americanas, fue el único mencionado en la cumbre, que se realiza cada tres años.

Evo Morales dijo que Lula estaba preso porque el capitalismo usaba ahora “el alegato de corrupción” para perseguir a políticos progresistas, como antes lo hizo alegando terrorismo, narcotráfico y comunismo.


Servicios informativos EP int/ (AP)

Agencias

9/11 , 20 años después del dolor

Published

on

EP New York/ 9/11

Nueva York, una ciudad herida pero cambiada 20 años después del 11S

Continue Reading

Agencias

23 fallecidos deja hasta el momento la tormenta ‘Ida’ en el área tri-estatal

Published

on

EP New York/Tormenta Ida

Continue Reading

Agencias

Talibanes celebran salida estadounidense de Afganistan y toman control de Kabul

Published

on

EP Newyork/Afganistan

Durante la evacuación, las fuerzas estadounidenses ayudaron a trasladar a unos 120.000 ciudadanos estadounidenses, afganos y de otros países, según la Casa Blanca

El Talibán proclama su victoria en Kabul y promete seguridad
KABUL — El Talibán hizo un recorrido triunfal el martes por el aeropuerto internacional de Kabul, horas después de la retirada de tropas que puso fin a la guerra más larga de Estados Unidos. De pie en la pista, líderes del grupo prometieron asegurar el país, reabrir el aeropuerto y dar una amnistía a sus antiguos rivales.

En una demostración de control, líderes talibanes caminaron por la pista escoltados por miembros de la unidad de élite Badri. Los comandos posaron con orgullo para la prensa vestidos con uniformes de camuflaje.

Poner el aeropuerto de nuevo en funcionamiento es uno de los considerables desafíos que afronta el Talibán para gobernar un país de 38 millones de habitantes que durante dos décadas sobrevivió con miles de millones de dólares en ayuda extranjera.

“Afganistán es libre por fin”, dijo a The Associated Press en la pista del aeropuerto Hekmatula Wasiq, un líder talibán. “El lado militar y el civil (del aeropuerto) están con nosotros y bajo control. Esperamos anunciar nuestro gobierno. Todo es pacífico. Todo es seguro”.

Wasiq instó a la gente a regresar al trabajo y reiteró la promesa talibán de ofrecer una amnistía general. “El pueblo debe ser paciente”, dijo. “Poco a poco devolveremos todo a la normalidad. Llevará tiempo”.

Un miembro destacado de la oficina política del Talibán felicitó a los afganos por su “gran victoria” al lograr la “plena independencia del país” con la salida de las fuerzas estadounidenses.

Shahabuddin Delawar habló ante un centenar de personas, aparentemente todos hombres, en un evento en Kabul transmitido por la televisión estatal. Delawar fustigó al enemigo —las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN— y acusó a Occidente de difundir propaganda para socavar al Talibán.

“Pronto se verá el progreso” de la nación. La imagen en la TV estatal aparecía con el subtítulo “Celebración del Día de la Independencia y el fin de la invasión estadounidense de Afganistán”.

Apenas unas horas antes, el Ejército estadounidense completó su mayor evacuación aérea de personas no combatientes en la historia.

El martes por la mañana aún quedaban signos del caos registrado en los últimos días. En la terminal se veían maletas y ropas tiradas entre montones de documentos. Había alambres de cuchillas para separar zonas y autos volcados y vehículos estacionados bloqueaban rutas en torno al aeropuerto civil, un indicio de las medidas tomadas para proteger contra posibles ataques suicidas con vehículos.

Varios vehículos con combatientes talibanes recorrían la única pista del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, en la zona militar al norte del aeropuerto. Antes del amanecer, combatientes fuertemente armados caminaban por los hangares de la zona militar entre algunos de los siete helicópteros CH-46 que utilizó el Departamento de Estado en sus evacuaciones antes de inutilizarlos.

El vocero del grupo, Zabihula Muyahid, se dirigió a los miembros presentes de la unidad Badri. “Confío en que sean muy prudentes al tratar con el país”, dijo. “Nuestro país ha sufrido guerra e invasión y el pueblo no tiene más tolerancia”.

Tras su intervención, los combatientes exclamaron: “¡Dios es el más grande!”.

En otra entrevista con la televisora estatal afgana, Muyahid habló sobre reanudar la actividad en el aeropuerto, que sigue siendo una vía crucial para los que quieren salir del país.

“Nuestro equipo técnico comprobará las necesidades técnicas y logísticas del aeropuerto”, dijo. “Si podemos arreglarlo todo por nuestra cuenta, no necesitaremos ayuda. Si hace falta ayuda técnica o logística para reparar la destrucción, entonces pediremos ayuda a Qatar o Turquía”.

El vocero no entró en detalles sobre qué estaba destruido.

El general de la Infantería de Marina Frank McKenzie, responsable del Comando Central del Ejército de Estados Unidos, había dicho antes que las tropas habían “desmilitarizado” el sistema para que no pudiera volver a utilizarse. Las autoridades dijeron que las tropas no habían volado equipamiento para asegurar que el aeropuerto podía utilizarse para operar vuelos en el futuro. Además, McKenzie señaló que las tropas estadounidenses habían inutilizado 27 camionetas Humvee y 73 aeronaves.

En el aeropuerto se produjeron escenas dramáticas después de que los Talibanes conquistaran Afganistán en una ofensiva relámpago y tomaran Kabul el 15 de agosto. Miles de afganos rodearon el aeropuerto, y algunos murieron tras aferrarse con desesperación al lateral de un avión de transporte C-17 del Ejército estadounidense que despegaba. La semana pasada murieron al menos 169 afganos y 13 militares de Estados Unidos en un ataque suicida del grupo extremista Estado Islámico en una puerta del aeropuerto.

Durante la evacuación, las fuerzas estadounidenses ayudaron a trasladar a unos 120.000 ciudadanos estadounidenses, afganos y de otros países, según la Casa Blanca. Las fuerzas de la coalición también evacuaron a sus ciudadanos y a más afganos. Pero pese a todos los que salieron, Estados Unidos y otros países admitieron que no habían evacuado a todos los que querían marcharse.

Pero el martes, tras una noche en la que combatientes talibanes dispararon al aire en señal de triunfo, nuevos guardias mantenían alejados a los curiosos y a los que de algún modo aún aspiraban a tomar un vuelo para marcharse.

“Después de 20 años hemos derrotado a los estadounidenses”, dijo Mohammad Islam, un guardia talibán en el aeropuerto, procedente de la provincia de Logar y que sostenía un rifle Kalashnikov. “Se han marchado y ahora nuestro país es libre”.

“Está claro lo que queremos”, añadió. “Queremos sharía (ley islámica), paz y estabilidad”.

Zalmay Khalilzad, el representante especial de Estados Unidos en Afganistán que supervisó las conversaciones de Estados Unidos con el Talibán, escribió en Twitter que “los afganos afrontan un momento de decisión y oportunidad” tras la retirada.

“El futuro del país está en sus manos. Elegirán su camino con plena soberanía”, escribió. “Esta es la oportunidad de poner fin a su guerra también”.

Pero el Talibán afronta lo que podría ser una sucesión de grandes crisis mientras toma el control del país. La mayoría de los miles de millones de dólares que tiene Afganistán en divisas extranjeras están ahora congelados en Estados Unidos, lo que presiona a una moneda local en franca caída. Los bancos han impuesto controles a la retirada de dinero por temor a una fuga de depósitos en el clima de incertidumbre. Funcionarios de todo el país dicen que llevan meses sin recibir sus salarios.

El equipo médico sigue escaseando y miles de personas que huyeron del avance talibán viven en condiciones penosas. Además, una fuerte sequía ha reducido la producción de alimentos en el país y hecho aún más importantes las importaciones, al tiempo que aumenta el riesgo de hambruna.

___

Akhgar informó desde Estambul. El periodista de Associated Press Jon Gambrell en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, contribuyó a este despacho.

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares