Connect with us

Blog de Sucesos y Noticias

79 aniversario de “la noche de los cristales rotos”

Published

on

 “La noche de los cristales rotos”  o “Kristallnacht”  como preludio del Holocausto

EP New York / Opinión / por Ricardo Angoso/

El odio fue un elemento central en la cultura nazi. Odio al diferente, al judío, al “parásito social”, al homosexual, al “vago”, al gitano y, en resumen, a cualquier forma de disidencia que no encajara con el modelo del “buen alemán” en todos los aspectos -cultural, social, racial y político- que el régimen había recreado y esculpido a través de una suerte de idealización de la pureza etnicista del espíritu alemán tradicional ajeno a todas las influencias externas. Pero también el odio fue un elemento fundamental en la movilización de una población que tenía que, llegado el caso, hasta participar en la eliminación de esos enemigos simbólicos que muchas veces ni siquiera conocía, como pasaba con los judíos, que muchos alemanes ni siquiera tenían como vecinos y con los que nunca habían tratado.

Poco a poco se fue incubando en una sociedad propensa a ese discurso y presa del terror infundado desde el poder para acallar cualquier forma de crítica, un clima antijudío nunca visto en la historia de Alemania y desconocido hasta para los antisemitas más acérrimos. Hitler mismo seguía clamando venganza por lo sucedido en 1918 -la derrota de Alemania a manos de los aliados-y la culpa de los judíos en el inmenso pero inútil sacrificio alemán durante la contienda de 1914-1918, seguida de la humillante derrota y la calamitosa revolución “bolchevique” y “judía” que aconteció después.

PROCESO DE ADOCTRINAMIENTO COLECTIVO DEL PUEBLO ALEMÁN

El caldo de cultivo para el gran ataque por parte del régimen contra los judíos se estaba preparando. Se estaba educando, en resumen, a la población no judía para aceptar lo inevitable y poner en marcha el exterminio. “Los judíos estaban cada más despersonalizados, obligados a evitar el contacto social y económico con los no judíos, alejados de la vida cotidiana de la ciudadanía y efectivamente reducidos a un antisímbolo ideológico. La consecuencia de todo ello para la conformación de la opinión popular fue menos la creación de un odio dinámico que una indiferencia fatídica hacia el destino de la población judía. Cuanto más se alejaban los judíos del “mundo real” de la vida diaria, más aparente era la indiferencia de la población no judía. El relativamente tranquilo curso de la política antijudía en los años previos a la guerra reflejaba una esfera ideológica de la política nazi -el objetivo utópico de la “eliminación de los judíos”- que tenía una aprobación amplia y apenas ningún rechazo, principalmente porque casi no tocaba en ningún sentido las experiencias diarias de la inmensa mayoría de la población”, aseguraba el historiador Ian Kershaw al referirse a este momento histórico.

De la misma forma y en idéntica dirección el profesor Jeffrey Herf señalaba que “la lectura más plausible de la evidencia es que una minoría fanática (aunque no una minoría pequeña), incluida o girando en torno a las principales organizaciones del partido nazi quedó completamente convencida por la propaganda radical de que los judíos eran responsables de la guerra y de que estos fanáticos estaban rodeados por una sociedad en la que ciertas formas de antisemitismo estaban perfectamente extendidas”.

Entre 1933 y 1938, ya con los nacionalsocialistas monopolizando todas las instituciones y espacios de la sociedad alemana, el discurso antisemita, hasta en sus formas más populares, se extendió por toda Alemania atizado por al aparato de propaganda nazi y los líderes del partido. Ya en abril de 1933 se había puesto en marcha, alentado por el propio gobierno, una jornada de boicot a nivel nacional de las tiendas judías, aunque la respuesta del público fue más bien fría. Pero los nazis sabían que había que seguir con la presión hasta que toda la sociedad acabara sucumbiendo y aceptando la introducción gradual y paulatina de una cascada de medidas antisemitas que llevarían al total ostracismo a la comunidad judía alemana. 

Así llegamos al año 1938, en que los nazis tras cinco años ejerciendo el poder más omnímodo que nadie antes había tenido en Alemania han acabado con toda forma de disidencia, han cerrado las instituciones democráticas y han eliminado a sus oponentes -muchos de ellos físicamente-. Se estaba gestando el gran ataque a los judíos, la sociedad ya había sido adoctrinada para aceptarlo sin rechistar y Hitler sabía que la comunidad internacional no haría nada para evitarlo. Si Francia, Inglaterra y los Estados Unidos no habían hecho nada para defender los Sudetes en Checoslovaquia, que Hitler se había anexionado en octubre de 1938, ¿por qué iban a hacerlo por un puñado de judíos alemanes indefensos y desarmados?

LA CHISPA QUE ENCENDIÓ LA MATANZA

“El ataque lanzado contra los judíos a escala nacional, conocido como la “noche de los cristales rotos”, (“Kristallnacht”), el 9-10 de noviembre de 1938 comenzó en París el 7 de noviembre, cuando un judío polaco de 17 años, Herschel Grynszpan, disparó contra un oficial de baja graduación (Ernst Vom Rath), en la embajada alemana. El motivo de semejante acto era, en parte, que sus padres, en otro tiempo residentes en Alemania, habían sido deportados de este país. La deportación de los judíos de nacionalidad polaca se vio acelerada cuando este gobierno invalidó los pasaportes de los ciudadanos polacos residentes en el extranjero si no se les ponía un nuevo sello.

En respuesta a la medida, el 26 y 27 de octubre de 1938, Himmler ordenó detener y deportar a todos los judíos polacos. Los nazis utilizaron estas deportaciones para desembarazarse de los judíos que llevaban varios años viviendo en el país, pero no habían obtenido la ciudadanía alemana, y el 7 de noviembre el joven Grynszpan decidió vengarse”, escribía al referirse a este episodio el profesor Robert Gellately.

Pero el asunto ya venía de antes, tal como relata el periodista  Jorge Peirano:”Grynspan le proporcionó la excusa y el momento, pero el proyecto ya venía desarrollándose solapada y dosificadamente desde enero de 1933. Desde que fuera nombrado canciller por el presidente Hindenburg, Hitler había empezado la expulsión de todos los puestos sociales, culturales, científicos, industriales, comerciales y administrativos de los judíos y otros ciudadanos alemanes considerados “inferiores”. Su crimen era no pertenecer a la raza aria, una “raza superior” desde el punto de vista del Tercer Reich. Paradójicamente, el propio Hitler no era alemán de origen y la mayor parte de miembros no militares de su Gobierno eran enfermizos o sociópatas. El resultado fue la expulsión de más de 200.000 ciudadanos alemanes “no arios”, incontables asesinatos y la confiscación de bienes de todo tipo en beneficio del Reich”.

Tras el atentado del joven polaco contra el diplomático, los acontecimientos se fueron sucediendo en cadena y sirvieron como la mejor coartada para que los nazis desataran la mayor “cacería” contra los judíos alemanes ante la pasividad internacional y el silencio interior en el seno de una de las dictaduras más brutales de la historia de la humanidad. El funcionario de la embajada alemana no murió en el momento del atentado y los líderes nazis utilizaron este acto para lanzar a las hordas enfurecidas contra las instituciones, negocios y viviendas judías. En todo el país se produjeron ataques contra intereses judíos en “respuesta” al ataque al diplomático alemán, asunto que fue sobredimensionado e incluso presentado como “asesinato” en los medios alemanes incluso antes de producirse la muerte, que se aconteció unos días después.

Casi todos los dirigentes nazis se encontraban en Munich celebrando el aniversario del Putsch de la Cervecería de 1923 cuando llegó la noticia del atentado y posterior muerte del atacado. Hitler dio, al parecer, el permiso a Joseph Goebbels para que procediera a los ataques en todo el país contra la población judía pero sin sobrepasarse y procediendo a la detención de miles -unos 20.000- prominentes judíos. La Gestapo y la policía debían quedar al margen, mirando como se producían los ataques “espontáneos” del “pueblo alemán, y permitiendo la destrucción de los bienes judíos. Tanto Reinhard Heydrich como  Goebbels, Hitler y otros líderes del partido estaban al tanto de las acciones llevadas al cabo entre el 9 y el 10 de noviembre de 1938, y habían dado instrucciones a la cuerpos policiales y a los tribunales de justicia para que no tomaran acciones contra los responsables de los actos perpetrados en esos días. Los alemanes pasaban a la acción la maquinaría criminal del Holocausto se había puesto en marcha; ya nada la detendría hasta la derrota de Hitler y su posterior suicidio.

En un informe oficial acerca de estos acontecimientos, Hiedrich infomó a Göring el 11 de noviembre de 1938, basado según sus propias palabras en concreto, que había sido detenidos 20.000 judíos, 36 habían muerto y 36 otros habían resultado heridos de gravedad. Según Gellately, los detenidos podrían haber llegado a los 30.000, los muertos al centenar y también se produjeron entre 300 y 500 suicidios a raíz de estos hechos y del clima de persecución antisemita que ya se había extendido por todo el país. 

Los sucesos de “la noche de los cristales rotos” fueron un punto de inflexión en la Alemania nazi, en el sentido de que los nazis habían decidido pasar a la acción tras años de atizar el discurso antisemita en los medios, las escuelas, las universidades y, en general, en todos los actos públicos. Hasta los sucesos de noviembre de 1938 los nazis habían llevado a cabo acciones de boicoteo de los negocios judíos, actos intimidatorios, medidas políticas y judiciales con el fin de aislar a los hebreos y exhibían un discurso antisemita feroz y brutal, pero “la noche de los cristales fotos” fue más allá y dio rienda suelta a lo peor que llevaba el nazismo en su interior. 

Quizá miles de alemanes, llevados por cinco años de exposición al odio, participaron en estos actos. Se daba una nueva vuelta de tuerca y comenzaban las deportaciones de judíos hacia los campos de concentración sin que nada ni nadie -tanto dentro como fuera de Alemania- fuera a hacer nada por evitarlo. La broma macabra y la nota final a estos acontecimientos la puso el propio régimen nazi cuando impuso a la comunidad judía alemana una multa de mil millones de marcos para pagar los daños y perjuicios sufridos, a la que fueron obligados a contribuir obligatoriamente todos los judíos alemanes. A la crueldad exhibida por los nazis, cuando no por toda Alemania, se le venía a unir el carácter grotesco de la ignominiosa multa.

Otros artículos de Angoso ……

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Blog de Sucesos y Noticias

Nueva York se engalana con arrivo del Buque “Gloria” de Colombia

Published

on

EP New York/ Eventos

Por Gustavo Lugo___Manhattan , NY

Durante doce dias de viaje y como se esperaba desde muy tempranas horas los colombianos residentes en Nueva York, llegaron al Pier 86, W de la 46 st. con el fin de recibir el buque insignia de Colombia el A.R.C. GLORIA, bajo el mando del capitán jairo Orobio Sánchez, con 148 tripulantes. El acto del recibiemiento estuvo a cargo del embajador de Colombia en Washington Juan Carlos Pinzón quien les dio la bienvenida rodeado de importantes personalidades de la vida publica, y la comunidad colombiana. El canto de los marineros , la ovación, y los aplausos del público se mezclaron a lo largo del rio Hudson.

El embajador Pinzón, durante todo el evento estuvo compartiendo con la comunidad colombiana de la gran manzana y la  tripulacion del barco. Es importante destacar  la amabilidad del capitan Orobio Sanchez y la tripulacion, al momento de saludar a la comunidad colombiana de Nueva York que en gran número se acercó al Pier 86 a recibir el buque insingne de Colombia.

CÓMO ES EL BUQUE GLORIA

El ARC Gloria es el buque escuela perteneciente a la Armada de Colombia y el buque insignia de su academia naval. El Buque Escuela ARC Gloria es también designado como el Embajador flotante de Colombia en los mares del mundo. Fue construido en España en 1968 y es el más antiguo de los cuatro veleros hermanos construidos por el mismo astillero, aparejados a bricbarca.

El buque fue autorizado en enero de 1966 según el decreto nº 111, mientras era comandante de la Armada el Vicealmirante Orlando Lemaitre Torres, según el cual, el gobierno de Colombia dio autorización a la Armada Nacional para adquirir un velero tipo bergantín-barca, de tres mástiles, para destinarlo a buque escuela.

A pesar de la necesidad del mismo, la compra se iba posponiendo hasta que el Ministro de Defensa y general Gabriel Rebéiz Pizarro, en una reunión social, dio su apoyo al proyecto y en una servilleta escribió: Vale por un Velero.

En agosto de 1968 fue asignado un grupo de marinos conformado por oficiales, suboficiales, cadetes y personal civil para trasladarse a Bilbao, con el objeto de participar en la última etapa de construcción y recepción del velero. El 7 de septiembre de 1968 a las 17:30 horas, mientras el buque estaba atracado en el muelle del Canal de Deusto, se llevaron a cabo los actos oficiales para la ceremonia de izado de la bandera de Colombia en el buque, tras lo cual se procedió a tareas de instrucción de la nueva tripulación y a las pruebas de mar del velero a cargo del Primer Capitán Benjamín Alzate Reyes.

Finalmente, el 9 de octubre de 1968 zarpó a su primera singladura (Viaje que se hace en una embarcación), desde el puerto de Ferrol (La Coruña), con rumbo al puerto colombiano de Cartagena de Indias, donde arribó el 11 de noviembre de 1968.

En sus 54 años, el Buque ARC Gloria ha recorrido alrededor de 808.759 millas náuticas, el equivalente a darle más de 117 vueltas al mundo, y ha servido como Embajada de Colombia en 183 puertos de 72 países, entre los que se encuentran Inglaterra, España, Alemania, Dinamarca, Marruecos, Nueva Zelanda, Argentina, Estados Unidos.

Enfoque periodistico agradece inmensamente a la periodista Andrea Bernal que hace parte del equipo diplomático en la Embajada de Colombia en Washington y consejera de Relaciones Exteriores, y que trabajara de la mano del  embajador Juan Carlos Pinzón, a Ana Giron, la encargada de prensa del buque Gloria que por su carisma, humildad y profesionalismo siempre estuvo atenta a enfoque periodistico y otros medios de redes sociales que se hicieron presentes.

Una experiencia mas para los miles de Colombianos que viven en la cuidad de los rascacielos, y que con sus camaras y móbiles plazmaron todos los detalles de esta gran visita.


Video

Continue Reading

Agencias

Atender a los heridos , gran dilema de la guerra en Ucrania

Published

on

EP New York/ agencias

POKROVSK, Ucrania (AP) — Esperan en sillas de ruedas y en camillas, en ambulancias y en andenes de estación. Personal médico coloca rampas y lleva a los pacientes al tren medicalizado que los llevará al oeste, lejos de los combates que asolan el este de Ucrania.

El tren gestionado por la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) es una línea de salvación para hospitales sobrepasados en ciudades y pueblos cerca de las líneas del frente en Ucrania, que luchan por atender al aluvión de heridos de la guerra además de a los enfermos habituales.

“Desde que comenzó la guerra, la capacidad hospitalaria en el este está bajo presión”, dijo Yasser Kamaledin, coordinador de proyectos de emergencias de MSF para el tren de evacuación médica, que incluye una unidad de cuidados intensivos.

“La idea de esta actividad es apoyar a los hospitales que están más cerca del frente, liberar algo de capacidad de camas para que puedan recibir más pacientes de los ataques, del conflicto, pero también a otros pacientes crónicos”, dijo Kamaledin.

Desde que empezó a operar el 31 de marzo, el tren ha trasladado a casi 600 personas a hospitales en zonas más seguras en el oeste de Ucrania, una treintena de ellos el pasado domingo.

Uno era Mykola Pastukh, de 40 años. El sábado resultó herido por un mortero cerca de Sievierodonetsk cuando intentaba llevar ayuda humanitaria a la ciudad, sometida a un intenso ataque de fuerzas rusas en su ofensiva para tomar territorio ucraniano en el este.

Aún tenía metralla dentro, dijo mientras esperaba de pie en el andén, con el brazo derecho protegido en un cabestrillo bajo la camisa. Necesitaba cirugía, pero el hospital Lysychansk, una ciudad cerca de Sievierodonetsk que también sufre intensos ataques rusos, simplemente no tenía capacidad para ello. De modo que lo evacuaban a Leópolis, en el oeste de Ucrania, para la operación.

Otros trenes convencionales de evacuación llevan enfermos y ancianos al oeste, pero el de MSF tiene equipamiento especial para atender a los pacientes.

La presión sobre los hospitales orientales de Ucrania es evidente sobre todo tras un ataque, cuando llega una víctima detrás de otra.

La semana pasada, médicos de la localidad de Pokrovsk empujaban al hospital la camilla de un paciente con heridas graves en la cabeza, mientras médicos con la mandíbula apretada por la tensión clasificaban a los pacientes heridos por dos cohetes.

Sólo había un puñado de heridos. Pero el hospital está al límite. Opera con la mitad del personal que tenía antes, con sacos terreros apilados contra las ventanas cubiertas de tablones.

Antes de la guerra, “cuando había trabajo normal, teníamos 10 cirujanos, ahora tenemos cinco”, dijo el doctor Ivan Mozhaiev, de 32 años. Es el único cirujano que queda de los cinco que tenía su departamento.

El cambio radical en la naturaleza de su trabajo desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero ha añadido una carga extra a los médicos y enfermeras que permanecen en hospitales cerca de los combates.

“Antes atendíamos a la gente por enfermedades, en ocasiones había (casos de) trauma. Ahora tenemos que atender a gente por heridas de bala”, dijo el doctor Viktor Krikliy, responsable de cirugía en un hospital en la ciudad oriental de Kramatorsk.

Esa ciudad también sufre ataques. Más de 50 personas murieron y más de 100 resultaron heridas el 8 de abril cuando un misil golpeó la estación de tren.

Muchos trabajadores médicos se han marchado y el hospital ha tenido que cerrar varios departamentos, aunque sigue atendiendo a personas de la ciudad y de poblaciones cercanas. La sección donde trabaja Krikliy tiene dos departamentos de cirugía, que solían tener 15 cirujanos cada uno. Ahora sólo hay seis en cada uno. Ocurre lo mismo con las enfermeras, y los departamentos trabajan con aproximadamente la mitad del personal que tenían antes de la guerra.

El hospital de Kramatorsk, en la región de Donetsk, ya había tenido que lidiar con heridas de guerra. La región, junto con la vecina Luhansk, forma el Donbás, donde separatistas con apoyo ruso combaten contra fuerzas ucranianas desde 2014 y controlan zonas del este de Ucrania.

Krikliy también tuvo que operar a los heridos al inicio de esos combates, “pero la escala entre entonces y ahora es incomparable”, dijo. En 2014 eran soldados, pero esta es la primera vez que el personal médico de Kramatorsk ve muchos civiles heridos.

“No podíamos siquiera soñar en la pesadilla más terrible” que los civiles en Ucrania sufrirían heridas tan espantosas, señaló, y describió cómo había tenido que operar a niños pequeños a los que las explosiones les habían arrancado miembros.

Pese al peligro y al coste emocional que supone trabajar en esas condiciones, Krikliy no tiene intención de marcharse.

“Somos cirujanos. Nuestra labor es operar a la gente y tratarla. Si todo el mundo se marcha, ¿quién se supone que va a hacer el trabajo?”, dijo. “Nadie dice que seamos un escuadrón suicida o que busquemos una forma de morir en algún sitio. Pero (…) hacemos nuestro trabajo. Y seguiremos haciéndolo”.

 

Continue Reading

Blog de Sucesos y Noticias

Regresa el “Dance Party” a Bryant Park de Nueva York

Published

on

EP New York/Entretenimiento

Por Gustavo Lugo

Nuevamente regresó DANCE PARTY al Fountain Terrace en BRYANT PARK, al corazón de la gran manzana, presentado por Talia Castro-Pozo , un evento tradicional de baile y danza de Nueva York.

Con un nuevo horario la orquesta “Avenida B”, se encargó de abrir la temporada, tras el receso de dos años por causa de la pandemia. Turistas y neoyorkinos en la primera hora del dancing party , aprendieron los pasos básicos de la salsa bajo la dirección de los bailarinas:  Claudia Reynoso, Valentina Vire, Talia Castro, y Adriel Fly, quienes se encargaron pronto de subir la temperatura de la tarde fresca y con la batuta y el ritmo de la orquesta “Avenida B” al buen estilo salsero del ajiaco caliente y cañonazos , entre otros.

Durante 6 dias y durante dos semanas ,  la concurrida plaza de Bryan Park  disfrutará de las presentaciones en los siguientes horarios .

Mayo  3  New York Salsa

Mayo  4  Swing Dance to Jazz, R&B, and Blues

Mayo  5  Cinco de Mayo Party

Mayo  10  Flamenco Rumba Night

Mayo  11  African Fusion night

mayo  12  music of the Americas;

Colombia, peru, y Venezuela.

Una vez más se confirma que DANCE PARTY (BRYANT PARK), es el lugar donde se reunen todas las nacionalidades y culturas del mundo, con el fin de disfrutar y plasmar con sus cámaras y móbiles cada momento del evento, que tuvo la precensia de varios medios de las redes sociales como es el caso de Marlene Cardona (Colombia te espera) y la Dominicana Birmania Rios y Gustavo Lugo de EP New Yor.

ACERCA DEL BRYANT PARK,

El Bryant Park es conocido como el Town Square de Manhattan, un parque famoso por sus exuberantes jardines primaverales y visitada cada año por miles de turistas que disfrutan ,además, otras actividades de arte y entretenimiento completamente gratuitas.

El Bryant Park cuenta con servicios adecuados de baños y negocios de distintas gastronomía para cenas al aire libre. Está ubicado junto a la Biblioteca Pública de Nueva York y rodeado de rascacielos icónicos.

Según cálculos de la oficina turística de la ciudad , Bryant Park es visitado por más de 12 millones de personas cada año y es uno de los espacios públicos más concurridos del mundo.

 

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares