Connect with us

Uncategorized

74% de estadounidenses de origen hispano sufren discriminación

Published

on

EFE /Inmigración/     Los inmigrantes indocumentados no es el grupo demográfico más propenso a denunciar casos de discriminación, sino que son los jóvenes estadounidenses de origen hispano, según un estudio publicado hoy por la revista especializada Social Science Research.

La investigación, realizada en la universidad Penn State (Pensilvania) y dirigida por los profesores de sociología y demografía Nancy Landale y Ralph Salvador Oropesa, se basó en las respuestas de 1.275 personas de origen mexicano y centroamericano de Los Ángeles y más de 500 adultos blancos no latinos.

Los jóvenes latinos nacidos en Estados Unidos aseguraron haber encontrado el mayor nivel de discriminación tanto en contextos interpersonales como institucionales.

“Estos resultados nos ayudan a entender el estado de la creciente población latina en Estados Unidos y lo que significa ser un ciudadano del país. Abordan lo que significa sentirse excluido en la sociedad y sentir que las oportunidades importantes están bloqueadas debido a tu raza o etnia”, explicó Landale.

Según el estudio, la percepción de la discriminación se explica porque la perspectiva de asimilación clásica sugiere que a medida que los inmigrantes se adaptan al nuevo país, la población nativa les acepta más y permite su integración en la cultura de acogida.

Sin embargo, la perspectiva de la resistencia étnica indica que a medida que los inmigrantes pasan más tiempo en el país de acogida, se vuelven más conscientes de su lugar en la jerarquía social y desarrollan una “conciencia étnica” para interpretar los actos de discriminación.

“Esta teoría puede ser válida para los latinos nacidos en Estados Unidos, si su exposición a la sociedad estadounidense, de por vida, va acompañada de oportunidades limitadas para la movilidad ascendente”, mantuvo Landale.

Por ello, los mayores sentimientos de discriminación, tanto en contextos interpersonales como institucionales, se hallaron en jóvenes latinos varones nacidos en Estados Unidos, mientras que los inmigrantes hispanos, independientemente de su estatus legal, e incluso los nacidos en el país, de mayor edad, reportaron menores niveles de discriminación.

“Los jóvenes latinos nacidos en Estados Unidos tienen mayores expectativas de inclusión que otros grupos hispanos y una mayor conciencia del trato injusto y las oportunidades vetadas. En consecuencia, es más probable que reporten haber experimentado más discriminación incluso que los inmigrantes indocumentados”, sostuvo la investigadora.

El 74 % aseguró que sufre al menos un tipo de tratamiento discriminatorio cotidiano, como ser tratados con menos cortesía o respeto que otras personas, recibir un peor servicio en restaurantes o tiendas, ser tratados como menos inteligente o deshonestos o ser temidos, insultados, amenazados o acosados.

Entre el 11 y el 16 % de las interacciones discriminatorias mensuales destacaron el tratamiento con menos cortesía que a otros, con menos respeto y con un menosprecio a su inteligencia.

Por su parte, casi una de cada diez prácticas se centraron en la percepción de un despido injusto o la negación de un ascenso, mientras que el 14 % de las ocasiones respondieron a prácticas policiales abusivas.

Además de la etnia, el estudio subrayó que las circunstancias demográficas, socioeconómicas y de inmigración pueden favorecer la exclusión.

Por ejemplo, los hispanos que no hablan inglés y viven en la pobreza tienen más posibilidades de sufrir actos discriminatorios o de lidiar con ellos con más frecuencia que las personas que conviven con una única circunstancia desfavorable.

El género, sin embargo, ocupó un lugar ambiguo en las perspectivas sobre la asimilación y la discriminación percibida ya que, por una parte puede “duplicar el riesgo” y por la otra la etnia puede anular la estigmatización por ser mujer.

De las 1.275 personas de origen mexicano y centroamericano con que se efectuó el estudio, 406 eran nacidos en Estados Unidos, 514 se habían hecho ciudadanos o eran residentes legales, y 355 eran indocumentados.

 

Uncategorized

Izquierdista Gabriel Boric gana elecciones en Chile

Published

on

EP New York/latinoamérica

SANTIAGO, Chile (Agencias) — El exlíder estudiantil de izquierda Gabriel Boric se verá rápidamente presionado por sus jóvenes partidarios para que cumpla sus promesas de rehacer Chile después de que el político millennial consiguiera una victoria histórica en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del país.

Boric pasó meses recorriendo Chile con la promesa de llevar una forma de gobierno inclusivo liderada por jóvenes para atacar la pobreza persistente y la desigualdad que, según él, son la parte más vulnerable e inaceptable de un modelo de libre mercado impuesto hace décadas por la dictadura de general Augusto Pinochet.

La audaz promesa dio sus frutos. Con el 56% de los votos, Boric derrotó el domingo cómodamente a su oponente, el legislador de ultraderecha José Antonio Kast, por más de 10 puntos y a los 35 años fue elegido el presidente más joven de Chile.

En medio de una multitud de simpatizantes en el centro de Santiago, Boric saltó sobre una barricada de metal para llegar al escenario donde inició en lengua indígena mapuche un conmovedor discurso de victoria ante miles de personas, en su mayoría jóvenes.

“Somos una generación que surgió en la vida pública exigiendo que nuestros derechos sean respetados como derechos y no tratados como bienes de consumo o un negocio”, dijo Boric. “Sabemos que sigue habiendo justicia para los ricos y justicia para los pobres, y ya no permitiremos que los pobres sigan pagando el precio de la desigualdad de Chile”.

En su discurso, el presidente electo barbudo y con gafas destacó las posiciones progresistas que lanzaron su improbable campaña, incluida la promesa de luchar contra el cambio climático bloqueando un proyecto minero propuesto en la nación productora de cobre más grande del mundo.

También pidió el fin del sistema privado de pensiones de Chile, sello distintivo del modelo económico neoliberal impuesto por Pinochet.

Es una agenda ambiciosa que se hizo más desafiante por un Congreso paralizado y divisiones ideológicas que recuerdan los fantasmas del pasado de Chile que salieron a la luz durante la contundente campaña.

En la primera ronda electoral del mes pasado, Kast, conocido por defender la dictadura militar de Chile, terminó dos puntos por delante de Boric. Pero su intento de retratar a su rival como un títere de sus aliados del Partido Comunista que cambiaría la economía más estable y avanzada de América Latina fracasó en la segunda vuelta.

Aún así, en un modelo de civilidad democrática que rompió con la retórica polarizada de la campaña, Kast admitió de inmediato la derrota, tuiteando una foto de sí mismo en el teléfono felicitando a su oponente por su “gran triunfo”. Luego acudió a la sede de campaña de Boric para reunirse con su rival.

Por su parte, el presidente saliente Sebastián Piñera, un multimillonario conservador, sostuvo una videoconferencia con Boric para ofrecer el apoyo total de su gobierno durante la transición de tres meses. En la segunda vuelta 1,2 millones más de chilenos salieron a votar que en la primera ronda y elevó la participación a casi el 56%, la más alta desde que la votación dejó de ser obligatoria en 2012.

“Es imposible no dejarse impresionar por la participación histórica, la voluntad de Kast de conceder y felicitar a su oponente incluso antes de que llegaran los resultados finales y las generosas palabras del presidente Piñera”, dijo Cynthia Arnson, jefa del programa para América Latina en el Wilson Center en Washington. “La democracia chilena ganó hoy, eso es seguro”.

En el metro de Santiago, donde un aumento de tarifas en 2019 desencadenó una ola de protestas a nivel nacional que expusieron las deficiencias del modelo de libre mercado de Chile, los jóvenes partidarios de Boric agitaron banderas adornadas con el nombre del candidato mientras saltaban y gritaban mientras se dirigían al centro para su discurso de victoria.

Este es un día histórico, dijo Boris Soto, un maestro. Hemos derrotado no solo al fascismo y a la derecha, sino también al miedo, agregó.

Boric se convertirá en el presidente moderno más joven de Chile cuando asuma el cargo en marzo y solo el segundo millennial en liderar en América Latina, después de Nayib Bukele en El Salvador. Solamente otro jefe de estado, Giacomo Simoncini de la ciudad-estado de San Marino en Europa, es más joven.

Es probable que el nuevo gobierno sea observado de cerca en toda América Latina, donde Chile ha sido durante mucho tiempo un presagio de tendencias regionales.

Fue el primer país de América Latina en romper con el dominio estadounidense durante la Guerra Fría y buscar el socialismo con la elección de Salvador Allende en 1970. Luego cambió de rumbo unos años más tarde cuando el golpe de Pinochet marcó el comienzo de un período de gobierno militar de derecha que rápidamente lanzó un experimento de libre mercado en toda la región.

El ambicioso objetivo de Boric es introducir una socialdemocracia al estilo europeo que expandiría los derechos económicos y políticos para atacar la desigualdad persistente sin virar hacia el autoritarismo adoptado por gran parte de la izquierda en América Latina, desde Cuba hasta Venezuela. Es una tarea que se hizo más urgente por la pandemia de coronavirus, que aceleró la reversión de una década de ganancias económicas.

Boric logró imponerse expandiéndose más allá de su base en la capital, Santiago, y atrayendo votantes en áreas rurales. Por ejemplo, en la región norteña de Antofagasta —donde terminó tercero en la primera ronda de votaciones— superó a Kast por casi 20 puntos.

También fueron clave para su victoria las mujeres, un bloque importante de votantes que temía que la victoria de Kast hiciera retroceder años de ganancias constantes. Kast, de 55 años, devoto católico y padre de nueve hijos, tiene historial por atacar a la comunidad LGBTQ chilena y abogar por leyes de aborto más restrictivas.

En su discurso triunfal, Boric prometió que las mujeres chilenas serán protagonistas en un gobierno que busca dejar atrás “la herencia patriarcal” de nuestra sociedad.

_______

Con inf. de AP-EFE

Continue Reading

Uncategorized

Impugnación de votos de Fujimori sobre Castillo , complican elecciones en Perú

Published

on

EP New York/latinoamérica

El izquierdista Pedro Castillo ha ganado las elecciones por una ajustada victoria, pero las acusaciones de fraude por parte de su rival Keiko Fujimori han detenido el anuncio del resultado electoral. Fujimori que se enfrenta a una acusación penal, intenta revertir así el resultado. La fiscalía de Perú pidió ayer que la candidata vuelva a prisión preventiva.

Continue Reading

Enfoque Mundial

EE.UU. ha regresado a la “normalidad” , Joe Biden

Published

on

EP New York /agencias

WASHINGTON, 28 APR – Joe Biden, en su primera aparición ante el Congreso como presidente, resaltó los resultados alcanzados en poco más de tres meses: “Cien días atrás heredé un país en crisis. Luego de cien días Estados Unidos está nuevamente en camino”, afirmó.

“Estaba frente a la peor pandemia en un siglo. La peor crisis económica desde la Gran Depresión. El peor ataque a nuestra democracia desde la Guerra Fría”, aseguró, con una referencia al asalto al Congreso del pasado 6 enero y una indirecta al predecesor Donald Trump.

“Ahora estamos vacunando a una nación entera, estamos creando millones de puestos de trabajo, estamos dando respuestas visibles y correctas a la gente y estamos garantizando equidad y justicia”, puntualizó.

El presidente estadounidense aseveró que hay mucho en juego porque está precisamente en juego el futuro del país. Por ello llamó a la máxima responsabilidad a republicanos y demócratas, convencido de que la pandemia puede convertirse en una oportunidad para construir un Estado no solo más moderno y sustentable, sino también más justo desde el punto de vista económico y social.

Así, manejando punto por punto las prioridades de su agenda, presenta el plan de 1,8 billones de dólares para las familias estadounidenses. Y los que pagarán serán, en parte, los ricos, con el presidente estadounidense que puso una piedra sepulcral sobre el recorte de tasas deseado por Donald Trump en 2017.

Una receta lejos de ser fácil para realizar, con los adversarios políticos ya en pie de guerra contra un mandatario “versión Robin Hood”, y tantos malos humores también entre los demócratas más moderados desplazados por el “quieto radicalismo” de Biden que siempre más gusta a la izquierda demócrata.

El camino se preanuncia todo en subida. El ex brazo derecho de Barack Obama lo sabe y, por ello, apela al sentido de responsabilidad porque luego de la crisis pandémica no hay límites para retornar al “business as usual”, pero se imprime un verdadero y propio cambio que transforme a la nación que se dejará a las próximas generaciones.

Por primera vez en la historia a espaldas del presidente mientras habla al Congreso se observan dos mujeres, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y la vicepresidenta, Kamala Harris, que es además la número uno del Senado.

Y quienes escuchan la intervención no es ya la acostumbrada muchedumbre de políticos y huéspedes, solo pocos diputados y senadores para respetar las severas normas anti-Covid. En derredor a Capital Hill, en cambio, un despliegue de hombres con pocos precedentes, incluidos 2.000 soldados de la Guardia Nacional: máxima alerta, aún en ausencia de amenazas concretas, pues está abierta la herida del trágico asalto del 6 de enero pasado por parte de seguidores de Trump. Asalto en el que murieron cinco personas.

El “American Families Plan” prevé, en particular, 1 billón en nuevos gastos y 800 mil millones en facilidades fiscales y desgravaciones.

Entre las entradas, 200 mil millones para guarderías, otros 200 para la inscripción gratuita a los colegios estatales y para ayudas a estudiantes más desfavorecidos, 225 mil para un plan nacional que reconozca el derecho a permisos parentales y expectativas por enfermedad remunerados.

Y luego 225 mil para asistencia a los niños, ancianos y discapacitados. Se trata, explicó Biden, de la segunda pata del American Rescue Plan: la primera es aquella del plan de infraestructuras por 2,3 billones de dólares presentado algunas semanas atrás.

En ttotal , unos 4 billones de dólares que, en las intenciones del primer mandatario, deberán ser cubiertos en parte con un aumento fiscal para los superricos del 37% al 39,6% con una total marcha atrás respecto a la reforma del Fisco con relación de Trump.

Igualmente , 39,6% también para tasar las ganancias de capital y los dividendos para quien gana más de un millón de dólares al año.

En la agenda de Biden, ademàs de completar la campaña de vacunación para dejar tras de sí la pesadilla de la pandemia, también existe una reforma de la inmigración inclusiva que afronte el problema de los flujos no solo desde el punto de vista del orden público.

Y en el frente de la política exterior habrá una acción siempre concertada con los aliados, “in primis” con la OTAN, y un relanzamiento de la diplomacia con China, Rusia, Irán, Corea del Norte, pero en el completo respeto a los derechos humanos.

 

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares