Connect with us

Blog de Sucesos y Noticias

El periodismo frente a las arremetidas de Donald Trump

Published

on

Por : Jim Rutenberg

Si eres periodista y crees que Donald Trump es un demagogo que le hace juego a las peores tendencias racistas y nacionalistas de Estados Unidos, que queda bien con los dictadores y que sería un peligro si llega a controlar armas nucleares, ¿cómo diablos se supone que debes cubrirlo? Porque si uno cree todas esas cosas, tiene que olvidarse del manual del periodismo que ha estado vigente, por lo menos en la escuela estadounidense, durante la mayor parte de la mitad del siglo y abordar el tema de una forma en la que nunca lo ha hecho en su carrera.

Si la visión que uno tiene de la presidencia de Trump es que sería un peligro, entonces las coberturas habrán de reflejarlo. Uno deberá acercarse más que nunca a ser antagónico. Ese es un territorio incómodo e inexplorado para todo periodista convencional que no escribe una columna de opinión y, según los estándares normales, resulta insostenible.

Entonces la pregunta es: ¿Aplican las normas habituales? Y, en caso de no ser así, ¿qué aplica entonces?

En términos generales, esto desequilibra esa forma idealista de periodismo con “P” mayúscula que nos enseñaron a respetar siempre. Aceptémoslo: desde el día en que Trump anunció su candidatura, el equilibro brilla por su ausencia. A lo largo de las elecciones primarias y los caucus, el desequilibro estuvo a su favor, como lo demostraron algunas estadísticas brutales: sus aproximadamente 2 mil millones de dólares en cobertura gratuita durante la primaria estuvieron casi seis veces por encima de su rival republicano más cercano. Ahora, como candidato oficial a la presidencia por el partido Republicano, el desequilibro está en su contra. Periodistas y comentaristas analizan sus pronunciamientos y temperamento en materia política pensando cómo sería su comportamiento en la Casa Blanca, algo que durante mucho tiempo se había considerado improbable.

Para los reporteros convencionales es arriesgado dividir el debate político de este año en “normal” y “anormal”, como señaló hace poco Ezra Klein, jefe de redacción de Vox. En cierto sentido, eso es justo lo que los reporteros están haciendo. Y resulta inevitable, porque Trump está manejando su campaña de formas nunca antes vistas. Ningún periodista vivo había visto antes que el candidato de un partido principal le pusiera condiciones financieras a los aliados de la OTAN, discutiera públicamente con la familia de un soldado caído del ejército estadounidense o incitara a Rusia a intervenir en una elección presidencial de Estados

Unidos hackeando a su oponente (era una broma, aclaró Trump posteriormente, que los medios no entendieron).

Si bien los llamados velados al racismo y el nacionalismo no son nuevos, plantear la posibilidad de prohibir provisionalmente el ingreso a Estados Unidos a los musulmanes o poner en duda la imparcialidad de un juez federal por su ascendencia mexicana sí lo son. “Tener un candidato que manifiesta su simpatía hacia uno de nuestros adversarios más dañinos y amenazantes, un candidato que echa por tierra todas las normas que establecen cómo se debe tratar a las familias cuyos hijos dieron la vida por el país, un candidato que propone reconsiderar las alianzas que han regido nuestra política exterior durante sesenta años, eso exige cobertura, una cobertura abundante y virulenta”, manifestó Carolyn Ryan, editora de la sección de política de The New York Times. “Esto no quiere decir que no pondremos todo de nuestra parte para cubrir a Hillary Clinton desde distintos ángulos; lo hacemos y lo haremos”.

De Clinton se puede decir que ningún candidato presidencial había logrado la candidatura de su partido después de una investigación del FBI sobre el uso de un servidor de correo electrónico privado para , en algunos casos, intercambiar información secreta de seguridad nacional. Esto merece escrutinio, al igual que todo su historial. No obstante, los candidatos no generan la misma cantidad de noticias.

Trump es un novato político que ha pasado su carrera dirigiendo una empresa privada y apareciendo en un reality show exitoso. Por supuesto que no es un desconocido, pero hay tanto que todavía desconocemos sobre sus puntos de vista y su nivel de conocimiento de asuntos importantes. Sus posiciones llegarían a la primera plana aún cuando no fueran en contra del consenso político existente (sí lo son).

La reacción de los medios ante todo esto ha sido sorprendente. No es extraño encontrarnos con artículos periodísticos que lo describen como “errático” sin hacer mención de sus contrincantes. Las “verificaciones de datos” de sus afirmaciones siguen creciendo de manera impactante, sobrepasando por mucho a las de Clinton.

Aunque hay varios ejemplos de críticas de medios conservadores hacia  Trump, este año el candidato y sus partidarios están desempolvando acusaciones viejas de sesgo izquierdista. Muchos partidarios fieles a Trump no lo ponen en duda. Esto solo sirve para empeorar su visión negativa de los medios, que en un principio no reconocieron el poder de las promesas del candidato y que por ende, tampoco reconocieron la seriedad de su candidatura.

Sin embargo, esto es lo que implica que se le tome en serio. Como me dijo Ryan: la candidatura de Trump es “extraordinaria y sin precedentes” y “asumir lo contrario sería deshonesto con los lectores”. También sería renunciar al deber más solemne del periodismo político: dilucidar cómo serían los candidatos ocupando uno de los cargos más importantes del mundo.

Agencias

Luto en la música colombiana: Falleció Álvaro Villalba, la otra mitad del dueto Silva y Villalba

Published

on

EP New York/Colombia

Bogotá _ Colombia/ Con su partida, en medio del olvido y la penuria económica, concluyó una de las páginas gloriosas del género andino de Colombia.

De complicaciones derivadas de una isquemia cerebral transitoria, falleció a los 89 años Álvaro Villalba, cantautor e intérprete del dueto Silva y Villalba , uno de los más reconocidos por varias generaciones de colombianos que crecieron escuchando sus canciones emitidas a través de la radio.

El maestro Villalba sufrió de varios achaques de salud en los últimos años, como Parkinson e hipertensión, que lo postraron en sus últimos años haciéndole abandonar la composición e interpretación de aires andinos.

Nacido en el año de 1932 , en Espinal Tolima, Villalba inició su carrera de joven con su compañero de estudios Elberto Guzmán. Con él desarrolló su talento como compositor y mejoró su técnica vocal, pero el salto hacia el reconocimiento ocurrió en 1967 cuando topó con Rodrigo Silva durante las fiestas de San Pedro en El Espinal .

Ambos comenzaron a ensayar juntos y un año después participaron en el concurso Orquídea de Plata Philips , en el que obtuvieron el primer lugar. Esta victoria musical, respaldada por un LP (Long-Play), los impulsó a consolidar una carrera sostenida de giras, éxitos radiales y conciertos en el país, así como en los Estados Unidos, México, España y Canadá

El equilibrio en el dueto consistió en que <span;>ambos supieron desplegar sus talentos en armonías vocales y arpegios de cuerdas que evocaban la belleza de la cordillera colombiana. El dueto Silva y Villalba publicó 50 discos que son la base del género andino en Colombia.

Recordada es su etapa de colaboración con el compositor Jorge Villamil, quien fue una pieza angular de la música colombiana entre las décadas del sesenta y el setenta. Esta alianza con Villamil condujo a que Silva y Villalba fueran considerados los sucesores de otro dueto histórico del cancionero colombiano, como el de Garzón y Collazos.

Los tiempos cambiaron y el panorama musical del país se movió a otros géneros, cuando Silva y Villalba se retiraron de la escena, con esporádicas apariciones en el festival de la música andina “Mono Núñez” en Ginebra, Valle o en conciertos en Ibagué, la capital musical de Colombia, en el marco del perenne Festival de la Música Colombiana.

Rodrigo Silva falleció en 2018 a causa de complicaciones de un cáncer que combatió por casi 20 años.

El maestro Villalba, como tantos otros músicos colombianos, tuvo que luchar contra el olvido y la pobreza en sus últimos años. De acuerdo con el reporte de sus allegados, su esposa interpuso una tutela ante Coomeva EPS para que le fuera asignado un cuidador a Villalba por sus quebrantos de salud.

El legado de Silva y Villalba, denominados como “Los Príncipes de la Canción”, al repertorio tradicional colombiano alcanza 500 canciones que han sido interpretadas por cientos de músicos en distintas adaptaciones y géneros : Espumas, Los Guaduales, Campesina Santandereana, Si pasas por San Gil, Soy Colombiano e incluso su versión del clásico Pueblito Viejo, son parte del patrimonio cultural del país.

Continue Reading

Blog de Sucesos y Noticias

Colombia se debate entre la revolución social y la “revolución molecular disipada

Published

on

EP EE.UU/Opinión 

Por: Francisco Cardona/editor

Asistimos a uno de los escenarios violentos más previsibles de las ùltimas décadas en latinoamérica luego de la “tensa calma” del terremoto socialista del siglo XXI que remeció varios países desde que Chaves y Maduro lo implantaron en Venezuela.

Y decimos previsible porque el estallido social , esa “olla a presión” que se venía cocinando con explosivos ingredientes de narcotráfico , corrupción y la consiguiente polarización de izquierdistas y derechistas creó el caldo de cultivo que hoy alimenta el inconformismo generalizado de los pueblos en América Latina.

Venezuela , desde luego , ha sido el craso ejemplo de los gobiernos de derecha para legitimarse en el poder (entre buenos ó aceptables y malos ó pésimos) . El discurso político contra el régimen de Maduro , por ejemplo , tienen hoy a Colombia entre lo que comúnmente se llama una “revolución social” ó , en su defecto ,  una “revolución molecular disipada”.

¿Qué significa esto?

Ante todo , y sin ahondar en tecnicismos , definamos el primer concepto.

“Una revolución social es una transformación radical del conjunto de las relaciones e interacciones sociales cotidianas en una escala humana dentro de un espacio territorial etc., sea una ciudad, país. Dentro de la lógica de “los objetivos iguales a los métodos” la resistencia y liberación del día a día también es de por sí una revolución social, y esta última consiste en gran parte en lo primero, logrando así una evolución profunda de la vida humana”. PAUL GODMAN

Haciendo un paréntesis sobre el caso de Venezuela que es la matrix de este dilema , el socialismo que se implementó como una revolución política terminó siendo un gobierno opresor y la respuesta ha sido un intento de revolución social del pueblo venezolano por restablecer el Estado de Derecho. Es decir , elecciones libres con democracia participativa respetando los poderes del Estado.

En este caso el término “opresor” es el punto equidistante de lo que pretendemos explicar sobre estas revoluciones.

Sobre la revolución molecular disipada según los filósofos franceses Jacques Derrida, Michel Foucault, Gilles Deleuze y el psicoanalista Felix Guattari, este último autor de un libro llamado Revolución Molecular (1977) ,  plantean esta revolución como un sistema universal de lucha social y emancipación.

En otras palabras , según su representante en A.L. , Alexis López, un intelectual chileno, director de Radio y Televisión de Santiago, que ha basado su lectura de la realidad de la región en esta teoría, advierte que el modelo avanza por el hecho de que los gobiernos latinoamericanos son débiles y se sientan a negociar sin entender que lo hacen con terroristas.

López explicó que el nombre se debe, según el portal el Venezolano Colombiano, primero, porque es la lectura que se hace a la revolucionario que plantea la izquierda , tal como todos los que han ocurrido en la historia. Molecular, los actores son indistinguibles unos de otros , por lo que se hace casi imposible saber contra quién se lucha. No hay verticalidad, coordinación centralizada. y finalmente, es disipada porque los actores se coordinan para la acción, pero luego se disipan, lo que impide hacerles seguimiento.

Por supuesto no se puede comparar jamás la opresión del gobierno socialista Y ditactorial de Maduro con la opresión que se ha ejercido en los últimos dias contra las marchas en Colombia y menos tomando como base la teoría de la revolución molecular disipada.

Pero hay que ser claros que de una simple marcha pacífica al vandalismo hay un trecho punible que ha revasado la tesis de la revolución social que deja mal posicionado el estallido social que lideran los jóvenes , las organizaciones sindicales , líderes sociales y la misma oposición.

Ningún fin puede , en este caso , justificar los medios a pesar de los factores de violencia que ha vivido el país en más de 50 años.

La realidad es que la desigualdad , la corrupción , aún en tiempos de pandemia, más la pretendida reforma tributaria del presidente Duque , represaron la olla a presión que reventó en Colombia. El paro nacional que se ha producido este 12 de mayo en casi todas las ciudades del país tienen en jake al gobierno liderado por el Centro Democrático , principal fortín del influyente ex mandatario y Senador Alvaro Uribe , precursor , además, de la teoría de la revolución molecular disipada.

Creemos que Duque debe convocar a un diálogo nacional con todas las fuerzas políticas , sociales y económicas. La solución va más allá del simple otorgamiento de becas para universidades públicas.

El problema y la crisis es compleja y abarca desde una pronta solución y directriz a los acuerdos de paz , ser menos dependiente del uribismo y concentrarse en las necesidades vitales de los colombianos que elijieron a Duque precisamente para solucionar la grave crisis en la salud , la educación y el desempleo.

Pero en síntesis , más allá de favorecer la revolución social o la revolución molecular disipada , en el fondo de toda esta crisis , Duque no es el problema. El difícil camino que debe recorrer Colombia pasa por reformas sustanciales al Congreso , donde se concentra el mayor foco de corrupción y una  reforma a la justicia que se debate entre las Cortes del gobierno y la Justicia Especial de Paz (JEP) creada para juzgar los actores de la guerra.

Continue Reading

Agencias

Supremo de Brasil anula condenas contra Lula da Silva

Published

on

EP EE.UU./ latinoamérica

BRASILIA,  – El Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) anuló hoy las condenas contra Luiz Inácio Lula da Silva, en el marco de la causa Lava Jato, con lo cual el expresidente recupera sus derechos políticos y podría ser candidato nuevamente.

El juez Edson Fachin, del STF, determinó que el exmagistrado Sergio Moro, que fue el responsable de la 13a. sala de la primera instancia federal de Curitiba, en el estado de Paraná, no tiene competencia para juzgar a Lula por supuesta corrupción y otros delitos en el escándalo conocido como “Petrolao”.

De la decisión del magistrado Fachin surge que el proceso vuelve a fojas cero, pero ya de aquí en adelante no en la comarca judicial de Curitiba sino en otros juzgados federales de primera instancia.

El fallo de Fachin no puede ser considerado definitivo dado que puede ser apelado y, eventualmente, ser tratado en el plenario del STF compuesto por once jueces.

Lula, dos veces presidente entre 2003 y 2010, fue preso en abril de 2018, y permaneció 580 días arrestado en la Superintendencia de la Pollcía Federal de Curitiba.

La condenas en primera instancia firmadas por el entonces juez Moro, y luego por la jueza Gabriela Hardt, fueron ratificadas por el juzgado de segunda instancia, el Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre, con lo cual Lula violó la Ley de la Ficha Limpia y no pudo participar en los comicios de octubre de 2018, vencidos por Jair Bolsonaro.
<span;>    Por lo pronto Lula, líder del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) es un potencial candidato en los comicios presidenciales de 2022, en los que Bolsonaro seguramente buscará un segundo mandato. 

 

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares