Connect with us

Articulos Destacados

“Narcopolítica” sigue vigente en Colombia. Última entrevista de Enrique Gómez Hurtado con Ricardo Angoso

Published

on

 
ENRIQUE GÓMEZ, EX SENADOR CONSERVADOR, HERMANO DE ALVARO GÓMEZ E HIJO DEL PRESIDENTE LAUREANO GÓMEZ

Abogado, político retirado y economista, Enrique Gómez es hijo del Presidente colombiano Laureano Gómez y hermano de Álvaro Gómez, quien fuera asesinado en el año 1995 por la narcopolítica, tal como denuncia en esta entrevista. Ligado a la Universidad Sergio Arboleda, que fundara su hermano asesinado,  ha sido durante muchos años senador colombiano por el Partido Conservador de este país y asegura que si fuera español sería miembro del Partido Popular. Se considera católico practicante y ha dicho que va a dedicar los últimos años de su vida al esclarecimiento del crimen de su hermano y a desenmascarar a los ejecutores y a los autores intelectuales del mismo. Ya ha publicado un libro sobre este asunto (¿Por qué lo mataron?) y, paradójicamente, es junto con su hijo uno de los pocos procesados en este caso por “injurias” y “calumnias”. En esta entrevista, que no tiene desperdicio por sus denuncias, se nos muestra como un hombre lúcido, capaz e inteligente.

TITULARES:

“La infiltración del narcotráfico en el país es sumamente profunda, en todos los órdenes y aspectos el país”;

“El narcotráfico está muy especializado y tiene sus propias redes que se encargan de todo. Tenemos que pensar que es una organización muy poderosa, que tiene todo el dinero del mundo y que puede comprar a quien quiera”;

“El asesinato de Álvaro Gómez fue una determinación del “régimen”, pero de éste en coordinación con la mafia de los carteles y el narcotráfico que había impregnado la política del país”.

EL LEGADO DE LOS GÓMEZ

Por: Ricardo Angoso

R.A.: ¿Qué legado ha quedado en la política colombiana de los Gómez, especialmente del Presidente Laureano (1950-1953)?

E.G.: Fueron cincuenta años de presencia ininterrumpida, en el caso de Laureano Gómez, en la vida política de Colombia a todos los niveles. Yo creo que de su legado se puede decir que es un talante, que es una manera de ser que no necesariamente implica un proceso racional previo; la gente es de buen o mal talante. Talante es una forma de ser, revolucionaria o conservadora, algo que tiene ver con un resultado psicopático, como el que nace de izquierdas o de derechas. Tiene mucho que ver con la psicología, con la genética, es una forma de entender un mensaje y de posicionarse en la vida, y explica lo que es la derecha y la izquierda desde los tiempos de Mario y de Sila, en la época romana. 

Laureano Gómez era renacentista al estilo de la contrarreforma, católico, conservador, gran retórico y hombre de una gran formación, habiendo sido un gran escritor que construía edificios políticos e intelectuales con una gran lógica interna muy fuerte. Fue una gran figura histórica de la Colombia de su tiempo y la historia lo recordará así, al margen de que se coincida o no con sus planteamientos.

R.A.: ¿Cómo juzga su presidencia, la de Laureano, que fue tan decisiva y que dio paso a una dictadura, la de Rojas Pinilla?

E.G.: Laureano llegó al poder tras la crisis del 9 de abril de 1948, el famoso “Bogotazo”, que no fue más que un ataque brutal del comunismo contra Colombia en plena Conferencia Panamericana y de donde resultó un país roto, completamente fracturado. Incluso en ese ataque se contó con la presencia de Fidel Castro en la capital colombiana. El Partido Liberal intentó acceder al poder por la fuerza tras esa crisis y esa fuerza se le añadió una contra fuerza, que es la que posibilitó la llegada al poder de Laureano Gómez. Su primera época fue espectacularmente buena, hubo un gran desarrollo. Pero Rojas Pinilla aprovechó un momento de debilidad, la enfermedad de Laureano, para dar el golpe de Estado de 1951 y comenzó nuestro destierro por unos años hasta que el país se normalizó. La imagen de Laureano es muy parecida a la Cánovas del Castillo en la historia de España, una forma de interpretar el mundo, y son figuras que se convierten en adjetivos calificativos. Estuvo cincuenta años en la vida política de Colombia, como después su hijo Álvaro Gómez, que también estuvo otro medio siglo en la política y el periodismo colombiano hasta que fue asesinado.

R.A.: ¿Cómo analiza la crisis grave que sufre el Partido Conservador, donde su familia y el propio Laureano Gómez tuvieron un gran papel, y a qué se debe?

E.G.: No es una pregunta fácil de responder, pero creo que esta crisis se debe a varios elementos y a una falta grave en su dirigencia; la calidad de los dirigentes es un factor esencial, sobre todo en el caso colombiano. En Colombia nunca ha habido partidos políticos, sino que ha habido partidarios. También en España, en el siglo XIX, nunca hubo partidos políticos, sino partidarios. Creo que partidos políticos, en el sentido clásico de la palabra, solo ha habido en España tras la muerte de Franco. El partido permanece pero los líderes pasan. Eso es un partido. Aquí lo que hay son partidarios de tal o cual caudillo, como ha ocurrido con Uribe y el Partido de la U. Se crean partidos en función de un liderazgo determinado, como pueden ser ahora el de Santos o el de Vargas Lleras, pero no tienen un valor institucional y no tienden a permanecer. El Partido Conservador, como el Liberal, era muy fuerte, con grandes caudillos, y quizá este esquema caudillista ya no funciona en la Colombia de ahora. Aquí no creo que se hayan acabado los partidos, sino los grandes caudillos que los lideraron en un momento histórico determinado. Álvaro Gómez ya había dicho que había más conservatismo que Partido Conservador y con Álvaro Uribe se asentó este esquema, estas ideas conservadoras.

R.A.: ¿Por qué este fracaso histórico de la izquierda en Colombia?

E.G.: Aquí hubo comunismo, guerrillas y sindicatos, tuvimos de todo. Pero el comunismo de aquí era revolucionario. Lo que ocurría es que el liberalismo en Colombia era un gran Leviatán que absorbía todo y lo digería. Hubo líderes izquierdistas, caudillistas en todo el sentido de la palabra, como Gaitán, que había simpatizado con las ideas fascistas y utilizaba al populismo. Incluso simpatizaba con Mussolini y utilizaba uniformes. Izquierda, propiamente dicha, no ha tenido una forma clara, quizá por eso que le explicaba antes de que no hay partidos organizados. La izquierda en Colombia ha sido una aptitud, un talante, una forma de entender la vida, que si no se organiza de una forma concreta no tiene dónde ir. Además, haber estado en primera línea durante la Guerra Fría, teniendo dentro a grupos revolucionarios de talante comunista, ha hecho que los colombianos sean conservadores y desconfíen de estas vías violentas. El conservatismo está ahí frente al liberalismo izquierdista, que podrían haber representado los Vargas Lleras en su momento.

EL ASESINATO DE ALVARO GÓMEZ

R.A.:¿En qué cree que va a quedar el crimen impune de Alvaro Gómez?

E.G.: Lo que hemos encontrado aquí desde un principio es un enredo que no conduce a ninguna parte. Pero sí algo queda claro es que fue un crimen de Estado. Alvaro Gómez estaba denunciando, de forma muy clara, la connivencia y el pacto del presidente Samper con la mafia para lograr su elección, que finalmente logró. Ese hecho, en sí mismo y reforzado por una coyuntura política muy delicada, colocó a Samper en una situación de una obligatoria renuncia. El día en que Alvaro fue asesinado teníamos una comida para vez qué hacíamos ante el momento tan difícil que estábamos viviendo, qué opciones teníamos y podíamos tomar en el caso inminente de que Samper renunciara, ese era el hecho concreto y de ahí devino el asesinato.  Eso fue así porque el gobierno resolvió que había que quitar del medio a alguien tan molesto como Alvaro Gómez. Hasta se utilizaron los mismos vehículos que se habían utilizado durante la campaña de Samper, la conexión era muy clara y todo encaja directamente a esa responsabilidad. 

El argumento que le dieron a la mafia para matarlo era que Alvaro les iba a extraditar a todos si, de alguna  forma, llegaba al poder, que era necesario quitarlo del medio porque estorbaba y no olvidemos que era el momento en que toda la atención del momento estaba sobre el presidente Samper y su fiel colaborador Horacio Serpa, ya que tenían bajo  su responsabilidad el pacto con la mafia. El asesinato de Alvaro rompe esa atención hacia ellos, la desvía intencionadamente, aunque genera un gran movimiento de solidaridad nacional en todos los sectores. Pero el objetivo estaba ya conseguido inicialmente, ya que desvió la atención sobre Samper y sus relaciones con mafia. Desde ese día hasta hoy no hemos conseguido la ayuda de las instituciones del Estado que deberían haber contribuido a la investigación del crimen,  a desenredar la madeja, pero no fue así en su momento y esta impunidad dura hasta hoy. Han pasado siete fiscales generales y ninguno de ellos aportó nada y ayudó en la investigación. Algunos, tengo la impresión, porque tenían relación directa de algún de algún modo con el asesinato y otros porque cuando comienzan a investigar ven lo que hay detrás y prefieren no seguir en el caso. Ya que estamos ante un asunto de alta peligrosidad. Nunca hemos tenido realmente a un investigador que haya querido llegar al final del asunto, hasta tal punto que el proceso hoy suma la cifra de 150.000 folios. Luego hemos sufrido la rotación de los que tenían la investigación a su cargo, sin haberles dado tiempo siquiera a leer el expediente como puede entender, y llega otro que también es revelado después. Así llevamos, con esta rueda, veinte años. La investigación nunca llegó a nada, a pruebas o conclusiones decisivas. Y ahí estamos, incluso peor que antes, ya que el actual Fiscal es el peor que hemos tenido en estos años y su comportamiento es claramente obstruccionista, en el sentido que no quiere llegar al final del misterio, de resolver este asunto.

R.A.:¿Parece una suerte de conspiración, no cree?

E.G.:Pues es que el “regimen”, como le gustaba decir a Alvaro Gómez, que es un tinglado o una suerte de mafia que toma decisiones. Ya asesinaron en su momento a Luis Carlos Galán y también ocurrió lo mismo que con mi hermano: no hubo investigación. Fue otro crimen que quedo impune y la investigación, tras veinte años de engaños y confusiones, concluyó en nada.

EL NARCOTRÁFICO, SIEMPRE PRESENTE

R.A.: ¿Cómo están las cosas ahora con respecto al narcotráfico en el país?

E.G.: Ya han aprendido a blanquear el dinero y a no llamar la atención con sus gustos extravagantes y lujosos. La infiltración del narcotráfico en el país es sumamente profunda, en todos los órdenes y aspectos del país. Pese al Plan Colombia y a la intervención norteamericana, la influencia continuó en todos los sectores económicos y políticos, aun después de la salida de Samper del Gobierno. El narcotráfico tiene la capacidad de cambiar, de adaptarse a los nuevos tiempos.

Por ejemplo, es curioso que quien mató y dirigió las operaciones contra Pablo Escobar, el policía Danilo Gómez, lo hizo por encargo de la mafia y luego él fue asesinado. Mató a Escobar por encargo de la mafia. Creemos que también estuvo detrás del asesinato de mi hermano Álvaro Gómez. Pero se inventó todo un cuento desde las altas instancias, sobre todo desde la policía, para desvirtuar el tema y distraer la atención acerca de los que verdaderamente eran los responsables intelectuales y los ejecutores de ese crimen. Practicaron el “desviacionismo” para dejar impune un crimen. El fin que se perseguía era que no se llegara al fin de la investigación y que se dilatara eternamente. Financiaron la campaña de Samper, pero con todo su dinero también compraron policías y militares. El problema, tal como denunció Álvaro Gómez en su momento y vuelvo a repetirlo, sigue ahí encima de la mesa, no ha cambiado nada; el “régimen” sigue intacto.

Por eso, como el narcotráfico sigue presente y nadie puede acabar con este fenómeno delictivo, yo, como otros muchos, me he mostrado partidario de la despenalización de las drogas. Mientras las drogas sean ilegales, el narcotráfico seguirá siendo el negocio más grande de la historia de la humanidad. En cuanto se despenalicen las drogas, se acabó el negocio.

R.A.: ¿Y esa mafia que asesinó a su hermano y que estaba detrás de muchos crímenes en el país, cree que continuó durante el mandato de Uribe? 

E.G.: Sí, tengo el convencimiento de que sigue estando ahí y actuando, antes, durante y después de Uribe. Mire, el asesinato (hace cuatro años) de dos jóvenes en la costa colombiana revela hasta qué forma sigue teniendo poder la mafia. Estos dos chicos se metieron imprudentemente en la zona que controla la mafia de la droga y desde donde se embarca hacia el exterior, en una playa abandonada del departamento de Córdoba. Y quien entra allá, los matan y punto. Es una zona controlada por la mafia y donde no puede hacer nada la policía, que apenas tiene fuerzas para controlar ese tráfico. Tienen lanchas, ametralladoras, dinero… y si llega el ejército, cambian de sitio y después vuelven.

El tráfico se realiza a plena luz del día y cuando cae alguna carga ellos mismos lo condicionan para ocultar el verdadero tráfico; dan de “comer” a la policía para que parezca que hacen algo. La introducción en el país fue total, sobre todo a raíz del Gobierno de Samper, en 1994. Ni siquiera la intervención de los Estados Unidos consiguió parar ese tráfico. Ahora, para superar los problemas que creó el control del tráfico aéreo por los Estados Unidos, lo que tenemos es un gran tráfico terrestre a través de nuestras fronteras y también el tráfico marítimo, al tiempo que se ha sofisticado el aéreo al utilizarse helicópteros que vuelan a baja altura y que eluden la acción de los radares. Se utiliza a veces una combinación de ambos medios, pequeños helicópteros que llegan hasta la costa y desde allí desplazan la mercancía a través de pequeñas embarcaciones y lanchas. Hubo, además, una clara colaboración del Estado, y yo diría que en connivencia, durante el Gobierno Samper. Nunca hubo tanta claridad para traficar y hacer este negocio que durante el ejercicio de ese Gobierno.

El narcotráfico está muy especializado y tiene sus propias redes que se encargan de todo. Tenemos que pensar que es una organización muy poderosa, que tiene todo el dinero del mundo y que puede comprar a quien quiera. Nunca existió una organización criminal más poderosa en la historia. Dicen que incluso “Cuchillo”, por ejemplo, un líder de este mundo, tenía comprada a la policía. Luego estaban las conexiones entre el narcotráfico y el paramilitarismo, como demostraron las relaciones entre los hermanos Castaño y el tráfico de drogas.

R.A.: ¿No le parece paradójico que el fundador del régimen de la Constitución de 1991, Álvaro Gómez, comience a criticar lo que él llama el “régimen” y a crear una corriente crítica en torno a la lucha contra él mismo?

E.G.: El concepto del “régimen” no se refiere al Gobierno, sino al sistema político del país, que tenía mucho que ver con la naturaleza de quienes manejaban todo el entramado. Y todo esto tenía mucho que ver con la mafia, con quienes se habían acercado a Samper y manejaban todo. Era un sistema. Ese “régimen” ni siquiera permitía que sacáramos a la calle un libro que habla de todo este asunto y de quien está detrás del asesinato de Álvaro Gómez. Pero seguiremos en la lucha para que se esclarezca la verdad. Ya hemos conseguido sacar ese libro y denunciar muchas de las cosas terribles que han sucedido en nuestro país.

LOS ESCRITOS DE ALVARO GÓMEZ CONTRA EL “RÉGIMEN”

R.A.: ¿Cree que lo que escribió Álvaro Gómez en los días previos a su asesinato, criticando al Gobierno de Samper y su corrupto “régimen”, tuvieron algo que ver con su muerte? 

E.G.: Estoy seguro de que estos escritos fueron la causa de la muerte de Álvaro Gómez.El Gobierno de Samper se tambaleaba profundamente, con una oposición generalizada y actuando en todos los órdenes. El país se estaba hundiendo en la ignominia y el gobierno del “régimen” estaba terminado, necesitaba crear movimientos de distracción. Y, evidentemente, Samper estaba preocupado. Por ejemplo a mí me trataba abiertamente como el jefe de los “conspi”, de los conspiradores, está claro. Yo quería tumbar al Gobierno abiertamente, como tantos otros, a través de las instituciones y utilizando los cauces políticos, pero Samper se inventó la “conspiración”. Entonces, la mafia creyó ver en Álvaro Gómez, como también el círculo corrompido que estaba con ella, un peligro para sus intereses. El mismo día que lo mataron se iba a reunir con diputados conservadores y liberales en La Calera, pero evidentemente no se llegó a reunir porque lo mataron antes. No había ninguna conspiración en marcha, sino el ansia de compartir con sus compañeros de las cámaras legislativas sus preocupaciones y anhelos ante la marcha del país. Se buscaba un cambio de Gobierno, pero no era una operación secreta.

El asesinato de Álvaro Gómez fue una determinación del “régimen”, pero la “ejecución” fue de este aparato en coordinación con la mafia de los carteles y el narcotráfico que había calado en la política del país. Fue, además, una advertencia de cómo deben ser las cosas y un ejemplo de superioridad ante los otros. El “régimen” mostró su capacidad de convencimiento y así Samper no tenía que renunciar. Se introdujeron hasta en los propios colaboradores de Álvaro Gómez y su mano derecha en el primer informativo del país, que él dirigía, estaba ligado en cierta medida al “régimen”. Las presiones para dejar fuera de juego, tanto a nivel informativo como político, a Álvaro Gómez estaban al orden del día. El poder del régimen era omnímodo. Álvaro Gómez era un hombre con una personalidad que se desdoblaba en periodista y político, un hombre temido por el “régimen”.

EL LIBRO “¿POR QUÉ LO MATARON?”

R.A.: ¿Por qué ha escrito el libro ¿Por qué lo mataron?, referido al crimen de su hermano Álvaro Gómez?

E.G.: Primero: lo he escrito porque ya soy muy mayor y no tengo nada que temer. Tengo  87 años. El libro tardó mucho en salir porque durante este tiempo hemos estado esperando a través de los cauces normales (de la investigación) a que se dilucidara el caso del asesinato de Álvaro Gómez, con la debida seriedad. Hemos tenido ya en este asunto seis fiscales generales, hemos solicitado un certificado de cuantos fiscales especiales han estado al frente del caso de Álvaro Gómez y no lo hemos obtenido; parece ser que han sido como una veintena, lo cual da un promedio, en los 16 años desde que ocurrió el magnicidio, de uno por menos de un año. El expediente del caso tiene casi 150000 folios llenos de una serie de declaraciones y de teorías que no se justifican, simplemente porque lo que se ha tratado es de ahogar el caso a través del empapelamiento descomunal. 

Cuando un fiscal especial se encarga del caso al mismo tiempo se ocupa de otros casos, como el último que, además de este asesinato, llevaba el asunto de los computadores de Raúl Reyes, que no es un caso cualquiera y le ocupó mucho tiempo porque es una cuestión compleja. Lo que se está buscando y hacia donde caminamos es hacia la prescripción; en el caso de otro magnicidio, como el de Galán, ocurrió lo mismo y acabó prescribiendo. Se tuvo que declarar de lesa humanidad ese crimen para que no prescribiera, lo mismo que se está pensando hacer con el de Álvaro Gómez, para que no prescriba. Incluso, a pesar del libro, la investigación no se mueve y no avanza; hubo unas declaraciones de los extraditados que decían conocer las causas y poseer algunos elementos que podían permitir avanzar en la investigación e insistimos ante la Fiscalía para que les tomara declaración. Nunca se logró que se hiciera algo, no se produjo ningún adelanto.

Así llegamos al punto en que pusimos en marcha, nosotros mismos, un equipo para que investigase las circunstancias y los hechos que llevaron al asesinato de Álvaro Gómez; fruto de todas esas investigaciones se fue armando este libro y los documentos que aparecen en el mismo, un trabajo que tardó varios años. La opinión pública debe conocer y tener claro que ha habido un propósito de no investigar el asesinato de Álvaro Gómez y que todo lo que se hace en este sentido es para desviar el curso del esclarecimiento del caso. Investigamos tres versiones distintas sobre el caso, teorías en definitiva, y muchas de ellas, a pesar de algunos encarcelamientos, eran falsas. Intentaban decirnos que el caso estaba resuelto, pero no era así. En el libro, además, he tratado de exponer la realidad y presentar las cosas como son, incluso revelando el papel siniestro de personajes como Ignacio Londoño, alguien habitual en Casa de Nariño en los tiempos de Ernesto Samper. Un hombre de la mafia y que está en la cárcel; todo el mundo sabe lo que hacía y lo que era, pero nadie lo dice tan abiertamente como yo lo he expuesto en el libro, esencialmente porque se sabe lo que le puede pasar a uno en el molino de la mafia. Quizá he escrito este libro porque, como le dije, ya soy una persona mayor y no tengo miedo a nada. Lo demás del libro, aparte de esa acusación, son documentos y testimonios que intentan llevar al lector a que entienda lo que realmente sucedió durante este proceso.

R.A.: ¿Cree que el libro responde a la pregunta de por qué lo mataron?

E.G.: Por eso lo puse con interrogantes, si lo hubiera puesto afirmativamente estaría dando la respuesta. Así le dejo al lector que se haga la pregunta. No estoy en condiciones de afirmar nada y tampoco tengo conclusiones claras que me den la respuesta a la pregunta; tengo la obligación, como víctima correlativa del asesinato, de poner ante la opinión pública unos hechos que han llevado a la distorsión de este caso por parte de las instancias judiciales para no llegar a la verdad y esclarecer los hechos de este asesinato.

R.A.: En este libro parece que el expresidente Ernesto Samper es un actor fundamental. ¿Es así?

E.G.: Está presente en toda la trama, en el sentido de que estaba caído cuando aparecieron todas las pruebas que señalaban que estaba sometido y financiado por la mafia; obedecía a los mandatos de los mafiosos. Álvaro Gómez era la personalidad más importante en Colombia que estaba señalando esa circunstancia y esa sumisión de Samper a los dictados de la mafia, también diciendo que nadie estaba conspirando contra el Presidente pero que no se podía quedar porque representaba a esa mafia. Así se produce una crisis nacional y Samper estaba prácticamente fuera del Gobierno. Hubo una serie de reuniones, que relato en el libro, con las que el ejecutivo intentaba buscar un sofisma de distracción para que el caso del dinero de la mafia no fuera el asunto principal. Se intentó, incluso, inventar un conflicto con Venezuela y crear las condiciones para que este tema no fuera el centro de los debates de la vida política. Luego llegó el asesinato e inmediatamente la opinión pública tuvo otras cosas en qué pensar, y el Gobierno consiguió la adhesión de una opinión pública que se volcó en la defensa de las instituciones ante la angustia que se generó. Así, Samper pudo terminar su mandato con absoluta tranquilidad y su nexo con la mafia quedó casi en el olvido.

R.A.: ¿Cree que las condiciones actuales son buenas para llegar al final de la investigación de este asunto?

E.G.: Yo estoy convencido de que si hubiera la voluntad, aun habiendo pasado diecinueve años desde el crimen, se podría llegar a alcanzar una respuesta válida a lo que ocurrió y resolver este proceso. Lo que falta es la voluntad, no la ha habido ni la hay.

R.A.: ¿Y quién impide que se resuelva este crimen?

E.G.: Es mucha la gente a la que no le conviene que esto se resuelva por distintas razones. Hay cuestiones de prestigio personal, motivos políticos, ligazones con la mafia… Mucha gente estuvo implicada en este asunto y entorpeció la investigación. Álvaro Gómez hablaba del “régimen”, que es un tinglado de gentes que tienen intereses comunes coincidentes y que se sabe claramente que pertenecen al Establecimiento. A estas gentes del “régimen” no les interesa llegar al final de la madeja y descubrir quién mató realmente a Álvaro Gómez.

R.A.: ¿Horacio Serpa parece que tuvo un papel fundamental también en este asunto?

E.G.: Fue quien llevó el dinero de la mafia a las reuniones para financiar las campañas de Samper. Era el nexo entre la mafia y la campaña electoral. El conductor de Samper y sus escoltas fueron asesinados; estaba en un ambiente muy cercano y era el ministro del Interior de Samper de entonces. También aparece muy ligado a ese personaje siniestro que es Ignacio Londoño, que era representante de la mafia. Y es lo que explicamos en el libro para que la opinión pública saque las conclusiones oportunas y conozca más o menos lo que sucedió entonces, que fue ocultado y tergiversado en su momento.

R.A.: ¿Lo que usted denuncia en el libro es una suerte de conspiración para intentar ocultar a los responsables y a los que estaban detrás del crimen?

E.G.: Inmediatamente después del asesinato aparecieron toda una serie de teorías que parecían estar preconcebidas antes del atentado. Los testigos del caso, además, nunca fueron encontrados, sino que parecían personajes señalados para servir al caso. Hubo un grupo de Sincelejo, que supuestamente estaba detrás del crimen, y que no era más que un burdo montaje creado tres días después del magnicidio. Se montaron farsas para desviar la verdadera trama que estaba detrás del crimen. No tenía ningún viso de ser real. Y lo de Sincelejo, por el que pagaron unos muchachos cinco años de cárcel, era un invento, una farsa para desviar la atención de la opinión pública. Incluso un fiscal se llegó a inventar una trama en la que Álvaro Gómez estaba implicado en un golpe de Estado y que los mismos conspiradores lo mataron. Puras mentiras para desviar la atención de lo que realmente había pasado. 

Han pasado dieciocho años y muchos de los recursos, de los testimonios, porque la gente se muere, han desaparecido, se están agotando las fuentes y estamos llegando al punto de la prescripción, del olvido, que es lo que suele suceder con la mayor parte de los magnicidios porque detrás hay mucha gente implicada que no quiere que sean resueltos. No quieren llegar a ninguna parte por intereses políticos o de otra índole. Todavía no se sabe quién mató a Kennedy y seguramente hubo detrás una organización y unos responsables, eso está claro.

R.A.: ¿No cree que el magnicidio de su hermano es muy parecido al de Jorge Eliécer Gaitán, que nunca fue resuelto?

E.G.: Era muy difícil investigar lo de Gaitán, aunque yo creo que fueron los comunistas para acabar con la Conferencia Panamericana, y cada vez es la tesis que cobra más fuerza. La gente se olvidó de lo que significó ese evento, que ocurrió precisamente en el comienzo de la Guerra Fría, cuando se intentaba forjar una alianza mundial para frenar y luchar contra el comunismo. Los Estados Unidos trataban de auspiciar esa alianza contra el comunismo en cooperación con los países de América Latina. Ese atentado frustró esas expectativas. Y no olvidemos que por aquí andaba Fidel Castro aquellos días. Luego ocurrió el asesinato de quien perpetró el crimen, que se refugió en una droguería, y arrastrarlo por las calles respondía a una técnica de distracción, se trataba de resolver el caso y así cerrarlo para siempre. Ese crimen generó el “Bogotazo” y en dos días hubo quinientos muertos, fue un desastre propiciado para acabar con la Conferencia Panamericana. El ambiente era de casi preguerra mundial, se avecinaba la Guerra Fría y los comunistas trataban de torpedear esa Conferencia. El asesinato de Álvaro Gómez se produce en un momento de grave crisis del país, de grandes convulsiones, pero la gente también lo ha olvidado rápido porque ha pasado mucho tiempo y la memoria es corta. Además muchos jóvenes no vivieron esos momentos y desconocen cuál era el estado del país. Y este libro, en ese sentido, quiere dejar constancia de la difícil situación que vivía el país en el momento en que se produce el crimen.

VIGENCIA DE LAS IDEAS DE ALVARO GÓMEZ

R.A.: ¿Las denuncias que Álvaro Gómez hace en su momento, en el sentido de que el narcotráfico había calado en el país y se había creado un “régimen” asociado al mismo, tienen vigencia hoy?

E.G.: El “régimen” es anterior al narcotráfico, es un fruto de la política; casi todos los líderes tratan de crear su propio “régimen”. La fuerza del narcotráfico, y su enorme potencial, sigue vigente en Colombia hoy. Gómez criticaba al “régimen” y al estado de cosas que se vivía. Pero después de Samper, ese “régimen” y su alianza con el narcotráfico se consolida e incluso adquiere más poder. La mafia eligió al Presidente de la República y el Gobierno se adaptó a esas circunstancias, dejándolo crecer y controlar una buena parte de la vida pública; eran visibles, incluso en Bogotá, y hacían lo que querían. La mafia se hizo con el país y era incontrolable. Luego, con Pastrana, se le entregó a la guerrilla de las FARC una parte importantísima y vital de la soberanía del país, más de 42000 kilómetros cuadrados en el Caguán. Y las FARC, ya en ese momento, estaban aliadas estratégicamente con el narcotráfico. Quizá el cambio fundamental fue gracias a las políticas del expresidente Álvaro Uribe, quien consiguió frenarlas y poner fin a ese apaciguamiento que habíamos vivido hasta entonces. El Caguán fue un refugio del narcotráfico, el terrorismo y la delincuencia, ¡qué caos!

LA INVESTIGACIÓN DEL MAGNICIDIO

R.A.:¿En estos años quién le ayudó en este trabajo por buscar la verdad de lo que realmente ocurrió con su hermano?

E.G.: El problema es que aunque quieran ayudarte no pueden porque el poder del “regimen” es muy grande. Ahora mismo controla las cuatro grandes cortes de justicia que hay en el país, ha logrado paralizar el ejército, controla una buena parte de la policía, ha sometido a los partidos politicos tradicionales, domina a la mayor parte de la clase política a través de sobornos y otros medios, los medios de comunicación están a su servicio…El Estado gasta en publicidad cantidades ingentes de dinero, como nunca se había visto antes, para doblegar a todos los medios y conseguir que le rindan pleitesía. Se compran las fidelidades a través del dinero del Estado. Nadie discute nada porque la gente es comprada y ante el dinero nadie se detiene, la gente lo acaba aceptando. Hay muy poca gente que se atreve a disentir, a contestar al régimen, todo el mundo se vende, como hemos visto con los congresistas y senadores conservadores que apoyaron a Santos por el vil dinero. Entre la droga y la mafia, la costa atlántica está tomada por Santos. 

R.A.:En definitiva, ¿parece que la “mermelada” de Santos es la continuidad del régimen?

E.G.: El que no está en el “régimen” no come, así de simples son las cosas. Se compran las fidelidades a cambio de dinero y nadie queda ajeno a este manejo de la política tan inmoral y escasamente ético.

R.A.:¿Y el presidente Pastrana, que era conservador, tan poco hizo nada por aclarar las cosas?

E.G.: Intentó colaborar, pero el problema es que esta mafia de la que hablo es tan potente que la gente no se atreve a ir más allá y colaborar con nosotros en la investigación. Esta gente no se detiene ante nadie, son capaces de matar a quien se pone a tiro en su camino, como le ocurrió a Alvaro Gómez.

R.A.:¿Tiene algo que ver esta suerte de esplendor económico que vive el país con esa mafia de la que habla?

E.G.: El narcotráfico se ha introducido en todos los aspectos de la vida en Colombia. La gente tiene que aceptar muchas veces el dinero que le ofrecen, venderse, dicho vulgarmente, porque si no lo haces te matan. El soborno se ha convertido en algo normal, hay que aceptarlo, no puedes decir que no porque si no te puede ocurrir lo peor. El “régimen” funciona así y todavía nadie lo ha tocado. Santos es parte del régimen, como los son las cuatro cortes y todos los partidos han estado detrás de él. Ni siquiera hay prensa libre, hay muy pocos columnistas que no comulguen con la verdad oficial. 

LA  ÉPOCA SANTOS

R.A.:¿No le sorprendió esta unanimidad casi total que concitó Santos?

E.G.:No hay unanimidad, lo que hay es un aparato detrás de él apoyándole. Y la gente se acostumbra, como ocurre en las dictaduras, en donde se establece un sistema y nadie se atreve a cambiarlo porque lo sacan del juego, lo pueden incluso matar. Así ocurría en México, donde se mezclaba la política y los negocios, todo estaba junto. Todos han negociado, incluso la izquierda, pero seguir en el poder con Santos; se ha escenificado una comedia en la que se pretendía presentar como una negociación y no lo era, puro teatro para engañar a los incautos. Seguimos viviendo bajo la dictadura del “régimen”, hacen y deshacen a su antojo. Nadie se puede a atrever a disentir. La izquierda tampoco ha sido seria y se ha plegado a los intereses del régimen. Luego se ha manipulado a la gente con el asunto de la paz. En La Habana se firmará cualquier cosa con los terroristas, da igual, ya que las FARC no va a cumplir, como han hecho tantas veces a lo largo de su historia. La firma o el acuerdo no tienen ningún valor, tengo la impresión de que ya todo está precondicionado previamente.

R.A.:¿Y cómo se explica ese apoyo del Establecimiento al presidente Santos, al “régimen” que usted dice?

E.G.:Ya Lenin, que era un fino analista, hablaba de estas cosas, es decir, de los que se prestan al servicio de una causa que no es la suya, es lo que él denominaba como los “tontos útiles”. Luego este Establecimiento está ganando mucho dinero con Santos, se están haciendo de oro y no están dispuestos a renunciar a ese maná que les ha venido del cielo, nunca habían ganado tanto dinero como con este presidente. ¿Cómo iban a permitirse cambiar de gobierno si con este les ha ido como nunca antes? Luego está la manipulación del tema de la paz, que no puede ser un objetivo, sino que es un estado. Pero no creo que funcione, ya vimos qué es lo que le pasó a Pastrana en el Caguán. 

Luego no creo que las FARC, que es un cartel de la droga, vaya a dejar este negocio. Y dicen que les quieren integrar en la vida política, pero esta gente no quiere esa supuesta presencia política, sino el poder total para quedarse como en Venezuela, eso está claro. Maduro puede ser un estúpido, pero no se va a caer, sino que se va a quedar y nunca cederá el poder si no es por la fuerza. Los regímenes de izquierda solo caen por la fuerza, por las protestas. Los comunistas, como vemos en Cuba, Nicaragua o Venezuela, no se van a ir en la vida si no estallan protestas contra ellos. 

La derecha, por el contrario, es capaz de dejar el poder democráticamente, como pasó en España o en Portugal, pero estos regímenes de izquierda no son capaces de avanzar ni dejar el poder. El socialismo es un fracaso total en todos los sentidos. Luego están los que se hacen elegir por la izquierda y hacen políticas de derechas, pero no es el caso de Santos, que ha sido un fracaso total en todos los campos se mire por donde se mire. Solo tiene que ofrecer al país el pacto con las FARC, que acabará fracasando y es una suerte de traición al país. Incluso Blair y González, dos líderes históricos del socialismo europeo, hicieron políticas de derechas, nunca siguieron el guión que les señalaban los marxistas. Santos es un estafador, yo en un principio le apoye porque pensé que iba a seguir las políticas de Uribe, pero luego no fue así y desde el principio se instaló en otra historia que no iba en la dirección de lo que había prometido. Así lo he denunciado ya, aunque nadie presté mucha atención al discurso que disiente en estos momentos, vamos por el camino de Venezuela. 

NARCOTRÁFICO Y POLÍTICA, UNA ALIANZA SÓLIDA

R.A.: ¿Cómo se llegó a esta situación en la cual el narcotráfico se hizo dueño del Gobierno, de la política, en la época Samper?

E.G.: El narcotráfico se hizo dueño del país, compró todo, hasta la política. Se convirtió en un poder que llegó a controlar todas las parcelas de la vida de Colombia. Luego llegan las pruebas inequívocas que muestran cómo Samper estaba absolutamente ligado al narcotráfico a través de la financiación de su campaña y los testimonios que relacionaban cada vez más a su Gobierno con el tráfico de estupefacientes, algo que ya no se podía desmentir.

Pero no sólo era la llegada de capitales a la campaña de Samper, sino la penetración de los carteles a través de su dinero y el blanqueo del mismo en todos los órdenes de la vida social, política y económica. Nunca se negó que el dinero de la campaña electoral llegara a través de los carteles. Lo que había era un mar de fondo. Y luego está el tema de la impunidad, pues desaparecían las pruebas y nadie hacía nada por detener esta espiral delictiva. Y se llega así al convencimiento de que el Presidente Samper es parte del problema, de que está inmerso en el mismo. Fue algo que costó mucho admitirlo: que un miembro de la aristocracia bogotana se hubiera vendido a los carteles de la droga y hubiera aceptado ese juego. La infiltración de esta mafia de la droga llegó a todos los niveles, incluso en los círculos cercanos a Álvaro Gómez, como fue el caso de su secretario particular y su jefe de campaña en las últimas presidenciales, que acabó de abogado defensor de Samper. Todo estaba bajo el control de estos carteles y nada escapaba a su influencia. Tocaban todo con tal de evitar la extradición y su dinero impregnaba a todos, conseguían todos sus objetivos: hasta matar, tal como se pudo comprobar.

R.A.: ¿Por qué este estado de cosas quedó impune en Colombia? ¿Qué se hizo para acabar con esta situación?

E.G.: La justicia se negó siempre a investigar este estado de cosas. En el tema de Álvaro Gómez siempre se obstaculizó su investigación y nunca se pudo llegar al final del enredo. Quedan, en este caso, 138 pruebas por practicar que no se han practicado, se evita resolver el asunto por la vía legal, no interesa, obviamente. Se trata de que el delito prescriba, está claro, algo para lo que ya solo quedan cinco años, pues se cometió en noviembre del año 1995. Nosotros sólo exigimos justicia que es lo que hubiera querido Álvaro Gómez. Defendemos sus ideas y principios, pero queremos que también se cumpla la ley, ni más ni menos. Pero el poder de la mafia detiene que podamos llegar hasta el final y dar cumplida cuenta de nuestras obligaciones.

LA MEMORIA DE ALVARO GÓMEZ

R.A.: ¿Qué va a hacer para defender la memoria de Álvaro Gómez, su legado y que el crimen no quede impune?

E.G.: Voy a luchar los últimos años de vida para que este crimen no quede impune y que se conozca la verdad, quiénes fueron sus responsables intelectuales y sus ejecutores. Lo hago por mi hermano, pero también por mi país y mi familia.

 

Continue Reading

Articulos Destacados

Juez de manhattan trata de impedir cobro de peaje por congestión

Published

on

EP NEW YORK |  Manhattan

Por Gustavo Lugo

Juez en Manhattan escucha argumentos para tratar de impedir que entre en vigencia el plan.

Este viernes se han escuchado en corte diversas demandas contra el plan de la ciudad de cobro de Tarifas por Congestión.  Estos casos argumentan que el plan carece de un análisis completo del impacto medioambiental y que perjudica el bolsillo de los neoyorquinos.

Actualmente el promedio es que por Manhattan circulan 700.000 vehiculos diariamente. La congestión que se produce en el distrito de negocios de la ciudad y cuesta cada año 20.000 millones de dólares en pérdida de tiempo y de productividad según los estudios que maneja la ciudad. MTA prevé que, gracias a esta medida, el tráfico en la zona se reduzca cada día en 100.000 vehículos.

La Autoridad de Transporte Metropolitano de la ciudad (MTA, por sus siglas en inglés), la agencia estatal que instalará y gestionará el programa, aprobando una tarifa de 15 dólares al día para los vehículos particulares que accedan al distrito de negocios de Manhattan, al sur del emblemático Central Park.

No se cobrará, sin embargo, peaje por salir de la zona ni por circular por ella.

El objetivo de los demandantes es ponerle un freno al pago de peajes por entrar a cierta zona centro de Manhattan que iniciará en la medidanoche del próximo 30 de junio. Entre los que han interpuesto una demanda está el presidente de la Unión Federal de Profesores, el presidente del condado de Staten Island y varios residentes de Manhattan.

“Nosotros creemos que tenemos un caso sólido, estamos demandando que nos entreguen un informe completo del impacto ambiental, que es más robusto que solo un informe ambiental que ha presentado la MTA”, dijo Susan Lee, presidenta de Neoyorquinos en contra de la Tarifa de Congestión, además, que oficiales del transporte federal han dado luz verde al plan de tarifa de congestión sin una revisión a conciencia del impacto ambiental. Es asi que piden a la corte que le exija a la MTA que busque un mejor plan.

El Estado de Nueva Jersey ya lidera una de ellas, la más importante.

Un gran número de los residentes del estado vecino cruzan el río Hudson para ir a trabajar a Nueva York, por lo que deberán pagar para entrar al centro de la ciudad. La medida también afecta a todas aquellas personas que viven en los barrios periféricos.

Otros opositores argumentan que la fijación de precios podría convertirse en un impuesto para los residentes de clase media y baja, ya que esos ciudadanos serían los más afectados desde el punto de vista económico.

La tarifa de peaje se aplicará desde las 5.00 horas hasta las 21.00 horas. de lunes a viernes y de 9 a 21 horas. en los fines de semana. Las tarifas de peaje nocturno serán un 75% menos que las tarifas respectivas en el período pico estándar para todos los conductores que ingresan a la Zona de Alivio de Congestión.

TARIFAS:

Vehículos de pasajeros: $15

Camiones pequeños: $24

Camiones grandes: $36

Motocicletas: $7.50

Taxistas: $1.25 por viaje

Uber, Lyft y otros viajes compartidos: $2,50 por viaje.

Y, algo más , los residentes de Manhattan aducen que la polución se dirigirá hasta sus vecindarios, como el Lower East Side, pues los automovilistas tratarán de evitar el peaje, usando la autopista FDR.

Por su parte la MTA se defiende, e insiste que el cobro de este peaje ayudará a reducir el tráfico que ingresa a Manhattan y que además mejorará la calidad del aire.

También que ese dinero, mil millones de dólares anuales, servirá para mejorar el sistema de transporte de la ciudad. “El gobierno federal nos dio el visto bueno, tenemos 4 mil hojas del estudio ambiental y técnico”, dijo Janno Lieber, presidente MTA. “Además ya tenemos lista toda la infraestructura para comenzar a cobrar las tarifas de congestión, y ese es el nivel de confianza que tenemos en que tendremos luz verde para arrancar con los peajes”.

A pocos dias de entrar en efecto la media, ya llego a la corte a espera que un juez decida, el futuro de la tarifa por congestión.

 

Continue Reading

Agencias

presidente de Irán y ministro mueren en un accidente de helicóptero

Published

on

EP NEW YORK | INTERNACIONAL

Encuentran muertos al presidente y el ministro de Exteriores de Irán tras un choque de helicóptero

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos — El presidente iraní Ebrahim Raisi, el ministro de Asuntos Exteriores del país y otras personas fueron encontrados sin vida el lunes horas después de que su helicóptero se estrellara en una región montañosa y con neblina en el noroeste del país, según medios estatales. Raisi tenía 63 años.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, anunció el nombramiento del vicepresidente, Mohammad Mokhber, como nuevo presidente en funciones en un mensaje de condolencias en el que también anunció cinco días de luto oficial.

El suceso ocurrió en medio de tensiones en Oriente Medio por la guerra entre Israel y Hamás, durante la cual Raisi, bajo el liderazgo de Jamenei, lanzó un ataque sin precedentes con drones y misiles contra Israel el mes pasado. Bajo el mandato de Raisi, Irán enriqueció uranio a niveles más cercanos que nunca al material armamentístico, lo que aumentó aún más las tensiones con Occidente, ya que Teherán también suministró drones portadores de bombas a Rusia para su guerra en Ucrania y a milicias armadas de toda la región.

Por otro lado, hace años que Irán registra protestas masivas contra su teocracia chií por los problemas económicos y a favor de los derechos de las mujeres, por lo cual el momento es sumamente sensible para Teherán y para el futuro del país.

La televisora estatal del país no informó de la causa del choque del helicóptero en la provincia iraní de Azerbaiyán Oriental.

Entre los muertos se encontraba el ministro de Asuntos Exteriores, Hossein Amirabdollahian, de 60 años de edad. En el helicóptero también viajaban el gobernador de la provincia de Azerbaiyán Oriental, otros funcionarios y guardaespaldas, según la agencia de noticias estatal IRNA.

Las autoridades turcas publicaron la madrugada del lunes lo que describieron como imágenes de dron que mostraban lo que parecía ser un incendio en un paraje deshabitado que “sospechan son los restos del helicóptero”. Las coordenadas mostradas en el video situaban el incendio unos 20 kilómetros (12 millas) al sur de la frontera entre Azerbaiyán e Irán, en la ladera de una montaña escarpada.

Imágenes publicadas el lunes por IRNA mostraban lo que la agencia describió como el lugar del siniestro, ante un valle empinado en una cordillera verde. En el video se oía a soldados hablando en el idioma azerí local que decían “ahí está, lo encontramos”.

Las condolencias empezaron a llegar después de que Irán confirmara que no había sobrevivientes del choque. La vecina Pakistán anunció un día de luto y el primer ministro indio, Narendra Modi, dijo en una publicación en X que su país “se alza con Irán en este momento de dolor”. Los líderes de Egipto y Jordania también transmitieron sus condolencias, al igual que el presidente de Siria, Bashar Assad.

El presidente de Azerbaiyán, Ilhan Aliyev, dijo que su gobierno y él estaban “profundamente conmocionados”. Raisi regresaba el domingo de la frontera iraní con Azerbaiyán, donde había inaugurado una represa con Aliyev antes del siniestro.

Jamenei, que el domingo por la noche había pedido oraciones por los pasajeros de la aeronave, recalcó que los asuntos del gobierno iraní seguirían en marcha pasara lo que pasara.

Según la constitución iraní, el vicepresidente del país asume el poder si el presidente muere, con el consentimiento de Jamenei, y se convocan nuevas elecciones presidenciales en 50 días.

Mokhber ya había empezado a recibir llamadas de autoridades y gobiernos extranjeros en ausencia de Raisi, según medios estatales. Se celebró una reunión de emergencia del gobierno mientras los medios estatal anunciaban la noticia el lunes por la mañana. El gobierno emitió después un comunicado prometiendo que continuaría con la senda marcada por Raisi y que “con ayuda de Dios y del pueblo, no habrá problema para gestionar el país”.

Raisi, un político de línea dura que antes había dirigido la justicia del país, estaba considerado como un protegido de Jamenei y algunos analistas habían sugerido que podría suceder al líder de 85 años tras la muerte o renuncia de Jamenei.

Con la muerte de Raisi, la única otra persona que se ha barajado para el puesto es Mojtaba Jamenei, de 55 años e hijo del líder supremo. Sin embargo, algunos han expresado sus reservas porque el tercero en ocupar el puesto desde 1979 sea un familiar, especialmente después de que la Revolución Islámica derrocara a la monarquía hereditaria de la dinastía Pahlavi.

Raisi ganó las elecciones presidenciales de 2021, los comicios con la participación más baja en la historia del país. El mandatario estaba sancionado por Estados Unidos debido en parte a su implicación en las ejecuciones masivas de miles de presos políticos en 1988 tras una sangrienta guerra entre Irán e Irak.

Durante el mandato de Raisi, Irán enriqueció uranio cerca del nivel armamentístico y se resistió a las inspecciones internacionales. Irán ha armado a Rusia en su guerra en Ucrania, además de emprender un enorme ataque de drones y misiles contra Israel durante su guerra contra Hamás en la Franja de Gaza. También ha continuado armando a grupos para su guerra indirecta en Oriente Medio, como los rebeldes hutíes en Yemen y la milicia libanesa Hezbollah.

Entre tanto, las protestas masivas en el país han continuado durante años. La más reciente estaba relacionada con la muerte en 2022 de Mahsa Amini, una mujer que fue detenida por supuestamente no llevar el hiyab, un pañuelo que cubre el cabello, a gusto de las autoridades. La campaña de represión que siguió durante meses mató a más de 500 personas y más de 22.000 más fueron detenidas.

En marzo, un comité de investigación de la ONU concluyó que Irán era responsable por la “violencia física” que llevó a la muerte de Amini.

Raisi es el segundo presidente de Irán que muere en el cargo. En 1981, una bomba mató al presidente Mohammad Ali Rajai en los días de caos tras la revolución.

___

AP noticias 

Continue Reading

Articulos Destacados

EE.UU. , Rusia , China y la nueva arquitectura económica global

Published

on

EP NEW YORK. | Política y Economía Mundial

El ocaso de un Orden Mundial decadente

Por: Níkolas Stolpkin
Nueva arquitectura global en cierne

Quienes quieran ver el conflicto bélico en Ucrania como cualquier conflicto bélico, están muy equivocados. El desenlace podría traer grandes cambios. Cambios que podrían asemejarse a los ocurridos terminada la Segunda Guerra Mundial.

Ucrania es el epicentro de un movimiento tectónico significativo que podría abrir paso a una futura nueva arquitectura global.

Lo que hay que ver acá, no es a un “dadivoso” Estados Unidos, Reino Unido o una Unión Europea querer defender a un país débil de una potencia poderosa, eso sería caer en el simplismo.

El enfoque que debemos hacer es el de un Bloque Capitalista Occidental (EEUU, UE…) en descenso, queriendo frenar de plano el ascenso imparable del Bloque Capitalista Oriental (Rusia, China…) O bien, como el economista Michael Hudson definió en su momento, como el choque de dos sistemas económicos: “el capitalismo financiero neoliberal versus la industrialización socialista”. El primero con tendencia unipolar, y el segundo con tendencia a un mundo multipolar.

Ucrania simplemente sería la oportunidad o la excusa para intentar frenar el tsunami oriental liderados por Rusia y China.

Todos sabíamos los proyectos que tenía Rusia para entregar gas barato a Europa. Estados Unidos sabía lo que podía significar el asentamiento potente y a largo plazo de los intereses de Rusia en Europa, sobre todo en Alemania, lo que afectaría a sus propios intereses en la región. Por lo que Estados Unidos tuvo que actuar, provocando primero el golpe de Estado en Ucrania (2014) y después preparando el terreno para la reacción rusa. Ellos sabían (EEUU) que al provocar la reacción de Rusia podrían llevar a cabo la contención firme de unos de los pilares principales del Bloque Capitalista Oriental y, al mismo tiempo, su ala militar más musculosa. No en vano vimos la respuesta poco diplomática e impulsiva del Bloque Occidental, al enviar armas para que los ucranianos “indefensos” se pudieran defender de los “invasores” rusos.

Los primeros paquetes de “ayuda” por parte del Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y los países de la Unión Europea -poco tiempo después de haberse iniciado la Operación Militar Especial rusa sobre suelo ucraniano (2022)-, se trató de “rifles, pistolas y ametralladoras”, “ayuda humanitaria y logística militar”, municiones “estrictamente defensiva”, “equipamiento de defensa”, “sistemas de armamento ligero antitanques de corto alcance”, chalecos y cascos, misiles Javelin (antitanques) y Stinger (antiaéreo), lanzagranadas, etc. Ahora la ayuda hacia Ucrania ha “evolucionado” a una nueva etapa, ahora se trata de misiles tácticos de largo alcance (ATACMS), tanques modernos, aviones de combate, bombas de racimo, sistemas de defensa Patriot de largo alcance, lanzacohetes múltiples HIMARS… Y ahora que Ucrania -con un déficit reconocido de combatientes-, ha fracasado con llamar a combatir en el frente a los ucranianos que tuvieron que abandonar su país, ¿se les habrá de ayudar con soldados también?

Es difícil de entender cómo un puñado de países “desarrollados” y “civilizados” -principalmente arrastrados por Estados Unidos-, estén apostando cifras exorbitantes a un seguro perdedor (Ucrania). ¿Cómo fue posible que la Unión Europea se dejó arrastrar a un conflicto que bien pudieron dejar que Rusia lo solucionara sin interferencias foráneas y, al mismo tiempo, salir beneficiados con los proyectos a largo plazo que se tenían planeado con Rusia? Objetivamente la Unión Europea está más colaborando con los intereses geopolíticos de Estados Unidos que de sus propios intereses. La situación beneficia más a Estados Unidos que a la propia Unión Europea. Estados Unidos y la OTAN (instrumento militar de Estados Unidos, y que aporta aproximadamente el 70% del gasto militar en la alianza) están empujando a la Unión Europea a una situación muy desfavorable que no se sabe cómo habrá de terminar, pero que deja a una Europa más dependiente de los Estados Unidos.

Nueva Guerra Fría

Se está configurando, al parecer, un escenario más de Nueva Guerra Fría que de un escenario de Guerra Directa.  Dicho en otras palabras, estamos más cerca de una Guerra Fría que de una Guerra Nuclear o una “Tercera Guerra Mundial”, aunque pueda parecer todo lo contrario en estos momentos. Lo que no quita que pueda haber ciertas amenazas de un bando o de otro para el famoso juego de la “contención”, como en su momento las hubo (siglo XX). Ladrar, pero sin morder. Porque obviamente sabemos las consecuencias del peor de los escenarios, ¿no?

Sí, quizás estamos siendo muy “optimistas”. Y es que una Tercera Guerra Mundial significaría una Guerra Nuclear segura.

Pero viéndolo desde esta perspectiva “optimista”, una Nueva Guerra Fría significaría un “respiro” o repliegue estratégico favorable al Bloque Capitalista Occidental, que sabe que está perdiendo poder e influencia frente al Bloque Capitalista Oriental.

En Ucrania, más que nada, se está dando forma a la frontera norte que habrá entre el Bloque Occidental y el Bloque Oriental. Un punto que no deja de ser un avance sustantivo para Estados Unidos y sus ambiciones geopolíticas. ¿Un trampolín para en un futuro poder balcanizar a Rusia?

Si las apuestas a perdedor persisten, no creemos que el ganador quiera al perdedor tener suficiente espacio para seguir maniobrando y hacer daño. La eliminación del perdedor se hace imprescindible. ¿Qué hará Occidente cuando se quede sin un jugador al cual apostar?

Después de Rusia, China será el próximo

Con Rusia ya se quemaron todos los puentes. Únicamente faltaría quemar los puentes con China, para que pueda verse mejor el nuevo escenario de Guerra Fría. ¿Taiwán será la nueva “Ucrania” para China? Sería muy difícil, tratándose de una isla.

El asunto Huawei (empresa china) y la subida de aranceles a los productos chinos por parte de Estados Unidos (2018), podríamos situar el inicio de las fuertes hostilidades entre Occidente y Oriente, aduciendo “preocupación” a la Seguridad Nacional. Y todos sabemos que la Unión Europea tiende, en gran medida, a hacerse eco de lo que diga o haga Estados Unidos. En eso no hay discusión.

Y sería con la pandemia del COVID-19 (2020) que seríamos testigos de la existencia de rivalidades sustanciales con respecto al reconocimiento de ciertas vacunas. Las múltiples trabas que se instalaron en Occidente con respecto a las vacunas de origen chino o de origen ruso, dan prueba de ello. Lo que ya podía hablar de cierta rivalidad significativa dentro de Occidente con respecto a ciertas potencias de Oriente.

El conflicto en Ucrania (2022- ?) sencillamente aceleraría las rivalidades ya existentes entre el Bloque Capitalista Occidental y el Bloque Capitalista Oriental, con especial énfasis en Rusia: prohibición de las aerolíneas comerciales rusas dentro de la Unión Europea, prohibición a las agencias de noticias de origen ruso (RT, Sputnik), sabotaje del Nord Stream 1 y Nord Stream 2, los múltiples “paquetes de sanciones”, la salida en masa de las empresas occidentales en
<span;>suelo ruso, etcétera. Lo que no quiere decir que no haya presiones contra China también. Las han tenido significativamente, como ya se ha dicho, desde el año 2018 con el asunto Huawei y la subida de aranceles a los productos chinos. Pero a partir de la Operación Militar Especial en Ucrania se han intensificado, por ser China un aliado estratégico de Rusia.

En la práctica, Estados Unidos desea que China deje de exportar a Rusia “todo lo que se pueda usar en el conflicto”. Está, por otro lado, el “exceso de capacidad industrial” de China, que no es otra cosa que la abrumadora competitividad china que desean frenar dentro de su espacio. Al mismo tiempo, Estados Unidos no deja que sus empresas tecnológicas (Intel, Qualcomm) puedan exportar sus productos a China, todo en nombre de su hiper-manoseada “Seguridad Nacional”. Y ahora está la amenaza de prohibir en suelo estadounidense (y después quizá dónde… ¿Europa? ¿América Latina?) la aplicación exitosa de TikTok, a menos que los propietarios chinos la puedan vender a Estados Unidos.

La caída del Orden Mundial Unipolar

El Orden Mundial Unipolar se encuentra seriamente atrofiado y ha empezado a navegar desesperadamente fuera del orden que tanto habían promovido, como si se tratara de un niño que junto a sus “viejos amigos”, obedientes, después de que enseñaran a jugar a los otrora “nuevos amigos”, al ver que les estaba yendo mejor en el juego, intentan romper las reglas (“sus propias reglas”) y hacer “nuevas” de forma caprichosa para el beneficio de los que están perdiendo el juego y poder así sobrevivir.

Es así como nos encontramos después, con una serie de acontecimientos fuera de juicio: “congelación” o confiscación de activos (llámese robo), (ejemplos: Venezuela, Rusia, Irán…); sanciones o prohibición a Medios de Comunicación por ser supuestamente medios de “propaganda rusa” (¿“pluralidad”? ¿“libertad de prensa”?); amenazas de prohibición a redes sociales exitosas como TikTok, a menos que la puedan vender (llámese chantaje); prohibición de aerolíneas rusas o llenar de trabas a ciudadanos rusos para que no puedan visitar la Unión Europea (llámese rusofobia); prohibición a empresas para que no puedan exportar sus productos a China o Rusia, por ser supuestamente una “amenaza” a la seguridad nacional de Estados Unidos (¿“Libre Mercado”?), etc.

A lo anterior, hay que hacerse muchas preguntas. ¿Qué garantías, de ahora en adelante, puede haber para que un país pueda depositar sin que pueda haber la amenaza de “congelación” o confiscación de lo depositado en la esfera occidental? ¿Todo medio de comunicación relevante que sea crítico con las políticas del gran hegemón (Estados Unidos) será sancionado o derechamente prohibido? ¿Todo producto foráneo que sea exitoso dentro del Bloque Capitalista Occidental, habrá de ser prohibido o sancionado? ¿Qué empresas del Bloque Capitalista Occidental se le estará permitido hacer negocios dentro del Bloque Capitalista Oriental?

Tal como se está configurando todo, es difícil saber cómo habrá de quedar la denominada globalización o el denominado “Libre Mercado”.

Mientras todo apuntaba a desembocar en un mundo multipolar, Estados Unidos y sus aliados, al verse “amenazados”, se apresuraron a cerrar sus puertas para seguir sosteniendo su mundo unipolar basado en sus propios intereses.

Un punto clave en el nuevo escenario será China y toda su efervescencia global, ¿dónde quedará? ¿Toda su efervescencia global será reprimida? ¿Le cerrarán las puertas a China de la misma forma que le cerraron las puertas a Rusia? ¿La efervescencia global china irá en retroceso o en retirada dentro del mundo Occidental? ¿Qué pasará con la influencia china en América Latina? Las declaraciones últimas del Comando Sur pueden dar ya una idea de lo que podría pasar. ¿Los países de América Latina defenderán su soberanía y autonomía frente a las amenazas de Estados Unidos? ¿Estados Unidos querrá implantar nuevas dictaduras en América Latina para alejar la influencia del Bloque Capitalista Oriental, como si se tratara del pasado Bloque Socialista del siglo XX?

Estados Unidos y sus aliados, deberían aceptar que su época de dominio global está seriamente afectada y que deberían entrar en razón y aceptar el Orden Mundial Multipolar con el que se está abriendo paso el Bloque Oriental; que se abre camino no con las armas, sino con la cooperación, la integración, el respeto y la igualdad entre las naciones.

Los nuevos polos de poder no entran al terreno a destruir a los países que no quieran obedecer (Yugoslavia, Irak, Libia…). Tampoco se comportan como una centrífuga la cual debe absorber a los países en la “democracia”, los “derechos humanos” o el “libre mercado” para que puedan “entenderse”.

Estados Unidos debe entender que ellos solos no pueden hacerse cargo del mundo, y menos cuando emergen múltiples polos de poder.

La arquitectura global surgida después de la Segunda Guerra Mundial ha caducado. El actual desequilibrio existente en cuanto a la seguridad y la justicia ya es insostenible. No es posible que en pleno siglo XXI seamos testigos de múltiples ejemplos de inseguridad e injusticia. ¿Cómo el mundo puede tolerar aquello de “congelación” o confiscación de activos de países que han depositado su confianza en otros países? ¿Cómo es posible que seamos testigos de chantajes explícitos como el caso de TikTok en Estados Unidos? ¿Cómo es posible que los que fomentaron el “libre mercado” obliguen hoy a sus empresas a no exportar sus productos a países que también juegan al “libre mercado”? ¿Cómo es posible que los Grandes Medios de Comunicación no vean la injusticia cometida contra medios rusos como RT o Sputnik, la inclinación neonazi que ha tenido desde el principio los que defienden Ucrania de los rusos, o no puedan ver el actual genocidio que está cometiendo el Estado de Israel contra el pueblo palestino, cuyo principal auspiciador sigue siendo Estados Unidos? ¿De qué sirven estructuras u organizaciones como la ONU, OMC, OMS, CPI, … si somos testigos de todo lo anterior o más?

Níkolas Stolpkin

Analista político nacional e internacional – Political Analyst – Crítico de política y Cultura Contemporánea.

 

Continue Reading
Advertisement

Title

Categories

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares