Connect with us

Investigaciones

Nueva guerra fría entre Rusia y Occidente

Published

on

EP España/ opinión

¿UNA NUEVA GUERRA FRÍA ENTRE RUSIA Y OCCIDENTE?

La fallida y controvertida visita del máximo representante de la diplomacia europea, Josep Borrell, a Moscú -humillación del ministro de exteriores ruso, Serguéi Lavrov, incluida- ha puesto sobre la mesa la tensión que rodea a las relaciones entre Occidente y Rusia.

por Ricardo Angoso

Mientras Borrell pisaba todavía territorio ruso, en una visita que rozó el paroxismo grotesco, en términos diplomáticos, Moscú expulsaba a varios diplomáticos de la Unión Europea, más concretamente a tres representantes de Suecia, Polonia y Alemania, en un gesto tan poco acorde con las formas como poco respetuoso con su visitante, casi humillante. Una afrenta absoluta sin necesidad de usar más eufemismos. Luego el canciller ruso, Lavrov, se inmiscuyó de la manera más poco apropiada -pese al apoyo recibido por parte de ese tahúr del Mississippi que es Pablo Iglesias- en los asuntos de España y comparó a los presos catalanes con el disidente ruso Alexei Navlany, sobre cuyo intento de asesinato sobrevuela la mano criminal del actual inquilino del Kremlin.

La paciencia de los europeos, abandonados durante cuatro años por unos Estados Unidos que hacían la vista gorda ante las constantes violaciones de los derechos humanos en el interior de Rusia y por sus brutales atropellos en el exterior, ha sido infinita y quizá no se ha manifestado, debido a las divisiones en el seno de la UE, con la suficiente contundencia y rotundidad.

Rusia, en estos años de satrapía de Vladimir Putin, ha envenenado y asesinado a disidentes, tanto en suelo ruso como en el exterior, ha acallado e incluso cerrado a los medios de comunicación que disentían con el máximo líder, ha perseguido con saña y brutalidad a cualquier forma de disidencia, incluso empleando medios policiales absolutamente brutales contra protestas pacíficas, y ha silenciado a cualquier voz crítica con el régimen neoimperial ruso. Por no hablar de la permanente exhibición, por parte de Putin y sus esbirros, de un discurso homófobo, machista, racista y reaccionario, casi de corte neofascista, de cara a la galería que dista mucho de lo que debería ser un liderazgo moderno, democrático y tolerante hacia todas las formas de expresión y género.

Luego,  en lo que respecta a la proyección exterior de Rusia, las cosas no podían haber ido por peor camino en los últimos años, habiendo hecho valer, mediante el uso de la fuerza bruta, su viejo poderío imperial en el espacio postsoviético. Moscú mantiene ocupada una parte de Moldavia -Transnistria- y tiene estacionado allí el XIV Ejército ruso; se anexionó unilateralmente a las “repúblicas” de Abjsia y Osetia del Sur en Georgia, en una guerra donde primó la tierra quemada y causando miles de muertos y desplazados; se anexionó Crimea, imponiendo a Ucrania una humillante entrega de este territorio, y ocupó en este país las regiones de Donetsk y Donbás, abriendo el camino para una larga guerra civil no concluida; y, por último, Putin tiene el dudoso honor de ser, junto con el sátrapa de Venezuela, Maduro, uno de los pocos dirigentes del mundo en haber apoyado la carnicería desatada por el dictador de Bielorrusia, Aleksandr Kukashenko, tras haber perdido las últimas elecciones en su país y haber perpetrado un fraude monumental para perpetuarse ad eternum en el poder.

LA POLÍTICA NEOIMPERIAL RUSA

Pero la agresiva política exterior rusa no solamente se circunscribe al mundo postsoviético, sino que tiene entre sus objetivos extender su poder e influencia en otros escenarios, como Oriente Medio, Asia y América Latina. En Oriente Medio, el régimen de Putin  se ha convertido en el mayor aliado del dictador sirio Bashar al-Asad, responsable de numerosas violaciones de los derechos humanos y de haber bombardeado hasta hospitales y otros objetivos civiles con el fin de doblegar a la resistencia democrática en el interior del país. Incluso Putin, que cuenta con una base militar en territorio sirio sobre el mar Mediterráneo, se ha entrometido descaradamente en la guerra civil Libia y ha tejido alianzas contra natura con Turquía e Irán, dos enemigos declarados de Occidente. Ankara hace años que abandonó toda esperanza de ingresar en la UE y Erdogan desestabiliza permanentemente el Mediterráneo Oriental, bien fomentando la inmigración ilegal para chantajear a Europa a cambio de dinero o enviando fuerzas militares para reclamar las reservas gasísticas de Chipre e Israel.

Paradójicamente, Putin, que nunca pone los huevos en la misma cesta, por decirlo vulgarmente, mantiene unas excelentes relaciones con Israel y en los últimos años los contactos entre el primer ministro del Estado hebreo, Benjamín Netanyahu, y el inquilino del Kremlin han sido frecuentes y la sintonía entre ambos en numerosos asuntos ha sido más que notable. La política hace extraños compañeros de cama.

En lo que respecta al resto del planeta, Rusia ha tenido una política mucho más ambiciosa y agresiva que la UE e incluso los Estados Unidos en Asia y América Latina, habiendo cimentado una sólida relación con China en estos años -mientras Trump dinamitaba todos los lazos con este país con su habitual torpeza- y manteniendo el habitual alto nivel en sus intercambios comerciales y políticos con la India, siendo su principal proveedor de armas.

Luego, en lo que se refiere a América Latina, es muy significativo que varios países del continente, entre los que destacan Cuba, Nicaragua, Argentina, México, Bolivia y Paraguay, hayan preferido comprar la vacuna Sputnik 5 a Rusia antes que iniciar negociaciones comerciales con otros laboratorios occidentales, lo que revela el peso creciente que va teniendo este país en este continente, donde cada vez se detecta un mayor desinterés y una falta de estrategia nítida por parte de los Estados Unidos y la UE hacia sus asuntos.

Así las cosas, ¿estamos ante una nueva Guerra Fría entre Occidente y Rusia? La pregunta sobra, ya estamos inmersos en la misma, y frente a una UE titubeante y débil, que se niega a mostrar su nervio diplomático fomentando una diplomacia más activa y unificada, Rusia aprovecha esos espacios dejados por los europeos para avanzar en numerosos escenarios. Estados Unidos, bajo la administración de Donald Trump, abandonó en la cacharrería de la historia a la OTAN, humilló a sus socios europeos, destruyendo el vínculo transatlántico tras años de efectividad en la lucha contra el comunismo y la Unión Soviética, y, finalmente, descuidó numerosos escenarios en el planeta al igual que la UE, como ya hemos dicho antes, dejando los mismos en manos de otros países que, como Rusia, no iban a desaprovechar la ocasión para tratar de ocuparlos y ejercer su liderazgo, tal como está haciendo muy efectivamente. ¡Bienvenidos al siglo XXI!


RICARDO ANGOSO GARCÍA

http://www.foroideasparalademocracia.com/

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Agencias

COVAX: más de 26 millones de dosis para Latinoamérica y el Caribe

Published

on

EP New York/ latinoamérica

MIAMI— El mecanismo COVAX, creado por las Naciones Unidas y varias organizaciones internacionales para garantizar una inmunización equitativa para el COVID-19 en todo el mundo, dijo el martes que más de 26 millones de dosis llegarán antes de fines de mayo a Latinoamérica y el Caribe.

Se trata de la vacuna desarrollada por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford. La asignación a la región forma parte de una primera entrega mundial a 142 países que participan de COVAX, dijeron organizaciones que impulsan el mecanismo, entre ellas la Coalition for Preparedness Innovations (CEPI), la Alianza de Vacunación Gavi y la Organización Mundial de la Salud.

Otro paquete de 1,2 millón de dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech será distribuido por COVAX en el mismo período en todo el mundo. En Latinoamérica, Bolivia, Colombia, El Salvador y Perú recibirán esas vacunas como parte de un plan piloto en el que participan un puñado de naciones de diferentes regiones.

El anuncio sobre las asignaciones fue realizado en una conferencia de prensa virtual que tuvo lugar después de que en febrero se informaran las primeras asignaciones preliminares y un día después de que Colombia se convirtiera en el primer país de las Américas en recibir vacunas del mecanismo como parte del programa piloto.

La región es una de las más castigadas del mundo por la pandemia del nuevo coronavirus, con más de 50 millones de casos confirmados y más de 1,2 millones de muertes, de acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Los expertos estiman que para controlar la pandemia en la región deberían inmunizarse al menos 700 millones de personas.

COVAX aspira a suministrar suficientes dosis en 2021 como para vacunar al 20% de la población de los países participantes.

Algunos países de la región, entre ellos Argentina, Chile, México y Brasil, firmaron también acuerdos bilaterales con compañías farmacéuticas para asegurarse más dosis de la vacuna. Colombia es el único de la región que ya empezó a recibir las vacunas de COVAX.

Las asignaciones del mecanismo fueron realizadas por un comité de expertos que tuvo en cuenta una previsión interina que se había realizado en febrero y la información actual sobre la disponibilidad de vacunas. COVAX dijo que en los próximos días ofrecerá detalles sobre las fechas exactas de entrega, que serán divididas en un período de febrero a marzo y otro de abril a mayo.

Sin embargo, el suministro dependerá de una serie de factores, entre ellos la disponibilidad de dosis, los requerimientos regulatorios de cada país y los planes de vacunación de los participantes, aclararon las organizaciones que impulsan COVAX.

Las entregas de esta primera ronda empezaron la semana pasada en Ghana y Costa de Marfil, que ya comenzaron con sus planes de vacunación. Más dosis serán entregadas esta semana, dijeron las organizaciones en un comunicado de prensa conjunto, pero no aclararon en qué países o qué día.

De acuerdo con la lista de asignaciones, gran parte de los países latinoamericanos recibiría menos vacunas de las que inicialmente se había previsto, como es el caso de Argentina, que obtendría 1.944.000 en lugar de las casi 2.275.200 anunciadas en febrero; Bolivia, 672.000 en lugar de 900.000; Brasil 9.122.400 en lugar de 10.672.800, y México 5.532.000 en lugar de 6.472.800.

En la lista de países ya no aparece Venezuela, que no ha podido aún pagar una deuda de más de 11 millones de dólares con el Fondo Rotatorio de Vacunas de la Organización Panamericana de la Salud. En la lista preliminar de febrero, aparecía recibiendo 1.425.600 dosis de AstraZeneca.

GAVI, CEPI y la OPS no respondieron mensajes de The Associated Press que buscaba aclarar por qué ya no está Venezuela en la lista de asignaciones de COVAX.

Venezuela está sumergida desde hace años en una profunda crisis económica y política, pero no es considerada una nación pobre a los efectos de recibir la vacuna.

Otros 10 países de la región, entre ellos El Salvador, Honduras, Bolivia y Nicaragua, recibirán la vacuna de COVAX de manera gratuita ya que se consideró que no tenían recursos para pagarla. A diferencia de ellos, los restantes 26 países de las Américas que integran COVAX pagarán por las dosis.

El mecanismo fue creado a comienzos de la pandemia para evitar la desigualdad en el acceso a las vacunas y ofrecer las dosis al mismo tiempo en países desarrollados y de medianos y bajos ingresos. Sin embargo, los países más ricos han sellado acuerdos bilaterales con los fabricantes, limitando la disponibilidad de vacunas para el resto y poniendo en duda la equidad del acceso que buscaba COVAX. (EFE)

 

Continue Reading

Blog de Sucesos y Noticias

2020 para el olvido pero los vaticinios son nada optimistas para el 2021

Published

on

EP New York /opinión

VATICINIOS NADA OPTIMISTAS PARA EL 2021

por Ricardo Angoso

La llegada de las vacunas para el covid-19 ha abierto grandes expectativas para toda la humanidad después de una año calamitoso, terrible y tedioso, pero el optimismo no debe hacernos perder el realismo, ya que las consecuencias sociales y económicas para el mundo serán terribles. Los efectos del tsunami apenas se comenzarán a notar en las próximas semanas.

El mundo ha cambiado tras el 2020, eso queda meridianamente claro, y habrá un antes y un después de este año, que seguramente marcará a todos para el resto de nuestros vidas, pero especialmente a los casi dos millones de fallecidos y los millones de contagiados por la pandemia. Ahora, con la llegada de las vacunas, que han mostrado al mundo la importancia que tienen la educación y la ciencia en nuestras sociedades, el 2021 viene cargado de enormes retos y desafíos, tanto a la hora de hacer frente a la pandemia como para la esperada -y necesaria-reconstrucción social y económica. Estos son, a modo de resumen, los vaticinios nada optimistas, todo hay que decirlo, para el 2021.

Segura contracción económica

Casi todas las economías del mundo, tras haber pasado uno de los años más difíciles de su historia económica, saldrán en números rojos en este año, aunque el próximo tampoco pinta mucho mejor debido a los nuevos anuncios de confinamientos, medidas extremas y restricciones de todo tipo debido al aumento de los casos de covid-19 en todo el planeta. La llegada de la tercera oleada a Europa, golpeando a las grandes economías del continente, y la terrible propagación de casos en los Estados Unidos, con más de veinte millones de contagiados y dos millones de fallecidos, hacen prever un 2021 más plagado de incertidumbres que certezas en el terreno económico.

Altos costes sociales en términos de pobreza, desempleo y miseria.

El Banco Mundial ya ha alertado acerca de los costes sociales que tendrá el covid-19 para nuestro planeta y se estima que la pandemia de COVID-19 empujará a entre 88 millones y 115 millones de personas a la pobreza extrema este año, mientras que la cifra total llegará a los 150 millones para 2021, según la gravedad de la contracción económica.

Daños psicológicos en una buena parte de la población

El covid-19, aparte de las secuelas fìsicas que ha dejado en millones de personas afectadas por el virus, está teniendo un fuerte impacto psicológico sobre la población. “Un estudio sobre el impacto psicosocial de la COVID-19 en base a la revisión sistemática de 58 trabajos científicos ha revelado que, entre las alteraciones más habituales entre la población general figura la depresión (presente en el 46% de los estudios revisados), la ansiedad (60%), los síntomas de estrés (17%), el insomnio (17%), la percepción de soledad (3%) y el trastorno de estrés post-traumático (3%). En cuanto al colectivo sanitario, la detección de síntomas de depresión ha sido ligeramente inferior (en un 41% de los estudios revisados), pero más elevada en el caso de la ansiedad (67%), los síntomas de estrés ( 33%), el insomnio (29%), la sensación de soledad (4%) y el trastorno de estrés post-traumático (8%)”, alertaba un reciente informe realizado por varias instituciones científicas españolas europeas acerca de este asunto.

La educación sufrirá daños notables debido a su carácter no presencial.

Es evidente que la educación presencial es de mayor calidad que la que se imparte a través de un ordenador, por razones obvias. Además, para los defensores de la educación totalmente <span;>online<span;>, hay otro argumento de peso en su contra: la escuela, o la universidad, tienen un fin de interacción social con nuestros compañeros, profesores y demás personas vinculadas al ciclo educativo, que ahora se ha roto a merced de la pandemia. El Banco Mundial advertía en un reciente informe sobre el impacto que tendrá el covid-19 en la educación: “La pandemia del COVID-19 (coronavirus) representa una amenaza para el avance de la educación en todo el mundo debido a que produce dos impactos significativos: i) el cierre de los centros escolares en casi todo el mundo y ii) la recesión económica que se produce a partir de las medidas tendientes a controlar la pandemia. Si no se realizan esfuerzos importantes para contrarrestar sus efectos, el cierre de escuelas provocará una pérdida de aprendizajes, un aumento en la deserción escolar (también conocida como abandono escolar) y una mayor inequidad”.

Los suicidios aumentarán en todo el mundo.

El aislamiento social, el estrés económico y laboral, la soledad, la ruptura de los vínculos familiares y sociales y el desempleo, junto con otros elementos, provocarán importantes trastornos psicológicos que a miles de personas podrían llevar al suicidio. De este asunto ya alertaba la Organización Panamericana de la Salud: “El coronavirus está afectando la salud mental de muchas personas. Datos de estudios recientes muestran un aumento de la angustia, la ansiedad y la depresión especialmente trabajadores de la salud, que, sumadas a la violencia, los trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, y las sensaciones de pérdida, son importantes factores que pueden incrementar el riesgo de que una persona decida quitarse la vida”.

El turismo no se recuperará rápidamente y se perderán millones de empleos.

Es evidente que la industria del turismo, pero especialmente en los países en que la misma tiene un mayor impacto, como España, Francia, Portugal, Italia, México y los Estados Unidos, no se recuperará en años. Han cerrado miles de hoteles, bares y restaurantes, las aerolíneas están quebradas en todo el mundo y ya nadie o muy poca gente viaja por las medidas restrictivas o por miedo. Un fantasma se extiende por el mundo: el desempleo masivo.

Nuestras relaciones sociales y familiares ya han cambiado para siempre.

Sin ver amigos, sin celebrar con nuestros familiares las principales fiestas y eventos y sin apenas contactos sociales, ni siquiera en el trabajo, ¿qué nos queda? Pues bien poco, ¿no creen? ¿Merece la pena vivir así?

La vacunación masiva será un proceso largo que no concluirá seguramente en el 2021.

Siendo optimistas, y al lento ritmo que avanza la vacunación, el proceso seguramente no concluirá en el 2021 y eso solamente ocurrirá en los países desarrollados. En la mayor parte del mundo, pero especialmente en los países pobres de América Latina, Asia y Africa, la vacuna tardará mucho en llegar por razones económicas y el virus se seguirá extendiendo exponecialmente y sin control alguno. El mundo no será completamente seguro hasta que la vacunación no sea global, un escenario al día de hoy todavía muy lejano.

La brecha entre ricos y pobres se agrandará con toda seguridad.

En todas las crisis habidas y por haber se produce una mayor concentración de capital por parte de los más ricos, mientras que los más pobres salen más pobres y con menor capacidad de renta que los más ricos, tal como ha ocurrido desde el primer crack conocido en nuestro tiempo, el de 1929. A este efecto perverso de las crisis, que se reproduce a nivel global entre los países, se le viene a unir que los países más pobres no tendrán recursos para acceder a la vacuna y la pandemia, con sus efectos brutales en la sociedad y en la economía, se seguirá expandiendo sin control. El escenario es, por tanto, aterrador. Abróchense los cinturones, ¡turbulencias a la vista! Feliz 2021.

RICARDO ANGOSO GARCÍA , Coordinador del Foro Ideas para la Democracia:

http://www.foroideasparalademocracia.com/

Youtube.com: https://www.youtube.com/channel/UC9EOzzOxF5km99_0wKE9yWA?view_as=subscriber

Blog: http://iniciativaradical.org/web/

Facebook: https://www.facebook.com/ricardo.angoso

Web:https://www.casaquintahotel.com

 

Continue Reading

Columnistas

Crece antisemitismo en el mundo sin ninguna respuesta

Published

on

ANTISEMITISMO CRECIENTE SIN RESPUESTA

por Ricardo Angoso

“No es lícito olvidar, no es lícito callar. Si nosotros callamos, ¿Quién hablará?”

Primo Levi

“el antisemitismo aumenta en Francia. El vandalismo, los insultos, las amenazas y las agresiones contra los judíos aumentaron un 74% en 2018, según datos oficiales. La difusión de los datos coincide con el descubrimiento en días recientes de varias pintadas y la profanación en las afueras de París del memorial a Ilan Halimi, el joven judío secuestrado y torturado hasta la muerte en 2006”.


Las señales son inquietantes, la amenaza es real y parece que, de nuevo, la bestia despertó de su letargo. En España, por ejemplo, para mí vergüenza y la de tantos ciudadanos que nos consideramos amigos de Israel y del pueblo judío, la noche de la entrega de los premios Goya tuvimos que soportar el ataque brutal por parte de dos realizadores al Estado hebreo. Cuando les fueron a entregar un premio al mejor documental a Carles Bover Martínez y  a Julio Pérez del Campo, directores y productores de ‘Gaza”, realizaron una arenga política en toda regla y solicitaron el boicot total a Isarel y expulsión del festival de Eurovisión, concluyendo su sonrojante intervención con una “¡Viva la lucha del pueblo palestino!”.

Carles Bover y Julio Pérez del Campo , atacantes del pueblo israelí durante los premios goya (foto de google)


Podemos imaginarnos la objetividad de su filme sobre Gaza con semejante carta de presentación. Semajente bodrio no pienso verlo. Lo realmente vergonzoso de este dantesco espectáculo fue la reacción del público presente en el evento: en lugar de haberles abucheado  como se merecían, se puso a aplaudir hasta decir basta. ¿Tan ignorantes y estúpidos somos en España?

En Argentina, donde el anterior gobierno de la presidenta Cristina Kirchner protegió a los terroristas que colocaron la bomba en la mutua judía AMIA -22 muertos y dos centenares de heridos-, el principal rabino de AMIA, Gabriel Davidovich, fue atacado este mes de febrero en un ataque de inequívoco signo antisemita.  Los atacantes, que entraron a la casa de Davidovich en las horas previas al amanecer, gritaron “Sabemos que usted es el rabino de AMIA”, antes de golpearlo, según los informes de la prensa local. El rabino está en estado muy grave y el hecho ha sido repudiado por una buena parte de la sociedad argentina, pero no ha habido, desde luego, las grandes protestas y marchas que habitualmente hay en en este país en solidaridad con la causa palestina.

También en Francia en estos días el país vivió una gran conmoción cuando unos desconocidos profanaron 96 tumbas en el cementerio judío de Quatzenheim, donde pintaron unas esvasticas sobre las lapidas para después abandonar el recinto sagrado en total impunidad. Este tipo de hechos ya han sucedido también en Argentina, Alemania e incluso los Estados Unidos. Los ataques a las comunidades judías, a sus tiendas e instalaciones, incluyendo sus cementerios, así como también a miembros de las mismas, se están repitiendo en numerosas partes del mundo.

El periódico Hatzad Hasheni relataba algunos de estos ataques perpetrados en Ucrania:”Pero en otros países europeos, la actitud antisemita y los actos violentos también han sido frecuentes, por ejemplo en Ucrania en la región de Donetsk donde los mensajes contra los judíos han preocupado a la comunidad, como por ejemplo, lo ocurrido en marzo de 2014, cuando el rabino Hillel Cohen de la organización Hatzalah fue agredido en Kiev. El 25 de febrero del mismo año, la sinagoga Gymat Rosa en Zaporizhia fue atacada con bombas incendiarias”.

GRAVISIMA SITUACIÓN EN FRANCIA

De todos los países, sin embargo, es Francia el que reporta más casos y el problema parece que se agrava. El diario español El País informaba recientemente que “el antisemitismo aumenta en Francia. El vandalismo, los insultos, las amenazas y las agresiones contra los judíos aumentaron un 74% en 2018, según datos oficiales. La difusión de los datos coincide con el descubrimiento en días recientes de varias pintadas y la profanación en las afueras de París del memorial a Ilan Halimi, el joven judío secuestrado y torturado hasta la muerte en 2006”.

“El antisemitismo está en aumento y los judíos están cada vez más preocupados por la posibilidad de ser agredidos, según un estudio realizado en los 12 países de la Unión Europea con más población judía. Centenares de judíos encuestados por la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE (EU-FRA) dijeron haber sido víctimas de ataques físicos de naturaleza antisemítica durante el último año, y un 28% fue víctima de ataques verbales. De todos los países analizados, Francia fue identificado como el que enfrenta los mayores problemas de antisemitismo”, señalaba una reciente nota del portal de noticias de la prestigiosa BBC.

El presidente francés, Emmanuel Macron, visita las tumbas vandalizadas  en el cementerio judío de Quatzenheim (Francia).


Ese virus letal del antisemitismo también ha contaminado hasta a los “chalecos amarillos”, un grupo de protesta social en el que convergen militantes fascistas, islamistas radicales y un sinfín de especies de todos los pelajes y convicciones, pero que se definen así mismos como “antisistema”. En una manifestación de este grupo en París, el intelectual francés de origen judío Alain Finkielkraut (París, 1949)  fue víctima de insultos antisemitas por parte de los participantes a la marcha que lo llamaron “sucio hebreo” y le cominaron  a marcharse de su país, en un hecho paradójico por la circunstancia de que quien se lo gritaga era un inmigrante musulmán. “Lárgate de nuestro país”, parece que le dijeron los integristas.

Buscando una explicación “lógica” ante este hecho, el mismo Finkielkraut respondía así: “Existe un viejo antisemitismo -en Francia- al estilo de la década de 1930 que hoy en día se está reciclando. Todos repiten esta cita de Brecht: “El vientre que parió la bestia inmunda aún es fecundo”. Y es verdad. Pero actualmente esa bestia inmunda también sale de otro vientre. Los judíos son el primer blanco de la convergencia de las luchas entre la izquierda radical antisionista y los jóvenes de los barrios periféricos próximos al islamismo”.

Como fruto de este estado de cosas, hay que reseñar que todos estos hechos, junto con una serie de ataques y atentados contra la comunidad judía francesa, sus bienes y miembros, han provocado un auténtico éxodo, tal como revelaba  una nota publicada en El Sol de México: “Unos 60 mil judíos franceses  —que representan 10% de la comunidad—  abandonaron el país desde el año 2000 debido al creciente aumento del antisemitismo y el aumento de la “inseguridad”. La cifra escalofriante de 55 mil 049 personas que decidieron hacer el alyah (“regreso” a Israel) fue revelada por el ensayista Pascal Bruckner en la presentación de El nuevo antisemitismo, trabajo colectivo que acaba de salir en Francia”.

La pregunta que tenemos que hacernos, una vez asumamos la gravedad de los hechos que relatamos y conocemos, es hasta dónde puede constituir este antisemitismo una verdadera amenaza para la supervivencia de estas comunidades judías. Creo que de cara al futuro, y teniendo en cuenta el pasado trágico y reciente, en que primero los judíos fueron señalados y después atacados hasta el exterminio, es muy importante promover los valores cívicos y ciudadanos, defender la memoria histórica y concienciar, a través de los medios de comunicación y la educación, a las futuras generaciones de los riesgos que entraña este triunfo de la cultura del odio en nuestras sociedades. Porque no debemos olvidar que “el odio fue lo que construyó el camino hacia Auschwitz, y la indiferencia lo que lo pavimentó”, tal como señalaba el ensayista Ian Kershaw en uno de sus últimos trabajos.


Tema relacionado: El Holocausto y la reinvindicación de la memoria histórica


 

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares