Connect with us

Blog de Sucesos y Noticias

A un año del acuerdo de paz en Colombia , la esperanza empieza a decaer

Published

on

EP New York / Agencia AP/ Cuando el envejecido comandante Rodrigo Londoño firmó el 24 de noviembre de 2016 un acuerdo para que sus tropas abandonaran la guerra, el mundo creyó que Colombia había alcanzado el mejor mecanismo para acabar con el conflicto armado más antiguo de América Latina.

Pero un año después la esperanza ha empezado a decaer.

Los fusiles de las FARC quedaron atrás pero más de la mitad de sus combatientes han abandonado las zonas de desarme, desilusionados por la falta de proyectos para su paso a la vida civil, según Naciones Unidas.

“Eso es exactamente lo que no se quiere en un proceso de paz”, dijo Dag Nylander, representante en la mesa de negociaciones entre el gobierno y las FARC por Noruega, país garante junto a Cuba. La desmovilización de los más de 11.000 excombatientes en sólo seis meses fue un “logro enorme”, pero insuficiente para llevar el acuerdo a puerto seguro.

“Si Colombia no actúa ahora este proceso no será el ejemplo que muchos habían pensado que se estaba dando al mundo”, agregó Nylander en entrevista con The Associated Press.

El viernes, durante un acto en conmemoración del primer aniversario de la firma del acuerdo en el Teatro Colón de Bogotá, el presidente Juan Manuel Santos y Londoño coincidieron en que no se va claudicar en la meta de paz.

“Este proceso de implementación de la paz tiene dificultades, tiene retos, pero vamos avanzando, trabajando bien y siempre uno puede ver el vaso medio lleno a medio vacío. Hay unos que siempre están interesados en verlo medio vacío, pero la verdad es que va medio lleno y el reto es llenarlo cada vez más rápido”, señaló el mandatario.

A su vez, Londoño sostuvo que “un año después… transformados en partido político legal, habiendo cumplido completamente con la dejación de las armas y con la satisfacción plena de haber honrado la palabra en cada uno de los compromisos adquiridos, nos presentamos ante la sociedad civil para reiterar nuestro compromiso con la paz y la justicia social”.

Por la tarde Santos y Londoño mantendrán un encuentro, en un lugar no confirmado, en el que analizarán varios aspectos del acuerdo de paz.

Para las Naciones Unidas, que verifica el proceso de implementación del pacto, la seguridad es lo que se debe solucionar con mayor urgencia.

Tras la retirada de las FARC como grupo armado y autoridad, muchas zonas del país viven una guerra de bandas por el control del narcotráfico. Con la retirada de un actor clave en el control territorial se triplicó la superficie de cultivos ilícitos desde 2012, cuando iniciaron los diálogos, pese a los esfuerzos del gobierno por erradicar la coca y difundir programas de agricultura legal.

Mientras el índice de homicidios a nivel nacional se mantiene en mínimos históricos, en zonas tradicionalmente dominadas por las FARC los asesinatos aumentaron 14% en la primera mitad de este año.

Tumaco, el municipio con más cultivos ilícitos de todo el país y uno de los principales puertos de exportación de la cocaína, es la muestra más clara de las nuevas luchas de poder con la presencia de grupos disidentes de las FARC -que siguen reclutando combatientes-, bandas criminales y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última guerrilla del país tras el desarme de las FARC y que está actualmente en negociaciones de paz con el gobierno.

El mes pasado siete campesinos cocaleros murieron en Tumaco en enfrentamientos con la policía durante una manifestación contra la erradicación de cultivos. En todo el país, 61 activistas por los derechos humanos han muerto en lo que va de año, frente a los 52 del año pasado, según Naciones Unidas. Ya en 2016, ante la firma del acuerdo de paz, esa persecución se había disparado.

Tumaco es también uno de los principales focos de las disidencias de las FARC, que ya conforman varios grupos y aglutinan en todo el país a un millar de exguerrilleros que no ven en el desarme un futuro viable, según varias organizaciones internacionales.

La fragilidad del pacto en el terreno se suma a la lentitud de la maquinaria política para materializar los acuerdos: 17% de las 558 medidas necesarias para hacerlo realidad han sido aprobadas, mientras que más de la mitad no han iniciado siquiera su trámite, según un conteo del Kroc Institute para estudios de paz internacional de la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos.

El 1 de diciembre expira la vía rápida que tiene el Congreso para aprobar estas leyes. Ya han sido avaladas reformas difíciles como la ley de amnistía para los presos rebeldes y la creación del partido de las FARC, ahora llamada Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común; pero aún falta que avance un elemento clave y que para muchos es el núcleo del acuerdo: la llamada Justicia Especial de Paz, que juzgará a los actores del conflicto armado.

“Sin la justicia transicional en su lugar, el acuerdo entero fracasará”, dijo Nylander, que culpó de la lentitud a la dinámica electoral del Congreso.

El presidente Santos, galardonado con un Nobel de la Paz por su empeño en acabar el conflicto, admite que la tibia recepción de los acuerdos no es sorprendente tras medio siglo de enfrentamiento armado, 250.000 muertos y millones de desplazados.

El año pasado, el pacto con las FARC fue rechazado en un plebiscito por la mitad de la población forzando a Santos a tomar la impopular medida de aprobar en el Parlamento un acuerdo modificado.

“Los mejores acuerdos de paz son los que dejan gente insatisfecha de los dos lados”, dijo. “Algunos ya quieren firmar el certificado de defunción de los acuerdos, pero hay que tener en cuenta que construir la paz toma tiempo y que en menos de un año la implementación en Colombia está más adelantada que en otros acuerdos de paz”, añadió.

Santos, sin embargo, es optimista de que su coalición en el Congreso -favorable a la paz- se mantendrá el suficiente tiempo para blindar el pacto ante un eventual viraje político en las próximas elecciones presidenciales.

Pero sobre todo en las filas de los excombatientes temen que se caiga lo acordado. Para Imelda Daza, número dos de Londoño para las presidenciales de 2018, el balance de un año de paz es “fatal”.

“Los excombatientes no se sienten seguros, sienten que el gobierno no está cumpliendo nada”, dijo a la AP. “Hoy, tal como están las cosas, corremos el riesgo de devolvernos a la conflictividad”, agregó la histórica líder de la izquierda.

Para Bernard Aronson, el enviado del expresidente estadounidense Barack Obama a los diálogos de paz, el acuerdo entre el gobierno de Santos y las FARC ha sido el más ambicioso de la historia del país. “Ahora la guerra ha terminado y nadie piensa que volverá a empezar”, dijo a la AP.

Este proceso ha ahorrado a Colombia la muerte de 2.796 personas, sobre todo guerrilleros y militares, según el Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto que monitorea el cese al fuego.

“Era inevitable que, dadas las complejidades, la implementación tomara mucho tiempo y fuera más lenta de lo que la gente quiere”, afirmó Aronson. “Es inevitable que haya frustraciones dadas las altas expectativas… (el acuerdo) no iba a convertir Colombia en un paraíso”.

 

Blog de Sucesos y Noticias

Colombia se debate entre la revolución social y la “revolución molecular disipada

Published

on

EP EE.UU/Opinión 

Por: Francisco Cardona/editor

Asistimos a uno de los escenarios violentos más previsibles de las ùltimas décadas en latinoamérica luego de la “tensa calma” del terremoto socialista del siglo XXI que remeció varios países desde que Chaves y Maduro lo implantaron en Venezuela.

Y decimos previsible porque el estallido social , esa “olla a presión” que se venía cocinando con explosivos ingredientes de narcotráfico , corrupción y la consiguiente polarización de izquierdistas y derechistas creó el caldo de cultivo que hoy alimenta el inconformismo generalizado de los pueblos en América Latina.

Venezuela , desde luego , ha sido el craso ejemplo de los gobiernos de derecha para legitimarse en el poder (entre buenos ó aceptables y malos ó pésimos) . El discurso político contra el régimen de Maduro , por ejemplo , tienen hoy a Colombia entre lo que comúnmente se llama una “revolución social” ó , en su defecto ,  una “revolución molecular disipada”.

¿Qué significa esto?

Ante todo , y sin ahondar en tecnicismos , definamos el primer concepto.

“Una revolución social es una transformación radical del conjunto de las relaciones e interacciones sociales cotidianas en una escala humana dentro de un espacio territorial etc., sea una ciudad, país. Dentro de la lógica de “los objetivos iguales a los métodos” la resistencia y liberación del día a día también es de por sí una revolución social, y esta última consiste en gran parte en lo primero, logrando así una evolución profunda de la vida humana”. PAUL GODMAN

Haciendo un paréntesis sobre el caso de Venezuela que es la matrix de este dilema , el socialismo que se implementó como una revolución política terminó siendo un gobierno opresor y la respuesta ha sido un intento de revolución social del pueblo venezolano por restablecer el Estado de Derecho. Es decir , elecciones libres con democracia participativa respetando los poderes del Estado.

En este caso el término “opresor” es el punto equidistante de lo que pretendemos explicar sobre estas revoluciones.

Sobre la revolución molecular disipada según los filósofos franceses Jacques Derrida, Michel Foucault, Gilles Deleuze y el psicoanalista Felix Guattari, este último autor de un libro llamado Revolución Molecular (1977) ,  plantean esta revolución como un sistema universal de lucha social y emancipación.

En otras palabras , según su representante en A.L. , Alexis López, un intelectual chileno, director de Radio y Televisión de Santiago, que ha basado su lectura de la realidad de la región en esta teoría, advierte que el modelo avanza por el hecho de que los gobiernos latinoamericanos son débiles y se sientan a negociar sin entender que lo hacen con terroristas.

López explicó que el nombre se debe, según el portal el Venezolano Colombiano, primero, porque es la lectura que se hace a la revolucionario que plantea la izquierda , tal como todos los que han ocurrido en la historia. Molecular, los actores son indistinguibles unos de otros , por lo que se hace casi imposible saber contra quién se lucha. No hay verticalidad, coordinación centralizada. y finalmente, es disipada porque los actores se coordinan para la acción, pero luego se disipan, lo que impide hacerles seguimiento.

Por supuesto no se puede comparar jamás la opresión del gobierno socialista Y ditactorial de Maduro con la opresión que se ha ejercido en los últimos dias contra las marchas en Colombia y menos tomando como base la teoría de la revolución molecular disipada.

Pero hay que ser claros que de una simple marcha pacífica al vandalismo hay un trecho punible que ha revasado la tesis de la revolución social que deja mal posicionado el estallido social que lideran los jóvenes , las organizaciones sindicales , líderes sociales y la misma oposición.

Ningún fin puede , en este caso , justificar los medios a pesar de los factores de violencia que ha vivido el país en más de 50 años.

La realidad es que la desigualdad , la corrupción , aún en tiempos de pandemia, más la pretendida reforma tributaria del presidente Duque , represaron la olla a presión que reventó en Colombia. El paro nacional que se ha producido este 12 de mayo en casi todas las ciudades del país tienen en jake al gobierno liderado por el Centro Democrático , principal fortín del influyente ex mandatario y Senador Alvaro Uribe , precursor , además, de la teoría de la revolución molecular disipada.

Creemos que Duque debe convocar a un diálogo nacional con todas las fuerzas políticas , sociales y económicas. La solución va más allá del simple otorgamiento de becas para universidades públicas.

El problema y la crisis es compleja y abarca desde una pronta solución y directriz a los acuerdos de paz , ser menos dependiente del uribismo y concentrarse en las necesidades vitales de los colombianos que elijieron a Duque precisamente para solucionar la grave crisis en la salud , la educación y el desempleo.

Pero en síntesis , más allá de favorecer la revolución social o la revolución molecular disipada , en el fondo de toda esta crisis , Duque no es el problema. El difícil camino que debe recorrer Colombia pasa por reformas sustanciales al Congreso , donde se concentra el mayor foco de corrupción y una  reforma a la justicia que se debate entre las Cortes del gobierno y la Justicia Especial de Paz (JEP) creada para juzgar los actores de la guerra.

Continue Reading

Agencias

Supremo de Brasil anula condenas contra Lula da Silva

Published

on

EP EE.UU./ latinoamérica

BRASILIA,  – El Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) anuló hoy las condenas contra Luiz Inácio Lula da Silva, en el marco de la causa Lava Jato, con lo cual el expresidente recupera sus derechos políticos y podría ser candidato nuevamente.

El juez Edson Fachin, del STF, determinó que el exmagistrado Sergio Moro, que fue el responsable de la 13a. sala de la primera instancia federal de Curitiba, en el estado de Paraná, no tiene competencia para juzgar a Lula por supuesta corrupción y otros delitos en el escándalo conocido como “Petrolao”.

De la decisión del magistrado Fachin surge que el proceso vuelve a fojas cero, pero ya de aquí en adelante no en la comarca judicial de Curitiba sino en otros juzgados federales de primera instancia.

El fallo de Fachin no puede ser considerado definitivo dado que puede ser apelado y, eventualmente, ser tratado en el plenario del STF compuesto por once jueces.

Lula, dos veces presidente entre 2003 y 2010, fue preso en abril de 2018, y permaneció 580 días arrestado en la Superintendencia de la Pollcía Federal de Curitiba.

La condenas en primera instancia firmadas por el entonces juez Moro, y luego por la jueza Gabriela Hardt, fueron ratificadas por el juzgado de segunda instancia, el Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre, con lo cual Lula violó la Ley de la Ficha Limpia y no pudo participar en los comicios de octubre de 2018, vencidos por Jair Bolsonaro.
<span;>    Por lo pronto Lula, líder del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) es un potencial candidato en los comicios presidenciales de 2022, en los que Bolsonaro seguramente buscará un segundo mandato. 

 

Continue Reading

Agencias

Niño ambientalista de colombia es nombrado embajador de buena voluntad de UP

Published

on

EP EE.UU/Colombia

BOGOTÁ__Francisco Vera Manzanares, el ambientalista bogotano de 11 años, fue nombrado embajador de Buena Voluntad de la Unión Europea por su liderazgo a favor del medioambiente, su defensa por la vida y su lucha contra la crisis climática.

En un comunicado Patricia Llombart, embajadora de la Unión Europea en Colombia, aseguró que “Hemos seguido de cerca sus iniciativas que dan esperanza en un momento como este, donde podemos repensar y reconstruir un crecimiento sostenible, centrado en el uso de tecnologías verdes y en el respeto por la naturaleza con el compromiso de no dejar a nadie atrás”.

Este reconocimiento exalta la labor de Francisco y sus esfuerzos por el cuidado del medio ambiente. Además es un apoyo a su liderazgo y según la Agencia EFE demuestra el rechazo de la comunidad internacional a las amenazas de muerte que recibió el menor a través de redes sociales a mediados de enero.

“Es muy importante que pueda continuar su labor y garantizar su seguridad. Ahora, Francisco es uno de nuestros embajadores de Buena Voluntad”, agregó Llombart quien también destacó que “conocer a Francisco es un privilegio y una alegría”.

Cabe recordar que, los embajadores de Buena Voluntad de la Unión Europea son personas con liderazgo y reconocimiento público por su labor, voluntad y determinación de utilizar su imagen, posicionamiento y redes sociales para promover la igualdad de género, los derechos humanos y ambientales.

Aunque Francisco Vera nació en Bogotá, vive desde los dos años en Villeta, un pueblo a dos horas de la capital, hasta donde viajó el pasado jueves 18 de febrero la embajadora Llombart para entregarle el reconocimiento.

La primera vez que la sociedad conoció públicamente a Francisco Vera Manzanares fue a finales de 2019, durante una plenaria del Senado en la que el niño cuestionó y reprendió a congresistas por las malogradas políticas medioambientales.

Después de esto, su video se hizo viral y la voz de Vera empezó a ser cada vez más fuerte. Estando en Villeta descubrió su amor por la naturaleza y en 2019 creó el grupo ecologista Guardianes por la Vida junto a seis amigos.

Poco a poco y con el paso de los años, se fueron sumando más niños y jóvenes de otros países como Argentina, Chile, México y Venezuela con los que trabaja para articular las instituciones ambientales de sus países, generar conciencia sobre la crisis climática y la protección de los ecosistemas.

“Cuando uno se conecta con la realidad ambiental, con el ambiente que lo rodea, uno se enamora. Cuando el ambiente se ve en esa situación de la crisis climática, de los incendios en Australia, en el Amazonas, uno actúa”, dijo Francisco en entrevista con la Agencia EFE.

Amenaza al niño ambientalista

El pasado 13 de enero, Francisco Vera publicó un video en su cuenta de Twitter enviándole un mensaje al presidente Iván Duque: “¡Regresaremos a clases virtuales! Pero para que esta educación virtual sea digna pedimos al Gobierno de Iván Duque garantizar conectividad en todos los territorios del país”, dijo.

Dos días después, desde una cuenta anónima el pequeño ambientalista fue amenazado de muerte. “Qué ganas de desollar al hijo de **** este. Tengo un deseo de escucharlo gritar mientras le corto los dedos para ver si va a seguir hablando de ambientalismo y dignidad”, se leía en el mensaje escrito en la cuenta de un usuario identificado como J. Belbo Codazzi.

Desde ese momento muchos tuiteros manifestaron su rechazo a las amenazas del anónimo y los mensajes de apoyo no se hicieron esperar.

Días después Ana María Manzanares, mamá de Francisco, dijo en entrevista con El Tiempo que a pesar de que su hijo ha sido blanco de “burlas, críticas e insultos”, por su postura en defensa del medio ambiente en Colombia, nunca había recibido amenazas de muerte, como las que se conocieron en enero.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo aseguró que había iniciado la “ruta de atención y protección” para el niño y aseguraron que “la entidad ya se contactó con los padres del menor Francisco Vera, para activar otras instancias de protección por la amenaza de muerte e insta a las autoridades para seguir de cerca este caso de vulneración de derechos humanos”, denunció la entidad.

Incluso, el presidente Iván Duque solicitó, el pasado 16 de enero, a la Policía Nacional capturar con prontitud a las personas que profirieron las amenazas a través de Twitter y aseguró que “Vamos a dar con esos bandidos que amenazaron a ese niño y les pongo esa tarea, pero es inadmisible esa circunstancia y el que haya hecho eso le corresponde ser llevado a la justicia”.
Hasta el momento se desconoce el avance de las autoridades.

 

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares