Connect with us

Agencias

Conspiraciones y traiciones de la Casa Blanca , cerca de otro “Watergate”

Avatar

Published

on

EP New York/ agencia AP

La Casa Blanca hierve de conspiraciones y traiciones mientras los colaboradores buscan al filtrador anónimo. El presidente se siente asediado por sus verdugos _Bob Woodward en particular lo vuelve loco_, hace crecer su propia versión de una lista negra de enemigos y musita en voz alta si debe despedir a su secretario de Justicia, al fiscal especial o a los dos.

Desde hace meses, el gobierno de Donald Trump y sus escándalos traen un olorcillo a Watergate que invita a la comparación con los personajes y delitos de la época de Richard Nixon, pero esta semana la historia no se limitó a una repetición: salió del basural hecha carne nuevamente.

Ahí estaba otra vez el viejo asesor de Nixon, John Dean, declarando en el Congreso acerca de un cáncer en la presidencia.

Casi cada problema de Trump tiene un paralelo con Watergate.

El fiscal especial Robert Mueller dirige una investigación independiente provocada por una irrupción en el Comité Nacional Demócrata, el mismo hecho que destapó la gusanera de Watergate, aunque en este caso el robo fue digital y vinculado con el Kremlin, no con la Casa Blanca.

El presidente Richard Nixon ordenó a su secretario de Justicia y luego al subsecretario que despidieran al fiscal de Watergate; ambos se negaron y renunciaron en lo que ha pasado a la historia como la Masacre del Sábado por la Noche, pero que no demoró por mucho tiempo la investigación ni la caída de Nixon. Trump despidió a la secretaria de Justicia en funciones y al director del FBI James Comey, lo que dio lugar a la investigación de Mueller que lo persigue desde hace más de un año.

Algunos de los mismos periodistas de entonces _Woodward y Carl Bernstein, quienes sacaron a la luz el robo en el Watergate_ son los que enfurecen al presidente de ahora.

“Agente demócrata”, dijo Trump sobre Woodward. “Idiota degenerado”, dijo sobre Bernstein, quien colaboró con una nota para CNN acerca de la investigación de la injerencia rusa que según el presidente es “una mentira enorme”.

“Todos tratan de derribarme”, dijo Trump a un colaborador según el nuevo libro de Woodward, llamado “Fear” (miedo). El libro describe una tragicomedia en la Casa Blanca en la que los principales asesores califican al presidente de “idiota”. En la época de Nixon, su lugarteniente Henry Kissinger llamaba al jefe “mente de albóndiga” a sus espaldas.

La diferencia es que en esa época no existía Twitter y el presidente de Estados Unidos no ventilaba sus pensamientos íntimos aunque pudiera hacerlo.

“Este es un presidente que dice públicamente las cosas que sabemos por grabaciones que Nixon decía en la intimidad”, dijo el historiador Timothy Naftali, un exdirector de la biblioteca presidencial y museo Richard Nixon. “Es como si Trump se debatiera públicamente con la historia de Watergate. Es el presidente quien invita a buscar estos paralelismos”.

La lista de nombres a los que Trump considera enemigos es evidente en su cuenta de Twitter. Incluye antiguos adversarios políticos, su propio secretario de Justicia, su predecesor y exfuncionarios de seguridad nacional a quienes amenaza con quitarles el acceso a información confidencial.

A ésta se suma ahora un alto funcionario anónimo, autor de una columna de opinión en el New York Times que califica al presidente de amoral. El autor habla de un “Estado firme” dentro del gobierno que trata de contener los impulsos erráticos de Trump, una descripción que roza la del “Estado profundo” que según el presidente resiste sus medidas. Trump dijo el viernes que el Departamento de Justicia debería averiguar la identidad del autor anónimo.

En la época de Nixon, un memorando de la Casa Blanca fechado el 16 de agosto de 1971 se preguntaba “cómo podemos utilizar la maquinaria federal disponible para fastidiar a nuestros enemigos políticos”. Se pensó en acusaciones penales, juicios y la denegación de subsidios y contratos y se pidió a los fieles que aportaran nombres a la lista.

La lista de enemigos de Nixon fue redactada por Dean, el abogado apañador que abandonó la lealtad a Nixon y que luego ayudó a derribarlo de la presidencia. Los demócratas le pidieron que compareciera en las audiencias del Senado sobre la Corte Suprema en calidad de experto sobre el poder ejecutivo. Se presentó como un hombre más rico en años y experiencia.

“Hay mucho que temer de parte de un presidente desenfrenado que está dispuesto a abusar de sus poderes”, dijo Dean. “Es un hecho del que puedo dar fe por experiencia personal”.

Como asesor jurídico del presidente, Dean dispuso que se pagara a los ladrones que entraron a las oficinas demócratas en el edificio Watergate en busca de material que ayudara a la reelección de Nixon en 1972. Dean participó en el encubrimiento de la culpabilidad de Nixon hasta que rompió relaciones con él y declaró ante la comisión Watergate del Senado. Su testimonio resultó fulminante: fue condenado a cuatro meses de cárcel por obstrucción de justicia y Nixon renunció ante la amenaza de una destitución mediante juicio político.

La contraparte parcial de Dean es Michael Cohen, el exabogado personal del presidente que dispuso pagar sobornos a mujeres que dicen haber tenido relaciones sexuales con Trump.

Cohen se declaró culpable de ocho cargos penales y dijo en una corte federal que violó las leyes de financiación de campaña como parte de un encubrimiento ordenado por Trump, algo que el presidente niega.

Otro equivalente posible es Don McGahn, el asesor jurídico de la Casa Blanca que ha cooperado con los investigadores y que ha declarado durante horas. Todavía no está claro si el material entregado por McGahn perjudica al presidente.

Trump no está acusado de delito alguno y la serie de condenas de colaboradores de campaña obtenidas por Mueller no han revelado que exista colusión entre Moscú y el equipo de campaña de Trump. No hay pruebas contundentes.

Hasta el momento, los paralelismos con Watergate son parciales, dice Naftali.

Sin embargo, “el manual de Nixon de juego sucio, abuso de poder y espionaje político es una fuente útil de preguntas para cualquier investigación de una presidencia impulsiva, errática y potencialmente penal”, dijo. “Estaremos atentos. La presidencia de Nixon nos enseña cómo evitar que nuestros presidentes hagan lo que hizo Nixon”.


Tema relacionado: Cuerto poder, el “enemigo del pueblo” contra Donald Trump

___

Nancy Benac está en: http://twitter.com/nbenac

Agencias

Biden renuncia a candidatura presidencial y respalda a Kamala Harris

Francisco

Published

on

EP NEW YORK. | ELECCIONES EE.UU. 2024

Joe Biden se retira de la contienda presidencial

El presidente de EE. UU. anunció que no buscaría la reelección. Indicó por escrito que retirarse era “por el bien de mi partido y del país”.

El presidente Joe Biden, de 81 años, abandonó su candidatura a la reelección y sumió en el caos la contienda presidencial de 2024 el domingo, cediendo a la implacable presión de sus aliados más cercanos para que abandonara la carrera en medio de profundas preocupaciones de que es demasiado mayor y frágil para derrotar al expresidente Donald Trump.

Después de tres semanas de negativas, a menudo airadas, a dar un paso al lado, Biden finalmente cedió ante un torrente de encuestas devastadoras, llamados urgentes de legisladores demócratas y señales claras de que los donantes ya no estaban dispuestos a pagar para que continuara.

La decisión de Biden pone un abrupto fin a una crisis política que comenzó cuando el presidente protagonizó un calamitoso debate contra Trump el 27 de junio. Pero para el Partido Demócrata, la retirada de Biden desencadena una segunda crisis: con quién reemplazarlo y, específicamente, si organizarse en torno a la vicepresidenta Kamala Harris o iniciar un rápido esfuerzo para encontrar a alguien más para ser el candidato del partido.

El anuncio de Biden, que se encuentra aislado con covid, se produjo apenas tres días después de que Trump pronunciara un discurso incendiario y cargado de insultos para aceptar la nominación de su partido y tener la oportunidad de volver a la Casa Blanca para un segundo mandato. Trump, que lleva años preparándose para la revancha con Biden, se enfrentará ahora a un contrincante demócrata diferente —y hasta ahora desconocido—, cuando solo quedan 110 días para el día de las elecciones.

Esto es lo que hay que saber:

• Permanencia en el cargo:

Biden ha dicho que no renunciará a la presidencia y que tiene intención de terminar su mandato aunque deje en manos de otros el intento de derrotar a Trump. En los próximos meses, se enfrenta a la guerra en curso en Ucrania y a los esfuerzos cada vez más desesperados por alcanzar un acuerdo para poner fin a los combates entre Israel y Hamás en Gaza.

• Una primicia política:

Ningún presidente estadounidense en ejercicio había abandonado una carrera tan tarde en el ciclo electoral. La Convención Nacional Demócrata, en la que Biden iba a ser nominado formalmente por 3939 delegados, comenzará el 19 de agosto en Chicago. Eso deja menos de un mes para que los demócratas decidan quién debe reemplazar a Biden en la candidatura y poco menos de cuatro meses para que esa persona monte una campaña contra Trump.

• Kamala Harris bajo los reflectores.

La decisión del presidente pone a la vicepresidenta bajo un renovado escrutinio; algunos demócratas argumentan que ella es la única persona que puede desafiar eficazmente a Trump a estas alturas de las elecciones. Y dicen que el partido se fracturará si se considera que los líderes demócratas han pasado por alto a la primera vicepresidenta negra. Pero otros argumentan que el Partido Demócrata debería evitar una coronación, especialmente dadas las debilidades políticas de Harris en los últimos tres años y medio.

• La edad es una de las principales preocupaciones:

El intento de reelección de Biden se vio frenado por la preocupación que suscitaba su edad y su capacidad física y mental para desempeñar el cargo. Incluso antes del debate, las encuestas mostraban constantemente que la gente pensaba que era demasiado viejo, y la mayoría —también de los demócratas— querían que alguien más joven fuera presidente. Biden nació durante la Segunda Guerra Mundial y fue elegido senador por primera vez en 1972, antes de que nacieran dos tercios de los estadounidenses de hoy. Biden tendría 86 años al final de su segundo mandato.

• El momento del debate:

La Casa Blanca y los asesores más cercanos a Biden negaron durante años que su edad tuviera algún impacto en su capacidad para hacer su trabajo. Pero el debate con Trump a finales de junio, que vieron más de 50 millones de personas, puso claramente de manifiesto sus limitaciones. Se mostró frágil, vacilante, confuso y disminuido, y fue incapaz de presentar argumentos contra Trump, un delincuente convicto que intentó anular las últimas elecciones presidenciales.

Agencias / NYT

 

Continue Reading

Agencias

¿Atentado contra Donald Trump cambiará la carrera presidencial de EE.UU. ?

Francisco

Published

on

EP NEW YORK | Elecciones EE.UU. 2024

AGENCIAS

Después del tiroteo de Trump, la carrera presidencial cambiará drásticamente. Y posiblemente violentamente.

WASHINGTON, 14 jul  – En un país que ya está en vilo, el Intento de asesinato. sobre el ex Presidente Donald Trump. ha enfurecido a sus partidarios, ha detenido la campaña demócrata y ha aumentado los temores de más violencia política en el período previo a las elecciones de noviembre.

Los aliados republicanos de Trump lo pintaron como un héroe el sábado, aprovechando la imagen de él con la oreja ensangrentada y el puño levantado, apareciendo para pronunciar las palabras “¡Lucha! ¡Lucha! ¡Lucha!”

Mientras que Trump ha usado regularmente lenguaje violento con sus seguidores, asesores y aliados del ex presidente le dio la vuelta al guión a su oponente demócrata, el presidente. Joe Biden., diciendo que fue la demonización del candidato presidencial republicano lo que llevó al intento de asesinato.

“Hoy no es solo un incidente aislado. La premisa central de la campaña de Biden es que el presidente Donald Trump es un fascista autoritario que debe ser detenido a toda costa. Esa retórica llevó directamente al intento de asesinato del presidente Trump”, dijo el senador estadounidense J. D. Vance de Ohio, uno de los principales candidatos para ser compañero de fórmula de Trump, en X.

Biden se movió rápidamente para tratar de desactivar la situación, denunciando el ataque como violencia política inaceptable y retirando los anuncios electorales que atacan a Trump.

“No hay lugar en Estados Unidos para este tipo de violencia. Está enfermo”, dijo Biden a los periodistas.

Todavía no se conoce la motivación del tirador. El sospechoso, Thomas Matthew Crooks, de 20 años, de Bethel Park, Pensilvania, era un republicano registrado, según los registros estatales de votantes. Anteriormente hizo una donación de $15 a un comité de acción política que recauda dinero para políticos izquierdistas y demócratas.

A corto plazo, el ataque probablemente impulsará las apariciones de Trump en Milwaukee esta semana en la Convención Nacional Republicana mientras acepta la nominación presidencial de su partido, fortaleciendo el sentido de agravio y distanciamiento que sus partidarios ya sienten hacia la clase política de la nación.

Pocas horas después del tiroteo, la campaña de Trump envió un mensaje de texto pidiendo a los votantes que contribuyeran a la campaña. “No me persiguen, te persiguen”, decía el mensaje.

Los multimillonarios Elon Musk y Bill Ackman también respaldaron rápidamente a Trump. “Apoyo totalmente al presidente Trump y espero su rápida recuperación”, dijo Musk en X, el sitio de medios sociales que posee.

Chris LaCivita, el co-gerente de la campaña de Trump, dijo en X que “durante años e incluso hoy, activistas de izquierda, donantes demócratas y ahora incluso Joe Biden han hecho comentarios y descripciones repugnantes de disparar a Donald Trump… ya es hora de que rindan cuentas por ello… la mejor manera es a través de las urnas”.

Aparentemente, LaCivita se refería a los recientes comentarios de Biden hechos en el contexto de pedir a sus partidarios que se concentren en vencer a Trump en lugar de su propio desempeño. “Entonces, hemos terminado de hablar sobre el debate, es hora de poner a Trump en un blanco”, dijo Biden, quien siempre ha condenado cualquier violencia política.

Con información de Reuters

 

Continue Reading

Agencias

Biden seguirá en contienda presidencial pese a escepticismo democrático

Francisco

Published

on

EP NEW YORK  | Elecciones EE.UU. 2024

Gustavo Lugo | SDP

La pésima actuación en el debate del jueves hace dos semanas, sigue generando nuevas inquietudes sobre el estado de salud mental del presidente más longevo de EE.UU. y si esta apto para desempeñar por otros cuatro años como presidente a sus 81 años.

A biden le llueve sobre mojado, Biden y su equipo presentaron las razones para explicar su desastroso desempeño en el debate. Inicialmente, Karine Jean-Pierre, portavoz de la Casa Blanca, afirmó que la mala actuación de Biden en el debate se debió a que el presidente había tenido “una mala noche”, además de un resfriado. y un día después, agregó que el mandatario estaba cansado debido a varios viajes y señaló que no se trataba de “excusas”, sino de “explicaciones”, pero Biden no se encontraba fuera de EE.UU. y pasó una semana completa en Camp David, desde el 20 de junio, preparándose para el debate antes de partir hacia Atlanta, mejor la preparación para el debate de nada le sirvió.

Los cuestionamientos de continuar en la carrera como candidato presidencial para las elecciones del 5 de noviembre se incrementaron después del debate con el republicano Donald Trump el 27 de junio donde se le vio sin fuerza en la voz, y desconcentrado, ademas tropezó en varias ocasiones con las palabras que pronunciaba y se quedó paralizado por unos momentos mirando al vacío, esto hiso sonar las alarmas del partido demócrata cuestionando la salud del presidente.

Joe Biden, aseguró este lunes que seguirá en “carrera hasta el final” para las elecciones de noviembre, a pesar de los llamados de algunos demócratas a que abandone su candidatura, y pidió a sus compañeros del partido que acaben con el debate. En una carta enviada a los demócratas en el Congreso, Biden dijo que no volvería a presentarse “si no creyera absolutamente” que es “el mejor” para vencer a Trump.

Nuevos informes recientes indican que un especialista en la enfermedad de Parkinson realizó al menos ocho visitas en ocho meses a la Casa Blanca.

En la rueda de prensa este lunes, la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, respondió a las preguntas de los periodistas sobre la salud de Joe Biden, ante los crecientes rumores de que el presidente estadounidense, de 81 años, está recibiendo tratamiento para la enfermedad de Parkinson, Jean-Pierre tuvo con los periodistas tenzos intercambios sobre si la Administración había sido sincera sobre la salud del mandatario tras su desastrosa participación en el primer debate presidencial con Donald Trump, que inicio los llamados en los círculos demócratas para que Biden abandone su candidatura a la reelección.

La marca que dejo Biden el dia del debate, lo pone en la mira de todos, porque todo lo que haga, su mirada, sus pasos, sus movimientos, su hablar o confusion estarán al analices de todos.

En la cumbre de la OTAN en capital de la nación, Washington, DC, que se realizará este año del 9 al 11 de julio de 2024, sera el escenario apropiado para que Biden se muestre como el candidato demócrata capaz de derrotar a Trump.

A cuatro meses de las elecciones presidenciales Biden tiene que seguir luchando para mantenerse firme y al frente del partido demócrata.

Continue Reading
Advertisement

Title

Categories

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares