Connect with us

Medio Ambiente y Salud Pública Mundial

Desarrollan proyecto de comunicación para futuros desastres en Puerto Rico

Published

on

 
EP /New York/agencias
 
ISABELA, Puerto Rico — Durante los días que estuvieron a oscuras y aislados después del paso del huracán María, los habitantes de Puerto Rico inventaron maneras para comunicarse: las parejas de adultos mayores que necesitaban agua o alimentos ponían una bandera en su casa. Los vecinos crearon un sistema simple de seguridad: aporreaban cacerolas durante un minuto cada noche para señalar el inicio de un toque de queda y que a partir de ese momento cualquier sonido humano sería considerado un llamado de auxilio.

Debido a la interrupción de la telefonía a causa del huracán categoría 4, el gobernador acudió a la única estación de radio que todavía funcionaba y pidió a los escuchas decirles a los alcaldes de todos los 78 municipios que se dirigieran a la capital e informaran en persona a las autoridades sobre sus necesidades. El acceso a las zonas devastadas era imposible, y la policía, bomberos y personal de emergencias estuvieron imposibilitados de comunicarse entre ellos durante días.

“La mayor crisis después del paso de María fueron las comunicaciones”, declaró Nazario Lugo, presidente de la Asociación de Manejadores de Emergencia. “De ahí se desató un sinnúmero de situaciones”.

Ahora, varios grupos de jóvenes desarrolladores de tecnología intentan impedir la repetición del mismo escenario en caso de que suceda otro desastre de grandes proporciones. Estas personas se desplazan por Puerto Rico provistos de computadoras portátiles, transmisores y drones para probar nuevos sistemas que podrían ayudar a los sobrevivientes a comunicarse con las autoridades y agilizar los tiempos de respuesta para minimizar el número de muertes.

Puerto Rico es considerado un sitio ideal para probar y refinar estas invenciones tras la tormenta del 20 de septiembre de 2017 y sus consecuencias, que incluyeron la pérdida de 2.975 vidas humanas. La tecnología también está rezagada en una isla donde la policía y los bomberos carecen de un sistema de comunicación entre ambas corporaciones.

Un equipo de desarrolladores, con apoyo de IBM, está sujetando con velcro transmisores en árboles como parte de un sistema de hardware y software que inventaron y al que llaman Proyecto OWL, siglas en inglés de las palabras Organización, Paradero y Logística. El proyecto ganó un premio de 200.000 dólares en una competición de la iniciativa Call for Code efectuada a finales del año pasado con participación de 100.000 desarrolladores de 156 naciones, que giró en torno a la preparación y asistencia frente a desastres naturales.

“Estuvimos pensando ‘¿cómo podemos hacer esto en una manera lo más ridículamente simple para utilizarse sin que ni siquiera haya necesidad de pensar?’”, dijo el líder del equipo del Proyecto OWL, Bryan Knouse. “Es en verdad difícil decir a la gente que ha vivido un desastre ‘descargue esta aplicación o acuda a este sitio en internet’. No lo van a hacer”.

Las pequeñas cajas transmisoras emiten una conexión inalámbrica Wi-Fi de baja frecuencia a la que los usuarios pueden acceder mediante sus teléfonos inteligentes. Una vez enlazados, aparecerá automáticamente un cuadro en inglés y español en el que la gente puede ingresar información como nombre, ubicación, número de mascotas, necesidades médicas y peligros, tales como árboles y cables de electricidad caídos, incendios o caminos obstruidos.

La información será reenviada a la red y finalmente a las autoridades relacionadas con emergencias.

El equipo efectuó en fecha reciente su primera prueba del sistema en una zona amplia en la localidad costera noroccidental de Isabela. Un grupo subió a un vehículo y paró en repetidas ocasiones para colocar los transmisores en un perímetro de 1,6 kilómetros cuadrados (una milla cuadrada), mientras que otro grupo dirigido por Knouse permaneció en su base, que ese día fue la azotea de un restaurante de costillas a la parrilla que tenía suficiente altura para captar las señales. Para ampliar la potencia de la señal se utilizaron transmisores sujetos a dos grandes globos color crema comprados en una tienda de la cadena Party City.

Los transmisores funcionan con baterías y más adelante tal vez con paneles solares, y el equipo vislumbra el funcionamiento del sistema en diversos lugares, desde el territorio continental de Estados Unidos a India y Japón.

Cada dos minutos, la computadora de Knouse avisaba la llegada de mensajes que incluían nombres, ubicación y detalles del grupo itinerante que aparecía en un mapa con mensajes como “¡Ayúdenme por favor!” y “¡¡¡Necesito agua!!!” El equipo se reunió después con miembros del Boys and Girls Club local para presentar la tecnología a usuarios jóvenes con la expectativa de que puedan enseñarla y compartirla con sus vecinos.

El alcalde de Isabela, Carlos Delgado, se dijo impresionado del proyecto y deseó que hubiera sido inventado antes de que María inutilizara el sistema de telecomunicaciones de la isla. Lamentó que los funcionarios de la ciudad tuvieran que haber recorrido a pie decenas de vecindarios para conocer las necesidades de la gente después del huracán, lo que demoró la entrega de alimentos, agua y medicinas.

“Fue un poco como regresar a nuestros orígenes: todo a pie”, agregó.

Otro proyecto es dirigido por el puertorriqueño Pedro Cruz, desarrollador autodidacta de tecnología que ganó en fecha reciente un hackatón con un proyecto llamado DroneAid.

Recuerda haber visto mensajes como “SOS” y “Necesitamos alimentos” garabateados a mano con grandes letras en la superficie de las carreteras para que pudieran ser vistos desde el aire tras el paso de María. Cruz concibe que antes de la llegada de una tormenta se distribuya entre la gente alfombrillas de 1,50 (5 pies) de largo con símbolos estandarizados que indicen necesidades como comida, agua o atención médica, que puedan extenderse en superficies planas. Los drones programados podrían volar por esas zonas, leer los símbolos y procesar la información sobre las necesidades y ubicaciones a fin de que la reciban los socorristas.

La idea se le ocurrió cuando le era físicamente imposible llegar hasta donde se encontraba su abuela tras el paso de María. Él no podía comunicarse con ella y estaba preocupado porque su abuela padecía afecciones respiratorias y coronarias. Por lo tanto, decidió enviar su dron hasta la casa de ella, quien saludó con la mano desde una ventana.

“Ella escuchó el dron y sabía que era yo”, declaró Cruz, quien agregó que su abuela falleció dos meses después del huracán debido a una insuficiencia respiratoria y cardiaca, en una unidad de cuidados intensivos en un hospital asolado por los apagones.

Siguió enviando su dron a otras partes de Puerto Rico en los días y semanas posteriores a María y vio que a veces se llevaban alimentos y agua a vecindarios que ya habían recibido esos suministros, mientras otros rogaban por esa asistencia: “Hubo mucha duplicación de esfuerzos”. Señaló que su sistema podría contribuir a evitar eso.

Otras compañías tecnológicas aprovecharon la ocasión para proveer conectividad tras las secuelas de la tormenta, entre ellas Google, que recibió una licencia experimental de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC por sus siglas en inglés) para proveer servicio de telefonía celular de emergencia mediante globos Loon. El proyecto contribuyó a conectar a más de 200.000 personas y su desactivación comenzó en marzo de 2018.

Sin embargo, Lugo, exdirector de gestión de emergencias en Puerto Rico, advirtió que la isla, que es territorio estadounidense, aún necesita reforzar y actualizar su sistema de comunicaciones antes de que la temporada de huracanes comience el 1 de junio. También subrayó que las autoridades deberían permitir a civiles ordinarios y operadores aficionados de radio participar en el sistema.

“Las comunicaciones no deben restringirse”, afirmó, y agregó que el gobierno necesita adoptar las nuevas tecnologías. “Todavía nos falta”. (Con información de AP)

 

Agencias

Discurso de Petro en la ONU : un mensaje ambientalista en defensa de la coca

Published

on

EP New York | Asamblea de la  ONU

Petro en ONU: Dejen de envenenar la selva amazónica

NACIONES UNIDAS  — El presidente de Colombia Gustavo Petro pidió a un mundo “hipócrita” que no toque con “sus venenos” la belleza de la selva amazónica colombiana, necesaria para salvar a la humanidad del desastre del cambio climático.

En su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU, el mandatario condenó el martes el capitalismo y la sed por carbón, petróleo y cocaína, motivos de destrucción de la selva, dijo, e hizo un llamado a Latinoamérica para dejar de invertir en armas y apostar en cambio por salvar el medio ambiente.

Petro dijo que la guerra contra el narcotráfico ha fracasado, al igual que la lucha contra la crisis climática.

“La culpable de la adicción a las drogas no es la selva, es la irracionalidad del poder mundial,” señaló. El mandatario pidió que se ayude a los países a reducir la deuda externa para liberar fondos que “salven a la humanidad.”

El presidente sostuvo que, si no se endereza el rumbo, Estados Unidos verá morir de sobredosis a 2,8 millones de jóvenes por fentanilo, que no se produce en América Latina.

“(Estados Unidos) verá millones de afros norteamericanos ser apresados en sus cárceles privadas. El afro preso se convertirá en negocio de empresas carceleras, morirán asesinados un millón de latinoamericanos más, nos llenarán de sangre nuestras aguas y nuestros campos verdes, verán morir el sueño de la democracia tanto en mi América como en la América anglosajona,” señaló. “Por ocultar la verdad, verán morir la selva y las democracias.”

Petro también habló en defensa de preservar la planta de la coca.

“Para destruir la planta de coca arrojan venenos, glifosato en masa que corre por las aguas, detienen a sus cultivadores y los encarcelan,” dijo. “Destruid la planta que mata, gritan desde el norte, pero la planta no es sino una planta más de las millones que perecen cuando desatan el fuego sobre la selva.”

“¿Qué es más venenoso para la humanidad, la cocaína, el carbón o el petróleo?”, cuestionó el mandatario latinoamericano, quien respondió que el “poder” dictaminó que el “veneno” es la cocaína, mientras el carbón y el petróleo “deben ser protegidos, así su uso pueda extinguir a toda la humanidad”.

“Estas son las cosas del poder mundial, cosas de la injusticia, cosas de la irracionalidad, porque el poder mundial se ha vuelto irracional”, afirmó. Petro pidió que no le echen más las culpas de la irracionalidad y de la “tristeza de sus sociedades” a la selva, a la planta de la hoja de la coca y a quienes la cultivan y pidió mirar, en busca de ese culpable, hacia el mercado y la riqueza de los que tienen y quieren más.

Petro se posesionó el 7 de agosto como el primer mandatario de izquierda en la historia del país andino. Ha invitado a países de Centroamérica, Sudamérica y el Caribe afectados por el narcotráfico a evaluar la política contra las drogas que, a su juicio, ha fracasado en Colombia.

El mandatario ordenó suspender un trámite que llevaba su antecesor para reanudar la aspersión aérea de cultivos ilícitos con el herbicida glifosato. Su nueva estrategia antinarcóticos busca promover la sustitución voluntaria de los cultivos de los campesinos y limitar la erradicación forzosa en la que intervienen fuerzas de seguridad estatales.

El mandatario llegó a Nueva York el domingo y habló ante migrantes colombianos en el condado de Queens. También se reunió con el secretario general de la ONU Antonio Guterres y con el enviado presidencial especial para el clima de Estados Unidos John Kerry.

Astrid Suárez colaboró desde Bogotá. EFE noticias

Continue Reading

Blog de Sucesos y Noticias

Desaparición de las especies , una triste y cruda realidad mundial

Published

on

EP New York/Medio Ambiente

Para la mayoría de científicos la pandemia del covid-19 es , sin duda alguna, el virus más letal de la historia y del presente siglo ya que atenta directamente contra la especie humana. Ya son más de 5 millones las muertes y miles de millones los infectados incluídas las variantes. Pero existe otra cruda realidad y es la que explica Henry Paulson , expresidente del consejo de administración de “The Nature Conservancy”, y que hace referencia a dos crisis que están afectando al mundo natural en un artículo publicado hoy por el NYT.

Vivimos uno de los momentos más críticos de extinción en la historia

Por Henry Paulson

Hay dos crisis que afectan al mundo natural. La primera es el cambio climático. Sus causas y consecuencias potencialmente catastróficas son bien conocidas. La segunda crisis ha recibido mucha menos atención y es menos conocida, pero sigue requiriendo la atención urgente de los gobernantes mundiales. Se trata del colapso de la biodiversidad, la suma de todas las cosas que viven en el planeta.

A medida que las especies desaparecen y las complejas relaciones entre los seres vivos y los sistemas se desgastan y rompen, el creciente daño a la biodiversidad del mundo presenta graves riesgos para las sociedades humanas.

La extinción de plantas y animales se está acelerando, se estima que va mil veces más rápido que los índices naturales anteriores a la aparición de los humanos. Los insectos en nuestros parabrisas ya no son usuales en el verano; las poblaciones de insectos disminuyen de manera drástica. Casi 3000 millones de aves se han perdido en Norteamérica desde 1970, lo cual ha disminuido la polinización de los cultivos alimentarios. En la India, miles de personas mueren a causa de la rabia porque la población de buitres que se alimentan de la basura se está reduciendo, lo que ha provocado un aumento enorme de los perros silvestres que se comen estos restos de comida en ausencia de las aves.

La semana pasada, los funcionarios estadounidenses encargados de la vida silvestre a nivel federal, como para subrayar el punto, recomendaron que se declararan extintos 22 animales y una planta. Incluyeron 11 aves, ocho mejillones de agua dulce, dos peces y un murciélago.

Se trata de un futuro en el que las enfermedades zoonóticas se vuelven cada vez más comunes y la seguridad alimentaria mundial está en peligro.

El cambio climático y la pérdida de biodiversidad están unidos en un ciclo de destrucción y deben ser tratados en conjunto. La desaparición de los arrecifes de coral del mundo es un ejemplo. Los científicos predicen que entre el 70 y el 90 por ciento de los arrecifes de coral desaparecerán en los próximos 20 años debido al aumento de la temperatura del mar, la acidez del agua y la contaminación. Esto pondrá en peligro a 4000 especies de peces y aproximadamente 500 millones de personas en todo el mundo que dependen de los ecosistemas de los arrecifes de coral para su alimentación, protección de las costas y empleo. Tan solo los daños en la Gran Barrera de Coral de Australia podrían costar 1000 millones de dólares al año en ingresos derivados del turismo y 10.000 empleos.

El informe más reciente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático advierte que el margen de maniobra para evitar los peores resultados climáticos se está reduciendo con rapidez. Pero la crisis de la biodiversidad es aún más inmediata y al menos igual de alarmante. Con el cambio climático, tenemos una estrategia factible, aunque imperfecta, para evitar los peores resultados. El mundo tiene que llegar a cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para el año 2050, con la reducción de las emisiones y la eliminación del carbono de la atmósfera.

Pero para la crisis de la biodiversidad no existe un marco comparable. No hay soluciones tecnológicas para recuperar las especies que se extinguen. Y no hay un sustituto rentable, hecho por el hombre, para los sistemas naturales como los humedales, que proporcionan protección contra las inundaciones, reponen las reservas de agua subterránea y filtran el agua que fluye a través de ellos. Y lo que es peor, algunas soluciones al cambio climático agravan la destrucción de la biodiversidad. Por ejemplo, la presión para ampliar las infraestructuras de energía renovable en tierras federales despejaría terrenos gestionados y, en última instancia, destruiría hábitats. Abordar conjuntamente el clima y la biodiversidad podría mejorar los resultados de ambos.

Este otoño, los líderes mundiales tienen dos oportunidades para actuar sobre la biodiversidad antes de que sea demasiado tarde en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow y en una conferencia virtual de la ONU sobre biodiversidad.

En primer lugar, los dirigentes gubernamentales y empresariales deberían hacer un juramento similar al de Hipócrates para proteger el medioambiente. Este compromiso debería abarcar las decisiones de inversión, las prácticas empresariales y el gasto público, que incluya los subsidios a la industria.

Los gobiernos miden ahora las emisiones de dióxido de carbono y establecen objetivos y políticas para reducirlas. Del mismo modo, los gobiernos deben desarrollar estrategias para proteger la biosfera natural. Los que dañan la naturaleza deben ser penalizados; los que la protegen deben ser recompensados.

La gama de herramientas incluye estrategias que generan financiamiento para la restauración ecológica, como las tarifas pagadas por los buques cisterna y las políticas que promueven sistemas basados en el mercado para proteger los humedales y los bosques. Y así como el Acuerdo de París exigió la divulgación de los riesgos climáticos, los líderes de Glasgow deberían pedir que se obligue a las empresas a divulgar los impactos de sus acciones sobre la biodiversidad.

En Estados Unidos deben reformarse las subvenciones a las industrias agrícola, forestal y pesquera que aceleran la destrucción de nuestro capital natural. Se ha calculado que el valor de la naturaleza para los seres humanos es de más de 125 billones de dólares. Entonces, es un sinsentido fomentar prácticas que pongan en peligro nuestro suministro de alimentos a largo plazo.

Los gobiernos también deben crear incentivos para impulsar el financiamiento del sector privado para proteger y restaurar la naturaleza, ya que los recursos financieros que puede aportar el sector privado superan con creces los del sector público.

La conferencia sobre el cambio climático de Glasgow debería animar a todos los gobiernos a invertir en soluciones al cambio climático basadas en la naturaleza. La conservación y restauración de praderas, humedales y bosques como “depósitos de carbono” que absorben el dióxido de carbono de la atmósfera podría proporcionar hasta un tercio de las reducciones de emisiones necesarias para 2030.

Con demasiada frecuencia se considera que los beneficios de la naturaleza son “gratuitos”. Este es un camino peligroso. Es mucho menos costoso proteger y conservar la naturaleza que restaurarla o sufrir las consecuencias de su destrucción.

La protección de la naturaleza tiene claros argumentos económicos, sanitarios y climáticos. Pero igual de importante es el argumento para preservar la naturaleza por su propio bien. Es una fuente de muchas cosas buenas de la vida: belleza, inspiración, innovación y curiosidad intelectual.

El mundo se encuentra en medio de uno de los episodios de extinción más explosivos de la historia. Pero también estamos experimentando una transformación cultural en la conciencia. He observado un nuevo sentido de urgencia en torno a las cuestiones de conservación de la naturaleza, un interés creciente en el campo de las finanzas verdes y sostenibles, así como un sentido renovado de que el esfuerzo colectivo puede marcar la diferencia. La combinación de estas fuerzas tiene el potencial de impulsar al mundo.

Publicado en NYT /magazine

Henry Paulson es fundador y presidente del Instituto Paulson, que busca fomentar una relación de cooperación entre Estados Unidos y China. Fue secretario del Tesoro de 2006 a 2009 durante la presidencia de George W. Bush. Antes de eso, fue presidente y director ejecutivo de Goldman Sachs. También fue presidente del consejo de administración de The Nature Conservancy.

 

Continue Reading

Medio Ambiente y Salud Pública Mundial

4 de julio, fecha de independencia del virus en EE.UU. ¿cómo será el trabajo  después de la pandemia ?

Published

on

EP New York/análisis

Estados Unidos como punto de referencia en el manejo de la pandemia del covid-19 no ha sido el modelo a seguir (al menos del anterior gobierno) pero luego de un año de pandemia , plantea a corto y mediano plazo la posibilidad de que el país declare la “independencia” del virus justo para el 4 de julio de este año.

Quizás las 100 millones de vacunas ,aplicadas a la poblaación hasta la fecha , sea el aval más fuerte que soporte esta tesis que ventila el presidente Biden. Pero más allá de la inmunización ,dentro del temor persistente sobre las vacunas ,incluso del mismo gobierno , está el gran interrogante de esa hipótesis de la normalidad del cual las compañías , las empresas y la fuerza laboral empiezan a hacerse eco de cómo sería el retorno en medio de todas las restricciones que aún persisten.

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo,  afirmó en rueda de prensa , por ejemplo ,que a partir del 22 de marzo se levantará las restricciones para las zonas amarillas y el toque de queda que prevalece para sitios nocturnos y sus propietarios podían regresar con un aforo limitado. <span;>Y para el 5 de abril se levantará la restricción que señalaba las 11 de la noche como el límite para operar en casinos, salas de cine, boliches, salones de billar, gimnasios y centros deportivos.<span;>

En este orden de ideas , otros Estados como Texas y partes de Florida han decidido también liberar las mascarillas sin importar los riesgos y las indicaciones ó protocolos de la pospandemia de la que aún generan más dudas que certezas.

No obstante , la fuerza laboral , sobre la cual recae toda la cruel responsabilidad de retomar el andamiaje económico de las grandes urbes, ven muy complejo el tema de la normalidad pues a pesar que están vacunados no entienden las razones por las que hay que seguir con los distanciamientos , las mascarillas y desinfectantes. Ven ilógico que proclamar una independencia del virus en medio de restricciones no tiene sentido. Al contrario , muchos se preguntan si en verdad las vacunas los inmunizan y protegen.

Kile Bryan , presidente de la 32bj y Henry Garrido , director de DC37 en conferencia de prensa


Aunque los líderes de las uniones mas importantes del país representadas por DC37 y la local 32bj , ya iniciaron el proceso de vacunación de sus empleados en general , la disyuntiva estriba en cómo abordar la vida normal en el trabajo si miles de trabajadores siguen reclamando el seguro por desempleo debido a que muchos edificios continúan cerrados y las posibilidades de retorno están sujetas a los años de antiguedad , como es el caso de los trabajadores de limpieza que bajo el paraguas de “trabajadores esenciales” han tenido que suplir la ausencia de esos despidos asumiendo hasta tres cargos al mismo tiempo sin obtener ningún beneficio a cambio del triple esfuerzo.

En sumo , lo que todos los gobiernos desea es levantar la economía a como de lugar y así como se especuló y habló de los “falsos positivos” del virus , de manera similar , y con la anuencia de los medios de comunicación , se ha empezado a informar que el virus está controlado y el número de infectados llegará a mínimos impensables mientras países como Brasil difícilmente logra estabilizar la cantidad de infectados y muertos que dia tras día rompe sus propios records de decesos.

¿Habrá luz al final de tunel?

En cuanto a cumplir los protocolos asumidos contra la pandemia si. La gente dispone de mascarillas , guantes y desinfectantes en cada lugar acondicionado para el público pero de allí a retomar la vida laboral tal cual teníamos hasta hace poco , no. Sencillamente porque el teletrabajo desde casa ha dotado a las personas de cosas esenciales como el poder atender a sus hijos , estar en familia y , lo más importante , permanecer menos expuestos al virus.

Para las empresar ha resultado cierto alivio porque a futuro posiblemente los costosos arriendos de las oficinas desaparecerían y como consecuencia podría haber una reestructuración en los contratos laborales.

Vemos ,en cambio, un retorno paulatino al trabajo porque al final de cuentas en las actuales condiciones ningún trabajador está en condiciones de exigir y negarse a retornar puesto que las escuelas , el transporte y los docentes pronto retomarán sus habituales rutinas asi persista la duda el temor y el miedo por la pandemia y las vacunas.

Finalmente, la prueba más contundente para preparar el regreso a todo ó a ‘casi todo’ de lo que hacíamos antes del covid-19 es la nueva norma de distanciamiento en las escuelas. Según reporta EFE,
los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en inglés) relajaron este viernes 19 de marzo los requisitos de distanciamiento social obligatorio entre alumnos en las aulas, siempre que lleven las mascarillas puestas.

A partir de ahora la distancia obligatoria entre los estudiantes se reduce a la mitad, de casi dos metros a un metro (6 pies a 3 pies).

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares