Connect with us

Enfoque Mundial

ENTREVISTA A JUAN CARLOS BLANCO, EL CANCILLER EN LA TORMENTA

Published

on

MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES DE URUGUAY DURANTE EL GOBIERNO DEL PRESIDENTE JUAN MARÍA BORDABERRY

por Ricardo Angoso

rangoso@iniciativaradical.org

 Juan Carlos Blanco fue el canciller del presidente Juan María Bordaberry durante lo que se conoció como el período cívico-militar que dio paso después a la dictadura militar (1973-1985). Blanco tuvo el dudoso honor de ser uno de los pocos civiles procesados, juzgados y condenados por hechos ocurrido en esa época, junto con el mismo Bordaberry, y en la actualidad cumple una condena de veinte años por un delito de desaparición que niega.

TITULARES:

“Bordaberry, pese a lo que se ha dicho, siempre trató de defender la legalidad de la autoridad civil frente a los militares”;

“Una gran responsabilidad de lo que aquí ocurrió la tienen los Tupamaros que, una vez fracasados en las urnas, llegaron a decir que “por aquí, por las urnas, no va la cosa”;

“Yo siempre fui muy claro y mantuve una línea de defensa de la constitucionalidad y de las instituciones representativas”;

“Guardo la esperanza de que algún día otra generación reflexione sobre todo lo que ocurrió en Uruguay y lo que hicieron con nosotros. Y se preguntará:¿qué fue lo que pasó en ese momento? Y se comprobarán las tropelías que se cometieron con nosotros”;

“Mi vida hasta el 15 de noviembre de 2035 es estar aquí, en la cárcel. Tengo 80 años y eso significa que me han condenado de por vida”;

“Se han vulnerado los acuerdos iniciales que teníamos en la transición democrática. El origen de estos procesos viene de no haber buscado la concordia y la tradición clásica de Uruguay”.

Ricardo Angoso:¿Fue usted el primer procesado en Uruguay por asuntos o delitos relativos a la dictadura militar?

Juan Carlos Blanco: Si, así fue. Pero no quiero hacer declaraciones y menos públicas, si puedo ayudarle en su trabajo, lo hago, pero sin publicaciones, ni mucho menos.

R.A.:¿Cómo llegó a la Cancillería de Uruguay en 1972?

J.C.B.:Me remito a lo que cuento en libro. Estuve trabajando en la Organización de Estados Americanos (OEA) y fui llamando por el presidente constitucional Jorge Pacheco Areco para trabajar en la cancillería uruguaya. Luego, en noviembre de 1972, el presidente Juan María Bordaberry me nombra canciller a los 36 años, en un hecho sin precedentes en la historia de Uruguay. Yo era un funcionario y llegue de una forma accidental al gobierno, nada de participar en golpes de Estado u otras historias.

R.A.:Realmente, ¿fue Bordaberry el artífice del golpe de Estado llevado a cabo por los militares?

J.C.B.: No, nada de eso. El gobierno constitucional de 1971 de Pacheco ya había encomendado antes a las Fuerzas Armadas luchar contra la subversión, considerando que para derrotarla era necesario emplear todos los medios. Entonces, cuando Bordaberry llega al poder ya estaban las Fuerzas Armadas tomando partido en la lucha contra el terrorismo. El gobierno legal llamó a las Fuerzas Armadas para que lucharan junto con la policía en la lucha contra el terrorismo; más adelante, los militares consideraron que se debían de hacer algunos cambios en las Leyes para luchar más efectivamente contra la subversión.

R.A.:¿También hubo problemas entre Bordaberry y los militares?

J.C.B.:Siempre hubo problemas. Se dice que Bordaberry llamaba  a los militares para dar un golpe de Estado y fue todo lo contrario. Los imitares trataban de ir ocupando espacios sobre los civiles y Bordaberry trataba de proteger estos espacios e instituciones. Bordaberry, pese a lo que se ha dicho, siempre trató de defender la legalidad de la autoridad civil frente a los militares. Se dieron situación de tensión, como era lógico. Nadie quería que los militares se hicieran totalmente con el poder.

R.A.:¿Más tarde se produjo la salida del gobierno de Bordaberry?

J.C.B.:Fue en el año 1976. Ese año tenía que haber habido elecciones. Bordaberry, entonces, disolvió el parlamento y aseguró que entregaría el gobierno al ciudadano que fuera electo para el cargo de presidente de la República. Tenía la idea y la voluntad de convocar elecciones. Luego Bordaberry presentó una propuesta para crear un régimen de corte corporativista, en lo que yo no estaba de acuerdo, y hubo un choque con algunos sectores. Así se llegó a una situación en la que se produjo la anomalía de que la institucionalidad no se respetó ni tampoco hubo elecciones. Llegados a ese punto, y en un momento de protagonismo de los militares, yo decidí renunciar y abandonar el cargo.

R.A.:¿Y que hizo desde 1976 hasta 1985, en que abandonan los militares el poder?

J.C.B.:No tuve responsabilidades políticas, aunque ocupe los últimos tres años un cargo en las Naciones Unidas para acompañar a la transición democrática y darle una visibilidad. Estuve en ese periodo pero no en posición de gobierno, sino como diplomático.

R.A.:¿Más tarde fue senador?

J.C.B.:Eso fue posteriormente, cuando se recuperó la normalidad y las instituciones recuperaron todo su vigor. Fui electo en las elecciones de 1990 y hasta el año 1995 ocupé esa responsabilidad.

R.A.:¿Cómo se volvieron abrir estas heridas que parecían dormidas en la historia de Uruguay, cómo fue que le procesaron?

J.C.B.:Sin lugar a dudas, fue un hecho sorprendente y contrario a lo que había sido la tradición uruguaya hasta nuestros tiempos. Nunca en nuestra historia se había llegado a este estado de cosas. Aquí nunca hubo ni vencidos ni vencedores, siempre se apeló a la concordia y a la reconciliación. Y hubo clemencia siempre para los vencidos.

R.A.:¿Y qué argumentaron en su contra para procesarle?

J.C.B.:En las dos causas que me llevaron a la condena, sin pruebas de ningún tipo, fueron asuntos de índole internacional. El primer caso fue una persona que se asiló en la embajada de Venezuela y fue secuestrada por agentes no identificados que después la hicieron desaparecer. Nunca se conoció quién la secuestro. Luego también se me acusó del asesinato de cuatro uruguayos en Buenos Aires. Nunca tuve ninguna conexión ni relación con esos delitos. Ni siquiera se llegó a demostrar mi responsabilidad en los mismos. Me acusan de haber sido coautor de estos crímenes. ¡Pero ni siquiera nadie habló de estos asuntos cuando yo estaba en la Cancillería! No tuve participación en ninguno de estos asuntos ni tome parte en actos represivos, ya que no era mi misión ni función. Ni remotamente tuve alguna relación con esos actos.

R.A.:¿Y había testigos en su contra?

J.C.B.:No hay testigos ni documentos, realmente no hay nada de nada que pueda avalar esta condena que sufro injustamente. Ya le he dicho que ni remotamente tuve alguna relación con ese asunto. Ni siquiera los militares nos consultaban acerca de esos asuntos, actuaban con total autonomía. Si lo hicieron, nadie me consultó ni me dijo nada en su momento.

R.A.:¿Su relación con Bordaberry fue buena?

J.C.B.:Luego que abandoné la Cancillería tuve menos relación con él. Estaba muy desencantado por el curso que habían tomado las cosas y por la forma en que los militares se habían entrometido en la vida del país. Buscó un modus vivendi con los militares en unas circunstancias difíciles. Pero, en mi caso, yo siempre fui muy claro y mantuve una línea de defensa de la constitucionalidad y de las instituciones representativas. Bordaberry, todo hay que decirlo, siempre me apoyó y me dejó que me desempeñara en mis funciones y atribuciones.

R.A.:¿Bordaberry también fue procesado?

J.C.B.:Bordaberry fue acusado de varios delitos, entre ellos el mismo del que yo fui acusado como coautor. Se trata de los cuatro crímenes de Buenos Aires a los que antes me referí. Pero también le acusaron de otras violaciones de Derechos Humanos. Se confundió, en estos casos, la responsabilidad política con la penal. Es un error que por responsabilidades políticas sean juzgados los responsables de ese periodo.

R.A.:¿Habló con Bordaberry cuando estuvo encarcelado?

J.C.B.:No, nunca traté con él. Creo que nos encontramos en algún juzgado por estos asuntos, pero nada más. Incluso yo estaba preso y él estaba en la casa arrestado. Tuvimos una relación normal, pero no tuvimos muchas ocasiones de volver a hablar.

R.A.:¿Y cómo puede evolucionar su causa, tiene esperanzas de salir?

J.C.B.:He agotado todas las vías, no hay esperanzas. Mi vida hasta el 15 de noviembre de 2035 es estar aquí, en la cárcel. Tengo 80 años y eso significa que me han condenado de por vida. Formalmente, me han condenado de por vida. No se respeta nada, ni las reglas básicas jurídicas. Han hecho la excepción para que incluso en un caso como el mío no me pueda beneficiar de la edad.

R.A.:¿No esperó alguna medida de gracia del presidente José Mujica, que había sido guerrillero y participado en la lucha armada?

J.C.B.:Mujica había dicho antes de llegar al gobierno que no quería que los viejos estuvieran presos pero luego se desdijo y no se concretó nada. Y aquí estamos, todavía presos y sin esperanza. No olvidemos que Mujica pertenecía a los Tupamaros y fueron ellos los que iniciaron el conflicto en Uruguay, cuando atacaron el orden constitucional y a un gobierno democrático.

Los Tupamaros arrancan con sus actividades terroristas en 1963, en pleno gobierno democrático. Teníamos un gobierno democrático votado por más del 90% de los ciudadanos. Eramos un país libre, con todas las libertades y derechos, y sin presos políticos. Ese es el contexto en que vivíamos y en el que los Tupamaros actúan. Uruguay no era una dictadura, entonces, y algunos prefirieron utilizar la vía armada para llegar al poder que las vías políticas. Aquí, además, no se dio la represión que se dio en otros lugares, como la Argentina y Chile.

Se creó una comisión de la verdad y la paz para determinar que había ocurrido con la represión y determinó que tan solo había habido en la dictadura 28 desaparecidos. Uno es terrible, pero no se llegó a la represión de otras partes. Solo uno es censurable, pero no es la magnitud de otros países. En doce años de dictadura militar solo hay 28 muertos, no es un genocidio, eso está claro. Seamos objetivos y veamos eso en perspectiva. En Uruguay ni hubo ni genocidio ni exterminio. No se puede comparar con lo que ocurrió en Argentina, donde hubo miles de muertos.

R.A.: ¿Considera como algunos que con ustedes ha habido una justicia asimétrica?

J.C.B.:Se han vulnerado los acuerdos iniciales que teníamos en la transición democrática. El origen de estos procesos viene de no haber buscado la concordia y la tradición clásica de Uruguay. Yo ya he terminado todos mis recursos y no veo salida. Pese a todo lo que han hecho, yo perdono, incluso a los que me han condenado y buscado la venganza. Creo que algún día llegará alguien y ponga fin a esta situación, alguien que en el futuro se pregunte por qué fuimos condenados. Yo busco la paz y la concordia, ofrezco mi mano y el perdón, que son patrimonio de todos los uruguayos. Luego, como católico, no le guardo rencor a nadie y nos les guardo rencor a mis enemigos.

Me han dado muy duro y me atribuyeron un poder que nunca tuve. Yo abandoné en 1976 y durante diez años no tuve ningún poder ni actividad. Me tengo que reír ante esta situación, no he querido perder el sentido del humor. Nunca he sido una persona agresiva ni violenta, es una paradoja, algo irreal, que yo esté pasando por esta situación. Estoy preso sin pruebas ni fundamentos.

El comienzo de este proceso fue muy difícil. Realicé mi defensa, pero fue inútil y nadie me escuchó. En algún momento alguien se preguntará algo y quizá ya no estemos aquí para luchar por nuestra inocencia; la mayor parte de mis amigos ya están muertos y yo ya tengo muchos años. La mayor parte de los actores de ese periodo han muerto. Pero guardo la esperanza de que algún día otra generación reflexione sobre todo lo que ocurrió en Uruguay y lo que hicieron con nosotros. Y se preguntará:¿qué fue lo que pasó en ese momento? Y se comprobarán las tropelías que se cometieron con nosotros.

Yo no tuve mando ni autoridad para cometer esos crímenes, pero incluso voy más allá y le aseguró que desde el gobierno no se dieron esas órdenes para cometer esos crímenes de los que nos acusan. No creo que ni Bordaberry diera esas órdenes a nadie. Hubo víctimas lamentables en una situación de violencia que se produjo por la irrupción del terrorismo en la vida política de Uruguay. Creo que la intervención de los militares tenía que haber durado menos tiempo, pero sin perder de vista que cuando los soldados salen a la calle a patrullar y restaurar el orden, la gente aplaudía y veía con satisfacción esa intervención. Una gran responsabilidad de lo que aquí ocurrió la tienen los Tupamaros que, una vez fracasados en las urnas, llegaron a decir que “por aquí, por las urnas, no va la cosa”. No sacaron ni un solo diputado y apelaron a las armas para tomar el poder.

R.A.:¿No le permiten salir ni un día al mes?

J.C.B.:Alguna vez, unas horas al mes. Pero hay que tomarse este asunto con mucha paciencia. Gracias a Dios soy una persona religiosa y tengo fe en que algún día todo pasará. También mi familia me apoya mucho y viene a visitarme con frecuencia. No me quiero dejar ganar por el odio. Uruguay nunca fue un país de odio, que es un valor incalculable. No somos un país de gente violenta o que odie. Nuestra moderación es una realidad. Estoy bien y apelo a la paciencia. Me han tratado como un monstruo y me hace gracia. Incluso uno de los crímenes de los que se me acusan era uno de mis mejores amigos, cómo puede ser posible. Dicen que soy coautor del asesinato de un amigo y claro que no es cierto.

Yo sufro por mi familia, que quizá se ha llevado la peor parte en esta historia, pero yo me encuentro tranquilo porque sé que soy inocente. Fuerza y paciencia son las dos claves a las que he apelado para sobrevivir en estas circunstancias tan adversas. Incluso charló y he tenido amigos carceleros, veo todo este estado de casos como algo surrealista. Llevo nueve años presos y ya me he familiarizado con la cárcel. Solo lo siento por mi familia, que padece estas circunstancias. Mis amigos ya han muerto. Lo que sientes aquí es que algunos que quizá deberían haber venido a verte no vinieron, mientras que te sorprende que, por ejemplo, te venga a ver un policía que te conoció en la cárcel cuando te vigilaba.

TEXTOS DEL LIBRO “EL CANCILLER EN LA TORMENTA”

“…he sido objeto de reiteradas denuncias y procedimientos en los que nunca hubo una sola prueba concreta que apoyara las acusaciones.
Durante un lapso de veintidós años he sido hostilizado sin tregua, moviéndose en mi contra todos los resortes del Estado más la consiguiente repercusión en los medios de comunicación. Mientras en los miles y miles de fojas de actuaciones en los tres Poderes y en las comisiones relacionadas con derechos humanos nada me involucra en ningún hecho criminal…”

“…Es la culminación de la ola de la izquierda cambiando la historia, la marea de la historia recientes incidiendo sobre la política del presente…”

“…mi prisión es mostrada como prueba de que hay una nueva actitud con respecto a los Derechos Humanos y los excesos de la dictadura son castigados. El hecho de que yo sea inocente es, a esos efectos, un detalle menor… A la manera de los sacrificios bárbaros, mi prisión sirve en alguna forma para aplacar en el terreno político a las fieras, dándoles algo, o alguien, para devorar…”

“…Sé sin asomo de duda que mi participación en ese tiempo turbado fue con la intención indeclinable de perseverar todo los posible de un Uruguay que se debatía en un conflicto sin precedentes y de encontrar en medio de la tormenta los caminos que nos llevaran hacia adelante conforme a nuestras tradiciones…”

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Agencias

La izquierda gana por primera vez elecciones presidenciales en Colombia

Published

on

EP New York/agencias

BOGOTÁ  — Colombia giró hacia la izquierda por primera vez en su historia al elegir al exrebelde y actual senador Gustavo Petro como su nuevo presidente, en una segunda vuelta electoral que mostró el descontento hacia la clase política tradicional en medio de un aumento de la desigualdad, los precios de los productos básicos y la violencia.

En una jornada en la que también se eligió a la líder social Francia Márquez como su vicepresidenta, la primera mujer de raza negra en ocupar el cargo, Petro se impuso al impredecible magnate de bienes raíces Rodolfo Hernández y de inmediato tendió la mano a sus opositores y críticos para intentar unir a una Colombia de varios rostros e intereses.

Cuando subió al escenario tras la victoria, ni el mismo Petro podía creer que fuera el presidente, aunque dijo haber soñado con ese momento. La tercera fue la vencida, perdió en 2010 cuando no tenía posibilidades reales y en 2018 contra el saliente mandatario conservador Iván Duque en el balotaje.

Su triunfo, sin embargo, no fue holgado. Según los resultados preliminares, obtuvo el 50,4% de los votos, suficientes para vencer en el balotaje a Hernández, que logró el 47% de los sufragios. El resultado anticipa que gobernará con la presión de la oposición, además de que no tendrá mayoría en el Congreso.

En su primer discurso le habló a esa otra mitad de Colombia que no votó por él y propuso un “gran diálogo nacional” que incluya a sus más férreos opositores para lograr consensos que le permitan hacer las ambiciosas reformas que prometió en campaña y que incluyen buscar una millonaria reforma fiscal para financiar programas sociales como educación superior gratuita y subsidios para madres cabezas de hogar.

“El triunfo que Petro muestra que la estrategia de miedo, de odio y de estigmatización hacia la izquierda ya no funciona en Colombia como política para ganar votantes”, dijo a The Associated Press Elizabeth Dickinson, analista senior para Colombia del International Crisis Group.

En Colombia la izquierda estuvo marginada debido a la asociación percibida con el conflicto armado del país, que se prolongó por cinco décadas con la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hasta que en el 2016 firmaron un acuerdo de paz con el Estado. En su juventud, Petro militó en la guerrilla M-19 de naturaleza nacionalista y antiimperialista, hasta que dejó las armas en 1991 en otro acuerdo de paz.

Con Petro, Colombia se une al grupo de países latinoamericanos que eligieron gobiernos de izquierda, como Pedro Castillo, en Perú; Xiomara Castro, en Honduras y Gabriel Boric, en Chile. La otra elección pendiente en la región es en octubre en Brasil, donde el izquierdista y exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva lidera las encuestas en Brasil.

Tras la victoria de Petro, todos lo felicitaron, incluido el gobierno de Estados Unidos, con quien el izquierdista ha dicho que cambiará los acuerdos impulsados hasta ahora, incluidos los relacionados con la lucha contra el narcotráfico y que han significado la presencia de agentes estadounidenses en territorio colombiano.

“Le propongo a América latina integrarnos más decididamente… no sólo porque tengamos la sangre latina, también la afro, la indígena ancestral”, dijo Petro en su discurso, en el que planteó a los “gobiernos progresistas” que es “insostenible” un futuro sustentado en “los altos precios del petróleo, del carbón y del gas”. En campaña prometió no otorgar nuevas licencias de explotación petrolera ni permitir el fracking, una técnica utilizada para sacar gas y petróleo de rocas profundas utilizando agua con químicos a alta presión.

Petro intentó disipar los miedos que aún tienen sus detractores, que advertían que Colombia viraría hacia el comunismo y se convertiría en “otra Venezuela”. En su discurso ante cientos de sus seguidores en Bogotá y divulgado en directo en redes sociales, aseguró que “vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia, no porque lo adoremos, sino porque tenemos primero que superar la pre modernidad en Colombia, el feudalismo en Colombia, los nuevos esclavismos”.

El presidente electo prometió en campaña sacudir las relaciones exteriores con Venezuela y Estados Unidos. Por un lado, planea reanudar las relaciones diplomáticas con el gobierno de Nicolás Maduro, al que Duque no reconoce como legítimo y con el que rompió relaciones desde 2019. Además, buscará liderar la lucha contra el cambio climático para proteger la selva amazónica, para lo cual buscaría un diálogo con Estados Unidos sobre las altas emisiones de gases efecto invernadero. Con el país norteamericano también plantea revisar el tratado de libre comercio firmado hace una década y la estrategia de lucha contra las drogas.

“Petro puede trabajar con Estados Unidos muy pragmáticamente… la relación va a seguir siendo fuerte. Pero a Petro le va a gustar replantear el tema de erradicación de cultivos ilícitos. Creo que el mandato de Petro y los intereses de implementar el acuerdo de paz significan un cambio de política en la política de drogas, lo cual debe ser negociado con Estados Unidos, que provee financiación”, aseguró Dickinson.

A nivel interno, Petro y Márquez han prometido gobernar para “los nadies y las nadies”, es decir, las minorías y los pobres, que en Colombia alcanzan el 39% de la población, según cifras oficiales del 2021.

“Que el viejo y la vieja puedan tener una pensión, que el joven y la joven puedan tener una universidad, que el niño y la niña pueden tener la leche y el pan y la carne no sea un objeto de lujo”, dijo Petro.

Con Márquez, Colombia lleva a un cargo de poder a una afrocolombiana y líder ambientalista ganadora en 2018 del The Goldman Environmental Prize, quien sufrió en carne propia la persecución por su liderazgo, por su oposición a la minería ilegal, ha recibido amenazas y un atentado con una granada en 2019.

“Vamos por la paz de manera decidida, con amor, sin miedo… vamos las mujeres a erradicar el patriarcado de nuestro país. Vamos juntos a erradicar el racismo estructural”, dijo Márquez en la noche del domingo mientras la multitud coreaba “¡Sí se pudo!”.
———
Con información de AP

Continue Reading

Agencias

Tras 100 dias de guerra , Rusia tiene el 20% del control en Ucrania

Published

on

EP New York/agencias

100 días de guerra en Ucrania y Rusia no se quiere ir

Ucrania/agencias— Cuando Vladimir Putin envió las tropas rusas a Ucrania a fines de febrero, juró que no ocuparía el país vecino, pero al cumplirse el centésimo día de la invasión el viernes, parece cada vez más improbable que Rusia entregue el territorio que ha tomado.

El rublo es ahora moneda corriente en la región sureña de Jersón, junto con la grivna ucraniana. A los habitantes de esa zona y las partes controladas por Rusia en la región de Zaporiyia se les ofrece y entrega pasaportes rusos. Los gobiernos instalados por el Kremlin en ambas regiones hablan de planes para convertirse en parte de Rusia.

Los líderes respaldados por Moscú de las zonas separatistas en Donbás, en el este de Ucrania, que es mayoritariamente rusoparlante, han expresado las mismas intenciones. Putin reconoció las autoproclamadas repúblicas separatistas como Estados independientes dos días antes de la invasión. Los combates se han intensificado en el este, a medida que Rusia busca “liberar” a todo Donbás.

El Kremlin no ha expresado sus intenciones para con las ciudades, pueblos y aldeas que ha bombardeado con misiles, rodeado y finalmente capturado.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo el viernes que las fuerzas rusas han cumplido su tarea principal de proteger a los civiles en las zonas bajo control de los separatistas. Añadió que han “liberado” partes de Ucrania y que “esta obra continuará hasta que se cumplan todos los objetivos de la operación militar especial”.

En un mensaje por video en ocasión de los primeros 100 días de la guerra, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, dijo que su país no se rendirá fácilmente ante la agresión rusa y que se ha demostrado capaz de resistir meses de ataques de un adversario mucho más grande.

Hemos defendido Ucrania durante 100 días. La victoria será nuestra”, aseguró.

Los analistas políticos dicen que para Rusia, anexar tierras de Ucrania nunca fue el objetivo principal de la invasión, pero agregan que Moscú difícilmente cederá sus conquistas militares.

“Desde luego, (Rusia) tiene la intención de quedarse”, comentó Andrei Kolesnikov, del instituto de estudios Carnegie Endowment for International Peace. Para Rusia, “es lamentable ceder lo que ha ocupado, aunque no era parte del plan original”.

Putin ha descrito vagamente los objetivos de la invasión, cuyo propósito era la “desmilitarización” y “desnazificación” de Ucrania. La opinión generalizada era que el Kremlin instalaría un gobierno allegado en Kiev para impedir que Ucrania ingresara a la OTAN y tomara otras medidas para alejarse de la esfera de influencia rusa.

En los primeros días de la guerra, Rusia ocupó una buena parte de Jersón y la vecina Zaporiyia, pasó a controlar la mayor parte de la costa del mar de Azov y se aseguró un corredor terrestre parcial a la península de Crimea, que Rusia arrebató a Ucrania en 2014.

La recepción local no fue precisamente cordial. Los vecinos de Jersón y Melitopol salieron a las calles a enfrentar a las fuerzas rusas. Funcionarios ucranianos advirtieron que Rusia podría celebrar un referendo en Jersón para declarar un Estado independiente en la región.

Reemplazaron a los alcaldes y otros funcionarios desaparecidos —secuestrados, según funcionarios y la prensa ucranianos— por gente con posiciones favorables al Kremlin. Izaron banderas rusas y las emisiones estatales rusas reemplazaron los canales de TV ucranianos para promover la versión de Moscú sobre la invasión.

Este mes se introdujo el rublo ruso como segunda moneda oficial en Jersón y Zaporiyia —al menos en las partes controladas por Rusia— y las administraciones prorrusas empezaron a ofrecer un “pago social por única vez” de 10.000 rublos (unos 163 dólares) a los pobladores.

Altos funcionarios rusos empezaron a recorrer las regiones y destacar sus perspectivas de integración a Rusia. El viceprimer ministro Marat Khusnullin visitó Jersón y Zaporiyia a mediados de mayo y dijo que podrían pasar a ser parte de “nuestra familia rusa”.

Un dirigente del partido oficialista Rusia Unida, Andrei Turchak, lo dijo sin vueltas en una reunión con habitantes de Jersón: “Rusia está aquí para siempre”.

Miembros de las administraciones prorrusas de ambas regiones anunciaron rápidamente que estas pedirán su incorporación a Rusia. Aunque no está claro si y cuándo sucedería, Rusia está sentando las bases.

Una oficina de los servicios de migración rusos en Melitopol empezó a recibir solicitudes de ciudadanía rusa en un trámite acelerado que Putin extendió a los habitantes de las regiones de Jersón y Zaporiyia. Este trámite fue aplicado por primera vez en 2019 en las zonas de Donbás controladas por rebeldes, donde más de 700.000 personas han recibido pasaportes rusos.

Oleg Kryuchkov, un funcionario de la Crimea anexada a Rusia, dijo que las dos regiones del sur han pasado a proveedores de internet rusos. La prensa estatal mostró filas de personas que buscaban adquirir tarjetas SIM rusas. Kryuchkov dijo que ambas regiones adoptaban el código de país ruso, +7, en lugar del ucraniano +380.

El legislador ruso Leonid Slutsky, miembro de la delegación rusa en las estancadas conversaciones de paz, dijo que podría haber referendos sobre la incorporación de Donbás, Jersón y Zaporiyia en julio.

Peskov, el vocero del Kremlin, respondió con evasivas cuando se le preguntó si las autoridades rusas planeaban realizar votaciones en esas zonas y dijo que dependería del desarrollo de la ofensiva rusa. Él y otros funcionarios rusos han dicho reiteradamente que la determinación del estatus futuro depende de los habitantes locales.

Tatyana Stanovaya, fundadora y directora general de R.Politik, un grupo de reflexión independiente sobre la política rusa, cree que Putin no quiere precipitarse con los referendos y correr el riesgo de que sean denunciados como una farsa.

“Quiere que el referendo sea real, para que Occidente pueda ver que, efectivamente, Rusia tenía razón, que el pueblo quiere vivir con Rusia”, declaró Stanovaya.

Petro Kobernyk, de 31 años, activista de una organización no gubernamental que huyó de Jersón con su esposa, dijo que la represión rusa comenzó desde los primeros días de la ocupación.

Describió la vida en Jersón como sombría. Con el cierre de muchas tiendas, la ciudad “se ha convertido en un mercado interminable donde la gente intercambia productos por medicamentos y alimentos”.

También hay algunos en Ucrania han dado la bienvenida a las acciones de Rusia.

Vadim Romanova, un joven de 17 años de la devastada ciudad portuaria de Mariúpol, dijo que uno de sus sueños se ha hecho realidad. “Yo quería vivir en Rusia desde que era pequeño y ahora me doy cuenta de que ni siquiera tengo que mudarme a ningún lado”, afirmó.

AP noticias

Continue Reading

Agencias

Atender a los heridos , gran dilema de la guerra en Ucrania

Published

on

EP New York/ agencias

POKROVSK, Ucrania (AP) — Esperan en sillas de ruedas y en camillas, en ambulancias y en andenes de estación. Personal médico coloca rampas y lleva a los pacientes al tren medicalizado que los llevará al oeste, lejos de los combates que asolan el este de Ucrania.

El tren gestionado por la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) es una línea de salvación para hospitales sobrepasados en ciudades y pueblos cerca de las líneas del frente en Ucrania, que luchan por atender al aluvión de heridos de la guerra además de a los enfermos habituales.

“Desde que comenzó la guerra, la capacidad hospitalaria en el este está bajo presión”, dijo Yasser Kamaledin, coordinador de proyectos de emergencias de MSF para el tren de evacuación médica, que incluye una unidad de cuidados intensivos.

“La idea de esta actividad es apoyar a los hospitales que están más cerca del frente, liberar algo de capacidad de camas para que puedan recibir más pacientes de los ataques, del conflicto, pero también a otros pacientes crónicos”, dijo Kamaledin.

Desde que empezó a operar el 31 de marzo, el tren ha trasladado a casi 600 personas a hospitales en zonas más seguras en el oeste de Ucrania, una treintena de ellos el pasado domingo.

Uno era Mykola Pastukh, de 40 años. El sábado resultó herido por un mortero cerca de Sievierodonetsk cuando intentaba llevar ayuda humanitaria a la ciudad, sometida a un intenso ataque de fuerzas rusas en su ofensiva para tomar territorio ucraniano en el este.

Aún tenía metralla dentro, dijo mientras esperaba de pie en el andén, con el brazo derecho protegido en un cabestrillo bajo la camisa. Necesitaba cirugía, pero el hospital Lysychansk, una ciudad cerca de Sievierodonetsk que también sufre intensos ataques rusos, simplemente no tenía capacidad para ello. De modo que lo evacuaban a Leópolis, en el oeste de Ucrania, para la operación.

Otros trenes convencionales de evacuación llevan enfermos y ancianos al oeste, pero el de MSF tiene equipamiento especial para atender a los pacientes.

La presión sobre los hospitales orientales de Ucrania es evidente sobre todo tras un ataque, cuando llega una víctima detrás de otra.

La semana pasada, médicos de la localidad de Pokrovsk empujaban al hospital la camilla de un paciente con heridas graves en la cabeza, mientras médicos con la mandíbula apretada por la tensión clasificaban a los pacientes heridos por dos cohetes.

Sólo había un puñado de heridos. Pero el hospital está al límite. Opera con la mitad del personal que tenía antes, con sacos terreros apilados contra las ventanas cubiertas de tablones.

Antes de la guerra, “cuando había trabajo normal, teníamos 10 cirujanos, ahora tenemos cinco”, dijo el doctor Ivan Mozhaiev, de 32 años. Es el único cirujano que queda de los cinco que tenía su departamento.

El cambio radical en la naturaleza de su trabajo desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero ha añadido una carga extra a los médicos y enfermeras que permanecen en hospitales cerca de los combates.

“Antes atendíamos a la gente por enfermedades, en ocasiones había (casos de) trauma. Ahora tenemos que atender a gente por heridas de bala”, dijo el doctor Viktor Krikliy, responsable de cirugía en un hospital en la ciudad oriental de Kramatorsk.

Esa ciudad también sufre ataques. Más de 50 personas murieron y más de 100 resultaron heridas el 8 de abril cuando un misil golpeó la estación de tren.

Muchos trabajadores médicos se han marchado y el hospital ha tenido que cerrar varios departamentos, aunque sigue atendiendo a personas de la ciudad y de poblaciones cercanas. La sección donde trabaja Krikliy tiene dos departamentos de cirugía, que solían tener 15 cirujanos cada uno. Ahora sólo hay seis en cada uno. Ocurre lo mismo con las enfermeras, y los departamentos trabajan con aproximadamente la mitad del personal que tenían antes de la guerra.

El hospital de Kramatorsk, en la región de Donetsk, ya había tenido que lidiar con heridas de guerra. La región, junto con la vecina Luhansk, forma el Donbás, donde separatistas con apoyo ruso combaten contra fuerzas ucranianas desde 2014 y controlan zonas del este de Ucrania.

Krikliy también tuvo que operar a los heridos al inicio de esos combates, “pero la escala entre entonces y ahora es incomparable”, dijo. En 2014 eran soldados, pero esta es la primera vez que el personal médico de Kramatorsk ve muchos civiles heridos.

“No podíamos siquiera soñar en la pesadilla más terrible” que los civiles en Ucrania sufrirían heridas tan espantosas, señaló, y describió cómo había tenido que operar a niños pequeños a los que las explosiones les habían arrancado miembros.

Pese al peligro y al coste emocional que supone trabajar en esas condiciones, Krikliy no tiene intención de marcharse.

“Somos cirujanos. Nuestra labor es operar a la gente y tratarla. Si todo el mundo se marcha, ¿quién se supone que va a hacer el trabajo?”, dijo. “Nadie dice que seamos un escuadrón suicida o que busquemos una forma de morir en algún sitio. Pero (…) hacemos nuestro trabajo. Y seguiremos haciéndolo”.

 

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares