Connect with us

EE.UU

Luego de 44 años las nuevas leyes de Trump arriesgan las políticas sobre el aborto

Published

on

Enfoque Periodístico /EE.UU

Los adversarios del aborto en Estados Unidos sueñan con derrotar a su enemigo jurado, ‘Roe v. Wade’, el nombre de la decisión judicial que establece el derecho de las mujeres a interrumpir voluntariamente el embarazo. Sin embargo, pese a contar con el apoyo del presidente Trump, esta lucha será ardua.

Después de que miles de personas se manifestaran en Washington el viernes pasado, los simpatizantes ‘pro-vida’ renovaron la esperanza de anular este fallo histórico de la Corte Suprema, que legalizó el aborto en todo el país hace 44 años.

El contundente fallo tuvo lugar el 22 de enero de 1973. Con una mayoría de siete jueces contra dos, el alto tribunal definió aquel día un marco limitado dentro del cual, en virtud de su derecho a la privacidad, una mujer puede interrumpir legalmente su embarazo.

‘Roe versus Wade’ (‘Roe contra Wade’) marca el epílogo de un proceso judicial que se había iniciado tres años antes en el estado de Texas (sur).

Embarazada por tercera vez, Norma McCorvey, una madre soltera que tuvo una infancia difícil, había querido abortar. Texas lo permitía entonces solo en caso de peligro para la madre o el niño. Asesorada por dos abogadas feministas, McCorvey decidió acudir a la justicia bajo el seudónimo de Jane Roe y se enfrentó al fiscal de Dallas, Henry Wade. Su hijo nació, pero el caso siguió su curso hasta llegar a la mayor jurisdicción de Estados Unidos. Ironías de la historia, McCorvey se volvió posteriormente una ferviente opositora del aborto, convertida en protestante evangélica y después en católica. En otro plano, declaró ser homosexual y se sometió a una cirugía de cambio de sexo.

 Reiteradas agresiones contra ‘Roe’

Al igual que su protagonista, el fallo ‘Roe v. Wade’ ha tenido una existencia turbulenta y su alcance se ha ido reduciendo por decisiones posteriores de la Corte Suprema. El aporte principal de la sentencia ha sobrevivido, sin embargo, cumpliendo su papel de cortafuegos en momentos en que el derecho al aborto ha estado bajo el ataque de los legisladores en los estados de mayoría republicana.

La victoria electoral de Donald Trump supone un cambio de coyuntura. La Casa Blanca y el Congreso están ahora controlados por los adversarios del aborto y, en la gran marcha antiaborto del viernes, el vicepresidente Mike Pence dijo que era un momento “histórico” respecto al asunto.

Trump nombrará este martes a un juez antiaborto para el noveno puesto vacante de la Corte Suprema, instaurando un nuevo equilibrio de poder: cuatro jueces progresistas frente a cinco conservadores, de los cuales uno, Anthony Kennedy, se ha unido en ocasiones a los progresistas en decisiones sobre el aborto. Si el presidente estadounidense logra nombrar a otro juez en su mandato, el equilibrio se rompería.

“El derecho al aborto para las mujeres ahora está en serio peligro, teniendo en cuenta las intenciones de Trump y la probabilidad de que al menos otro juez se retire de la Corte Suprema en los próximos cuatro años”, dijo Sherry Colb, una especialista del tema de la Cornell Law School. “Si al menos un juez entre los cinco considerados favorables al aborto deja sus funciones”, advierte, “entonces ‘Roe v. Wade’ podría ser anulado por cinco votos”.

 “Grave peligro”

En este caso, los estados serían libres de restringir el derecho al aborto y un Congreso republicano podría aprobar una gran ley nacional en contra.

“Las consecuencias más graves las soportarían las mujeres pobres sin medios para viajar adonde el aborto es legal”, advierte Colb. En Estados Unidos las vías para restringir la interrupción del embarazo son variadas: prohibición de ciertos métodos médicos, retrasos en los tiempos de espera impuestos a las mujeres, complicaciones administrativas para los médicos que realizan abortos, concesión de personalidad jurídica para el feto, etc.

En un estudio publicado este mes por el instituto de investigaciones Pew, siete de cada 10 estadounidenses dicen oponerse a la anulación de ‘Roe v. Wade’. Y de acuerdo con un sondeo de Quinnipiac divulgado el viernes, el 64% de los estadounidenses cree que el aborto debe seguir siendo legal, mientras el 31% cree lo contrario.

Michael Dell, un experto legal del tema, considera que será difícil revertir ‘Roe v. Wade’, firmemente arraigado en la doctrina jurídica por cuatro décadas de aplicación. “Incluso si Trump consigue designar a dos o tres jueces de la Corte Suprema, la regla del precedente (respeto de la jurisprudencia establecida) hará improbable la eventualidad de que el Tribunal Supremo anule totalmente ‘Roe v. Wade'”, enfatiza. “Sin embargo, el derecho constitucional al aborto se verá considerablemente reducido”.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Agencias

Congreso de EE.UU aprueba nuevo festivo federal.

Published

on

EP New York/washington

WASHINGTON — Estados Unidos pronto tendrá un nuevo feriado federal con el que se conmemorará el fin de la esclavitud en la nación.

La Cámara de Representantes aprobó el miércoles por 415 votos a favor y 14 en contra convertir el 19 de junio en el 12mo feriado federal. La iniciativa será enviada al presidente Joe Biden y se espera que la promulgue.

El Juneteenth, o día de la emancipación, conmemora el día en el que los últimos esclavos afroestadounidenses se enteraron de que eran libres. Los soldados confederados se habían rendido en abril de 1865, pero los últimos esclavos negros se enteraron hasta el 19 de junio, cuando los soldados de la Unión anunciaron la noticia de la libertad en Galveston, Texas. Esto sucedió alrededor de 2 años y medio después de la Proclamación de Emancipación con la que se declaró la libertad de los esclavos en los estados del sur.

Será el primer nuevo feriado federal desde la creación del Día de Martin Luther King Jr. en 1983.

“Nuestros feriados federales son pocos de manera deliberada, y con ellos se reconoce a los hitos más importantes”, dijo la representante demócrata Carolyn Maloney. “No se me ocurre otro hito más importante para conmemorar que el fin de la esclavitud en Estados Unidos”.

El Senado aprobó la medida el martes mediante un acuerdo unánime de consentimiento que acelera el proceso para la consideración de iniciativas. La objeción de un solo senador puede bloquear esos acuerdos.

“Por favor, hagamos lo mismo que el Senado. Votemos unánimemente para la aprobación”, solicitó el representante demócrata David Scott a sus colegas.

Varios miembros del Caucus Negro de la Cámara de Representantes se pronunciaron a favor de la iniciativa desde la tribuna. La representante demócrata Bonnie Watson Coleman dijo que consideraba al Juneteenth más como una conmemoración que una celebración debido a que representa algo que se demoró en ocurrir.

“También me recuerda lo que no tenemos hoy”, afirmó. “Y es el pleno acceso a la justicia, la libertad y la igualdad. Todo esto a menudo escasea en lo que toca a la comunidad negra”.

(Con inf de AP)

 

Continue Reading

Agencias

Sin críticas y acusaciones , Biden y Putin se reúnen en Ginebra

Published

on

EP New York/agencias

Sólo negocios en cumbre Biden-Putin; sin abrazos ni críticas
GINEBRA — El mandatario estadounidense Joe Biden y su homólogo ruso Vladimir Putin intercambiaron palabras cordiales y concertaron modestos avances en el control armamentista y la diplomacia bilateral, pero concluyeron el miércoles su reunión en Suiza en gran medida donde la empezaron: con profundas diferencias sobre derechos humanos, ciberataques, intromisión electoral y otras cuestiones.

Ambos gobernantes alcanzaron un acuerdo importante, pero que difícilmente cambiará su relación, para reinstalar a sus embajadores en Moscú y Washington después de que fueron retirados tras deteriorarse la relación bilateral en los últimos meses. Y acordaron comenzar a trabajar sobre un plan para afianzar el último tratado vigente que limita las armas nucleares de las dos naciones.

Sin embargo, en sus tres horas de conversaciones a orillas del lago Ginebra, los dos se mantuvieron firmes en las mismas posiciones en las que habían comenzado.

“No creo que él modificará su comportamiento”, declaró Biden en una conferencia de prensa posterior a la reunión, cuando le preguntaron qué evidencia vio de que el exagente de la KGB pudiera modificar sus maneras y acciones. “Lo que hará cambiar su comportamiento es que el resto del mundo reaccione ante ellos, y que su posición ante el mundo disminuya. No estoy seguro de nada”.

Tanto la Casa Blanca como el Kremlin habían anticipado pocos resultados antes de la cumbre. Al término de ésta emitieron una declaración conjunta en la que dijeron que su reunión mostró el “trabajo práctico que nuestros dos países pueden hacer para impulsar nuestros intereses mutuos y también beneficiar al mundo”.

Pero una y otra vez, Biden sólo respondió “ya veremos” cuando evaluó si redituarán resultados las discusiones sobre el poderío nuclear, la ciberseguridad y otras cuestiones espinosas.

En sus respectivas conferencias de prensa consecutivas al término de la cumbre, Biden y Putin dejaron ver claramente que llegar a la raíz de las tensiones entre Estados Unidos y Rusia seguirá siendo una tarea enormemente difícil. Un ejemplo fue el momento en que ambas partes, al menos en declaraciones públicas, esbozaron realidades drásticamente distintas sobre asuntos cibernéticos.

Biden llegó a la cumbre exigiendo a Putin poner fin a la ola de ataques de ransomware y a la ciberseguridad originados en Rusia que han estado dirigidos a empresas y agencias gubernamentales en Estados Unidos y el mundo. Pero cuando la reunión llegó a su fin, no hubo evidencias de que se haya logrado algún progreso más allá del nivel superficial.

Biden manifestó que le dejó claro a Putin que si Rusia cruzaba ciertas líneas rojas —incluyendo ir tras infraestructura importante en Estados Unidos—, su gobierno respondería y “las consecuencias de eso serían devastadoras”.

Por su parte, Putin continuó insistiendo en que Rusia no tenía nada que ver con esas intrusiones cibernéticas a pesar de que los servicios de inteligencia estadounidenses indican lo contrario

“La mayoría de los ataques cibernéticos en el mundo se efectúan desde el territorio cibernético de Estados Unidos”, declaró Putin, quien también mencionó en su lista a Canadá, dos países latinoamericanos a los que no identificó y Gran Bretaña.

Si bien Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña efectúan ciberespionaje, los ataques más perjudiciales registrados los han realizado hackers rusos apoyados por el Estado o delincuentes de habla rusa que solicitan rescates y actúan con impunidad en Rusia y naciones aliadas.

De hecho, el peor de los ciberataques fue atribuido por Estados Unidos y la Unión Europea a la agencia militar de inteligencia GRU de Rusia, incluido el virus NotPetya que causó daños económicos por más de 10.000 millones de dólares en 2017, afectando a compañías que incluyen a la gigante naviera Maersk, la farmacéutica Merck y la empresa de alimentos Mondolez.

___

El periodista de The Associated Press Zeke Miller y  Daniel Kozin contribuyeron a este despacho.

Continue Reading

Agencias

“Floyd” , un juicio de esperanza para la comunidad afroestadounidense

Published

on

EP New York/agencias

El juicio de Floyd da algo de esperanza a la comunidad negra

MINNEAPOLIS, Minnesota, EE.UU. — El alivio, aunque sea fugaz y temporal, es un sentimiento que los afroestadounidenses rara vez han sentido en Estados Unidos: desde la esclavitud a la segregación de Jim Crow y persistentes castigos por ser negro, ha sido difícil dar un soplo de aire fresco libre de opresión.

Sin embargo, la condena del expolicía Derek Chauvin por asesinar a George Floyd hace casi un año permitió que muchos en Minneapolis y en todo el país liberasen algo de la ansiedad acumulada, y vieran un atisbo de esperanza.

Pero, ¿qué forma podría tomar esa esperanza?

La sentencia para Chauvin -declarado culpable de asesinato y homicidio por presionar el cuello de Floyd con la rodilla, asfixiándole hasta que dejó de moverse el pasado mayo- mostraba de nuevo a los afroestadounidenses y a sus compatriotas que el sistema legal puede reconocer el valor de las vidas negras.

O, al menos, puede exigir responsabilidades a un policía blanco de Minnesota por lo que muchos declararon como un claro acto de asesinato hace meses.

“Este podría ser el principio de la restauración en la creencia de que el sistema de justicia puede funcionar”, dijo el activista de derechos civiles Martin Luther King III, una opinión muy repetida el martes.

“Pero tenemos que mantenernos en la batalla de una forma pacífica y no violenta, y hacer demandas”, añadió. “Esto ocurre desde hace años, y un caso, un veredicto, no cambia cómo ha operado el racismo sistemático en nuestro sistema”.

Alexandria De La Cruz, una madre de Minneapolis, llevó a su hija de siete años al cruce donde fue asesinado Floyd, ahora llamado Plaza George Floyd. Junto a los cientos de personas reunidos allí -negros, blancos y otros- De La Cruz estalló en vítores cuando se anunció que Chauvin había sido condenado por los tres cargos que afrontaba.

“Siento alivio de que el sistema de justicia funciona, hoy está funcionando”, dijo De La Cruz.

Su hija, Jazelle, llevaba una sudadera con capucha con el mensaje “Dejen de matar a gente negra”. Quizá es un recordatorio, dijo su madre, de que aún queda tarea por hacer para asegurar que la sensación de alivio no es tan pasajera esta vez.

“Es importante traerla (a la plaza) para que pueda ver lo que le ocurre a nuestra gente, para que pueda ver lo que es este país de verdad”, dijo De La Cruz.

Los afroestadounidenses han vivido momentos similares antes. En los últimos años han seguido las condenas de los agentes que mataron a Oscar Grant, Laquan McDonald y Walter Scott. Sin embargo, las familias de algunas de esas víctimas siguen reclamando más responsabilidades a una cultura policial que nunca ha demostrado cambios o reformas significativas tras las condenas a agentes.

Incluso antes de que terminara el juicio a Chauvin, el país y la región de las Ciudades Gemelas se vieron conmocionados por otra muerte de un hombre negro desarmado a manos de la policía. Esta vez fue Daunte Wright, de 20 años, que fue baleado en Brooklyn Center, unos 16 kilómetros (10 millas) al norte de Minneapolis.

Keith Ellison, el primer secretario de Justicia negro de Minnesota, dijo que la decisión del jurado era un recordatorio de lo difícil que ha sido conseguir cambios duraderos y evitar la inestabilidad y la desobediencia civil que envolvió al país y a parte del mundo el verano pasado.

Ellison añadió que Estados Unidos conoce y en gran parte ignora las causas del descontento en las comunidades negras. Hace más de un siglo, las comisiones de Kerner y McComb advirtieron en sus estudios sobre protestas raciales en contra de hacer precisamente eso.

“Aquí estamos, en 2021 aún abordando el mismo problema”, dijo Ellison. “Esto tiene que terminar. Necesitamos justicia auténtica. Eso no es un caso. Eso es una transformación social que dice que nadie está por debajo de la ley, y nadie está por encima”.

Rashad Robinson, presidente del grupo de justicia racial Color of Change, expresó una opinión similar.

“No podemos tener, cada una de las veces, alzamientos populares para conseguir justicia, ni deberíamos tener que mantener una conversación sobre exigir responsabilidades a los agentes de policía cando van por ahí matándonos”, dijo Robinson.

De modo que, una vez más, ¿a qué podrían aspirar los afroestadounidenses después del juicio a Chauvin?

La cuestión no puede limitarse a poner más policías ante un juez y un jurado, o encarcelar a más agentes, dijo Miski Noor, activista del grupo de las Ciudades Gemelas Black Visions Collective.

“En realidad eso no detiene los asesinatos de personas negras”, dijo Noor. “Tratamos de llegar a un mundo en el que no se pierdan vidas, en el que la gente negra de verdad pueda vivir”.

Esa es la esperanza.

Por mucho alivio que lleven los veredictos a la familia Floyd, nadie lo ve como un final feliz en la búsqueda de la justicia. Y aún hay otros tres expolicías de Minneapolis a la espera de juicio por su papel en el caso.

Brandon Williams, sobrino de Floyd, describió el veredicto como “un momento decisivo para Estados Unidos”.

“Es algo que este país necesitaba desde hacía tiempo”, dijo. “Necesitamos que todos y cada uno de los agentes rindan cuentas. Y hasta entonces, sigue dando miedo ser un hombre o una mujer negros en Estados Unidos al encontrarse con la policía”.

Presidente Biden y el caso “Floyd”

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, exigió este martes que el Congreso apruebe reformas de las prácticas policiales en el país para estar “a la altura del legado” del afroamericano George Floyd, después de que el expolicía Derek Chauvin fuera declarado culpable de su muerte.

En un discurso en la Casa Blanca, Biden describió el veredicto como “un paso gigante en la marcha hacia la justicia”, pero dijo que “no es suficiente” para combatir el “racismo sistémico” en Estados Unidos.

Con inf. de AP noticias

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares