Connect with us

Articulos Destacados

Triunfo taliban en Afganistán pone en riesgo liderzgo de occidente

Published

on

EP New York/ opinión

OCCIDENTE, SIN RUMBO NI LIDERAZGO, EN PELIGRO

La derrota de los Estados Unidos en la guerra de Afganistán, dejando en el poder a los talibanes y abandonando a su suerte a la administración instalada por los occidentales en Kabul, significa una dura derrota para Occidente y el avance del totalitarismo frente a la democracia. Las consecuencias de esta debacle pueden ser fatales para el mundo libre.

por Ricardo Angoso

Occidente, liderado por los Estados Unidos, la OTAN y los principales países europeos, ha sido derrotado y humillado en Afganistán. La retirada caótica, vergonzante, desordenada y precipitada de Kabul, abandonando a miles de colaboradores de las tropas occidentales durante estos veinte inútiles años, ha sido la guinda de la tarta de una desabrida guerra con sabor a desastre. Primero fue el  erróneo anuncio de Donald Trump, a bombo y platillo, de que las tropas norteamericanas saldrían del país, lo que alimentó el voraz apetito de los talibanes y precipitó al país al abismo, y después llegaría la retirada total programada (¿?) por el nuevo inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden.

El reconocimiento de los talibanes por Trump, que sirvió para torpedear y acabar con las negociaciones de Doha entre las autoridades de Kabul y el Talibán, precipitaron la ofensiva militar de los mismos y su rápida victoria, avanzando en todos los frentes, que les llevó a la capital de Afganistán y a conquistar todo el poder, mientras que el régimen instalado por los occidentales se derribaba como un castillo de naipes.Su presidente,  Ashraf Ghani, huyó cargado de maletas repletas de millones de dólares, abandonando a  su suerte a sus colaboradores y al maltrecho país. 

Entre ambos, Trump y Biden, han tirado a la basura veinte años de trabajo en Afganistán para democratizar y modernizar el país, miles de millones de dólares gastados en una inútil guerra y miles de muertos dejados en el camino. Este esfuerzo casi sobrehumano al final no ha servido para nada de nada, apenas para destruir materialmente y económicamente a Afganistán quizá por décadas. Cuatro presidentes norteamericanos, durante veinte largos años (2001-2021), bastaron para acabar en el mismo contexto político y en el mismo lugar, en un Kabul  nuevamente angustiado y dominado por la pesadilla del Talibán.

Pero aparte de estas consideraciones a la hora de hacer un balance de lo ocurrido, la guerra perdida de Afganistán nos deja muchas más lecciones. Estados Unidos pierde peso, influencia, prestigio y poder en esta zona del mundo, habiendo dejado el testigo a Rusia y China, que ya se aprestan a hacer negocios con los talibanes y a trabajar por la reconstrucción del país.

Pero también Irán sale ganando, contemplando la derrota de su sempiterno enemigo, los Estados Unidos, y consolidando así, al recomponer sus relaciones con los talibanes en los últimos tiempos, un eje de influencia y poder regional que arranca en Kabul y pasa por Irán mismo, Irak, donde los iraníes siguen armando a los grupos chiítas radicales, Siria, Líbano -país controlado por la guerrilla proiraní de Hezbolá- y concluye en Gaza, controlada por sus acólitos de Hamas. Nunca Teherán había tenido tanta fuerza y poder de desestabilizar a casi todos sus vecinos; Israel debe estar alerta.

RECOMPOSICIÓN DE LA OTAN Y UN NECESARIO EJÉRCITO EUROPEO

La OTAN, además, debe iniciar una revisión estratégica tras esta derrota rotunda y contundente, en la que varios de sus principales socios, entre los que destacan Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania, Polonia, España e Italia, tuvieron centenares de bajas y derrocharon ingentes recursos  en la reconstrucción del país. Desde el final de la Guerra Fría y la implosión de la Unión Soviética (1991), la OTAN quedó con un papel muy desdibujado y sin enemigos claros con los que batirse; extendió sus fronteras hasta Rusia, integrando al mundo poscomunista que había salido de la tutela soviética, y no supo definir sus nuevos intereses geoestratégicos ni sus enemigos.

En lo que respecta a la Unión Europea (UE), una vez definidas sus verdaderas fronteras tras la salida del Reino Unido, va quedando meridianamente claro que para su verdadera puesta en escena en el mundo necesita una verdadera diplomacia europea y un ejército con capacidad para operar en el exterior, liderar misiones internacionales y garantizar la defensa de las fronteras de Europa ante las nuevas amenazas y desafíos. No queda tan claro si realmente nuestros líderes políticos tienen voluntad de seguir adelante con el proyecto porque eso implicaría riesgos para las dos potencias que ahora lideran la UE, es decir, Francia y Alemania, que quizá prefieran seguir con esta diplomacia tutelada que inspiran desde hace años y en la que modelan a su antojo el proyecto, condicionado al resto de socios o imponiendo sus decisiones en materia de inmigración, seguridad fronteriza y otras materias, tal como han hecho en numerosas ocasiones.

Pese a todo, los desafíos para Occidente son ingentes y requerirán un trabajo de ingeniería política y un nuevo liderazgo, del que carecemos en estos momentos debido a la decadencia de los Estados Unidos, presente y permanente durante el mandato de Trump y agudizada ahora con Biden, y a la falta de nervio político en el interior de la UE. Se echa en falta la década de los ochenta, caracterizada por el hiperliderazgo de dirigentes como Ronald Reagan, el primer Bush, Margaret Thatcher, Helmut Kohl y Francois Mitterrand, y por haber sentado los rieles para la derrota del bloque comunista, la democratización de Europa Central y del Este, la reunificación alemana y la desintegración de la Unión Soviética. Europa era una fiesta compartida por unos Estados Unidos victoriosos, mientras que el mundo contemplaba atónito la sucesión vertiginosa de cambios y reformas.

Ahora todo es bien distinto y las cosas han tomado derroteros inesperados. Rusia está más fuerte que nunca en la escena internacional e impone su orden neoimperial en toda su periferia, habiendo ocupados territorios de Georgia, Moldavia, Ucrania e incluso Azerbaiyán, donde instaló recientemente una base militar para “observar” el proceso de paz de ese país con Armenia. La tiranía como forma de gobierno se ha impuesto en numerosos países del mundo, tales como Siria, Bielorrusia, Cuba, Nicaragua y Venezuela, por citar solamente algunos, y la democracia está seriamente cuestionada hasta en países miembros de la OTAN, como la Turquía del sátrapa Erdogan, que ha establecido una suerte de triple alianza con Rusia e Irán. Occidente, compuesto por la alianza fundamental a través del vínculo transatlántico entre los Estados Unidos y Canadá con Europa, observa impávido que se ha convertido en una suerte de fortín democrático acosado por el populismo creciente, la amenaza integrista, el auge del autoritarismo en el mundo, la inmigración creciente y desbordada y nuevas provocaciones, como los programas nucleares puestos en marcha por Irán y Corea del Norte.

La gran cuestión que planea sobre todos estos asuntos y  retos sobre la mesa, es ¿si los líderes occidentales, sin un verdadero liderazgo de los Estados Unidos en estos momentos, serán capaces nuevamente de vertebrar y articular respuestas desde la política y la diplomacia a todos estos asuntos, tal como lo hicieron tantas veces desde el final de la Segunda Guerra Mundial? O, por el contrario, si, perdidos en estereotiopadas visiones provincianas, acabarán dejando que la actual realidad multipolar acabe siendo liderada por países como China y Rusia, potencias ambas sin principios democráticos ni respetuosas con los derechos humanos, sino más bien lo contrario, como han demostrado tantas veces a lo largo de su historia. De ser así, la más negra de las noches puede estar por llegar a todo el planeta y la sombra del totalitarismo se asomará por todo el mundo libre. ¡Atentos!

Ricardo Angoso García , analista y columnista internacional. 
 

Agencias

Habrá efectos “catastróficos” en aeropuertos si gobierno activa tecnología 5G advierten aerolíneas

Published

on

EP New Yirk/agencias

Washington____ Las principales aerolíneas de EEUU pidieron este lunes al Gobierno estadounidense que bloquee la transmisión de señales 5G en un radio de 3,2 kilómetros (2 millas) alrededor de las pistas de aterrizaje de los aeropuertos, dos días antes de que se active esa tecnología.

Airlines for America, que representa a los principales transportistas de pasajeros y carga, advirtió de que, si eso no ocurre, el lanzamiento este miércoles 19 de las nuevas bandas de frecuencia 5G en Estados Unidos tendrá consecuencias “catastróficas” en las operaciones de las aerolíneas comerciales del país.

“El efecto dominó tanto en las operaciones de pasajeros como de cargamento, en nuestro personal y en la economía en general es simplemente incalculable”, indicó la asociación en una carta enviada a varios representantes del Gobierno federal.

“Para ser francos, el comercio de la nación se estancará”, agregó.

Las compañías advirtieron de que las nuevas bandas de frecuencia de 3,7 a 3,8 gigahercios (GHz), el llamado espectro de banda C, que brindará a las redes un mayor alcance geográfico y señales más rápidas, pueden provocar que muchos sistemas de seguridad de los aviones se vuelvan “inutilizables”.

En concreto, a las aerolíneas y los fabricantes de aviones como Airbus y American Boeing les preocupa que las nuevas señales 5G puedan interferir en los radioaltímetros de los aviones, que miden la distancia entre la aeronave y el suelo, así como los sistemas de datos que ayudan a los aviones a aterrizar.

Para hacer frente a esas preocupaciones, las compañías de telecomunicaciones AT&T y Verizon accedieron este mes a retrasar dos semanas el lanzamiento de las nuevas bandas de frecuencia 5G, hasta este miércoles 19 de enero.

El acuerdo del Departamento de Transporte de EEUU con esas compañías contempla la creación en hasta 50 aeropuertos de zonas donde se mitigará la interferencia de las señales 5G durante seis meses, pero las aerolíneas aseguraron en su carta que eso no impedirá que haya “restricciones en los vuelos”.

Las compañías, entre las que están American Airlines, United, Delta, JetBlue y Southwest, se quejaron de que en esa lista de aeropuertos no están los que tienen más tráfico del país, lo que puede provocar que se quede en tierra “la gran mayoría de los pasajeros y el cargamento”.

“En un día como ayer (en el que hubo un temporal de nieve en el este del país), más de 1,100 vuelos y 100,000 pasajeros quedarían afectados por cancelaciones, desvíos o retrasos”, alertaron.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) anunció este domingo que calcula que una docena de tipos de avión, que representan el 45 % de la flota de Estados Unidos, podrán aterrizar cuando las condiciones de visibilidad sean malas una vez que se activen las señales 5G.

La agencia planea aprobar otros tipos de avión en los próximos días y calcula que eso permitirá operar a 48 de los 88 aeropuertos más afectados por la interferencia de las nuevas bandas 5G, pero reconoció que aún así puede haber alteraciones en los vuelos del país.

La carta de las aerolíneas, a la que se sumaron compañías de logística como FedEx y UPS, afirma que, pese a esas medidas de la FAA, “hay porciones enormes de la flota operativa que podrían tener que quedar en tierra de forma indefinida”.

“Además del caos que eso provocará a nivel nacional, esta falta de aviones de fuselaje ancho utilizables tiene el potencial de dejar varados a decenas de miles de estadounidenses en el extranjero”, alega la misiva.

Con inf de AFP

Continue Reading

Agencias

¿Quién es Indira Cato , la hija desconocida de García Marquez?

Published

on

EP New York/agencias

La hija de Gabriel García Márquez, hasta ahora desconocida
BOGOTÁ — Una parte de la vida íntima del escritor colombiano Gabriel García Márquez se guardó en secreto de acuerdo a su propia voluntad: tenía una hija llamada Indira Cato, según confirmaron el lunes a The Associated Press dos familiares del Nobel de Literatura.

Indira es una joven mexicana de 31 años, quien lleva el apellido de su madre, la escritora y periodista mexicana Susana Cato, reveló el domingo el periodista Gustavo Tatis Guerra en El Universal de Cartagena, el mismo diario en el que Gabo ejerció por primera vez el periodismo.

“Indira decidió llevar el apellido de su madre, con la dignidad de quien forja su destino a pulso. Jamás ha reclamado el apellido de García Márquez, a quien la vida no le alcanzó para reconocerla y darle su apellido”, escribió Tatis.

Hasta ahora era público que Gabo tenía solo dos hijos: Rodrigo y Gonzalo, producto de su matrimonio con Mercedes Barcha Pardo, quien falleció en México en agosto de 2020. La existencia de su hija Indira era conocida por la familia, donde se mantuvo la reserva incluso luego de la muerte del escritor en abril de 2014.

“Es una noticia que a nosotros como familia no nos toma de sorpresa”, dijo a la AP Shani García-Márquez, sobrina del escritor, en una llamada telefónica desde la ciudad caribeña de Santa Marta. “Siempre como familia hemos sido muy respetuosos de las decisiones, el conocimiento de nuestra prima data de hace muchos años. Nuestros padres de alguna manera siempre nos dijeron que la voluntad era la reserva y siempre se ha manejado”, agregó.

La familia García Márquez rehusó compartir el contacto de Indira Cato por cuestiones de privacidad y hasta ahora la AP no ha logrado contactar a Cato para conocer su versión.

Gabriel Eligio Torres García, sobrino de Gabo, comentó a la AP que Indira tiene 31 años y, según ha conocido, habría sido Susana Cato quien pidió que su hija no llevara el apellido de su padre para que tuviera una vida “tranquila”.

Torres agregó que la joven nunca ha viajado a Colombia ni la conoce personalmente, sin embargo, se comunica con ella por redes sociales. “Me entero de Indira casualmente por mis primos, Gonzalo y Rodrigo, en algún momento en reunión lo comentamos. Lo que sí sé, por comentarios, es que Gabo todo el tiempo estuvo ahí pendiente de Indira, siempre que llegaba a México la iba a ver”, añadió Torres.

En su crónica, Tatis Guerra cuenta que Gabo habría escogido el nombre de su hija en honor a Indira Gandhi, primera mujer que gobernó India, y quien lo llamó a felicitarlo en 1982 cuando ganó el Premio Nobel de Literatura por su obra “Cien años de soledad”, y luego conoció personalmente en la VII Cumbre de los Países No Alineados.

El periodista agrega que Gabo y Susana Cato trabajaron juntos en los guiones de la película “Con el amor no se juega”, 1991, y el cortometraje “El espejo de dos lunas”.

La hija de Gabo es una productora de cine mexicana, participó en el documental sobre migrantes “Llévate mis amores”, 2014, dirigido por Arturo González Villaseñor.

“Lleva una vida muy artística, como varios de la familia, eso nos da mucha alegría, que ella por nombre propio brille que es lo que todo artista quiere. Gracias a Dios lo ha podido hacer”, indicó Shani.

Tatis Guerra dijo a la AP que no hubo una razón específica para que la historia fuera publicada el domingo luego de años de investigación y de buscar una forma de contarla para “no herir la fibra íntima de la familia García Márquez, de Susana y su hija Indira Cato”. El periodista aseguró que la historia estuvo a punto de ser publicada en diciembre de 2021, sin embargo, “lo más curioso de todo es que sin saberlo, por esos aparentes azares salió el 16 de enero, un día antes del cumpleaños número 31 de Indira Cato”.

Por ASTRID SUÁREZ/AP

Continue Reading

Agencias

4 de enero fecha límite de vacunación en EE.UU

Published

on

EP New York/agencias

4 de enero 2022 , fecha límite de vacunación para más de 85 mill. de trabajadores de EE.UU

NUEVA YORK 4 NOV – La mayoría de los trabajadores estadounidenses tendrán que estar vacunados para el 4 de enero de 2022, según las reglas federales publicadas hoy por el gobierno de Joe Biden, que considera al Covid-19 como un riesgo ocupacional.

De esta manera, se requerirá que casi 85 millones de trabajadores estadounidenses reciban la vacuna contra el Covid-19 antes del 4 de enero. Sin embargo, algunos trabajadores quedarán exentos, pero tendrán que realizar pruebas semanales.

Cualquier empleador que no cumpla con los requisitos antes de esa fecha podría enfrentar multas de casi 14.000 dólares por cada empleado, precisó un alto funcionario de la Casa Blanca.

Por otro lado, los empleados que no quieran vacunarse serán responsables de cubrir el costo de sus propias pruebas semanales. Al mismo tiempo, los empleadores deberán proporcionar tiempo libre remunerado para que los trabajadores se vacunen y se recuperen de cualquier efecto secundario a partir del 5 de diciembre, el mismo día en que los empleados no vacunados tendrán que comenzar a usar máscaras en el lugar de trabajo.

Los requisitos, que cubrirán a poco más de 84 millones de trabajadores, siguen una orden ejecutiva anunciada por el presidente Biden en septiembre.

Según la orden, las empresas con al menos 100 empleados deben asegurarse de que sus trabajadores estén completamente vacunados o se sometan a pruebas semanales de Covid-19.

La Casa Blanca emitió una serie de mandatos para los trabajadores que forman parte del gobierno federal y para el sector de la atención médica para alentar la vacunación contra el Covid-19.

La medida fue adoptada después de que un aumento de infecciones por coronavirus, impulsados por la variante Delta, abrumara a los hospitales y provocara un aumento en las muertes durante el verano.

Las regulaciones están dirigidas a los trabajadores de la salud y las empresas con 100 o más empleados, que cubren dos tercios de la fuerza laboral del país.

“Esto es bueno para la economía”, afirmó un alto funcionario de la Casa Blanca a la hora de justificar el plan nacional. Además de las multas para las empresas que no cumplan con el mandato, los hospitales podrían perder el acceso a los dólares de los programas Medicare y Medicaid.

Las medidas forman parte del nuevo y agresivo plan del presidente Biden para tratar de sofocar una pandemia que ensombreció su presidencia y obstaculizó la economía, debido en particular al alto grado de personas que decidieron no vacunarse.

La fecha del 4 de enero es un guiño a los grupos de la industria que insistieron en que la administración espere hasta después de las vacaciones para imponer mandatos en medio de una escasez de trabajadores.

Desde que asumió el cargo, la administración de Biden había evitado imponer mandatos de vacunas a nivel nacional, centrándose en cambio en incentivos para empresas e individuos. Pero con la llegada de la variante delta, un aumento en los casos pediátricos y zonas del país que siguen dudando en recibir una inyección, la estrategia de Covid-19 de Biden cambió en las últimas semanas.

“Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando. Y su negativa nos ha costado a todos”, alegó Biden sobre los estadounidenses no vacunados el 9 de septiembre cuando anunció su plan para redactar la regla. (ANSA).

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares