Connect with us

EE.UU

Voto latino dividido en elecciones de Estados Unidos

Published

on

EP New York/ elecciones USA 2020

“Unas de cal y otras de arena” , así está la opinión de los latinos en las elecciones más polarizadas en toda la historia electoral de Estados Unidos. Una división marcada por tres aspectos : la pandemia , el temor al socialismo y otros factores como la ayuda económica (politizada por ambos partidos) , el racismo y escándalos personales de ambos candidatos.

¿Hacia qué lado se inclina la balanza? 

El último sondeo hecho por la agencia EFE considera que los latinos llegan divididos a las elecciones en Estados Unidos, aunque no a partes iguales: al menos en los sondeos son más los que apoyan al demócrata Joe Biden que a un presidente Donald Trump que les reparte indistintamente cal y arena.

En una comunidad de unos 60 millones de personas y orígenes y creencias tan diversos como ésta, no es fácil la unanimidad.

La diferencia entre los latinos la representan en estas elecciones fundamentalmente cubanos y venezolanos que creen que votando a Trump vacunan a Estados Unidos contra el “socialismo”, afiliados al Partido Republicano, personas de tendencias conservadoras y admiradores y nostálgicos de figuras del estilo de los caudillos latinoamericanos.

MIEDO AL SOCIALISMO

El influencer cubano-estadounidense Alex Otaola es uno de los “Latinos for Trump” y como tal acudió a una reciente manifestación multitudinaria contra el comunismo en Miami, donde las viejas figuras del exilio y miles de cubano-estadounidenses aclamaron al presidente que busca continuar en la Casa Blanca cuatro años más.

“Es muy importante unirse entre todos los latinos de Estados Unidos para demostrar que ni el socialismo ni el comunismo son el camino”, afirmó a Efe Otaola, quien vestía una camiseta con certificado de “100% anticomunista” y se grabó a sí mismo con su celular en todo momento durante el acto.

Otaola, que días después publicó en Twitter una foto que se tomó con Trump, se declaró “muy orgulloso” de ser partidario del presidente y afirmó que “los jóvenes cubano-americanos son esencialmente anti-comunistas”.

“Venimos con adoctrinamiento desde Cuba”, señala.

Al otro extremo del país, en Los Ángeles (California), se expresa en la misma línea Juan Manuel Sierra, un colombiano que también ve en la opción demócrata riesgos del comunismo.

“Definitivamente es el mejor candidato. A la izquierda siempre le gusta oprimir las ideas del otro lado. Trump es el único que sabe pararles y decirles las cosas de frente. Sin miedo, así es cómo debería ser. Trump es un fenómeno aquí, en Estados Unidos, y en todo el mundo”, opina sobre cómo opera el magnate neoyorquino.

LAS FALTAS DE RESPETO DE TRUMP NO SE OLVIDAN

Yoaima Aguilar, cubana como Otaola pero partidaria de Biden, dice a Efe en otra caravana a favor del exvicepresidente que hay una “confusión ideológica” evidente cuando se dice que el exvicepresidente demócrata es socialista.

“Los cubanos confunden la democracia con la dictadura que ellos tienen en su país”, dice Aguilar, quien pide a los hispanos recordar las redadas masivas y la “cruel” separación de familias antes votar por Trump.

Trump y su equipo insisten en esta campaña en que Biden es un “títere” de los radicales del Partido Demócrata que si llegan al poder van a imponer el caos y el comunismo.

En 2016 agitaron el fantasma de los “bad hombres”, los mexicanos violadores y delincuentes que entran ilegalmente a Estados Unidos y ponen en peligro a una nación que paradójicamente se precia de ser tierra de inmigrantes y que, sin embargo, debe construir un muro en la frontera con México.

Precisamente, este tipo de comentarios han sentado muy mal a Luis Gutiérrez, un estadounidense de padres mexicanos que reside en Santa Ana, una ciudad al sur de Los Ángeles.

Su mayor preocupación con Trump es que ha sido irrespetuoso a lo largo de su mandato de cuatro años con “latinos, orientales y todo el mundo”.

“Para uno que es latino, tenemos una cultura en la que se trabaja mucho el respeto, uno tiene que trabajar con el otro para el bien del país, así que (creo) que alguien como Biden y (la candidata demócrata a la vicepresidencia, Kamala) Harris son lo mejor para ahorita”, reflexiona en declaraciones a Efe.

Los mexicanos y centroamericanos, repartidos por todo el país, pero asentados en mayor número de California, van a responderle ahora con sus votos votando a Biden.

Menos claro lo tiene otro “chicano” de la metrópoli angelina, Héctor Ruiz, que dice que votará por Biden porque Trump “tiene que irse” de la Casa Blanca, no porque le guste especialmente el aspirante demócrata.

“Me inclino por Biden; no sé si él es el hombre que necesitamos, lleva ya mucho tiempo en política, pero Trump tiene que irse”, asegura.

TENDENCIA A FAVOR DE LOS DEMÓCRATAS A NIVEL NACIONAL

Según una amplia encuesta de Univision, un 66 % de los hispanos registrados para votar en las elecciones del 3 de noviembre iban a votar por Biden y un 24 % por Trump.

Esa diferencia de 42 puntos a favor de Biden, muy superior a la que muestran las encuestas nacionales, indica que los hispanos no están tan polarizados como la sociedad en general.

Las diferencias se acortan en estados clave para las elecciones, como Florida y Arizona, mientras que es muy amplia en Texas y California, todos con grandes poblaciones latinas.

Lo que parece innegociable, según las encuestas, es que los hispanos de origen mexicano, los latinos más numerosos, con 37 millones de personas, y los puertorriqueños, los segundos, con 5,8 millones y también con agravios de Trump en la memoria, están con Biden mayoritariamente.

La colombiana Elina Romero tiene muy claro el legado de Trump sobre la población hispana en EE.UU.: “Los latinos estamos divididos, esta división fue creada por el actual presidente (…) que nos ha atacado, nos ha despreciado y no nos ha dejado ninguna buena herencia”.

Agencias

“Floyd” , un juicio de esperanza para la comunidad afroestadounidense

Published

on

EP New York/agencias

El juicio de Floyd da algo de esperanza a la comunidad negra

MINNEAPOLIS, Minnesota, EE.UU. — El alivio, aunque sea fugaz y temporal, es un sentimiento que los afroestadounidenses rara vez han sentido en Estados Unidos: desde la esclavitud a la segregación de Jim Crow y persistentes castigos por ser negro, ha sido difícil dar un soplo de aire fresco libre de opresión.

Sin embargo, la condena del expolicía Derek Chauvin por asesinar a George Floyd hace casi un año permitió que muchos en Minneapolis y en todo el país liberasen algo de la ansiedad acumulada, y vieran un atisbo de esperanza.

Pero, ¿qué forma podría tomar esa esperanza?

La sentencia para Chauvin -declarado culpable de asesinato y homicidio por presionar el cuello de Floyd con la rodilla, asfixiándole hasta que dejó de moverse el pasado mayo- mostraba de nuevo a los afroestadounidenses y a sus compatriotas que el sistema legal puede reconocer el valor de las vidas negras.

O, al menos, puede exigir responsabilidades a un policía blanco de Minnesota por lo que muchos declararon como un claro acto de asesinato hace meses.

“Este podría ser el principio de la restauración en la creencia de que el sistema de justicia puede funcionar”, dijo el activista de derechos civiles Martin Luther King III, una opinión muy repetida el martes.

“Pero tenemos que mantenernos en la batalla de una forma pacífica y no violenta, y hacer demandas”, añadió. “Esto ocurre desde hace años, y un caso, un veredicto, no cambia cómo ha operado el racismo sistemático en nuestro sistema”.

Alexandria De La Cruz, una madre de Minneapolis, llevó a su hija de siete años al cruce donde fue asesinado Floyd, ahora llamado Plaza George Floyd. Junto a los cientos de personas reunidos allí -negros, blancos y otros- De La Cruz estalló en vítores cuando se anunció que Chauvin había sido condenado por los tres cargos que afrontaba.

“Siento alivio de que el sistema de justicia funciona, hoy está funcionando”, dijo De La Cruz.

Su hija, Jazelle, llevaba una sudadera con capucha con el mensaje “Dejen de matar a gente negra”. Quizá es un recordatorio, dijo su madre, de que aún queda tarea por hacer para asegurar que la sensación de alivio no es tan pasajera esta vez.

“Es importante traerla (a la plaza) para que pueda ver lo que le ocurre a nuestra gente, para que pueda ver lo que es este país de verdad”, dijo De La Cruz.

Los afroestadounidenses han vivido momentos similares antes. En los últimos años han seguido las condenas de los agentes que mataron a Oscar Grant, Laquan McDonald y Walter Scott. Sin embargo, las familias de algunas de esas víctimas siguen reclamando más responsabilidades a una cultura policial que nunca ha demostrado cambios o reformas significativas tras las condenas a agentes.

Incluso antes de que terminara el juicio a Chauvin, el país y la región de las Ciudades Gemelas se vieron conmocionados por otra muerte de un hombre negro desarmado a manos de la policía. Esta vez fue Daunte Wright, de 20 años, que fue baleado en Brooklyn Center, unos 16 kilómetros (10 millas) al norte de Minneapolis.

Keith Ellison, el primer secretario de Justicia negro de Minnesota, dijo que la decisión del jurado era un recordatorio de lo difícil que ha sido conseguir cambios duraderos y evitar la inestabilidad y la desobediencia civil que envolvió al país y a parte del mundo el verano pasado.

Ellison añadió que Estados Unidos conoce y en gran parte ignora las causas del descontento en las comunidades negras. Hace más de un siglo, las comisiones de Kerner y McComb advirtieron en sus estudios sobre protestas raciales en contra de hacer precisamente eso.

“Aquí estamos, en 2021 aún abordando el mismo problema”, dijo Ellison. “Esto tiene que terminar. Necesitamos justicia auténtica. Eso no es un caso. Eso es una transformación social que dice que nadie está por debajo de la ley, y nadie está por encima”.

Rashad Robinson, presidente del grupo de justicia racial Color of Change, expresó una opinión similar.

“No podemos tener, cada una de las veces, alzamientos populares para conseguir justicia, ni deberíamos tener que mantener una conversación sobre exigir responsabilidades a los agentes de policía cando van por ahí matándonos”, dijo Robinson.

De modo que, una vez más, ¿a qué podrían aspirar los afroestadounidenses después del juicio a Chauvin?

La cuestión no puede limitarse a poner más policías ante un juez y un jurado, o encarcelar a más agentes, dijo Miski Noor, activista del grupo de las Ciudades Gemelas Black Visions Collective.

“En realidad eso no detiene los asesinatos de personas negras”, dijo Noor. “Tratamos de llegar a un mundo en el que no se pierdan vidas, en el que la gente negra de verdad pueda vivir”.

Esa es la esperanza.

Por mucho alivio que lleven los veredictos a la familia Floyd, nadie lo ve como un final feliz en la búsqueda de la justicia. Y aún hay otros tres expolicías de Minneapolis a la espera de juicio por su papel en el caso.

Brandon Williams, sobrino de Floyd, describió el veredicto como “un momento decisivo para Estados Unidos”.

“Es algo que este país necesitaba desde hacía tiempo”, dijo. “Necesitamos que todos y cada uno de los agentes rindan cuentas. Y hasta entonces, sigue dando miedo ser un hombre o una mujer negros en Estados Unidos al encontrarse con la policía”.

Presidente Biden y el caso “Floyd”

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, exigió este martes que el Congreso apruebe reformas de las prácticas policiales en el país para estar “a la altura del legado” del afroamericano George Floyd, después de que el expolicía Derek Chauvin fuera declarado culpable de su muerte.

En un discurso en la Casa Blanca, Biden describió el veredicto como “un paso gigante en la marcha hacia la justicia”, pero dijo que “no es suficiente” para combatir el “racismo sistémico” en Estados Unidos.

Con inf. de AP noticias

Continue Reading

EE.UU

Llegada masiva de inmigrantes , prueba de fuego para Biden

Published

on

EP EE.UU./Inmigración

La llegada masiva de menores in­mi­grantes, otra prueba de fuego para Biden

La llegada a Estados Unidos de centenares de menores inmigrantes -más de 4.000 se encuentran bajo custodia de la Patrulla Fronteriza- se ha convertido en otra prueba de fuego para la administración del presidente Joe Biden y está copando parte del debate político en el país.

Como una “angustia humana” más que una crisis han calificado esta situación congresistas republicanos, mientras medios locales alertan sobre el crecimiento exponencial de los registros de ingreso de menores que cruzan sin sus padres o un representante la frontera con México, aunque sin alcanzar las cotas de 2019.

Sin embargo, varios expertos consultados consideran que ésta no es aún una crisis de gravedad, y recuerdan que los datos de entrada de indocumentados estaban en mínimos debido a la pandemia y ahora han repuntado.Sin embargo, varios expertos consultados consideran que ésta no es aún una crisis de gravedad, y recuerdan que los datos de entrada de indocumentados estaban en mínimos debido a la pandemia y ahora han repuntado.

¿QUÉ PASA EN LA FRONTERA?

En las últimas semanas, un creciente número de menores de edad no acompañados ha empezado a pasar desde México hasta territorio estadounidense pese al cierre de la frontera por las restricciones de la pandemia.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, señaló el martes en un comunicado que bajo el Gobierno de Biden no se está expulsando a los pequeños -como sí lo ordenó su antecesor, Donald Trump-, pero sí a las familias y a los adultos solteros.El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, señaló el martes en un comunicado que bajo el Gobierno de Biden no se está expulsando a los pequeños -como sí lo ordenó su antecesor, Donald Trump-, pero sí a las familias y a los adultos solteros.

Adriana Cadena, coordinadora estatal de la organización Reform Immigration for Texas Alliance (RITA, en inglés), explicó a Efe que los menores llegan a los puentes o puestos fronterizos entre ambos países, donde son procesados y posteriormente trasladados a albergues.

“Hay menos acceso, por ejemplo, a saber exactamente qué está pasando con los niños”, afirmó Cadena, quien señaló que, por ejemplo, se desconoce cuándo tiempo pasa entre el momento en que un niño es recibido en el punto de entrada en la frontera y hasta que se encuentra con sus familiares.

Mayorkas ha admitido que no siempre se cumple el plazo de 72 horas establecido por ley para que los menores procesados por la Patrulla Fronteriza queden bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), ya que esa agencia “no ha tenido la capacidad de admitir la cantidad de niños no acompañados” que están recibiendo.

En cualquier caso tanto Mayorkas como Cadena indicaron que la mayoría de los niños que pasa la frontera tiene sus padres o un familiar inmediato que lo reciba en EE.UU.En cualquier caso tanto Mayorkas como Cadena indicaron que la mayoría de los niños que pasa la frontera tiene sus padres o un familiar inmediato que lo reciba en EE.UU.

El secretario de Seguridad Nacional, el primer hispano e inmigrante al frente del Departamento, admitió no obstante que quizás estén en camino de que las cifras de personas que llegan al país indocumentadas sea la mayor “en los últimos 20 años”.

LAS CIFRAS NO MIENTEN

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), que divulga las estadísticas mensuales de detenciones en la frontera con México, en febrero pasado sus agentes encontraron 100.414 inmigrantes irregulares, de los cuales un 9,4 % (9.457) eran menores de edad.

Ese número supone un aumento del 61,4 % con respecto a enero, cuando fueron procesados 5.858 inmigrantes menores.

Ese mismo mes se contabilizaron 78.442 “encuentros” -como los define la CBP- de inmigrantes indocumentados.

La cadena CBS reveló, citando registros gubernamentales, que 4.200 pequeños permanecían en instalaciones de detención de corto plazo de la Patrulla Fronteriza, y que casi 3.000 de los niños no acompañados bajo cuidado de la CBP habían superado el período de 72 horas de detención.La cadena CBS reveló, citando registros gubernamentales, que 4.200 pequeños permanecían en instalaciones de detención de corto plazo de la Patrulla Fronteriza, y que casi 3.000 de los niños no acompañados bajo cuidado de la CBP habían superado el período de 72 horas de detención.

El último gran repunte en las estadísticas de detenciones data de mayo de 2019, cuando 132.856 personas que pasaron de forma irregular la frontera fueron aprehendidas por las autoridades migratorias, de las cuales 11.475 eran menores de edad no acompañados.

¿HAY UNA CRISIS?

Para el profesor asistente de la American University Ernesto Castañeda-Tinoco “no hay una crisis verdadera a nivel numérico” aunque sí subrayó el debate político que está suscitando, con los republicanos acusando a los demócratas de ser “débiles” en el control de la migración, mientras Joe Biden busca, también en este asunto, “verse diferente” a su predecesor, Donald Trump.

“El Gobierno de Biden es nuevo, está entrando y todavía no tiene una política, más que nada no tiene un proceso en pie para manejar a los niños y las familias que están llegando. Hay un problema tecnocrático de procesar los casos”, advirtió Castañeda.”El Gobierno de Biden es nuevo, está entrando y todavía no tiene una política, más que nada no tiene un proceso en pie para manejar a los niños y las familias que están llegando. Hay un problema tecnocrático de procesar los casos”, advirtió Castañeda.

Explicó que el sistema migratorio estadounidense tiene muchos años “con pocos jueces, con pocos trabajadores sociales”, y la mayoría del personal se ha destinado a la Patrulla Fronteriza.

Para Castañeda, el panorama actual es una herencia de la pasada Administración, porque “Trump destruyó el sistema de asilo, destruyó la manera humana de tratar” a los menores inmigrantes no acompañados.

Por eso considera que no hay una crisis generada porque “la gente quiera cruzarse la frontera de manera ilegal o estén brincado”, sino que estos niños y sus familias se están “entregando activamente”, están más bien “pidiendo asilo”.

Tampoco cree que las cifras supongan “ninguna sorpresa”, sino que son un contraste con respecto al año pasado , cuando a raíz de la pandemia cayó el número de indocumentados que cruzaba, debido al cierre de la frontera y al programa que devolvió a México a los solicitantes de asilo.

“Cuando se ven los datos, la Patrulla Fronteriza aprehendió más personas en 2000 o 2001, cuando arrestaron alrededor de 1,6 millones de personas en un año. No estamos llegando a ese número”, afirmó Shaw Drake, abogado de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) en Texas, para quien lo sucedido ahora “es el resultado de un sistema completamente roto por Trump”.

Precisamente, el expresidente estadounidense acaba de criticar duramente la estrategia de su sucesor y en una entrevista en Fox News el martes dijo que esta crisis “se va a poner peor”.

Con inf. de EFE

Continue Reading

EE.UU

Personas vacunadas en EE.UU. podrán reunirse sin mascarilla (CDC)

Published

on

EP-EE.UU/ agencias

Los vacunados contra la covid pueden reunirse sin mascarilla, según CDC

WASHINGTON_ Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de Estados Unidos publicaron este lunes sus esperadas recomendaciones para los vacunados contra la covid-19, que pueden estar con otros inmunizados sin peligro para su salud en sitios cerrados y sin mascarilla, aunque les aconsejó precaución.

EE.UU. está inmerso en la campaña de vacunación contra la enfermedad, tras la autorización para uso de emergencia de los sueros de Pfizer, Moderna y Johnson&Johnson: los dos primeros requieren de dos dosis y el tercero de una sola.

Hasta el momento, por lo menos 59 millones de personas han recibido al menos una dosis de alguna de las vacunas en EE.UU., mientras que 31 millones -el 9,2% de la población- está completamente inmunizado frente al coronavirus.

Estas son las principales recomendaciones explicadas por la directora de los CDC, Rochelle Walensky, en la rueda de prensa diaria del equipo de expertos de la Casa Blanca frente la covid-19 para las personas que estén completamente vacunadas, es decir, para aquellas que llevan dos semanas desde que recibieron la segunda dosis de los preparados de Pfizer o Moderna, o de la única de Johnson&Jonhson.

Los CDC señalan que las personas completamente vacunadas se pueden reunir en “pequeños grupos” en sitios cerrados, sin llevar mascarilla o practicar la distancia social.

“Si usted y un amigo, o usted y un miembro de su familia están los dos vacunados, pueden cenar juntos, sin llevar máscara o guardar distancia social. Puede visitar a sus abuelos, si usted y ellos están vacunados”, detalló Walensky.

¿QUÉ OCURRE CUANDO SE JUNTAN VACUNADOS CON NO VACUNADOS?

Aquí los CDC contemplan dos situaciones: no vacunados con alto riesgo de sufrir complicaciones por la covid y los que no lo tienen.

Walensky apuntó que “la gente vacunada por completo puede visitar a gente no vacunada de otra casa en un lugar cerrado sin llevar máscaras o mantener la distancia social, si los no vacunados (…) no tienen alto riesgo de enfermedad de covid-19 grave”.

La directora de los CDC precisó que los no vacunados sin riesgo de padecer coronavirus grave son personas menores de 65 años y que no padezcan alguna enfermedad previa, como cáncer, diabetes o problemas cardíacos.

En ese sentido, afirmó que “si los abuelos están vacunados pueden visitar a su hija y su familia, incluso si estos no han sido vacunados, si la hija y su familia no sufren riesgo de enfermedad (de covid) grave”.

Sin embargo, si se trata de personas no inmunizadas con factores de riesgo de sufrir una covid-19 grave, los vacunados debería llevar mascarilla, mantener la distancia física y tratar de reunirse con ellas en lugares al aire libre o bien ventilados.

“Esto se recomienda para mantener a los individuos en alto riesgo y no vacunados seguros”, dijo Walensky.

SI ESTOY VACUNADO, ¿TENGO QUE GUARDAR CUARENTENA?

Respecto a los inmunizados que se hayan visto expuestos a alguien con covid-19, los CDC indican que no hace falta que hagan cuarentena o se sometan a las pruebas, siempre y cuando no presenten síntomas.

A este respecto, Walensky agregó que los CDC están “reajustando” sus recomendaciones de viaje, aunque recordó que EE.UU. y el mundo todavía están en medio de una grave pandemia y que todavía “el 90 % de la población aún no está completamente vacunada”.

Por tanto, “todo el mundo tanto si está vacunado como si no debería evitar reuniones grandes o medianas, así como viajes no esenciales, y cuando estén en espacios públicos debería continuar llevando máscaras bien ajustadas, la distancia social y seguir otras medidas de salud públicas para protegerse a ellas mismas y otras”, subrayó la responsable de los CDC.

¿ESTÁ SIENDO EFECTIVA LA VACUNA?

Walensky destacó que hay datos clínicos “sólidos” que están demostrando que “las vacunas actuales frente a la covid-19 están siendo altamente efectivas para proteger a las personas vacunadas de sufrir esta enfermedad de manera grave, ser hospitalizadas o de morir por la covid-19”.

Aun así, todavía existe “un pequeño riesgo” de que los inmunizados se infecten con la enfermedad y sean asintomáticos o la sufran de manera leve, con lo que podrían transmitir el virus a los que no estén vacunados.

Una persona es considerada totalmente vacunada al cumplirse dos semanas después de la segunda dosis. Unos 30 millones de estadounidenses —un 9% de la población_ha sido totalmente vacunada con una de las vacunas aprobadas por las autoridades sanitarias, según los CDC.

Las inyecciones comenzaron a aplicarse por primera vez en Estados Unidos en diciembre.

Jessica Justman, epidemióloga de la Universidad de Columbia, dijo que algunas personas podrían sentirse confundidas ante los mensajes duales de los expertos en salud pública: las vacunas protegen contra enfermedades graves, pero la necesidad de medidas de seguridad sigue siendo primordial.

(Con inf. de AP-EFE)

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares