Connect with us

Blog de Sucesos y Noticias

El difícil arte de ser periodista en Colombia

Published

on

El fin del periodismo

por MARÍA JIMENA DUZÁN

Ser periodista en Colombia hasta hace poco era un oficio aprestigiado, así no fuera ni bien pago, ni la mejor manera de hacer amigos. Sin embargo, de un tiempo para acá, esa aureola respetable con que la sociedad nos ungió en años pasados se nos ha ido evaporando en la medida en que la opinión pública, que no es boba, se ha dado cuenta de que el periodismo que se practica hoy en Colombia es sinónimo de soberbia, de likes, de arrogancia y de genuflexión ante los poderes económicos y políticos, y que valores como la independencia y la ética son parte ya de la prehistoria.

Ese repudio y hastío frente al papel que desempeñan los periodistas y los medios lo venía notando en las conferencias sobre periodismo a las que me invitan con alguna frecuencia, y en las que las críticas a los medios sobrepasaban incluso las críticas a la corrupción en los partidos políticos y en las instituciones gubernamentales. Me sorprendió también ver esa misma reacción en las víctimas de Bojayá que estuvieron en la ceremonia de reconciliación con las Farc. Para ellas, los medios son un enemigo tan temido como las Farc o los paramilitares. Luego de esa amarga experiencia tuve la impresión de que los medios teníamos que reflexionar seriamente sobre nuestro papel y sobre el periodismo que estábamos haciendo. Algo debíamos estar haciendo muy mal para que una comunidad como la de Bojayá hubiera prohibido la entrada de periodistas el día de la ceremonia de reconciliación por considerarnos un agente perturbador.

Sin embargo, fue con el linchamiento que se dio en las redes sociales contra Vicky Dávila, por haber sacado en La F.M. de RCN un video en el que se veía al exviceministro del Interior y a un policía en una conversación sexualmente explícita, que este malestar llegó a su cenit. Ese día en que se publicó el video, una señora me enrostró a mí la publicación, y me dijo que estaba hastiada porque los periodistas se creían dioses y jueces. No le pude decir nada, porque tenía razón. Por la noche, un taxi al que me subí me insultó cuando supo que era periodista. Tampoco pude decir algo en favor de los colegas. No voy a defender la publicación del video de marras -no lo habría publicado por considerarlo innecesario para la investigación que estaba adelantando la periodista en torno a una red de prostitución que habría existido al interior de la Policía-, porque lo que me interesa para esta discusión es la manera virulenta como aplastaron a Vicky Dávila en las redes. La indignación fue tan tenaz que era evidente cómo a Vicky no solo le enrostraron su error, sino todos los excesos que los periodistas y los medios hemos cometido.

Yo atendería este clamor, así sea exagerado e injusto con la propia Vicky Dávila, quien por un error de criterio periodístico no merece ser lapidada en las redes. Y lo atendería porque hay en esa reacción un mensaje que la sociedad nos está mandando y que no deberíamos hacer a un lado con la soberbia que siempre nos caracteriza. Hace rato el periodismo en Colombia perdió su dignidad porque se comenzó a ejercer con los mismos estándares éticos con que se hace política en el país. Hay periodistas corruptos que han convertido el periodismo en un negocio; trafican con la información y se aprovechan de su condición de periodistas para acceder a lugares con el propósito de engordar sus bolsillos, mover procesos o conseguir dádivas. Periodistas que además son intocables porque la Fiscalía ni los emplaza ni los investiga, como bien lo resaltó hace poco en una columna en El País de Cali, Gustavo Gómez.

Hay columnistas que no declaran sus conflictos de intereses pero sí tienen el coraje de exigírselos a los políticos y a los ministros que denuncian. Y hay periodistas que se meten a tocar temas en los que sus novios o sus maridos son protagonistas sin decirle a la audiencia cuáles son sus relaciones con el poder, argumentando que se trata de su vida privada. Hay periodistas que trapean con los ministros, con los alcaldes, con los superintendentes con una soberbia propia de quien se cree de una casta superior. Y también hay periodistas que investigan no para descubrir la verdad de los escándalos sino para tumbar a funcionarios, a ministros o a presidentes y nutrir de esa forma su egoteca y su rating. Hace rato el periodismo en Colombia perdió su dignidad porque se comenzó a ejercer con los mismos estándares éticos con que se hace política en el país. Hay periodistas corruptos que han convertido el periodismo en un negocio; trafican con la información y se aprovechan de su condición de periodistas para acceder a lugares con el propósito de engordar sus bolsillos, mover procesos o conseguir dádivas. Periodistas que además son intocables porque la Fiscalía ni los emplaza ni los investiga, como bien lo resaltó hace poco en una columna en El País de Cali, Gustavo Gómez.

Hay columnistas que no declaran sus conflictos de intereses pero sí tienen el coraje de exigírselos a los políticos y a los ministros que denuncian. Y hay periodistas que se meten a tocar temas en los que sus novios o sus maridos son protagonistas sin decirle a la audiencia cuáles son sus relaciones con el poder, argumentando que se trata de su vida privada. Hay periodistas que trapean con los ministros, con los alcaldes, con los superintendentes con una soberbia propia de quien se cree de una casta superior. Y también hay periodistas que investigan no para descubrir la verdad de los escándalos sino para tumbar a funcionarios, a ministros o a presidentes y nutrir de esa forma su egoteca y su rating

Blog de Sucesos y Noticias

Colombia se debate entre la revolución social y la “revolución molecular disipada

Published

on

EP EE.UU/Opinión 

Por: Francisco Cardona/editor

Asistimos a uno de los escenarios violentos más previsibles de las ùltimas décadas en latinoamérica luego de la “tensa calma” del terremoto socialista del siglo XXI que remeció varios países desde que Chaves y Maduro lo implantaron en Venezuela.

Y decimos previsible porque el estallido social , esa “olla a presión” que se venía cocinando con explosivos ingredientes de narcotráfico , corrupción y la consiguiente polarización de izquierdistas y derechistas creó el caldo de cultivo que hoy alimenta el inconformismo generalizado de los pueblos en América Latina.

Venezuela , desde luego , ha sido el craso ejemplo de los gobiernos de derecha para legitimarse en el poder (entre buenos ó aceptables y malos ó pésimos) . El discurso político contra el régimen de Maduro , por ejemplo , tienen hoy a Colombia entre lo que comúnmente se llama una “revolución social” ó , en su defecto ,  una “revolución molecular disipada”.

¿Qué significa esto?

Ante todo , y sin ahondar en tecnicismos , definamos el primer concepto.

“Una revolución social es una transformación radical del conjunto de las relaciones e interacciones sociales cotidianas en una escala humana dentro de un espacio territorial etc., sea una ciudad, país. Dentro de la lógica de “los objetivos iguales a los métodos” la resistencia y liberación del día a día también es de por sí una revolución social, y esta última consiste en gran parte en lo primero, logrando así una evolución profunda de la vida humana”. PAUL GODMAN

Haciendo un paréntesis sobre el caso de Venezuela que es la matrix de este dilema , el socialismo que se implementó como una revolución política terminó siendo un gobierno opresor y la respuesta ha sido un intento de revolución social del pueblo venezolano por restablecer el Estado de Derecho. Es decir , elecciones libres con democracia participativa respetando los poderes del Estado.

En este caso el término “opresor” es el punto equidistante de lo que pretendemos explicar sobre estas revoluciones.

Sobre la revolución molecular disipada según los filósofos franceses Jacques Derrida, Michel Foucault, Gilles Deleuze y el psicoanalista Felix Guattari, este último autor de un libro llamado Revolución Molecular (1977) ,  plantean esta revolución como un sistema universal de lucha social y emancipación.

En otras palabras , según su representante en A.L. , Alexis López, un intelectual chileno, director de Radio y Televisión de Santiago, que ha basado su lectura de la realidad de la región en esta teoría, advierte que el modelo avanza por el hecho de que los gobiernos latinoamericanos son débiles y se sientan a negociar sin entender que lo hacen con terroristas.

López explicó que el nombre se debe, según el portal el Venezolano Colombiano, primero, porque es la lectura que se hace a la revolucionario que plantea la izquierda , tal como todos los que han ocurrido en la historia. Molecular, los actores son indistinguibles unos de otros , por lo que se hace casi imposible saber contra quién se lucha. No hay verticalidad, coordinación centralizada. y finalmente, es disipada porque los actores se coordinan para la acción, pero luego se disipan, lo que impide hacerles seguimiento.

Por supuesto no se puede comparar jamás la opresión del gobierno socialista Y ditactorial de Maduro con la opresión que se ha ejercido en los últimos dias contra las marchas en Colombia y menos tomando como base la teoría de la revolución molecular disipada.

Pero hay que ser claros que de una simple marcha pacífica al vandalismo hay un trecho punible que ha revasado la tesis de la revolución social que deja mal posicionado el estallido social que lideran los jóvenes , las organizaciones sindicales , líderes sociales y la misma oposición.

Ningún fin puede , en este caso , justificar los medios a pesar de los factores de violencia que ha vivido el país en más de 50 años.

La realidad es que la desigualdad , la corrupción , aún en tiempos de pandemia, más la pretendida reforma tributaria del presidente Duque , represaron la olla a presión que reventó en Colombia. El paro nacional que se ha producido este 12 de mayo en casi todas las ciudades del país tienen en jake al gobierno liderado por el Centro Democrático , principal fortín del influyente ex mandatario y Senador Alvaro Uribe , precursor , además, de la teoría de la revolución molecular disipada.

Creemos que Duque debe convocar a un diálogo nacional con todas las fuerzas políticas , sociales y económicas. La solución va más allá del simple otorgamiento de becas para universidades públicas.

El problema y la crisis es compleja y abarca desde una pronta solución y directriz a los acuerdos de paz , ser menos dependiente del uribismo y concentrarse en las necesidades vitales de los colombianos que elijieron a Duque precisamente para solucionar la grave crisis en la salud , la educación y el desempleo.

Pero en síntesis , más allá de favorecer la revolución social o la revolución molecular disipada , en el fondo de toda esta crisis , Duque no es el problema. El difícil camino que debe recorrer Colombia pasa por reformas sustanciales al Congreso , donde se concentra el mayor foco de corrupción y una  reforma a la justicia que se debate entre las Cortes del gobierno y la Justicia Especial de Paz (JEP) creada para juzgar los actores de la guerra.

Continue Reading

Agencias

Supremo de Brasil anula condenas contra Lula da Silva

Published

on

EP EE.UU./ latinoamérica

BRASILIA,  – El Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) anuló hoy las condenas contra Luiz Inácio Lula da Silva, en el marco de la causa Lava Jato, con lo cual el expresidente recupera sus derechos políticos y podría ser candidato nuevamente.

El juez Edson Fachin, del STF, determinó que el exmagistrado Sergio Moro, que fue el responsable de la 13a. sala de la primera instancia federal de Curitiba, en el estado de Paraná, no tiene competencia para juzgar a Lula por supuesta corrupción y otros delitos en el escándalo conocido como “Petrolao”.

De la decisión del magistrado Fachin surge que el proceso vuelve a fojas cero, pero ya de aquí en adelante no en la comarca judicial de Curitiba sino en otros juzgados federales de primera instancia.

El fallo de Fachin no puede ser considerado definitivo dado que puede ser apelado y, eventualmente, ser tratado en el plenario del STF compuesto por once jueces.

Lula, dos veces presidente entre 2003 y 2010, fue preso en abril de 2018, y permaneció 580 días arrestado en la Superintendencia de la Pollcía Federal de Curitiba.

La condenas en primera instancia firmadas por el entonces juez Moro, y luego por la jueza Gabriela Hardt, fueron ratificadas por el juzgado de segunda instancia, el Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre, con lo cual Lula violó la Ley de la Ficha Limpia y no pudo participar en los comicios de octubre de 2018, vencidos por Jair Bolsonaro.
<span;>    Por lo pronto Lula, líder del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) es un potencial candidato en los comicios presidenciales de 2022, en los que Bolsonaro seguramente buscará un segundo mandato. 

 

Continue Reading

Agencias

Niño ambientalista de colombia es nombrado embajador de buena voluntad de UP

Published

on

EP EE.UU/Colombia

BOGOTÁ__Francisco Vera Manzanares, el ambientalista bogotano de 11 años, fue nombrado embajador de Buena Voluntad de la Unión Europea por su liderazgo a favor del medioambiente, su defensa por la vida y su lucha contra la crisis climática.

En un comunicado Patricia Llombart, embajadora de la Unión Europea en Colombia, aseguró que “Hemos seguido de cerca sus iniciativas que dan esperanza en un momento como este, donde podemos repensar y reconstruir un crecimiento sostenible, centrado en el uso de tecnologías verdes y en el respeto por la naturaleza con el compromiso de no dejar a nadie atrás”.

Este reconocimiento exalta la labor de Francisco y sus esfuerzos por el cuidado del medio ambiente. Además es un apoyo a su liderazgo y según la Agencia EFE demuestra el rechazo de la comunidad internacional a las amenazas de muerte que recibió el menor a través de redes sociales a mediados de enero.

“Es muy importante que pueda continuar su labor y garantizar su seguridad. Ahora, Francisco es uno de nuestros embajadores de Buena Voluntad”, agregó Llombart quien también destacó que “conocer a Francisco es un privilegio y una alegría”.

Cabe recordar que, los embajadores de Buena Voluntad de la Unión Europea son personas con liderazgo y reconocimiento público por su labor, voluntad y determinación de utilizar su imagen, posicionamiento y redes sociales para promover la igualdad de género, los derechos humanos y ambientales.

Aunque Francisco Vera nació en Bogotá, vive desde los dos años en Villeta, un pueblo a dos horas de la capital, hasta donde viajó el pasado jueves 18 de febrero la embajadora Llombart para entregarle el reconocimiento.

La primera vez que la sociedad conoció públicamente a Francisco Vera Manzanares fue a finales de 2019, durante una plenaria del Senado en la que el niño cuestionó y reprendió a congresistas por las malogradas políticas medioambientales.

Después de esto, su video se hizo viral y la voz de Vera empezó a ser cada vez más fuerte. Estando en Villeta descubrió su amor por la naturaleza y en 2019 creó el grupo ecologista Guardianes por la Vida junto a seis amigos.

Poco a poco y con el paso de los años, se fueron sumando más niños y jóvenes de otros países como Argentina, Chile, México y Venezuela con los que trabaja para articular las instituciones ambientales de sus países, generar conciencia sobre la crisis climática y la protección de los ecosistemas.

“Cuando uno se conecta con la realidad ambiental, con el ambiente que lo rodea, uno se enamora. Cuando el ambiente se ve en esa situación de la crisis climática, de los incendios en Australia, en el Amazonas, uno actúa”, dijo Francisco en entrevista con la Agencia EFE.

Amenaza al niño ambientalista

El pasado 13 de enero, Francisco Vera publicó un video en su cuenta de Twitter enviándole un mensaje al presidente Iván Duque: “¡Regresaremos a clases virtuales! Pero para que esta educación virtual sea digna pedimos al Gobierno de Iván Duque garantizar conectividad en todos los territorios del país”, dijo.

Dos días después, desde una cuenta anónima el pequeño ambientalista fue amenazado de muerte. “Qué ganas de desollar al hijo de **** este. Tengo un deseo de escucharlo gritar mientras le corto los dedos para ver si va a seguir hablando de ambientalismo y dignidad”, se leía en el mensaje escrito en la cuenta de un usuario identificado como J. Belbo Codazzi.

Desde ese momento muchos tuiteros manifestaron su rechazo a las amenazas del anónimo y los mensajes de apoyo no se hicieron esperar.

Días después Ana María Manzanares, mamá de Francisco, dijo en entrevista con El Tiempo que a pesar de que su hijo ha sido blanco de “burlas, críticas e insultos”, por su postura en defensa del medio ambiente en Colombia, nunca había recibido amenazas de muerte, como las que se conocieron en enero.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo aseguró que había iniciado la “ruta de atención y protección” para el niño y aseguraron que “la entidad ya se contactó con los padres del menor Francisco Vera, para activar otras instancias de protección por la amenaza de muerte e insta a las autoridades para seguir de cerca este caso de vulneración de derechos humanos”, denunció la entidad.

Incluso, el presidente Iván Duque solicitó, el pasado 16 de enero, a la Policía Nacional capturar con prontitud a las personas que profirieron las amenazas a través de Twitter y aseguró que “Vamos a dar con esos bandidos que amenazaron a ese niño y les pongo esa tarea, pero es inadmisible esa circunstancia y el que haya hecho eso le corresponde ser llevado a la justicia”.
Hasta el momento se desconoce el avance de las autoridades.

 

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares