Connect with us

Historia

Historia de los “machos Alfas” humanos y su influencia en Colombia

Published

on

 

En esa necesidad social de tener un líder, algunas naciones han pagado caro el hecho de escoger a conductores que extralimitaron su autoridad y resultaron siendo peor que las bestias, al ser los causantes de verdaderos genocidios que pasan desapercibidos en la historia.

“Si el ser humano fuera salvaje, sería más humano,  a su género no destruiría” (L.C.L.O.)

Por: Luis Carlos Lozano 

A pesar de todo lo que hemos evolucionado y con esa evolución todo lo que hemos alcanzado en diversos campos, los seres humanos no hemos dejado atrás ese vínculo que nos identifica con la mayoría de seres vivos que habitan el planeta Tierra, especialmente los animales (familia a la cual no hemos dejado de pertenecer por más que hayamos avanzado o desarrollado), como es la búsqueda de un “macho alfa” que nos conduzca por el intransigente y convulsionado mundo que hemos forjado a nuestro alrededor, que si fuera visto por una raza extraterrestre, sería calificado como complejo y cruel.

Durante toda la existencia de los hombres sobre esta superficie planetaria, se han dedicado a buscar “machos alfas” que lo conduzcan socialmente, así los sometan a sus veleidades, caprichos y sus errores, hasta el punto que son la causa que lo han puesto bajo la amenaza de desaparecer (Estados Unidos – Corea del Norte) al diezmarse entre ellos mismos, al generar guerras que han dejado cientos de miles de cuerpos en los campos de batalla, sirviendo de festín a los cuervos, gallinazos y otras especies que fueron creadas para limpiar las inmundicias que dejan nuestros odios de seres avanzados.

Los ejemplos, escritos por la prehistoria y la historia, han hecho perder la cuenta de las veces que el hombre se ha enfrentado a sus semejantes, siguiendo las órdenes de un jefe tribal, un señor feudal, un faraón,  un rey, un príncipe, un gobernador y de un presidente, hoy el más alto honor del que puede gozar ese “macho alfa” ante la necesidad de los demás de tener quien los oriente, los conduzca y los lleve a la victoria, pero también al desastre, la humillación, el sometimiento que esclaviza y trasgrede su propio género.

Mientras vivió nómada, alejado del resto de sus congéneres, el hombre no fue víctima de las masacres causadas por las luchas tras el poder absoluto, para preservar o invadir territorios.

Religión y política

Y en la búsqueda de ese “macho alfa” juegan papel importante toda una serie de elementos que funcionan en la sicología del hombre, siendo los dos más importantes la religión  y la política, que en sus concepciones son los dos grandes condicionantes para que el hombre se someta a las veleidades de un pequeño grupo dominante que encasilla y castra la mente  de sus doctrinados.

Al estudiar con detenimiento la historia de cada uno de los pueblos, tanto antiguos como modernos y/o contemporáneos, uno encuentra que el hombre se ha sacrificado por todo o por nada, haciendo realidad un patrón que uno haya hasta en las hormigas, pequeños insectos que no pueden convivir teniendo en cuenta el color, tamaño y territorio en el que habiten.

Y siempre se requiere de un líder, sobre el que “recaigan” los honores pero también los horrores de la conducta humana llevada al extremo.

Esa historia nos trae el recuerdo de tipos como Genghis Khan, el “macho alfa” de los mongoles, acusado de ser el causante de la muerte de cerca de 40 millones de personas, que entre 1206 y 1227, representaban el 11.1% de la población del mundo de aquellas calendas.

Y qué decir de Joseph Stalin, líder de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (otrora la gran potencia mundial junto a Estados Unidos), a quien se le achaca la muerte de 20 millones de personas que no estaban de acuerdo con sus políticas. ¿Dónde se queda Mao Zedong, responsable, según los historiadores, de la muerte de 40 millones de chinos para hacer realidad la revolución que impuso el comunismo en ese inmenso país?

Masacres

“Machos alfas” asesinos hay muchos registrados en la prehistoria y la historia: Pero sobresale, al igual que los anteriores, uno a quien no le perdonarán nunca haber sido el causante de un desangre mundial que cobró la vida de más de 66 millones de personas en varias regiones del mundo: La veleidad humana en su máxima expresión: Adolfo Hitler, apoyado por un pueblo arrogante que después debió someterse a la humillación de la derrota tras la victoria aliada cuando se creía invencible.

Recorrer los hechos que se convierten en un recorderís para no volver a cometer los mismos errores y aquellos eventos que no dejan de causarnos asombro por lo despiadada que resulta la humanidad como primer eslabón de la evolución, nos lleva también a sacar a la luz situaciones como las masacres cometidas, siguiendo las órdenes de esos individuos a los que la mayoría puso por encima de ella: Nankín, la antigua capital china, donde los japoneses cometieron la masacre de 80 mil hombres y mujeres siguiendo las órdenes del emperador; Babi Yar, en Kiev (Ucrania) donde 33 mil judíos fueron asesinados por esa condición religiosa, o los trágicos hechos de San Bartolomé (Francia), que desencadenaron en la muerte de 30 mil hugonotes por declararse en franca rebeldía (disidencia) contra la fe católica y sus excentricidades..

Y ya que trajimos a colación la palabra disidencia, reseñemos que ha sido la actividad más peligrosa en ese mundo en el que los humanos montamos por encima de nosotros a una “pléyade de machos alfas” para que nos conduzcan al cadalso en muchas ocasiones y muy pocas veces a la gloria.

Estar en contravía de los intereses de esa minoría dominante es sinónimo de muerte o persecución de familias enteras, que deben huir  o desplazarse hacia territorios donde no los alcance el rigor del régimen de turno, encabezado por un “macho alfa”.

Temor a lo desconocido

Y surge la pregunta del millón: ¿Qué factores inciden de manera manifiesta para buscar, de forma colectiva, un “macho alfa” que termine condicionando la cotidianidad y el libre quehacer que tiene el hombre desde su nacimiento?

Muchas veces me he preguntado ¿por qué el hombre terminó creando dioses, sacerdotes y sacerdotisas que estaban siempre por encima de él? Para los antiguos egipcios, por ejemplo, el faraón era un ser superior que podía hacer con sus súbditos lo que quisiera. Su condición de dios lo hacía intocable e indestronable y podía originar catástrofes humanas bajo esa conducción. Y esa condición la dieron los hombres porque era otro ser con los mismos defectos que los demás pero era un ser supremo para sus congéneres de la época.

En ese contexto es llamativo lo que ocurrió con dos grandes civilizaciones: griegos y romanos se inventaron seres poderosos que mantenían en constante guerra y a los que los hombres de su pueblo o raza, debían someterse sin disidencia so pena de morir de la peor de las formas.

Y resulta paradójico que sólo un pueblo, el hebreo, seguía a un dios invisible al que no le agradaban las ofrendas humanas sacrificadas dizque para complacerlo, como sí ocurría con las otras culturas antiguas.

Se concluye, que esa sociedad humana sentía temor por lo desconocido, por lo que era necesario crear los fetiches que ayudaran, bajos los aspectos esenciales de la creencia, a derrotar los demonios que rondaban al hombre y lo conducían a la muerte. Un mar sicológico incontrastable y desconocido para ellos.

Su majestad el rey

A medida que pasó el tiempo y el hombre empezó a conocerse y a dejar atrás la influencia divina de otros iguales a él, la forma de conducir a los demás fue tomando otras denominaciones y aparecieron los reyes, los príncipes y los regentes, que por su condición de “machos alfa” eran intocables al punto de no poder mirárselos a la cara so pena de morir por esa osadía y rebeldía.

Sin embargo, la revolución francesa de 1789 puso al descubierto que esos hombres de la cúpula dominante tenían la misma sangre roja que los plebeyos y fueron ajusticiados en la horca, en el mayor festín de disidencia que registra la historia, al ser el “comienzo” para considerar a los hombres iguales entre sí, sin atributos divinos que obligaran a someter a unos frente a otros.

Y sirve ese salto histórico como hecho relevante que va a crear otras condiciones para seguir dominados bajo otros títulos, al amaño de hombres que lograron sobresalir ante los demás por diversos hechos que sería largo de explicar en estas líneas.

Aparecen los presidentes y jefes de Estado elegidos por el voto de las minorías convertidas en mayoría, porque estás se desinteresaron de la suerte que podrían correr las nacientes naciones que se fueron formando tras el avance de la revolución gala.

“Machos alfas” colombianos

Y desde 1810, en el caso colombiano, hemos tenido nuestros “machos alfas” que condujeron al país a la debacle en defensa de sus propios intereses, rodeados de unas camarillas que se fueron entronizando como clases dominantes, de las que tenían que salir los sucesores de los gobernantes de turno, combatidos por las disidencias de sus momentos, dando forma a los ríos de sangre que han caracterizado a un país cuyos habitantes lo que más desconocen es la realidad de su propia historia.

Y en pos de esa sociedad que requiere de líderes de cartón, de papel o de cualquier cosa para que la conduzca, hemos tenido de todo, como más de 200 años de guerras intestinas que tenían como único fin apoderarse de la tierra ajena.  Esa forma de ser, al parecer, se metió en los genes, al punto que no aceptamos que vivamos en paz y queremos mantener la confrontación azuzados por quienes ganan con la debacle, como un señor de apellido Uribe Vélez (macho alfa), que no puede aceptar ni por el p…., que esté país camine por un sendero diferente a las 20 décadas transcurridas.

Y como ha mostrado la historia a lo largo de sus páginas, para que existan tipos como Uribe Vélez o como Nicolás Maduro (el caso excepcional de nuestro tiempo) en Venezuela, deben existir los machos beta (Juan Manuel Santos, en el caso colombiano, o Enrique Capriles, al otro lado de la frontera) y los machos omega, dispuestos siempre a ser pisoteados, sin importar que el macho alfa tenga los peores defectos para seguirlo o se le conozcan secretos non santos que les quitan ese carácter divino que sus seguidores quieren hacerles ver a toda costa.

En vez de evolucionar al son de la tecnología estamos enclaustrados en el tiempo, siguiendo líderes por los que no deberíamos dar un peso, si tuviéramos un carácter sicológico más nómada, que no se queda con lo que primero encuentra para elevarlo a la categoría de dios con pies de barro.

Y surge otra pregunta del millón: ¿Cuándo será el día o la fecha en que los colombianos no tragan entero, participan y eligen verdaderos líderes humanos (no machos alfas), dispuestos a llevar al país por un sendero donde todos seamos iguales y se evite que tantos muchachos, por ejemplo, no pasen de los treinta años y los que están vivos se encuentren presos en una cárcel de máxima seguridad de cualquier lugar de Colombia solo por carecer de reales oportunidades?

La respuesta es solo nuestra y requiere de verdadera convicción.

 

Por LUIS CARLOS LOZANO OSPITIA

Abogado-escritor colombo-español.

Diego Rosero

rodie1954@yahoo.es

Rodiecomunicaciones@outlook.com

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Gustavo Lugo

Brooklyn Bridge , una mirada turística al emblemático puente después de la pandemia

Published

on

EP New York/ documentales

Por: Gustavo Lugo

Sin duda , el puente del Brooklyn Bridge , que une los condados de Broolyn y Manhattan , es uno de los atractivos turísticos más visitadoss de Nueva York que , al igual que toda la actividad económica y social , se vio afectada por la pandemia de la Covid-19 , como describen las autoridades de salud al referirsen al tema del coronavirus. Fueron días inhóspitos sin movilidad turística y sin las opulentas cámaras fotográficas y sin los transeúntes de selfis y mucho menos de los ciclistas y atletas.

Un paseo , una caminata familiar casi obligatoria que divisa gran parte de los imponentes rascacielos de la majestuosa y magnética Manhattan que muestra a la torre de la libertad el blanco perfecto que simboliza la nueva era económica ocupada por las antiguas “gemelas”.

Aunque la exuberante estructura , compartida , además, por trenes y autos , ha sido testiga de otro nublado pasaje de la historia de la humanidad , hoy , seis meses después de haberse declarado la emergencia sanitaria , el ambiente otoñal parece traer nuevos vientos de esperanza para los neoyorquinos y turistas. Así lo ha captado el “lente” videofotográfico de Gustavo Lugo , reportero de EP New York , con un marco histórico que nos invita a aprender y recordar lo que representa ésta maravillosa obra declarada patrimonio de la humanidad.

HISTORIA

El Puente de Brooklyn es un puente híbrido atirantado / colgante en la ciudad de Nueva York, que atraviesa el East River entre los distritos de Manhattan y Brooklyn. Inaugurado el 24 de mayo de 1883, el Puente de Brooklyn fue el primer cruce fijo a través del East River. También era el puente colgante más largo del mundo en el momento de su apertura, con un tramo principal de 486,3 m (1,595.5 pies) y una plataforma ubicada a 38,7 m (127 pies) por encima del nivel medio de la marea alta. El tramo originalmente se llamaba Puente de Nueva York y Brooklyn o Puente del East River, pero oficialmente pasó a llamarse Puente de Brooklyn en 1915.

Las propuestas para un puente que conectara Manhattan y Brooklyn se hicieron por primera vez a principios del siglo XIX, lo que finalmente condujo a la construcción del tramo actual, diseñado por John A. Roebling. Su hijo Washington Roebling supervisó la construcción y contribuyó con más trabajos de diseño, con la ayuda de la esposa de este último, Emily Warren Roebling. Si bien la construcción se inició en 1870, numerosas controversias y la novedad del proceso constructivo proyectado hicieron que la construcción real se prolongara durante trece años. Desde su apertura, el Puente de Brooklyn ha sufrido varias reconfiguraciones, habiendo transportado vehículos tirados por caballos y líneas de ferrocarril elevadas hasta 1950. Para aliviar el aumento de los flujos de tráfico, se construyeron puentes y túneles adicionales a través del East River. Tras el deterioro gradual, el Puente de Brooklyn ha sido renovado varias veces, incluso en las décadas de 1950, 1980 y 2010.

El Puente de Brooklyn es el que está más al sur de los cuatro puentes vehiculares gratuitos que conectan la isla de Manhattan y Long Island, con los puentes de Manhattan, Williamsburg y Queensboro al norte. Solo se permiten vehículos de pasajeros y tráfico de peatones y bicicletas. Una importante atracción turística desde su apertura, el Puente de Brooklyn se ha convertido en un ícono de la ciudad de Nueva York. A lo largo de los años, el puente se ha utilizado como lugar de diversas acrobacias y actuaciones, así como de varios crímenes y ataques. El Puente de Brooklyn ha sido designado Monumento Histórico Nacional, un lugar emblemático de la ciudad de Nueva York y un Monumento Histórico Nacional de Ingeniería Civil.

El Puente de Brooklyn, el primer puente colgante de alambre de acero importante del mundo, utiliza un diseño híbrido de puente suspendido / atirantado, con cables de suspensión tanto horizontales como diagonales. Sus torres de piedra son de estilo neogótico, con característicos arcos apuntados. El Departamento de Transporte de la Ciudad de Nueva York (NYCDOT), que mantiene el puente, dice que su esquema de pintura original era “Brooklyn Bridge Tan” y “Silver”, aunque un escritor de The New York Post afirma que originalmente era completamente “Rawlins Red “.[dieciséis]

Para proporcionar suficiente espacio libre para el envío en el East River, el Puente de Brooklyn incorpora viaductos de aproximación largos en cada extremo para elevarlo desde un terreno bajo en ambas orillas. Incluyendo los accesos, el Puente de Brooklyn tiene un total de 6.016 pies (1.834 m) de largo cuando se mide entre los bordillos de Park Row en Manhattan y Sands Street en Brooklyn. A veces se da una medida separada de 5.989 pies (1.825 m); esta es la distancia desde la acera en Center Street en Manhattan.

El tramo principal entre las dos torres de suspensión es de 486,3 m (1,595.5 pies) de largo y 26 m (85 pies) de ancho. El puente “se alarga y contrae entre las temperaturas extremas de 14 a 16 pulgadas”. El espacio libre de navegación es de 127 pies (38,7 m) por encima de la pleamar media (MHW). Un artículo de 1909 Engineering Magazine dijo que, en el centro del tramo, la altura por encima del MHW podría fluctuar en más de 9 pies (2,7 m) debido a la temperatura y las cargas de tráfico, mientras que los tramos más rígidos tenían una deflexión máxima más baja.

Los vanos laterales, entre cada torre de suspensión y los anclajes de suspensión de cada lado, tienen 280 m (930 pies) de largo. En el momento de la construcción, los ingenieros aún no habían descubierto la aerodinámica de la construcción de puentes y los diseños de puentes no se probaron en túneles de viento. Fue una coincidencia que la estructura de celosía abierta que soporta la plataforma, por su naturaleza, esté sujeta a menos problemas aerodinámicos. Esto se debe a que John Roebling diseñó el sistema de truss del puente de Brooklyn para que fuera de seis a ocho veces más fuerte de lo que pensaba que debía ser. Sin embargo, debido a la sustitución fraudulenta de un cable de calidad inferior por parte de un proveedor en la construcción inicial, el puente fue reevaluado en ese momento como solo cuatro veces más fuerte de lo necesario.

El tramo principal y los tramos laterales están sostenidos por una estructura que contiene seis cerchas paralelas a la calzada, cada una de las cuales tiene 33 pies (10 m) de profundidad. Las armaduras permiten que el Puente de Brooklyn sostenga una carga total de 18.700 toneladas cortas (16.700 toneladas largas), una consideración de diseño de cuando originalmente transportaba trenes elevados más pesados. Estas armaduras se sostienen mediante cuerdas de suspensión, que cuelgan hacia abajo de cada uno de los cuatro cables principales. Las vigas transversales corren entre las cerchas en la parte superior, y las vigas de refuerzo diagonales y verticales corren por el exterior y el interior de cada calzada.

Un paseo peatonal y ciclista elevado corre entre las dos carreteras y 18 pies (5,5 m) por encima de ellas. Normalmente corre 4 pies (1,2 m) por debajo del nivel de las vigas transversales, excepto en las áreas que rodean cada torre. Aquí, el paseo se eleva justo por encima del nivel de las vigas transversales, conectando con un balcón que sobresale ligeramente de las dos carreteras. El camino tiene generalmente de 10 a 17 pies (3,0 a 5,2 m) de ancho.

A cada uno de los tramos laterales se llega mediante una rampa de acceso. La rampa de aproximación de 971 pies (296 m) desde el lado de Brooklyn es más corta que la rampa de aproximación de 1,567 pies (478 m) desde el lado de Manhattan. Los accesos se apoyan en arcos de mampostería de estilo renacentista; las aberturas de los arcos estaban llenas de paredes de ladrillo, con pequeñas ventanas en el interior. La rampa de acceso contiene nueve puentes de arcos o vigas de hierro a lo largo de calles laterales en Manhattan y Brooklyn.

Debajo del enfoque de Manhattan, una serie de pendientes de ladrillos o “bancos” se convirtió en un parque de patinaje, los Brooklyn Banks, a fines de la década de 1980. El parque utiliza los pilares de apoyo del acceso como obstáculos. A mediados de la década de 2010, los Brooklyn Banks se cerraron al público porque el área se estaba utilizando como lugar de almacenamiento durante la renovación del puente. La comunidad del skate ha intentado salvar los bancos en múltiples ocasiones; después de que la ciudad destruyera los bancos más pequeños en la década de 2000, el gobierno de la ciudad acordó mantener los bancos más grandes para andar en patineta. Cuando el NYCDOT retiró los ladrillos de los bancos en 2020, los patinadores iniciaron una petición en línea.

El Puente de Brooklyn está sostenido por cuatro cables principales, que descienden desde la parte superior de las torres de suspensión y ayudan a sostener la plataforma. Dos están ubicados en el exterior de las carreteras del puente, mientras que dos están en la mediana de las carreteras. Cada cable principal mide 15,75 pulgadas (40,0 cm) de diámetro y contiene 5.282 alambres de acero galvanizado paralelos envueltos muy juntos en una forma cilíndrica. Estos alambres están agrupados en 19 hebras individuales, con 278 alambres en una hebra. Este fue el primer uso de la agrupación en un puente colgante y los trabajadores tardaron varios meses en atarlos. Desde la década de 2000, los cables principales también han soportado una serie de dispositivos de iluminación LED de 24 vatios, denominados “luces de collar” debido a su forma.

Además, 1.520 cables de suspensión de alambre de acero galvanizado cuelgan hacia abajo de los cables principales, y otros 400 tirantes de cable se extienden en diagonal desde las torres. Estos cables sostienen la estructura de celosía alrededor de la plataforma del puente.

Cada lado del puente contiene un anclaje para los cables principales. Los anclajes son estructuras trapezoidales de piedra caliza ubicadas ligeramente hacia el interior de la costa, que miden 129 por 119 pies (39 por 36 m) en la base y 117 por 104 pies (36 por 32 m) en la parte superior. Cada anclaje pesa 60.000 toneladas cortas (54.000 toneladas largas). El anclaje de Manhattan descansa sobre una base de lecho de roca mientras que el anclaje de Brooklyn descansa sobre arcilla.

Ambos anclajes tienen cuatro placas de anclaje, una para cada uno de los cables principales, que se ubican cerca del nivel del suelo y paralelas al suelo. Las placas de anclaje miden 16 por 17,5 pulgadas (410 por 440 mm), con un grosor de 2,5 pulgadas (64 mm) y pesan 46.000 libras (21.000 kg) cada una. Cada placa de anclaje está conectada al cable principal respectivo mediante dos juegos de nueve ojales, cada uno de los cuales mide aproximadamente 12,5 pies (3,8 m) de largo y hasta 9 por 3 pulgadas (229 por 76 mm) de espesor. Las cadenas de barras oculares se curvan hacia abajo desde los cables hacia las placas de anclaje, y las barras oculares varían en tamaño según su posición.

Los anclajes también contienen numerosos pasillos y compartimentos. A partir de 1876, con el fin de financiar el mantenimiento del puente, el gobierno de la ciudad de Nueva York hizo que las grandes bóvedas bajo el anclaje de Manhattan del puente estuvieran disponibles para alquiler, y estuvieron en uso constante durante principios del siglo XX. Las bóvedas se utilizaron para almacenar vino, ya que se mantuvieron a una temperatura constante de 60 ° F (16 ° C) debido a la falta de circulación de aire. La bóveda de Manhattan se llamaba “Gruta Azul” debido a un santuario a la Virgen María junto a una abertura en la entrada. Las bóvedas se cerraron para uso público a finales de los años 1910 y 1920 durante la Primera Guerra Mundial y la Prohibición, pero se volvieron a abrir a partir de entonces. Cuando la revista New York visitó uno de los sótanos en 1978, descubrió una “inscripción descolorida” en una pared que decía: “Quien no ama el vino, las mujeres y las canciones, sigue siendo un tonto toda su vida”. Las fugas encontradas dentro de los espacios de la bóveda requirieron reparaciones a fines de la década de 1980 y principios de la de 1990. A finales de la década de 1990, las cámaras se utilizaban para almacenar equipo de mantenimiento.

Las dos torres de suspensión del puente tienen 278 pies (85 m) de altura con una huella de 140 por 59 pies (43 por 18 m) en la línea de agua alta. Están construidos con piedra caliza, granito y cemento Rosendale. La piedra caliza se extrajo en Clark Quarry en el condado de Essex, Nueva York. Los bloques de granito fueron extraídos y moldeados en la isla de Vinalhaven, Maine, en virtud de un contrato con Bodwell Granite Company, y entregados desde Maine a Nueva York en una goleta. La torre de Manhattan contiene 46,945 yardas cúbicas (35,892 m3) de mampostería, mientras que la torre de Brooklyn tiene 38,214 yardas cúbicas (29,217 m3) de mampostería.

Cada torre contiene un par de arcos apuntados del Renacimiento gótico, a través de los cuales corren las carreteras. Las aberturas del arco tienen 117 pies (36 m) de alto y 33,75 pies (10,29 m) de ancho. Las cimas de las torres están ubicadas a 159 pies (48 m) sobre el piso de cada abertura de arco, mientras que los pisos de las aberturas están a 119.25 pies (36.35 m) sobre el nivel medio del agua, dando a las torres una altura total de 278.25 pies (84.81 pies). m) por encima del nivel medio del agua.

Las torres descansan sobre cajones submarinos de pino amarillo del sur. Ambos cajones contienen espacios interiores que fueron utilizados por los trabajadores de la construcción. El cajón del lado de Manhattan es un poco más grande, mide 172 por 102 pies (52 por 31 m) y está ubicado a 78,5 pies (23,9 m) por debajo del nivel del agua, mientras que el cajón del lado de Brooklyn mide 168 por 102 pies (51 por 31 m) y está ubicado 44,5 pies (13,6 m) por debajo del nivel del agua. Los cajones fueron diseñados para sostener al menos el peso de las torres que ejercerían una presión de 5 toneladas cortas por pie cuadrado (49 t / m2) cuando estuvieran completamente construidos, pero los cajones fueron sobre-diseñados para la seguridad. Durante un accidente en el lado de Brooklyn, cuando se perdió la presión del aire y las torres parcialmente construidas cayeron con toda su fuerza, el cajón sostuvo una presión estimada de 23 toneladas cortas por pie cuadrado (220 t / m2) con solo daños menores. La mayor parte de la madera utilizada en la construcción del puente, incluidos los cajones, provino de aserraderos en Gascoigne Bluff en la isla de St. Simons, Georgia.

El cajón del lado de Brooklyn, que se construyó primero, tenía originalmente una altura de 9,5 pies (2,9 m) y un techo compuesto por cinco capas de madera, cada capa de 1 pie (0,30 m) de altura. Posteriormente se agregaron diez capas más de madera sobre el techo, y todo el cajón se envolvió en estaño y madera para una mayor protección contra las inundaciones. El grosor de los lados del cajon era de 8 pies (2,4 m) tanto en la parte inferior como en la superior. El cajón tenía seis cámaras: dos para dragado, pozos de suministro y esclusas de aire.

El cajón del lado de Manhattan fue ligeramente diferente porque tuvo que instalarse a mayor profundidad. Para protegerse contra el aumento de la presión del aire a esa profundidad, el cajón de Manhattan tenía 22 capas de madera en su techo, siete más que su contraparte de Brooklyn. El cajón de Manhattan también tenía cincuenta tubos de 4 pulgadas (10 cm) de diámetro para la remoción de arena, un interior de caldera de hierro ignífugo y diferentes esclusas de aire y sistemas de comunicación.

El puente de Nueva York y Brooklyn se abrió para su uso el 24 de mayo de 1883. Miles de personas asistieron a la ceremonia de apertura y muchos barcos estuvieron presentes en el East River para la ocasión. Oficialmente, Emily Warren Roebling fue la primera en cruzar el puente. A la inauguración del puente también asistieron el presidente de los Estados Unidos, Chester A. Arthur, y el alcalde de Nueva York, Franklin Edson, quienes cruzaron el puente y estrecharon la mano del alcalde de Brooklyn, Seth Low, en el extremo de Brooklyn. Abram Hewitt dio la dirección principal.

Aunque Washington Roebling no pudo asistir a la ceremonia (y rara vez volvió a visitar el lugar), celebró un banquete en su casa el día de la inauguración del puente. La festividad adicional incluyó la actuación de una banda, disparos desde barcos y un espectáculo de fuegos artificiales. Ese primer día, un total de 1.800 vehículos y 150.300 personas cruzaron el tramo. Menos de una semana después de la apertura del puente de Brooklyn, las tripulaciones de los transbordadores informaron de una fuerte caída en el patrocinio, mientras que los operadores de peaje del puente procesaban a más de cien personas por minuto. Sin embargo, los transbordadores que cruzan el río continuaron operando hasta 1942.

La construcción del puente había costado US $ 15,5 millones de dolares en 1883  (alrededor de US $ 411,589,000 en 2019), de los cuales Brooklyn pagó dos tercios, y se estima que 27 hombres murieron durante su construcción.

El Puente de Brooklyn ha sido incluido como Monumento Histórico Nacional desde el 29 de enero de 1964, y posteriormente se agregó al Registro Nacional de Lugares Históricos el 15 de octubre de 1966. El puente también ha sido un hito designado por la ciudad de Nueva York desde el 24 de agosto de 1967, y fue designado Monumento Histórico Nacional de Ingeniería Civil en 1972. Además, fue incluido en la lista provisional de sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2017.

 

 

Continue Reading

Colombia

La música y el arte como expresión cultural en la violencia

Published

on

EP New York/ Enfoque cultural

Francisco Cardona/editor

El machete es una herramienta de corte, también utilizada como arma; es como un cuchillo largo, pero más corto que una espada. Comúnmente mide menos de 60 cm y tiene un solo filo. Se utiliza para segar la hierba, cortar la caña de azúcar, podar plantas, abrirse paso en la selva, ect. En otras palabras,  el machete ha sido la herramienta más útil del campesino en todas las labores del campo. Nuestros abuelos contaban que en sus tiempos los problemas se arreglaban con tragos y machete. Los hombres eran hábiles y diestros dando “plan” con el machete y sacaban chispas rastreando su filo o borde en el pavimiento. Pero los tiempos cambiaron y desde que aparecieron las armas de fuego, la violencia es la reina de los pueblos.

Pero, ¿qué papel juegan la música , la fotografía y el arte dentro de la cultura de violencia que azota a países como Colombia , por ejemplo?

Hace poco la artista de artes plásticas,  Doris Salcedo , fue premiada en Europa por plasmar en sus trabajos las consecuencias de la guerra  ,  Fundiendo simbólicamente las armas dejadas por la guerrilla en un intento de sellar mas de 50 años de violencia. Pero en la música igualmente existen composiciones que ,utilizando herramientas del campo, se han convertido en verdaderas joyas históricas. Y es allí donde se narra y canta parte de la historia. Las mismas consideraciones y aportes ha hecho José Alejandro González con su cámara con el proyecto (TSB).

Historias fascinantes de los pueblos que otrora  era trasmitida por los historiadores para saber sus costumbres y orígenes y que hoy han quedado en el olvido y ya no se cuentan a las generaciones. Y Colombia en este campo si tiene , entre otras, una riqueza musical enorme como para escribir muchas realidades del pasado.

Doris Salcedo ganadora del premio “Nomura”


La violencia en el campo , por ejemplo, aquella lucha del campesino por defender sus tierras  ha llevado a su desplazamiento forzoso y que ha generado un enfrentamiento social , fue plasmada en una majestuosa cumbia interpretada por el maestro Jairo Varela y el grupo Niche. La canción describe épocas y situaciones culturales y políticas relativamente recientes. “Mi Machete” , asi como “los tuta” y el “hijo de tuta” de Lizandro Meza , son de esas canciones que hace algunos años se distinguía como música de protesta.

Y en éstos menesteres, Colombia se ha dado el lujo de ver grandes compositores y arreglistas.

Para el caso específico de la canción : “mi machete” , herramienta del campesino , que ilustramos en el primer párrafo , es una composición que se da en la llamada “narco-democracia” , en el 2004 , en instancias difíciles por la guerra del paramilitarismo , las bandas criminales y el narcotráfico. Dentro de este marco político , Jairo Varela escribió el álbum “Imaginación” luego de 20 años de vida artística y se atrevió a describir la situación del campesino y el conflicto armado en el campo. “Mi Machete”  es de esas piezas que con buen estilo de cumbia-salsa se baila en las fiestas familiares y las discotecas pero su contenido habla de una situación histórica que aún sucede en nuestra sociedad.

“paraco tira bala ,  guerrillo tira bala., el indio tira bala ., mi gente tira bala ……y mi machete , ya no lo usan en el monte…” , fue y sigue siendo una situación de violencia incontenible.
Lo que describía Jairo , e insinuaba , además  <<el hijo de la salsa caleña>> con ésta canción en la parte coral era la cruda descripción social que , sin lugar a dudas , se sigue dando en muchos pueblos y ciudades de Colombia.


Advertisement


Varela fue un genio que producto del complicado proceso 8.000 _que tocó todas las esfereas de la sociedad con las acusaciones de la narcodemocracia de entonces_ había dicho , en un arreglo previo y desde las celdas y barrotes donde tuvo una “prueba de fuego” , que él no era el problema sino parte de la solución. Un hombre que defendió el país con sus principios e ideales. Un músico que defendió la tierra y puso en alto la bandera altanera y el premio que recibió fue una larga condena. Lo de Jairo Varela sin duda ha sido fantástico pues ha escrito y descrito una porción de nuestro conflicto con el mejor grupo de salsa de todos los tiempos: El Grupo Niche.

 

Continue Reading

Columnistas

Antisemitismo , el fantasma que aún recorre Europa

Published

on

 
EP New York/opinión 
 
POR QUÉ EL ANTISEMITISMO
 

 El auge del odio a los judíos en casi toda Europa, pero especialmente en Europa del Este y Francia, nos debería hacer recapacitar sobre la historia de Europa que algunos ahora pretenden reescribir.

por Ricardo Angoso


“No es lícito olvidar, no es lícito callar. Si nosotros callamos, ¿Quién hablará?” Primo Levi

El odio al judío es algo tan antiguo casi como la existencia misma de Europa, pero está indisolublemente ligado al cristianismo. Durante siglos la jerarquía cristiana consideró a los judíos como los responsables de la crucifixión y muerte de Jesucristo y hasta una fecha tan cercana como 1965, durante el Concilio Vaticano II, mantuvo estas duras acusaciones que justificaban la violencia racial contra los judíos desde los púlpitos.

La Iglesia católica alentó, difundió y fomentó el antisemitismo desde las más altas instancias y jerarquías sin importar las consecuencias de impartir tales doctrinas.

El cristianismo, además, estaba asociado al poder de los Reyes en la Edad Media y si bien el discurso antisemita lo aportaban los padres de la Iglesia, eran los gobernantes los que utilizaban la espada para expulsar a los judíos de sus países. Hay numerosos casos a lo largo de la historia que muestran a las claras estas expresiones de odio hacia los judíos.

En Alemania, en 1096, los judíos de Espira, Worms, Maguncia y Colonia, junto con los de otras localidades, fueron masacrados a comienzos de la Cruzada cristiana. Francia también se sumó a  la moda antisemita y, en 1.336, el rey Felipe el Hermoso expulsó a los judíos galos, no sin antes confiscar sus bienes. En España, la expulsión de los judíos por parte de los Reyes católicos en 1492, en un famoso edicto, significó el fin de esa utopía llamada Sefarad, una suerte de pequeño “Estado” judío conviviendo con los cristianos y musulmanes en la península ibérica. En Portugal, donde habían llegado muchos de los judíos expulsados de España, el rey Manuel I ordena la expulsión de todos los judíos del territorio portugués bajo presión de los Reyes Católicos.

Mención aparte esta historia de intolerancia y persecución contra los judíos es el caso de Lutero. Sin andarse por las ramas y ajeno a ninguna contención moral, Lutero transforma el antisemitismo pasional y oral en una suerte de ciencia religiosa que parte desde los púlpitos hasta los creyentes. En 1543, Lutero publicó Sobre los judíos y sus mentiras, obra en la que llega a afirmaciones como que los judíos son un pueblo «abyecto y despreciable, es decir, no un pueblo de Dios, y su jactancia de linaje, su circuncisión y su ley deben ser considerados sucios»; y están manchados con «las heces del diablo (…) en las que se revuelcan como cerdos». En este libro Lutero parece incluso preconizar su asesinato anticipándose a los nazis, cuando escribe: «Seremos culpables de no destruirlos”.

DEL SIGLO XIX AL NAZISMO

Estas ideas antisemitas, que proliferaron en los púlpitos y en ciertos círculos intelectuales conservadores, van cimentando el camino para nuevas expresiones de antisemitismo en toda Europa. Hubo centenares de matanzas y persecuciones a los judíos entre 1821, en se registró el pogrom de Odesa, en Ucrania, y 1946, en se registró el de Kielce, en Polonia.

Pero tampoco otros países occidentales modernos, como Francia, se quedarían al margen y ajenos a la marejada antisemita. En 1894, un oficial francés de origen judío, Alfred Dreyfus, fue víctima de una conspiración antisemita por la que fue condenado al destierro de por vida acusado de “alta traición” y atacado sin respiro por casi todos los medios de comunicación de la época, causando el odio racial hacia los judíos y el repudio por parte de la opinión pública francesa. Posteriormente a estos hechos, que causaron una gran conmoción y revelaron el grado de rechazo de la sociedad francesa hacia los hebreos, el escritor Emile Zola publicó su famoso artículo “yo acuso”, en que desmontaba toda la trama urdida contra Dreyfus y dividiendo a la sociedad francesa profundamente. En 1906 su inocencia fue reconocida, su sentencia anulada, el oficial fue rehabilitado con el grado de comandante e incluso Dreyfus llegó a participar en la Primera Guerra Mundial, muriendo en el año 1935 con el pleno reconocimiento social.

Precisamente la Primera Guerra Mundial (1914-1918) creó grandes frustraciones y la “modernización” del discurso antisemita en una buena parte de Europa debido a que algunos movimientos políticos buscaban un chivo expiatorio que justificara la tragedia que se abatía sobre Europa. El periodo de entreguerras se caracterizó en toda Europa por la emergencia y el éxito político de los nuevos movimientos fascistas, pero especialmente en Italia y en Alemania. El movimiento nacionalsocialista alemán -nazi- era marcadamente antisemita y en su programa exponía claramente sus ideas criminales con respecto a los judíos.

En 1933, los nazis, con Adolf Hitler a la cabeza, llegaban al poder democráticamente, a través de las urnas, y es el fin del sistema democrático alemán, prohibiéndose los partidos políticos, los sindicatos, toda forma de oposición y los medios adversos al nuevo régimen. También comienzan las prohibiciones y medidas antisemitas en Alemania que tendrán como corolario final la Noche de los Cristales Rotos. En la noche del 9 de noviembre de 1938 hubo un estallido de violencia contra los judíos en todo el Reich. Parecía imprevisto, provocado por la furia de los alemanes por el asesinato de un funcionario alemán en París en manos de un adolescente judío, pero en realidad, el ministro de propaganda alemán Joseph Goebbels y otros nazis habían organizado cuidadosamente los pogroms. En dos días, más de 250 sinagogas fueron quemadas y más de 7.000 comercios de judíos fueron destrozados y saqueados. Hubo 90 muertos en esos hechos. Al día siguiente de esos hechos, 30.000 judíos alemanes fueron detenidos y enviados a los campos de la muerte. Acababa de comenzar el Holocausto.

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) tuvo fatales consecuencias para los judíos de Europa y otros pueblos o minorías puestos en el punto de mira de los nazis, como los gitanos, los polacos, los pueblos de la Unión Soviética conquistados y también para homosexuales, comunistas y otros adversarios de la maquinaría nazi. En total, unas veinte millones de personas morirían asesinadas por los nazis entre 1938 y 1945 con la ayuda, todo hay que decirlo, de los verdugos voluntarios de Hitler, entre los que tuvieron un especial protagonismo los húngaros, polacos, rumanos y ucranianos.

EUROPA TRAS LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Tras la Segunda Guerra Mundial, y todavía con las llamas humeantes de los horrores padecidos en la guerra, Alemania, junto con algunos de sus colaboradores extranjeros, se enfrentó en Nuremberg a los fantasmas del pasado con el juicio a los principales responsables de los crímenes cometidos por los jerarcas nazis. El nazismo fue proscrito como organización política y como ideología en Alemania y otros países, pero las ideas no se borran tan fácilmente del pensamiento y el antisemitismo, como un virus durmiente que acecha en cuanto bajas las defensas democráticas, siguió presente en nuestras sociedades.

En 1946, una vez que Polonia estaba ya bajo la égida soviética y parecía que el continente volvía a la normalidad tras una cruenta y salvaje contienda mundial, se produjeron los incidentes de Kielce. En esa localidad polaca, ciudadanos de pie de todas las condiciones y edades  lanzaron un pogrom en contra de los judíos sobrevivientes del Holocausto que regresaban a la ciudad el 4 de julio de 1946. Multitudes atacaron a los judíos después de que se propagaran rumores falsos sobre unos judíos que habían secuestrado a un niño cristiano, a quien habían intentado asesinar en un ritual. Los atacantes mataron a un mínimo de 42 judíos e hirieron, aproximadamente, a 50 más. Las acusaciones, por supuesto, resultaron falsas.

EL NUEVO REVISIONISMO

En 1987, Jean Marie Le Pen, líder del partido Frente Nacional en Francia, asegura que los campos de concentración nazi son un “detalle histórico”, suscitando una condena en una buena parte de su país y concitando el rechazo de casi toda la clase política gala.

Más tarde, en 1989, con la caída del comunismo y la emergencia de grupos de carácter fascista en Europa del Este, comenzaron a producirse en casi toda Europa ataques a cementerios judíos, profanación de tumbas, exhibición y difusión de materiales antisemitas y la aparición de esvásticas en lugares de culto judío. Se han producido ataques a cementerios judíos en Eslovaquia, Francia, Hungría, Moldavia, Polonia, Rumania y Ucrania.

Paralelamente a estos hechos, se hizo presente en Europa del Este una suerte de nuevo revisionismo, en el sentido de querer reescribir la historia sobre lo que había ocurrido en la Segunda Guerra Mundial y sobre el papel que habían tenido los húngaros, los polacos, los rumanos y los ucranianos, principalmente, en el Holocausto.

Polonia no se anduvo por las ramas y aprobó una Ley que prohibía relacionar a su país con el Holocausto, condenando con hasta tres años a aquellos que hablaran de “campos de concentración polacos” y también tipifica penalmente las acusaciones a Polonia de complicidad con los crímenes del Tercer Reich. Israel acusó a Polonia de coartar la libertad de expresión. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. reavivó el fuego señalando, seguramente con cierta razón, que “un número no insignificante” de polacos participó en tareas criminales durante el Holocausto.

EL CASO FRANCES

También en Francia, el pasado mes de febrero, el país vivió una gran conmoción cuando unos desconocidos profanaron 96 tumbas en el cementerio judío de Quatzenheim, donde pintaron unas esvásticas sobre las lapidas para después abandonar el recinto sagrado en total impunidad.

Francia es el país del continente que reporta más casos antisemitas y el problema parece que se agrava. El diario español El País informaba recientemente que «el antisemitismo aumenta en Francia. El vandalismo, los insultos, las amenazas y las agresiones contra los judíos aumentaron un 74% en 2018, según datos oficiales. La difusión de los datos coincide con el descubrimiento en días recientes de varias pintadas y la profanación en las afueras de París del memorial a Ilan Halimi, el joven judío secuestrado y torturado hasta la muerte en 2006».

Ese virus letal del antisemitismo también ha contaminado hasta a los «chalecos amarillos», un grupo de protesta social en el que convergen militantes fascistas, islamistas radicales y un sinfín de especies de todos los pelajes y convicciones, pero que se definen así mismos como «antisistema». En una manifestación de este grupo en París, el intelectual francés de origen judío Alain Finkielkraut (París, 1949)  fue víctima de insultos antisemitas por parte de los participantes a la marcha que lo llamaron «sucio hebreo» y le conminaron  a marcharse de su país, en un hecho paradójico por la circunstancia de que quien se lo gritara era un inmigrante musulmán. «Lárgate de nuestro país», parece que le dijeron los integristas.

Las luces de peligro también se han encendido en  Alemania recientemente tras las declaraciones del encargado contra el Antisemitismo del Gobierno alemán, Felix Klein,quien  desaconsejó llevar la kipá -prenda típica judía-en algunos lugares ante el número creciente de ataques contra la comunidad judía que se registran en el país.

La pregunta que tenemos que hacernos, una vez asumamos la gravedad de los hechos que relatamos y conocemos, es hasta dónde puede constituir este antisemitismo una verdadera amenaza para la supervivencia de estas comunidades judías. Creo que de cara al futuro, y teniendo en cuenta el pasado trágico y reciente, en que primero los judíos fueron señalados y después atacados hasta el exterminio, es muy importante promover los valores cívicos y ciudadanos, defender la memoria histórica y concienciar, a través de los medios de comunicación y la educación, a las futuras generaciones de los riesgos que entraña este triunfo de la cultura del odio en nuestras sociedades. Porque no debemos olvidar que «el odio fue lo que construyó el camino hacia Auschwitz, y la indiferencia lo que lo pavimentó», tal como señalaba el ensayista Ian Kershaw en uno de sus últimos trabajos.

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares