Connect with us

Política y Democracia

Posibles escenarios ante las elecciones en España

Published

on

 Por Ricardo Angoso

@ricardoangoso

rangoso@iniciativaradical.org

 Casi todo el mundo da por hecho en España, si uno visita los principales oráculos mediáticos y académicos, que de producirse unas nuevas elecciones generales -previsiblemente a finales de junio- se repetirían unos resultados bastante parecidos a los de las anteriores. Es decir, ninguna de las cuatro grandes fuerzas del sistema político (Partido Popular (PP), Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Podemos y  Ciudadanos) obtendrían la mayoría absoluta y la formación de gobierno dependería, de nuevo, de la conformación de una gran coalición a dos o a tres bandas incluso, dependiendo de la conformación del parlamento.

 DOS NUEVAS VARIABLES DE CARA A LOS COMICIOS

 Sin embargo, creo que a estos comicios hay que agregarles dos nuevas variables que pueden cambiar sustancialmente el resultado de las urnas. La anunciada coalición de izquierdas entre  Podemos e Izquierda Unida (923.000 votos y tan solo dos diputados) podría arrebatar el liderazgo al PSOE y darse el anhelado sorpasso con el que soñara durante años el líder comunista Julio Anguita. Pero, en política dos y dos no siempre son cuatro y quizá tal remedo tan solo sirva para neutralizar la acusada caída de Podemos en intención de voto, tal como revelan casi todos los sondeos publicados en las últimas semanas. El barco de Podemos, incongruencias, contradicciones y simples boutades por medio, sufre una fisura irreversible desde hace meses y es más que seguro que de repetirse hoy las elecciones no repetiría los resultados del pasado diciembre (20% de los votos y 69 escaños). 

 La otra variable es mucho más difícil de cuantificar. Se trata de la corrupción y en esta materia el PP es el amo de la escena. A los ya consabidos escándalos en Madrid, Valencia, Málaga y tantas partes de España que la lista sería interminable, se le vino a unir el reciente del ministro  José Manuel Soria y sus papeles de Panamá. El tal Soria era un mentiroso de siete suelas que hasta el último momento trató de negar la cruda verdad y ocultar su patrimonio indescifrable. Se fue por mentiroso que no por ladrón. De aquí a junio es una eternidad, sobre todo en las filas populares, y no sería nada extraño que aparezcan  nuevos escándalos de corrupción que minen aún más las ya de por sí exiguas filas populares. 

 Tan sólo que hubiera una gran bajada en la participación electoral, lo que no se debe obviar dado el hastío que hay en la sociedad española ante un sistema en plena descomposición, podría beneficiar, paradójicamente, a los populares y que repitieran casi los mismos resultados que en las últimas elecciones. Los siete millones de votantes al PP son inasequibles al desaliento y comulgan con las mentiras de sus líderes como si nada, como si fueran ruedas de molino que se dice vulgarmente. Pero el espectro de nuevos escándalos sigue ahí y podría tener alguna influencia electoral.

 Y TRES ESCENARIOS POSIBLES

 1. El primer escenario es que PSOE, Podemos e IU, vayan por separado o juntos, conformen una gran coalición de izquierdas que consiga la mayoría en los próximos comicios. Pero, desde luego, entre todos tendrían que superar los 161 diputados actuales, muy lejos de la mayoría absoluta (176), e incluso ser capaces de sumar a otras fuerzas en la votación de investidura, tales como el PNV, Bildu e incluso ERC si se consigue superar el embrollo de la famosa consulta catalana. No creo que sea el escenario de más fácil cumplimiento.

 2. Como segundo escenario factible, una vez que las fuerzas políticas comprendan que no pueden estar repitiendo elecciones cada seis meses y que harán falta amplios consensos para gobernar España, podría ser una gran alianza política entre PP, PSOE y Ciudadanos. Es poco previsible que el PSOE se sumará a la misma, ya que sería el abrazo del oso, pero resultará muy difícil que el PP y Ciudadanos consigan la mayoría necesaria para formar gobierno. El problema radica en que una fuerza que podría ser determinante para sumar la mayoría -el nacionalismo catalán liderado por Democracia y Libertad- no está ahora en el juego constitucional y se ha echado, literalmente, al monte de la autodeterminación siguiendo las sendas de las payasadas identitarias y el discurso victimista de los falsos patriotas. Ya se sabe, la cabra siempre tira al monte. De poco previsible cumplimiento preveo este escenario, pero en política nada está escrito.

 3.El tercer escenario, quizá el de más probable desarrollo, como ya ha ocurrido en algunos entes locales y regionales, sería un pacto PP-Ciudadanos. No olvidemos que al PP en las últimas elecciones generales le faltaron apenas 12 votos en el parlamento para tener la mayoría simple con Ciudadanos y formar gobierno. Esos votos no se los iban a dar los nacionalistas catalanes, y los vascos del PNV (seis diputados en total) tampoco servían para completar la tarta que necesitaba la ansiada mayoría. Sin embargo, a tenor de los estudios de opinión y sondeos publicados en los últimos meses, Ciudadanos podría seguir su tendencia ascendente y acercarse a la cincuentena de diputados y si el PP pudiera conservar lo que tiene (123 diputados) e incluso si aumentara la abstención y arañara dos o tres asientos más, las cuentas saldrían y darían para la más lógica de las fórmulas: un gobierno de centro derecha formado por las dos formaciones que responden a ese criterio ideológico. 

 Se acabaría, por defunción, con el pacto PSOE-Ciudadanos, que por mucho que se diga era contra natura, y se formaría en España un gobierno de coalición hasta ahora inédito llamado a sembrar la necesaria estabilidad política y la salida definitiva de la más grave crisis económica que hemos padecido en las últimas cuatro décadas. Este tercer escenario, para mí el más realista y cabal en las actuales circunstancias, solo tendría visos de cumplimiento si ambas fuerzas lograrán sumar más de 170 diputados en el legislativo y después conseguir la mayoría restante con los nacionalistas vascos, canarios y gallegos en su caso. Por debajo de esa cifra, será muy difícil conseguir la investidura del llamado a presidir el gobierno -otra cosa: Ciudadanos se opone a que sea Mariano Rajoy, para entorpecer más la coalición- y estaremos abocados a una segura nueva ronda de consultas agotadora, interminable, erosionante y, seguramente, inútil.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Agencias

¿Cuál es el origen de las protestas en América Latina?

Published

on

EP New York/ latinoamérica

Entre Chile , Haiti , Ecuador y Bolivia existen muchas diferencias. En lo económico , el país austral es de los más ricos de la región a diferencia y en extremo de lo que representan las protestas y violencia de los haitianos frente a la gravísima situación social y política. Pero en cambio , si de gobiernos tiranos y mezquinos se trata  y , mas que todo , de lo que fundamenta la actual ola de enfrentamientos internos en éstos países , no es otra cosa que la corrupción política , los fraudes electorales y la grave crisis económica.

Las reformas económicas que han adoptado la mayoría de estos gobiernos , obedece y es una realidad mundial , a la guerra comercial y las políticas de “choque” provocada por Estados Unidos a nivel mundial. La inestabilidad gubernamental ha tocado a las naciones de latinoamérica y los cambios estructurales en la salud , el transporte y la creciente moda de disolver el congreso , como hizo Martîn Vizcarra en Perú , ha llevado a una crisis democrática.

Quizás el tema iideológico no sea tan influyente , izquierda , derecha o centro es lo de menos pues Ecuador , siendo “centrista” no está excenta de protestas ni es diferente de la realidad boliviana que es socialista , tampoco lo es Colombia siendo derechista que sontiene una “bomba de tiempo” entre la paz y la guerra y , peor aún , la dictadura de Venezuela y el radicalismo de Bolsonaro en Brasil.

En todos hay corrupción. El tema de la violencia pasa por otros factores. Un análisis de AP noticias sostiene que el patrón y la constante del <<auge y desplome>> ha sido de alto riesgo para líderes no muy avezados. Ha Expandido la clase media, creando a ciudadanos que sienten que tienen el derecho de recibir más de sus gobiernos y el poder para exigirlo. Y agudiza el sentimiento de injusticia para quienes se quedaron fuera de la bonanza, cuyos vecinos prosperaban mientras ellos se mantenían igual o retrocedían.

Chile, el principal productor de cobre del mundo, tuvo su auge de 2000 a 2014 antes de que el crecimiento se detuviera. El chileno promedio gana aproximadamente de 560 a 700 dólares al mes, ingreso que dificulta a muchos pagar sus cuentas. Luego, la semana pasada, un panel independiente implementó un aumento de 4 centavos de dólar en la tarifa del metro que el gobierno chileno dijo inicialmente que era necesario para lidiar con el incremento en los precios del petróleo y con la debilidad de la moneda local.

Para miles de chilenos, fue la gota que derramó el vaso tras años de apuros mientras el país prosperaba. El miércoles, hubo disturbios por sexto día consecutivo, en los que han muerto 18 personas y que prácticamente han paralizado al país considerado un oasis de estabilidad.

“La gente salió a protestar porque siente que al gobierno le importan más los acaudalados, y que los programas sociales ayudan a los muy pobres, pero el resto de la población tiene que cuidarse sola”, dijo Patricio Navia, profesor adjunto en el Centro de Estudios Latinoamericanos y Caribeños de la Universidad de Nueva York. “No son lo suficientemente pobres para recibir subsidios del gobierno, ni lo suficientemente ricos para recibir créditos fiscales del gobierno. Se sublevaron para que sus voces fueran escuchadas”.

Marta Lagos, directora de la encuestadora Latinobarómetro, afincada en Santiago, Chile, dijo que las tasas de crecimiento de Chile ocultaron la acumulación de riqueza en manos de la élite.

Al igual que Chile, la nación petrolera de Ecuador pasó por un fuerte incremento del PIB cuando el crudo alcanzó los 100 dólares el barril. El presidente Rafael Correa construyó carreteras con varios carriles, aeropuertos y universidades. Luego el petróleo se desplomó y Ecuador se quedó con miles de millones de dólares en deuda y un gran déficit en el presupuesto anual.

El sucesor de Correa, Lenín Moreno, sacó una línea de crédito a tres años por 4.200 millones de dólares del FMI y este mes anunció un paquete de austeridad de 1.300 millones de dólares que incluye la eliminación de subsidios al combustible y, como resultado, un fuerte aumento en los precios de la gasolina y el diésel. Eso motivó a los ecuatorianos a salir a las calles, dirigidos por los bien organizados y mayormente rurales indígenas del país, muchos de los cuales son agricultores de subsistencia que recibieron de poco a ningún beneficio de los años de prosperidad.

Como profesora de leyes, Mariana Yumbay está mejor que la mayoría de las personas que habitan la provincia montañosa de Bolívar, en donde cultivan maíz o papas, o crían ganado, cerdos y ovejas. Incluso durante la época próspera del gobierno de Correa, los agricultores indígenas en Bolívar dependían de la lluvia porque no tienen redes de irrigación, dijo. Más de 40% de los niños están desnutridos y muchas personas viven con un salario equivalente a 30 dólares al mes.


Advertisement


“Lamentablemente, no ha habido desde el Estado políticas públicas para destinar recursos económicos para sacar de esa pobreza a los pueblos indígenas y campesinos”, dijo este mes Yumbay, de 46 años, mientras protestaba afuera de la Asamblea Nacional de Ecuador.

Moreno acabó con las protestas al acordar restaurar los subsidios, una solución que los analistas consideran que lo dejó debilitado y con los mismos problemas económicos que surgieron antes de las casi dos semanas de manifestaciones que con frecuencia se tornaron violentas.

Haití en riesgo permanente

Al inicio del nuevo siglo, Haití estaba peor que cualquier otro país en la región, pero desde 2009 recibió una inyección de miles de millones de dólares de petróleo altamente subsidiado de Venezuela, además del flujo de apoyo internacional después del devastador sismo de 2010 en el país.

Cuando se desplomó el petróleo y colapsó la economía venezolana, terminó el subsidio de combustible y la ya empobrecida isla sufrió de escasez de gasolina. Las investigaciones del Senado de Haití y un auditor federal afirman que funcionarios públicos malversaron miles de millones de dólares en ganancias derivadas del programa venezolano conocido como Petrocaribe.

En parte avivadas por un grupo de jóvenes haitianos expertos en internet conocidos como “Petrocaribe Challengers”, empezaron las protestas callejeras que los organizadores dicen que no pararán hasta que deje el puesto el presidente Jovenel Moïse.

En Bolivia, el presidente Evo Morales ha tenido 14 años de baja inflación y un sólido crecimiento del PIB con un promedio de 4% anual, en gran parte gracias a los ingresos durante los años prósperos de los productos básicos. En años recientes, el ingreso del país por las ventas del gas natural ha disminuido por la caída de los precios, la reducción de reservas y la menor demanda de Brasil y Argentina. Los expertos dicen que la inversión en infraestructura se ha visto debilitada por los escándalos de corrupción en su gobierno y su insistencia de buscar la reelección a pesar de perder el referendo en el tema.

Tras las acusaciones de fraude en las elecciones del domingo, se multiplicaron las protestas afuera de los centros de los centros de votación en todo Bolivia. Se reportaron disturbios en al menos seis de las nueve regiones de Bolivia, y en La Paz, la capital del país, la policía utilizó gas lacrimógeno para reprimir los pleitos entre los partidarios de Morales y los del oponente Carlos Mesa afuera de un centro de conteo de votos. Los manifestantes arrojaron petardos y piedras.

Los opositores de Morales incendiaron las oficinas electorales y boletas en varias ciudades, e hicieron un llamado a una huelga el miércoles. Morales dice que sus opositores intentan organizar un golpe de estado. (Con inf. De AP–AFP–DW)

Continue Reading

Agencias

¿Qué sigue y cómo será el impeachment contra Donald Trump?

Published

on

EP EUA/New York/opinión 

La pregunta del millón ahora es , no sólo cómo va a ser el cuarto juicio político contra un presidente de Estados Unidos , también y , más allá de la trama rusa y la conversación telefónica privada con el presidente ucraniano , es plantear si en vísperas de una campaña política , Trump podría ser destituído de su cargo. Y de no ser así , significaría entonces que , Joe Biden _el “super héroe de la trama ucraniana_ , ¿resulte beneficiado de la candidatura demócrata para enfrentar al magnate republicano?

Muchas opciones y varios escenarios darían luces concretas sobre el futuro político de un país dividido entre la tradicional democracia y el actual nacionalismo de Trump. No obstante , a diferencia de los otros juicios históricos , el que se avecina es particular y polémico por los errores y arbitrariedades de un presidente que fraccionó los tradicionales esquemas políticos , económicos y sociales y desestimó los análisis periodísticos convirtiendo a la prensa en la “ponzoña” de todos los males de la sociedad.

Por lo demás , en frente de éste inédito juicio , hay una valiente mujer demócrata , presidenta de la Cámara de Representantes _Nancy Pelosi_dispuesta a dar la lucha en beneficio de la transparencia política y en defensa de una Constitución “pisoteada” por las emociones e impulsos supremacistas de un multimillonario que ‘twitea’ incongruencias , sanciona a su gusto a “raimundo y todo mundo” pretendiendo una falsa supremecía mundial en beneficio de su orgullo personal.

Por supuesto que no será fácil su destitución en instancias donde hay muchas ventanas expuestas y demasiados dardos apuntando hacia EE.UU. Tal como los conflictos con China Rusia , Corea Del Norte , Irán y no menos importante el tema de Venezuela y el cambio climático. 

Pero en concreto , qué sigue para Trump , luego de la acusación directa de un impeachment en su contra?

Para algunas agencias como AP , la investigación sobre Ucrania será el punto central, en parte porque los demócratas en la cámara baja consideran el asunto un ejemplo claro de un proceder indebido y porque les preocupa que la denuncia pudiera ser preludio de otra posible intromisión en los comicios de 2020 después de la interferencia rusa en 2016.

A continuación un vistazo sobre las fases siguientes:

¿QUIÉN A CARGO?

Pelosi ha reunido a las seis comisiones de la Cámara de Representantes que estuvieron investigando durante meses al gobierno de Trump con vistas al juicio político aprovechando los amplios antecedentes. La Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara Baja, encabezada por el demócrata Jerrold Nadler, es clave porque ese panel asumirá la titularidad para elaborar y considerar cualquier artículo relacionado con el juicio político a fin de presentarlo a votación en el pleno de la Cámara de Representantes.

Sin embargo, la pesquisa también implicará el trabajo de otras comisiones —Asuntos Exteriores, Servicios Financieros, Inteligencia, Supervisión, y Recursos y Arbitrios— que han examinado una gama de actividades de Trump relacionadas con sus negocios y el gobierno, incluido el informe del ex fiscal especial Robert Muelle sobre la intromisión rusa en los comicios de 2016.

¿CUÁNTO HABRÁ DE TARDARSE?

El calendario será progresivo, aunque Pelosi dijo a sus colegas desear que la cámara “actúe aprovechando que la cosa está caliente”. Pelosi tiene previsto que la pesquisa sea “expedita”.

Lo anterior porque los demócratas creen, después de examinar durante meses pesquisas contra Trump, que por fin han logrado atraer la atención pública en el caso relacionado con Ucrania.

Algunos legisladores dijeron esperar la votación sobre el juicio político para finales de año, debido a los comicios de 2020. Las primeras elecciones primarias están previstas para inicios de febrero.

¿CÓMO FUNCIONA EL JUICIO POLÍTICO?

El juicio político es un proceso de muchas fases, distinto pero que no difiere demasiado de la manera como una iniciativa es convertida en ley.

Comienza principalmente con la elaboración de los artículos para el juicio político por parte de la Comisión de Asuntos Jurídicos. El panel podría debatir y someter a votación esos puntos y recomendarlos al pleno de la cámara.

La cámara consideraría entonces el asunto antes de votar si lo remite al Senado con vistas al juicio. Como los republicanos tienen el control de la cámara alta, es altamente dudoso que cualquier medida ahí concluya con una condena contra el presidente.

¿CUÁL ES AQUÍ EL PROBLEMA?

Los demócratas han estado investigando a Trump durante meses, pero el tema de Ucrania suscitó preocupaciones nuevas y más profundas sobre un posible proceder indebido de la Casa Blanca.

Trump ha reconocido haber conversado el 25 de julio con el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy, el día posterior a que Mueller testificara ante el Congreso para poner fin a su investigación, que había durado un par de años.

La llamada comenzó como una felicitación al nuevo presidente del aliado este-europeo de Estados Unidos pero rápidamente viró a la pretensión de Trump de que el gobierno ucraniano investigara a Biden.

Trump ha intentado implicar al exvicepresidente demócrata y al hijo de éste, Hunter Biden, en el tipo de corrupción que afecta a Ucrania desde hace mucho tiempo.

Hunter Biden formó parte del consejo administrativo de una compañía de gas ucraniana cuando su padre encabezaba los tratos diplomáticos con Kiev durante el gobierno del presidente Barack Obama.

UN PELLIZCO A LA HISTORIA

Trump podría convertirse en otro de los escasos mandatarios que han enfrentado un juicio político emprendido por la cámara baja. Los anteriores fueron Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998. Ambos fueron absueltos en el Senado.

Richard Nixon, que enfrentó los procedimientos tendentes a un juicio político, renunció a la presidencia en 1974. (Con inf. de AP)

 

Continue Reading

Articulos Destacados

QUIEN GANÓ Y QUIEN PERDIÓ EN LAS ELECCIONES DE ESPAÑA

Published

on

EP New York/opinión

Obviamente, el gran ganador de las últimas elecciones generales celebradas en España es el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y su máximo líder, el presidente de Gobierno Pedro Sánchez. Ha subido en votos, pues obtiene dos millones de sufragios más, ha conseguido 38 actas de diputados más que en las elecciones del 2016 en el Congreso, pasando de 85 escaños a 123, gana en las elecciones autonómicas celebradas en la Comunidad Valenciana y consigue la mayoría absoluta en el Senado, consiguiendo 139 senadores -añadiendo los que eligen las regiones- de los 266 con que cuenta la cámara. Desde 1993, el PSOE no obtenía el control con mayoría absoluta de la Cámara alta, otro gran éxito de Sánchez que ha batido récords en estas elecciones. Ha sido un victoria clara, nítida, rotunda y contundente, eso está meridianamente claro.

Por Ricardo Angoso

Desde 1993, el PSOE no obtenía el control con mayoría absoluta de la Cámara alta, otro gran éxito de Sánchez que ha batido récords en estas elecciones. Ha sido un victoria clara, nítida, rotunda y contundente, eso está meridianamente claro.

En lo que respecta al Partido Popular (PP), la debacle ha sido total y no acepta maquillajes. Pese a que su líder trató de presentarla como un  mero naufragio sin importancia, Pablo Casado ha obtenido los peores resultados en la historia de la derecha española y ha llevado al PP al fondo de abismo sin necesidad de utilizar eufemismos de ninguna clase. El PP ha perdido 3,6 millones de votos, ha pasado de 137 diputados a menos de la mitad (66) en el Congreso, en la Comunidad Valenciana -antiguo feudo del PP donde el partido barría ampliamente- ha perdido casi la mitad de su fuerza en el parlamento regional, pasando de 31 diputados a 19, y en el Senado la tragedia ha sido todavía mayor: los populares pasan de 130 senadores a apenas 56. El líder popular, que hizo una campaña perdonando la vida a casi todas las fuerzas políticas, debería haber dimitido la noche electoral, tal como ocurre cuando suceden estas cosas en la mayor parte de los países. Esa falta de dignidad política le pasará factura y agravará las tensiones internas dentro del partido de cara a esta legislatura. Casado tiene que irse, está sobrando, es parte del problema y no de la solución.

Otro de los grandes ganadores de la noche ha sido Alberto Rivera y su formación política, Ciudadanos, que consigue avanzar aunque no tanto como esperaba. Hay que tener en cuenta que hace un año casi todas las encuestas daban por ganador al partido de Rivera, por encima del PP, algo que no ha ocurrido, y a muy poca distancia de los socialistas, resultado que tampoco se ha dado. Ciudadanos ha subido un millón de votos, consigue 25 diputados más en el Congreso, pasando de 32 a 57, logra cinco diputados más en la Comunidad Valenciana, quedando con 18  escaños y a uno solo de diferencia con el PP, y logra entrar en la Cámara alta con tres senadores. Quizá la gran frustración de Ciudadanos en la noche electoral radicó en que no consiguió el añorado sorpasso con que pensaban pasar por delante al PP, pero quizá no es un objetivo que se deba descartar de cara a las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas a celebrar el 26 de mayo.

En lo que respecta a la izquierda, más concretamente a Unidas Podemos, que lidera Pablo Iglesias, ha quedado también notablemente debilitada, aunque no tanto como los populares y señalaban casi todos los sondeos. Entre las elecciones de 2016 y las de 2019 ha perdido 1,3 millones de votos, 29 diputados, pasando de 71 a 22, pierden cinco diputados en el parlamento regional de la Comunidad Valenciana y, para acentuar más la debacle, pierden los 16 senadores que tenían en la Cámara alta junto con algunas de sus marcas regionales. En definitiva, un balance bastante paupérrimo y un castigo por parte del electorado bien claro y duro, pagando con el mismo sus profundas fisuras internas, su apuesta por un discurso radical y casi marginal, el estilo estalinista y personalista de Iglesias y, en fin, toda una serie de desaciertos y boutades cuya lista sería larga de enumerar. 

El otro gran ganador de la noche es la formación VOX, presentada por algunos medios de comunicación de “ultraderecha” y cuyo espíritu recuerda más al PP original que al de hoy, sobre todo porque los populares en el pasado representaban un espíritu con respecto a determinados valores y principios que muchos consideran que ha perdido. De esa desazón entre su antiguo electorado y la pérdida de la identidad, sobre todo en lo que se refiere a la unidad de España, nace la formación que lidera Santiago Abascal. VOX ha obtenido 2,6 millones de votos, consigue 24 diputados en el Congreso y entra con fuerza en el parlamento regional de la Comunidad Valenciana con diez diputados. A partir de ahora, VOX, que tiene vocación, voluntad y fuerza para quedarse, habrá que contar con una nueva fuerza en el sistema político español. VOX irrumpió con energía el 28-A.

Los otros ganadores de la noche han sido la formación independentista Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), que pasa de 9 diputados a 15 y consigue un millón de votos, y la marca de ETA en el País Vasco, Bildu, que pasa de dos a cuatro diputados. El PNV, pese a la subida de Bildu, mantiene sus seis diputados, y logra dar un gran salto en la Cámara alta, pasando de los 5 senadores que tenía a 9. ERC consigue también un senador más en la Cámara alta, pasando de 10 a 11, y Bildu logra entrar en el Senado también con un senador. Pese a todos, los nacionalistas catalanes no deberían hacer muchas celebraciones, ya que apenas han llegado sumando a las tres fuerzas de esta tendencia al 39% de los votos, muy lejos del deseado 50% que permite liderar y coronar con fuerza y éxito un  proyecto nacional, como pretenden desde hace años. 

Sin embargo, a tenor de estos resultados, las fuerzas independentistas y nacionalistas podrán seguir ejerciendo su influencia, o su capacidad de coacción, en las nuevas instituciones, toda vez que los dos bloques que se configuraron durante la campaña -derecha e izquierda- han quedado muy lejos de los 176 diputados que conforman la mayoría absoluta. La derecha agrupada en torno a los partidos PP-VOX-Ciudadanos obtiene 149 diputados, mientras que la izquierda formada por PSOE-Podemos obtiene 165, ambos resultados muy distantes de la mayoría absoluta. 

Solamente una gran coalición PSOE-Ciudadanos, que suman 180 diputados entre ambos, podría dar paso a un ejecutivo estable, ajeno a las presiones de los nacionalistas y no sujeto al permanente chantaje por parte de algunas de estas fuerzas radicales del nacionalismo vasco y catalán. Por ahora, todo indica que ambas fuerzas esperarán a las elecciones del 26 de mayo para tomar una decisión sobre futuros pactos de gobierno, toda vez que Ciudadanos no quiere desgastarse ante esos comicios y perdiendo votos por la derecha con un pacto con el PSOE, una decisión que tomarán seguramente al día siguiente de las elecciones. O quizá finalmente el PSOE acabe pactando con Unidas Podemos, cualquiera de los dos escenarios está sobre la mesa. Habrá que esperar. 


Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares