Connect with us

Inmigración USA

Trump cortaría ayuda económica a Honduras si persiste caravana

Published

on

EP New York/ agencias

El presidente estadounidense Donald Trump amenazó el martes con cortar la ayuda que su país da a Honduras si no detiene una caravana de migrantes que intenta llegar a Estados Unidos.

Trump lanzó la advertencia en un mensaje en su cuenta de Twitter.

La posibilidad de que Honduras detenga la caravana parece limitada, debido a que los migrantes lograron cruzar el lunes hacia Guatemala. Cientos de personas que huyen de la pobreza y la violencia pasaron la noche en la comunidad de Esquipulas.

“Estados Unidos ha informado de manera enérgica al presidente de Honduras que si la gran caravana de personas que se dirige a Estados Unidos no es detenida y regresada a Honduras, no se dará más dinero o ayuda a Honduras, con efecto inmediato!”, escribió el mandatario estadounidense.

Autoridades mexicanas también han advertido a los migrantes que si no cumplen con los requisitos migratorios necesarios para entrar al país no se les permitirá que crucen por la frontera con Guatemala.

A pesar de la larga jornada de la víspera caminando con los pies hinchados y adoloridos y de dormir en el suelo con sus ropas puestas, pocas frazadas y niños enfermos, los migrantes estaban de pie a la madrugada.

Empujando carros y con niños en los hombros, mujeres, hombres y ancianos seguían su camino escoltados por patrullas de la policía.

José Francisco Hernández, de 32 años, dijo que espera conseguir trabajo y mejorar su calidad de vida.

“En Honduras no hay empleo y el empleo que hay no nos alcanza… No podemos ir a la ciudad porque está llena de mareros (pandilleros) y eso nos está afectando. Decidimos migrar del país para ver si logramos una vida mejor”.

Antes de partir los migrantes acudieron a la Basílica de Esquipulas, ubicada a unos 220 kilómetros de la capital guatemalteca, para escuchar misa y recibir la bendición del Cristo Negro, venerado por los católicos de la región.

Al parecer, a la caravana inicial se ha sumado más personas. Un sacerdote de Esquipulas que no quiso dar su nombre dijo que ellos habían alimentado a más de 2.000 personas en uno de los tres albergues que ocuparon.

Esquipulas fue a mediados de los años 80 el centro de las conversaciones de paz entre los presidentes centroamericanos que buscaban entonces ponerle fin a décadas de guerras sangrientas en la región.

Karla Maldonado tiene solo 16 años pero está decidida a migrar. La adolescente viaja con su prima Gabriela Natareno, de 27. “Yo estudiaba primero básico, pero me voy porque quiero algo mejor”, explicó. La joven confía en que podrá llegar a Estados Unidos y aseguró que no tiene miedo de que las separen.

La advertencia de Trump llegó apenas cinco días después de que el vicepresidente Mike Pence les asegurara a los mandatarios de Honduras y Guatemala y al vicepresidente salvadoreño que Estados Unidos incrementaría su ayuda para combatir la inmigración ilegal y generar crecimiento económico si los tres países hacían su propio esfuerzo.

Natareno dijo que la culpa la migración es del presidente hondureño Juan Orlando Hernández, “que mantiene al país sumido en la pobreza y la corrupción”.

“Yo hasta le mandé una carta para que nos ayudara y nunca hizo nada”, sostuvo.

Desde que la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte se lanzó en 2014, Washington ha comprometido 2.600 millones de dólares en cooperación para América Central entre 2015 y 2018, mientras que los países de la región han comprometido de manera conjunta un aporte de 8.600 millones de dólares.

EE.UU

Llegada masiva de inmigrantes , prueba de fuego para Biden

Published

on

EP EE.UU./Inmigración

La llegada masiva de menores in­mi­grantes, otra prueba de fuego para Biden

La llegada a Estados Unidos de centenares de menores inmigrantes -más de 4.000 se encuentran bajo custodia de la Patrulla Fronteriza- se ha convertido en otra prueba de fuego para la administración del presidente Joe Biden y está copando parte del debate político en el país.

Como una “angustia humana” más que una crisis han calificado esta situación congresistas republicanos, mientras medios locales alertan sobre el crecimiento exponencial de los registros de ingreso de menores que cruzan sin sus padres o un representante la frontera con México, aunque sin alcanzar las cotas de 2019.

Sin embargo, varios expertos consultados consideran que ésta no es aún una crisis de gravedad, y recuerdan que los datos de entrada de indocumentados estaban en mínimos debido a la pandemia y ahora han repuntado.Sin embargo, varios expertos consultados consideran que ésta no es aún una crisis de gravedad, y recuerdan que los datos de entrada de indocumentados estaban en mínimos debido a la pandemia y ahora han repuntado.

¿QUÉ PASA EN LA FRONTERA?

En las últimas semanas, un creciente número de menores de edad no acompañados ha empezado a pasar desde México hasta territorio estadounidense pese al cierre de la frontera por las restricciones de la pandemia.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, señaló el martes en un comunicado que bajo el Gobierno de Biden no se está expulsando a los pequeños -como sí lo ordenó su antecesor, Donald Trump-, pero sí a las familias y a los adultos solteros.El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, señaló el martes en un comunicado que bajo el Gobierno de Biden no se está expulsando a los pequeños -como sí lo ordenó su antecesor, Donald Trump-, pero sí a las familias y a los adultos solteros.

Adriana Cadena, coordinadora estatal de la organización Reform Immigration for Texas Alliance (RITA, en inglés), explicó a Efe que los menores llegan a los puentes o puestos fronterizos entre ambos países, donde son procesados y posteriormente trasladados a albergues.

“Hay menos acceso, por ejemplo, a saber exactamente qué está pasando con los niños”, afirmó Cadena, quien señaló que, por ejemplo, se desconoce cuándo tiempo pasa entre el momento en que un niño es recibido en el punto de entrada en la frontera y hasta que se encuentra con sus familiares.

Mayorkas ha admitido que no siempre se cumple el plazo de 72 horas establecido por ley para que los menores procesados por la Patrulla Fronteriza queden bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), ya que esa agencia “no ha tenido la capacidad de admitir la cantidad de niños no acompañados” que están recibiendo.

En cualquier caso tanto Mayorkas como Cadena indicaron que la mayoría de los niños que pasa la frontera tiene sus padres o un familiar inmediato que lo reciba en EE.UU.En cualquier caso tanto Mayorkas como Cadena indicaron que la mayoría de los niños que pasa la frontera tiene sus padres o un familiar inmediato que lo reciba en EE.UU.

El secretario de Seguridad Nacional, el primer hispano e inmigrante al frente del Departamento, admitió no obstante que quizás estén en camino de que las cifras de personas que llegan al país indocumentadas sea la mayor “en los últimos 20 años”.

LAS CIFRAS NO MIENTEN

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), que divulga las estadísticas mensuales de detenciones en la frontera con México, en febrero pasado sus agentes encontraron 100.414 inmigrantes irregulares, de los cuales un 9,4 % (9.457) eran menores de edad.

Ese número supone un aumento del 61,4 % con respecto a enero, cuando fueron procesados 5.858 inmigrantes menores.

Ese mismo mes se contabilizaron 78.442 “encuentros” -como los define la CBP- de inmigrantes indocumentados.

La cadena CBS reveló, citando registros gubernamentales, que 4.200 pequeños permanecían en instalaciones de detención de corto plazo de la Patrulla Fronteriza, y que casi 3.000 de los niños no acompañados bajo cuidado de la CBP habían superado el período de 72 horas de detención.La cadena CBS reveló, citando registros gubernamentales, que 4.200 pequeños permanecían en instalaciones de detención de corto plazo de la Patrulla Fronteriza, y que casi 3.000 de los niños no acompañados bajo cuidado de la CBP habían superado el período de 72 horas de detención.

El último gran repunte en las estadísticas de detenciones data de mayo de 2019, cuando 132.856 personas que pasaron de forma irregular la frontera fueron aprehendidas por las autoridades migratorias, de las cuales 11.475 eran menores de edad no acompañados.

¿HAY UNA CRISIS?

Para el profesor asistente de la American University Ernesto Castañeda-Tinoco “no hay una crisis verdadera a nivel numérico” aunque sí subrayó el debate político que está suscitando, con los republicanos acusando a los demócratas de ser “débiles” en el control de la migración, mientras Joe Biden busca, también en este asunto, “verse diferente” a su predecesor, Donald Trump.

“El Gobierno de Biden es nuevo, está entrando y todavía no tiene una política, más que nada no tiene un proceso en pie para manejar a los niños y las familias que están llegando. Hay un problema tecnocrático de procesar los casos”, advirtió Castañeda.”El Gobierno de Biden es nuevo, está entrando y todavía no tiene una política, más que nada no tiene un proceso en pie para manejar a los niños y las familias que están llegando. Hay un problema tecnocrático de procesar los casos”, advirtió Castañeda.

Explicó que el sistema migratorio estadounidense tiene muchos años “con pocos jueces, con pocos trabajadores sociales”, y la mayoría del personal se ha destinado a la Patrulla Fronteriza.

Para Castañeda, el panorama actual es una herencia de la pasada Administración, porque “Trump destruyó el sistema de asilo, destruyó la manera humana de tratar” a los menores inmigrantes no acompañados.

Por eso considera que no hay una crisis generada porque “la gente quiera cruzarse la frontera de manera ilegal o estén brincado”, sino que estos niños y sus familias se están “entregando activamente”, están más bien “pidiendo asilo”.

Tampoco cree que las cifras supongan “ninguna sorpresa”, sino que son un contraste con respecto al año pasado , cuando a raíz de la pandemia cayó el número de indocumentados que cruzaba, debido al cierre de la frontera y al programa que devolvió a México a los solicitantes de asilo.

“Cuando se ven los datos, la Patrulla Fronteriza aprehendió más personas en 2000 o 2001, cuando arrestaron alrededor de 1,6 millones de personas en un año. No estamos llegando a ese número”, afirmó Shaw Drake, abogado de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) en Texas, para quien lo sucedido ahora “es el resultado de un sistema completamente roto por Trump”.

Precisamente, el expresidente estadounidense acaba de criticar duramente la estrategia de su sucesor y en una entrevista en Fox News el martes dijo que esta crisis “se va a poner peor”.

Con inf. de EFE

Continue Reading

Agencias

Reforma migratoria y naturalización para millones de inmigrantes en EE.UU.

Published

on

EP EE.UU./Reforma migratoria

Proyecto migratorio y el camino a la naturalización

WASHINGTON (A— El presidente Joe Biden y los demócratas en el Congreso propusieron el jueves una amplia reforma migratoria que ofrecería una ruta de ocho años para naturalizarse a unos 11 millones de personas que viven sin permiso en Estados Unidos.

La iniciativa de ley refleja las prioridades generales para la reforma migratoria que Biden estableció en su primer día en el cargo, incluyendo un incremento en el número de visas, más dinero para procesar las solicitudes de asilo y nueva tecnología en la frontera con México.

Sería un cambio radical con respecto a las políticas del gobierno del expresidente Donald Trump, y algunas partes probablemente enfrenten la oposición de varios republicanos. Biden ha reconocido que podría aceptar un enfoque más fragmentado si es que se logra conseguir la aprobación de elementos importantes por separado.

“Tenemos el imperativo económico y moral de aprobar una reforma de inmigración amplia, audaz e incluyente”, dijo el senador demócrata Bob Menendez, uno de los principales impulsores del proyecto de ley, al presentarlo el jueves.

Menéndez dijo que los demócratas han fracasado en el pasado porque han cedido muy rápido a las “voces marginales que se han rehusado a reconocer la humanidad y las contribuciones que han hecho los migrantes a nuestro país, y descartan todo, sin importar cuán significativo sea en función de la seguridad nacional, considerándolo una amnistía”.

Por otra parte, las directrices de vigilancia que el nuevo gobierno difundió el jueves centrarán más directamente la acción de las autoridades de inmigración en las personas que representan un peligro y se encuentran sin permiso en el país. Este punto también constituye un cambio radical a la política de detener a los inmigrantes no autorizados en general aplicada por el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) durante el gobierno de Trump.

La amplia reforma migratoria ofrecería una de las vías más rápidas hacia la naturalización de cualquiera de las propuestas de los últimos años, pero lo haría sin ofrecer mejoras a la seguridad fronteriza, un tema que en negociaciones anteriores sobre inmigración ha sido utilizado para captar votos republicanos. Sin una mejor seguridad fronteriza, el proyecto enfrenta fuertes dificultades en un Congreso altamente dividido.

Menendez dijo que ha estado conversando con sus colegas republicanos en un intento por “armar las piezas de un rompecabezas” en torno a una iniciativa de ley que recibiera votos suficientes para su aprobación. Reconoció que probablemente el resultado final cambie significativamente. Pero también dejó entrever que algunos elementos de la propuesta podrían ser incluidos, mediante una maniobra parlamentaria, en una iniciativa presupuestaria que sólo necesitaría 51 votos.

El proyecto de ley que los demócratas presentaron el jueves proporcionaría inmediatamente tarjetas de residencia permanente (conocidas como “green cards”) a los jornaleros agrícolas, a quienes recibieron estatus de protección temporal y a los jóvenes que llegaron a Estados Unidos sin permiso cuando eran niños. Para otras personas que han estado viviendo en el país hasta el 1 de enero de 2021, el plan establece un camino de cinco años para que puedan obtener el estatus legal temporal. Si aprueban las verificaciones de antecedentes, pagan impuestos y cumplen con otros requisitos básicos, entonces pueden solicitar la naturalización después de tres años más.

El plan también incrementaría los actuales límites por país a las visas de inmigración por motivos familiares y laborales. Eliminaría la sanción que prohíbe regresar a Estados Unidos durante tres a 10 años a esos inmigrantes que estaban sin permiso en el país y deciden salir de él. También prevé recursos para un número mayor de jueces, personal de apoyo y tecnología a fin de subsanar el rezago acumulado en el procesamiento de las solicitudes de asilo.

El proyecto de ley ampliaría las fuerzas antinarcóticos transnacionales en América Central y mejoraría la tecnología en la frontera. Además, instauraría el procesamiento de refugiados en Centroamérica, en un intento por impedir la formación de caravanas de migrantes que han abrumado la seguridad fronteriza en los últimos años.

El plan contempla 4.000 millones de dólares repartidos en cuatro años con la idea de incrementar el desarrollo económico y combatir la corrupción en América Latina a fin de reducir las circunstancias que propician la migración hacia Estados Unidos.

Los legisladores demócratas, incluidos los principales impulsores de la medida —la representante Linda Sanchez y Menendez_, convocaron a una conferencia de prensa virtual el jueves para develar la iniciativa.

“Nuestra política fronteriza está descompuesta, punto”, declaró Sanchez. “Pero esta iniciativa emplea un enfoque múltiple que permitirá controlar la frontera, abordar las causas de raíz de la migración, combatir a los malos actores y crear canales seguros y legales para los que están buscando protección”.

Intentos de reforma en el pasado

Durante décadas toda propuesta amplia de inmigración se ha topado con dificultades en el Congreso.

Menendez formó parte del Grupo de Ocho senadores bipartidistas que negociaron un proyecto de ley en 2013 que fracasó. Antes de eso, una iniciativa apoyada por el presidente George W. Bush también sucumbió en el Congreso después de varios intentos por alcanzar un acuerdo.

Republicanos se oponen

Los legisladores republicanos partidarios de restringir la inmigración censuraron el jueves la iniciativa. El representante Jim Jordan, el miembro de mayor rango en la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes, afirmó en un comunicado que la medida “recompensa a quienes infringieron la ley” e “inunda el mercado laboral en momentos en que millones de estadounidenses se encuentran sin trabajo”.

“La propuesta radical del presidente Biden no tiene posibilidades de éxito y el Congreso debería rechazarla”, agregó.

Sanchez subrayó que el “Congreso intentó y fracasó en el pasado, y no somos ilusos respecto a las dificultades que enfrentamos”. Sin embargo, afirmó que “existe una coalición amplia que desea concretar una verdadera reforma”.

Si bien Biden impulsa una iniciativa de ley amplia, dejó entrever esta semana que podría estar abierto a un enfoque más fragmentado. Durante una reunión con la comunidad organizada por la cadena CNN el martes en la noche, el mandatario dijo que, aunque un camino hacia la naturalización sería esencial en cualquier iniciativa de inmigración, “hay aspectos que abordaría por separado”. Esto podría dejar abierta la puerta a iniciativas independientes enfocadas en conceder un camino hacia la naturalización a diversas poblaciones.

Menendez también pareció dejar entrever que está abierto al enfoque por partes. “Si podemos conseguir que ciertos elementos de esto se sostengan y sean aprobados en forma individual en la Cámara de Representantes y el Senado, sería fabuloso”, apuntó.

Pandemia y trabajadores inmigrantes

Más allá de los que favorecen y rechazan esta profunda reforma , existe una realidad mundial y es la pandemia del Covid-19 que requiere sí o sí que Estados Unidos adopte medidas urgentes no sólo en el área agrícola , también la salud requiere imperiosamente que se incorporen trabajadores esenciales.

Según cálculos de organizaciones pro inmigrantes , desde que estalló la pandemia , más de un millón de inmigrantes han abandonado el país por la grave situación de trabajo lo que a mediano plazo podría acarrear serios problemas de contratación en otros campos laborales como en la limpieza , en los restaurantes y en el cuidado de adultos mayores donde los inmigrantes hacen una labor trascendental.

Actualmente la ciudad de Nueva York emplea , en un alto porcentaje, miles de inmigrantes en la limpieza del transporte masivo de la ciudad , principalmente , en los trenes subterráneos.

Con inf. de (EFE)

 

Continue Reading

Agencias

EE.UU. extiende TPS hasta el año 2021

Published

on

EP New York/ migración

— El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos anunció el viernes que prorrogará el Estatus de Protección Temporal (o TPS) para los migrantes de El Salvador, Haití, Honduras, Nicaragua, Nepal y Sudán hasta el 4 de enero de 2021.

El estatus, concedido debido a desastres o conflictos en esos países, iba a expirar en enero de 2020, y en marzo, en el caso de Nepal.

El gobierno del presidente Donald Trump ha estado tratando de poner fin al TPS para los migrantes de esos países desde 2018, pero tal medida se ha estancado en las cortes debido a apelaciones. En el plan original del mandatario, unas 428.000 personas de varios países enfrentaban el vencimiento de plazos para irse del país u obtener la residencia legal de otras maneras.

La dependencia federal indicó que se implementó la prórroga para cumplir con los interdictos judiciales en contra de la suspensión del TPS, los cuales dijo estar apelando. Señaló que, si gana dichas apelaciones, de todas formas a los salvadoreños les quedará un año completo del TPS, mientras que los haitianos tendrán al menos 120 días.

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández dijo que el anuncio es una “buena noticia”, e hizo notar que el TPS le ha permitido a más de 40.000 hondureños vivir y trabajar en Estados Unidos desde que el huracán Mitch provocó daños generalizados en Honduras en 1999.

“Nosotros, por nuestra parte, seguimos trabajando para encontrar una solución permanente y humana para nuestros hermanos hondureños”, escribió Hernández en Twitter.

Días antes esta semana, el embajador estadounidense en El Salvador, Ronald Johnson, anunció la prórroga de un año para más de 200.000 salvadoreños, la nacionalidad con mayor número de amparados por el TPS.

Posteriormente, Ken Cuccinelli, director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, pareció contradecir al embajador, diciendo vía Twitter que el programa actual del TPS para los salvadoreños no estaba siendo extendido en términos legales: “Eso no es lo que ocurrió”.

Sin embargo, aparentemente en esencia el efecto fue el mismo: los salvadoreños que han estado viviendo en Estados Unidos amparados por el TPS _sin temor a ser deportados y con permiso para trabajar legalmente_ seguirán haciéndolo al menos por un año después de que las cortes fallen en torno a la impugnación a la política de Trump.

El mandatario _que quiere disminuir la inmigración legal y ha implementado amplias medidas para combatir la ilegal_ y sus partidarios hacen notar que nunca se pretendió que el estatus de protección temporal fuese permanente.

Los activistas por los derechos de los inmigrantes censuraron la medida, y alegan que poner fin al TPS hará que gente que lleva años o décadas echando raíces en Estados Unidos, incluyendo tener hijos nacidos en ese país, se vea obligada a vivir en la clandestinidad. (AP)

 

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares