Connect with us

Estado Islámico

VIAJE POR EL INTERIOR DEL CEREBRO DE UN TERRORISTA JIHADISTA

Published

on

Una aproximación a la psicología del terror

POR : lic.iur. Javier Gamero Kinosita

Miembro de la Sociedad Europea de Criminología

 Cuando exploramos el tema del terrorismo jihadista, una de las interrogantes que mayormente se suscitan en la política criminal contemporánea es porque en su mayoría jóvenes varones y raras veces también mujéres jóvenes están dispuestos a consagrar su vida por un fin ideológico dinamitándose y volar en mil pedazos juntos con otras personas inocentes. Para obtener una respuesta, la criminología requiere de la asistencia de la psicología criminal, ya que sólo un análisis psicológico prolijo de los autores de un atentado terrorista puede coadyuvar a desentrañar esta incógnita.

 El Dr. Alex P. Schmid ha realizado un minucioso estudio de 101 definiciones de terrorismo para identificar y recopilar determinados elementos esenciales que configuran una definición aproximada del fenómeno. El elemento predominante es la violencia y fuerza con un 87.7 %, el elemento ideológico político alcanza un 65 %, el miedo, pánico o espanto un 51 %, la amenaza e intimidación un 47.59 %, la contravención de la ley un 30 % y el impacto mediático (publicidad y propaganda) un 21%2 .

 Wolfgang Schmidbauer nos refiere que, cuando un ser humano tiene la impresión de ser víctima de algo injusto, se despertarán en él impulsos de venganza, furia o rabia. Caín mató a su hermano Abel en esta situación. Dios prefirió a Abel y Caín castigo este agravio  . Esta escena bíblica constituye un viejo modelo de terrorismo. El motivo del hecho es una actuación divina, la víctima es el propio Abel, libre de toda culpa. El acto de terror conlleva un mensaje : « tu no debes negarme, rechazarme o repudiarme a mí, como víctima, y con ello favorecer a otros ». Este mensaje se pretende extrapolar en la normatividad cultural del amor fraternal y la convivencia humana.

En virtud a las enormes diferencias sociales entre los autores individuales de terrorismo y autores en un grupo; combatientes, jóvenes aventureros, políticos fanáticos, etc.; es apenas posible diseñar la fisonomía de una personalidad del terrorista, sin embargo se perciben rasgos constantes comunes en las conductas de los perpetradores.

LA VENGANZA

La venganza desagravia las agresiones. Ella se genera de la frustración de las necesidades o exigencias narcisistas de una persona que exige reconocimiento, respeto y atención. La forma más antigua de venganza es el duelo, que era una lucha formal para saldar ofensas y defender el honor. La capacidad de satisfacción, reparación o resarcimiento a través del duelo diferenció a los nobles y cultivados de los proletarios que acudían a palizas desordenadas. Las soluciones políticas, jurídicas o disciplinadas de los conflictos son engorrosos y no satisfacen a cabalidad. Aquí se sustrae nuevamente el monopolio de la violencia del Estado. Frecuentemente en una película televisiva que focaliza el tema de la venganza, apreciamos por lo general, que la policía y los órganos de la administración de justicia son incapaces o corruptos.

El Dr. Schmidbauer identifica dos tipos de venganza, la venganza caliente, que es inmediata y repentina y la venganza fría, que es esperada o planeada. El terrorista actúa en función a la segunda, a la dinámica de la venganza fría. Existe la necesidad de planear de manera detallada y sistemática el acto terrorista.

 LA GRANDIOSIDAD

La gran fantasía es considerada por los expertos como un fenómeno natural que se suscita al comienzo del desarrollo humano, en donde el niño de pecho es el ente dominante en la indiferenciada unidad madre-niño. La gran fantasía ayuda al niño a superar sus temores y a creer en la protección que sus padres le pueden brindar. Bajo esta protección, ellos idealizan su vida y el entorno social. Idealizar significa experimentar lo grandioso, lo perfecto, lo irreprochable. En la medida que un niño se identifica por sus idealizados padres, adquiere seguridad. Esta seguridad lo ayudará a dominar la realidad. Pero esta idealización debe ser benévola y concomitante con la existencia y la realidad misma.

 Osama bin Laden luchó en la Guerra Afgana contra la invasión soviética en complicidad con los servicios secretos estadounidenses y los árabes sauditas. Era la Guerra Santa de todos los musulmánes contra una invasión secular, un enemigo de su religión. El triunfo de la Yihad sobre la única potencia en el Este, estimuló su grandiosidad. Hoy a perdido a su enemigo, la URSS no existe más, pero hay otra potencia de ocupación que apoya la ocupación judía en la Ciudad Sagrada de Jerusalén, los impíos de EEUU.

 LA FASCINACIÓN DE LO APOCALÍPTICO

 Hoy en día desde la perspectiva musulmana el mundo está de cabeza. Dios por intermedio de su profeta Mahoma, el último hombre que ha experimentado una revelación divina, les dió un mensaje de fe, del cual no deben jamás dudar, prometiéndoles una vida agradable y acomodada. Casi cerca de 1000 años esta promesa divina ha sido cumplida y el imperio de los califas árabes y los sultánes osmánicos han pertenecido a uno de los más poderosos del mundo. Desde inicios de la era moderna el significado del mundo islámico se ha ido desvaneciendo. Es imposible que Dios sea el responsable por ello, sino la mermada e inmunda fe de los musulmanes que han sucumbido frente a los vicios de la pecaminosa civilización occidental. Ellos deben hacer todo lo que está a su alcance, inclusíve no eludir a la muerte misma para eliminar al enemigo, aquí situamos a las bombas humanas que recurren al suicidio espectacular. .

 El Dr. Schmidbauer sostiene que la gran fuerza de atracción que tiene la visión apocalíptica para el narcisismo humano, está ligado a la grandiosidad. La mayoría de escenarios apocalípticos están en relación a Jerusalén. La « Ciudad Santa » está en poder de una potencia nuclear, el pensamiento próximo es que aquí, se enciende o propaga el apocalípsis. Responsabilizan a los judíos por el capitalismo, la globalización y el comunismo. El anhelo o ansia de la muerte y la fantasía del suicidio espectacular son normal en la adolescencia.

 LA PSICOLOGÍA DE LA EXPLOSIÓN

 En las culturas tribales del norte de Yemen, en donde masculinidad y armamento son idénticos, casi todos los adultos portan kalaschnikows, fusíles o escopetas. En la Edad Media se usaba una espada. Wolfgang Schmiedbauer (2009 ): “Psychologie des Terror“, páginas 60 y 61. El descubrimiento de las armas de fuego y la explosión originó un cambio anímico en los hombres, con ellos pueden arremeter en rápidos segundos contra sus enemigos con una fuerza mucho mayor que la de ellos mismos.

 El dominio de los materiales explosívos incrementa la fuerza propia y se tornan en instrumentos de destrucción, cuya energía expansiva hace bulla, apesta, brinda satisfacciones sádicas, sentimientos de superioridad y control sobre el entorno. Los hombres ya no dominan más estas explosiones sino que son dominados por ellas, se vuelven adictos a ellas, no se pueden imaginar ya una vida sin ellas. Ellas facilitan los atentados suicidas, la nueva técnica se centra en un pulsador, botón o palanca ; ella es precisa, rápida, segura. No requiere preparación ni tratamiento ni manipulación previa, sólo requiere de una única decisión en fracciones de segundo.

 El FANATISMO

 El fanatismo es un sentimiento o estado de exaltación muy emportante en la perpetración de un atentado terrorista jihadista. La marcada orientación hacia una idea sobrevalorada restando importancia a otras ideas, hace que el individuo se subordine plenamente a ella. Generalmente están enrolados en pequeños grupos que persiguen la consecución de sus ideales extremos y exagerados.

 A la pregunta formulada a un terrorista respecto a la motivación al martirologio jihadista, respondió que « el poder del espíritu nos eleva hasta las alturas y el poder de lo material nos lleva hacia abajo » 5 Quien odia su cuerpo como tumba del alma, debe limpiarse o desinfectarse a través de abluciones y ayunos rituales o a través de los baños de sangre y así serán premiados cristalizando la ilusión de alcanzar el paraíso. Los paganos deben soportar fracasos, dolores y pesares.

 LA PURIFICACIÓN DE LA VIDA A TRAVÉS DE LA MUERTE

 Los autores de suicidio palestinos antes de perpetrar el atentado terrorista optan por una severa higiene y pulcritud corporal. En el planeamiento de un atentado suicida, se estima la limpieza y la perfección como dos componentes importantes. Todo debe estar en orden. Tanto la vestimenta como la escena externa para el acto terrorista debe ser seleccionado cuidadosamente.

 Es claro que ellos no podrían cometer un suicidio si padecen de un catarro, ellos deben ir a la muerte completamente sanos y en forma. La sangre de los mártires los purifica no sólo a ellos, sino también a todos sus seres queridos de todos los pecados que hayan cometido. El mártir vá directo al paraíso.

 EL MISTICISMO DE LA ENSANGRENTACIÓN (SANGRADO)

 En el islam la mística de la sangre simboliza el pudor. La sangre que derraman los mártires los purifica no sólo a ellos sino a todos sus familiares, limpiándolos de los pecados cometidos. Los Ayatolas, Imánes y Mullahs suelen aseverar que « sólo la primera gota de sangre de un combatiente jihadista basta para limpiarlo de todos sus pecados y va directo al paraíso donde 72 mujéres vírgenes lo esperan para servirlo ».

 La mística de la sangre juega siempre un rol cuando se trata de una cosa sagrada. La disposición de derramar sangre es un muy antiguo ritual de fortalecimiento y al mismo tiempo un símbolo para el aspecto narcisicsta de la sensualidad humana. Quién se corta una vena, está dispuesto a traspasar la frontera que existe entre la vida y la muerte. Él deja de lado todos los miedos y consideraciones prejuiciosas.

 La sangre se concibe como un bien preciado de cada persona, al que ninguna otra persona tiene derecho. En determinadas culturas por razones religiosas muchas veces dejan preferíblemente morir a un enfermo antes de tolerar una transfusión sanguínea. Ello constituiría culturalmente una señal de debilidad.

COBARDÍA, BIZARRÍA Y ARROJO

 Ante el atentado terrorista perpetrado el 11 de setiembre los medios de comunicación estadounidenses con justa razón condenaron el hecho calificándolo como un acto terrorista abyecto víl y cobarde, sin embargo es evidente que los autores suicidas también estaban provistos de cierta valentía y arrojo y ofrendaron su vida ; algo que la mayoría de los seres humanos protegen por sobre todas las cosas ; por algo que ellos consideraban justo.

 Según el Dr. Schmidbauer, la compleja y enrevesada fuerza de atracción de un atentado suicida es esa mezcla de esa gloriosa disposición al sacrificio, del resplendor de las mártires y cobardía. Se dá en los autores suicidas una asimilación conciente del hecho que aborda en primera instancia esa disputa y discordia con la muerte de muchos inocentes. Ellos pretenden con estos hechos propagar ilimitadamente esta cultura de la muerte, en donde deben estar dispuestos a morir por una noble causa divina.

 Este sacrificio singular hace del mártir un héroe. El peligro radica no en los actos terroristas mismos sino en que ellos incrementan en los jóvenes la ambición narcisista por la grandiosidad y glorificación. En Irán ; donde los ideólogos religiosos, políticos y la población en general están impregnados de una cultura de los suicidios masivos ; existe un cementerio de mártires que han ofrendado su vida en atentados suicidas, lo cúal ha generado controversias en el ámbito internacional. Se trata de sociedades heroícas en donde el héroe se torna en el salvador de la sociedad. El terrorista cree servir a una buena causa, representa a un grupo al que desea ayudar, el quiere alcanzar dentro de él una posición . Su causa es más importante que él mismo. Egoísmo y altruísmo se yuxtaponen en su personalidad.

 LA BÚSQUEDA DESASOSEGADA E INTERMINABLE DE LOS JÓVENES

 La búsqueda incansable e inacabada de muchos jóvenes ha devenido en una cualidad de los terroristas. En Europa el Dr. Schmidbauer identifica 2 tipos de autores : Los convertidos, quienes en virtud a una deteriorada realción con sus padres buscan un nuevo apoyo o fuerza moral en una religión lejana distinta apartándose de sus valores tradicionales y los migrantes, quienes en virtud a una crisis personal en el manejo actual de sus vidas reactivan nuevamente la fe confesional de sus padres o familiares, y a la que renunciaron anteriormente.

 Muchos jóvenes de familias inmigrantes piensan que a través de un atentado siuicida pueden demostrar a sus parientes y compatriotas su nueva fe y retomar la fe confesional familiar. Los jóvenes descubren en su adolescencia la fe como un medio para independizarse y deslindarse de los padres pasando por encima de ellos. Ellos buscan así disipar tensiones. Esta situación puede generar marcadas controversias en estos jóvenes en determinadas siuaciones entre culturas distintas, lo que puede generar depresiones, descarrilamiento de las ansias de placer (alcoholismo), frustraciones (generadas por discriminación racial o segregación socio-laboral) que seguramente se liberarían de ellas, si es que realmente pudiesen.

 La mayoría de terroristas suicidas del 11 de setiembre fueron convertidos recientes, flamantes combatientes jihadistas que anteriormente vivieron con hábitos occidentales. Esto rige para el mismo Osama bin Laden, que antes de convertirse al islam, su vida discurrió en los clubs nocturnos de Beirut sin observar en absoluto las reglas del Corán. Como podemos apreciar, el perfíl psicológico de la personalidad de un terrorista jihadista es sumamente compleja. El terror del suicidio se gesta patológicamente como producto de gestos narcisistas de los jóvenes musulmanes que actúan bajo el erróneo fundamento de que el terrorista es por principio y ante todo un altruista

fotografias cortesia de

sputniknews

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Agencias

Retiro de tropas de EE.UU de Siria genera crisis política

Published

on

EP New York/ agencias

Al grave aununcio del presidente Donald Trump sobre un posible cierre de gobierno sino se aprueba el presupuesto para el muro fronterizo , éste jueves el secretario de Defensa, Jim Mattis, ha presentado su renuncia tras un desacuerdo con el presidente sobre el abrupto retiro de las tropas estadounidenses de Siria y tras casi dos años de discordias sobre el papel de Estados Unidos en el mundo.

Mattis, quizá el funcionario de política exterior más respetado en el gobierno de Trump, dejará su cargo a finales de febrero después de dos tumultuosos años en los que se empeñó en suavizar y moderar la intransigencia del presidente, y sus cambiantes políticas. Dijo a Trump en una carta que renunciaba porque “tiene derecho a contar con un secretario de Defensa cuyos puntos de vista estén más alineados con los suyos”.

La partida de Mattis fue lamentada de inmediato por sectores relacionados con política exterior y por legisladores de ambos partidos, que consideran al general retirado de la Infantería de Marina como una opinión sobria y experimentada para Trump, que nunca había ocupado un cargo público ni servido en las fuerzas armadas. Incluso los aliados de Trump manifestaron temor por la decisión de Mattis de renunciar, por considerarlo una fuerza moderadora importante frente al mandatario.

“Solo lean la carta de renuncia del general Mattis”, dijo en un tuit el senador Marco Rubio, de Florida. “La carta deja bastante claro que nos dirigimos hacia una serie de graves errores en política que pondrán en peligro a nuestra nación, dañarán nuestras alianzas y fortalecerán a nuestros adversarios”.


Trump anuncia retiro de tropas estadounidenses de Siria


La renuncia se informó un día después que Trump sorprendió a aliados de Estados Unidos y a los miembros del Congreso al anunciar el retiro de todas las tropas estadounidenses de Siria, y mientras continúa evaluando reducir el despliegue de efectivos estadounidenses en Afganistán. También coincide con la agitación interna, la disputa de Trump con el Congreso por el muro fronterizo y la amenaza de un cierre parcial del gobierno.

La decisión de Trump de sacar a las tropas de Siria ha sido duramente criticada por los aliados kurdos, quienes podrían sufrir una embestida turca una vez que los estadounidenses estén fuera del país. El Pentágono se había opuesto a la retirada.

En su carta de renuncia, Mattis enfatizó la importancia de defender a los aliados de Estados Unidos, una crítica implícita a la decisión del presidente sobre este y otros temas.

“Mientras Estados Unidos siga siendo la nación indispensable del mundo libre, no podemos proteger nuestros intereses ni cumplir nuestro papel de manera efectiva sin mantener fuertes alianzas y sin mostrar respeto a esos aliados”, escribió Mattis.

El año pasado, el senador republicano Bob Corker, frecuente crítico de Trump, afirmó que Mattis, el jefe de Despacho de la Casa Blanca, John Kelly, y el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, contribuían a “apartar a nuestro país del caos”.

Tillerson fue despedido este año y Kelly dejará la Casa Blanca en los próximos días.

“Esto es terrible”, afirmó en un tuit el vicepresidente de la Comisión de Inteligencia del Senado, el demócrata Mark Warner. “El secretario Mattis ha sido una isla de estabilidad en medio del caos del gobierno de Trump”.

El Senador demócrata Mark Warner, del Comité de Inteligencia del Senado, habla con la prensa en el Capitolio. Washington


La salida de Mattis se rumoraba desde hace tiempo, pero fuentes allegadas a él insistían en que el general con experiencia en combate permanecería en el cargo debido a su determinación de llevar calma y lógica militar a las decisiones del gobierno _a menudo caóticas_ en materia de seguridad nacional y suavizar el tono del mandatario hacia los aliados.


Sobre el general Mattis

Mattis, de 68 años, estaba retirado del Ejército, tras pasar 40 años en el cuerpo de Marines, cuando Donald Trump recién elegido en las urnas lo escogió para dirigir el Departamento de Defensa. Era un general respetado, capaz de inspirar dos apodos tan aparentemente opuestos como “perro furioso”, por lo agresivo en el campo de batalla, y “monje guerrero”, por su bagaje intelectual.

 

Continue Reading

Agencias

Libre de culpa ,Mohamed bin Salmán, autor intelectual del asesinato de Khashoggi

Published

on

EP USA /agencias

Responsables turcos acusaron al príncipe Mohammed de ordenar la muerte del periodista, mientras que el presidente Tayip Erdogan dijo que el asesinato fue ordenado en los “más altos niveles” del Gobierno saudí.

Mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió que la responsabilidad última recae en el príncipe en su calidad de líder de facto.

Sin embargo, hoy se ha dado a conocet por parte del fiscal general saudita que se aplique la pena de muerte para cinco acusados en el caso del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Estambul pero eximió de toda culpa al poderoso príncipe heredero, Mohamed Salman.

Según el portavoz de la fiscalía, Khashoggi, un periodista crítico con el régimen saudita, sobre todo con el príncipe heredero Mohamed , fue asesinado el 2 de octubre tras haber sido drogado en el consulado saudita en Estambul, donde los cinco acusados lo descuartizaron.

El príncipe heredero Mohamed bin Salmán, apodado “MBS”, no estaba al tanto del caso, afirmó el fiscal general y portavoz, Shaalan al Shaalan, en respuesta a la pregunta de un periodista.

El subdirector de los servicios de inteligencia, general Ahmed al Asiri, ordenó que trajeran a Khashoggi por las buenas o por las malas. Pero el jefe del equipo de “negociadores” enviados al lugar ordenó matarlo, añadió.

Los restos del periodista de 59 años fueron luego entregados a un agente en el exterior del consulado, agregó Shaalan.

De un total de 21 sospechosos, el fiscal general ha inculpado hasta ahora a 11 personas que comparecerán ante la justicia. Pidió la pena de muerte para cinco de ellos, según la misma fuente.

– Explicación “insuficiente” –

El fiscal general pidió asimismo a Turquía firmar un acuerdo “especial” de cooperación para la investigación sobre el asesinato.

El objetivo de este “mecanismo específico” es proporcionar a Turquía los resultados de la investigación saudita y obtener de Ankara las “pruebas y la información pertinente” que posee al respecto, dijo el fiscal, que “espera una respuesta”.

Turquía respondió diciendo que considera “insuficiente” la explicación de la fiscalía saudita e insistiendo en que todo fue premeditado.

“Todas estas medidas son ciertamente positivas, pero también insuficientes”, declaró el ministro de Relaciones Exteriores turco Mevlüt Cavusoglu. “Este asesinato, como ya dijimos, fue planificado por anticipado”, añadió, rechazando la versión de que los asesinos de Khashoggi intentaron primero traerlo de vuelta al país.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ya había aumentado la presión sobre Arabia Saudita cuando el sábado aseguró haber compartido grabaciones sobre la muerte de Khashoggi con Riad, Washington y otras capitales, aunque no dio detalles del contenido de las mismas.

El propio Erdogan había sostenido en un artículo de prensa que la orden de asesinar al periodista saudí emanó “de los más altos niveles del gobierno” de Riad.

Tras negar inicialmente el asesinato, las autoridades sauditas hablaron primero de una “pelea” que acabó mal, antes de afirmar que el periodista murió durante una operación no autorizada y sobre la que el príncipe heredero Mohamed Bin Salmán no había sido informado.

Varios medios de prensa turcos habían asegurado que Ankara tenía una grabación del asesinato, y que había sido compartida con la directora de la CIA Gina Haspel, durante un viaje a Turquía a finales de octubre.

Pero la existencia de tales grabaciones no había sido confirmada oficialmente.

Según indicó la semana pasada el diario turco Sabah, los asesinos de Khashoggi se deshicieron de su cuerpo echándolo por el sistema de desagüe del consulado después de haberlo disuelto en ácido.

Este caso, que ha tenido una resonancia universal, ha ensombrecido la imagen de Arabia Saudita, un reino ultraconservador que intentaba, por iniciativa precisamente de “MBS”, una estrategia de modernización y apertura, mediante el anuncio de medidas económicas y sociales liberales.

El caso ha fragilizado además a la diplomacia saudí: Riad está ahora a la defensiva, en especial sobre su intervención militar en Yemen, que ha causado numerosas víctimas civiles. (AFP)


Tema relacionado:Arabia Saudita confirma asesinato de Khashoggi en Turkía


 

Continue Reading

Articulos Destacados

“!welcome refugees!” to Barcelona , el odio y la matanza continúan

Published

on

Las matanzas contra los ciudadanos occidentales, que comenzaron en Nueva York en el 2001 y que continuaron con su estela sangrienta en Madrid, Londres, París, Bruselas, Berlín, Niza, Manchester y tantos otros lugares, tienen un hilo conductor: el odio de los islamistas más radicales hacia Occidente. Hoy fue Barcelona, mañana quién sabe donde atacará el terrorismo islamista. 

POR QUÉ NOS MATAN EN BARCELONA

por Ricardo Angoso

@ricardoangoso

ricky.angoso@gmail.com

“¡Welcome refugees!”, colocaban en sus balcones los ayuntamientos de extrema izquierda en Barcelona y Madrid. Abrieron sus puertas sin mirar a quien entraba y acogieron con los brazos abiertos a miles de integristas islámicos. Las consecuencias a la vista están. Ahora millones de ciudadanos inocentes pagamos por sus errores, por sus demenciales políticas de acoger en nuestras casas a auténticos asesinos. Los que ayer atentaron en Barcelona y causaron varios muertos y decenas de heridos son nuestros vecinos, no busquen lejos de sus fronteras, los tenemos dentro. Son la quinta columna del odio a Europa y sus valores: los integristas musulmanes. Nos odian y nos odiarán siempre. Somos sus enemigos, ni más ni menos.

En definitiva, la inquina y el desprecio del Islam más brutal, con todas sus arcaicas ideas y retrógrados principios, es hacia la Europa de las libertades, el progreso y los Derechos Humanos. Nos matan porque nos odian, nos odian porque no pueden aceptarnos libres y viviendo en armonía pacífica con nuestros vecinos. Es una guerra santa declarada del integrismo más intransigente, racista y vetusto contra la Europa de las luces y la razón, pero también contra aquellos que en otras latitudes del mundo se inspiraron en estas ideas para construir sociedades libres y abiertas. Tienen un rencor de siglos que alimentan con su miseria intelectual y moral.

El terrorismo islámico no tiene límites

No aceptarán nunca que vivamos en sociedades libres, donde las mujeres pueden votar, pasear libremente sin llevar un burkah y sin pedir permiso a sus maridos; no aceptarán nunca que hombres y mujeres de todas las condiciones y colores sean iguales y pueden tener los mismos derechos. No nos perdonarán nunca que no colguemos a los gays en grúas, tal como hacen en la progresista Irán que, por cierto, financia a grupos de izquierda como Podemos y regímenes abyectos como el de Nicolás Maduro. O, simplemente, que no arrojemos a las adulteras o a los homosexuales desde un quinto piso para que después una turba –no merece otro nombre- de buenos musulmanes los remate a pedradas, siguiendo las rancias tradiciones islámicas que en nombre del Profeta se “instalaron” en los territorios bajo la férula del autodenominado Estado Islámico.

Nos matan porque bebemos alcohol, porque no aceptamos quedarnos en la Edad Media, porque nos gusta la música, porque bailamos, tocamos el piano y porque nos negamos a aceptar vivir en regímenes teocráticos que viven anclados en la prehistoria. Ellos queman los vinilos, destruyen las radios, queman los libros prohibidos, casi todos, todo hay que decirlo, y se irritan con cualquier cosa que huela a tolerancia, progreso y libertad. Son los nuevos nazis, los bárbaros del siglo XXI que matan a los cristianos, degüellan a los infieles y miran hacia la Meca sin olvidar que su objetivo final es destruir esta Europa democrática, plural, librepensante y sustentada en esos valores fundamentales de la revolución francesa que se ganaban a sangre y fuego en las calles al grito de “¡Libertad, Igualdad y Fraternidad!”. Eso, a esos miserables asesinos, les suena a chino y alimentan su odio con nuestra sangra, muerte y dolor.

Odian a Occidente

Este odio y este rechazo hacia nosotros, porque por eso nos están matando, ya lo definía muy gráficamente hace años la fallecida periodista italiana Oriana Falacci: “Para comprenderlo –el odio- basta mirar las imágenes que encontramos cada día en la televisión. Las multitudes que abarrotan las calles de Islamabad, las plazas de Nairobi, las mezquitas de Teherán. Los rostros enfurecidos, los puños amenazadores, las pancartas con el retrato de Bin Laden, las hogueras que queman la bandera americana y el monigote de George Bush. Quien en Occidente cierra los ojos, quien escucha los berridos Allah-akbar, Allah-akbar”.

Nos matan porque somos seres impuros ante sus ojos.

 Nos matan porque nos consideran inferiores, pecadores, merecedores de la muerte y porque no somos dignos de pertenecer a su fanática secta. Nos matan porque somos hombres de bien que aceptamos a las mujeres como son y porque no tenemos problemas en tener amigos gays. A sus ojos, claro, somos impuros y lo seremos de por vida, tal como bien explica la ya citada Fallaci: “En cuanto a los que se arrojaron contra las Torres y el Pentágono, los juzgo particularmente odiosos. Se ha descubierto que su jefe Muhammad Atta dejó dos testamentos. Uno que dice: “En mis funerales no quiero seres impuros, es decir, animales y mujeres”. Otro que dice: “Ni siquiera cerca de mi tumba quiero seres impuros. Sobre todo los más impuros de todos: las mujeres embarazadas”.

¿Se puede estar más locos, se pueden abrazar ideas más medievales que las que abrigan estas gentes en su interior? Realmente los que estamos locos somos nosotros por haber aceptado y tolerado este pensamiento aborrecible en nombre de una supuesta moral democrática y unas ideas de tolerancia que nada tienen que ver con la defensa firme de las libertades y los valores fundamentales del hombre. Pero la peor parte se la lleva la izquierda, que siempre calla, asiente y pide respeto a estos energúmenos, a estos asesinos sin piedad, mientras consiente y tolera que miles de cristianos sean asesinados en el mundo árabe y Africa por esta gentuza sin escrúpulos. Los musulmanes de Europa exigirán cada vez más, pues ellos no piden ni negocian sino que exigen e imponen. “Pues negociar con ellos es imposible. Razonar con ellos, impensable. Tratarlos con indulgencia o tolerancia o esperanza, un suicidio. Y cualquiera que piense lo contrario es un pobre tonto”, resumía muy atinadamente Fallaci.

Nos matan, y voy concluyendo, porque nuestra democracia es débil frente a esta nueva amenaza que ya está aquí y que cada día que pasa, como una gran bola de nieve, nos va sumiendo a todos en una pesadilla infernal de sangre y fuego, destrucción y horror. Nos matan porque al igual que en la década de los treinta del siglo pasado, cuando los fascistas se conjuraron para destruir las democracias en Europa y casi lo consiguen, los demócratas somos (y fuimos entonces) débiles y no hicimos nada para detenerlos. Luego para pararles tuvimos que recurrir a la guerra y las consecuencias son la ya consabidas: sesenta millones de muertos, el continente hundido física y moralmente y media Europa en manos de la tiranía comunista. Hoy, si no reaccionamos con fuerza, si no nos unimos frente a estos bárbaros, el día que seamos conscientes del peligro que se cierne sobre nosotros, será demasiado tarde y ya nada podremos hacer más que aceptar nuestro propio suicidio. Nuestra agonía. Y la larga noche, quizá, caerá para siempre sobre toda la humanidad. Nos matan porque no somos capaces de reaccionar y tenemos miedo, sobre todo por eso último nos matan y, lo más triste del caso, es que lo saben. Y nos matan porque algunos los reciben, no olvidemos el lema de Manuel Carmena en Madrid: “¡Welcome refugees!”. Bienvenidos a casa, criminales.

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2020 Enfoque Periodístico. Created by Conectya.

shares